Ser hijo amado -II Domingo de cuaresma-

Las señales del amor de Dios padre se dan en lo ordinario de la vida, en el vivir de lo cotidiano. Abrir los ojos a ese amor encarnado y dejarse iluminar por él es entrar en la transfiguración del existir para nacer a la esperanza de algo nuevo y glorioso. 15.03.2019 | José MorenoLosada. VIVE […]