Brexit, refugiados, elecciones

Para cuando se publique este blog ya conocerán ustedes, estimados lectores, el resultado del referéndum en Gran Bretaña sobre si se van o no de la Unión Europea. También conocerán el resultado, que ya ahora estimo incierto, de las elecciones generales en España. Y seguirá ahí presente el tema de los refugiados.

Todo tiene que ver. Todo está interrelacionado. Estamos ante una Europa que se cierra sobre sí misma. Y como un caracol, cada vez encuentra un recoveco más profundo en su propia concha donde ocultarse, donde sentirse segura. En tiempos de crisis, cada uno piensa que la solución está en encerrarse en sus cuatro paredes y los otros son vistos cada vez más como una amenaza.

Los otros son los de siempre: los que tienen un color de piel diferente, los que hablan otra lengua, los que tienen otra cultura, los que creen en un Dios diferente. Los que tienen hambre y miran con envidia mi pan blanco. Todos amenazan mi identidad y, sobre todo, me quieren arrebatar mi tranquilidad. Yo, mi familia, mi castillo, mi pueblo, el bar de siempre, el paisaje de siempre, mis tradiciones, mi forma de hacer las cosas. Ellos, los otros, representan a alguien que viene de fuera y me quiere quitar lo mío.

Por eso, en tiempos de crisis, ya no plantamos bosques sino alambres de espino que delimiten perfectamente lo que alambradases mío del resto. Y ponemos puertas al campo. Y las cerramos. Y pedimos pasaportes. Y dejamos pasar sólo a los que son amigos, a los que necesitamos. Nos da lo mismo lo que pase al otro lado de la valla, del canal, del estrecho, de la frontera. No es nuestro problema. Es su problema.

Hay refugiados que vienen de fuera y refugiados internos. Las guerras en la periferia de la Unión Europea nos han traído un río de refugiados huyendo de la violencia. Pero también hay refugiados internos: aquellos a los que la crisis ha dejado maltrechos, sin recursos, sin medios para llevar una vida humanamente digna. No hace falta citar informes ni estudios porque todos los que han sido publicados últimamente indican que estamos saliendo de la crisis pero a costa de una mayor desigualdad social. Es decir, la riqueza cada vez se acumula más en unos pocos. Por eso las grandes cifras dicen que crecemos pero el reparto de lo producido cada vez es peor. Y en nuestras elecciones se ha hablado muy poco de esos refugiados internos. Y menos de los externos.

Quizá sea porque los refugiados, tanto los de dentro como los de fuera, tienden a ser invisibles. Basta con no mirar y ya no se les ve. ¡Ya está! ¿Ven qué fácil?

Pero seamos honestos. Si reflexionamos un momento, nos daremos cuenta de que por ese camino vamos al desastre. Frente a los nacionalismos de cualquier tipo, sabemos que la humanidad es una sola y que las fronteras son un invento fruto del egoísmo y del miedo. Y que o nos salvamos juntos o nos vamos a hundir todos por piezas.

Europa tiene una larga experiencia de acoger refugiados, internos y externos. Los movimientos de población han sido continuos en sus muchos siglos de historia. Todos han ido oportunidad para crecer, para reinventarnos. Eso es parte de nuestra identidad.

Ojalá Gran Bretaña se quede dentro de la Unión Europea. Ojalá tantos europeos que están pensando sólo en su propio terruño se abran a la convivencia. Ojalá abramos nuestras fronteras a los que vienen agotados y necesitados, huyendo de la pobreza y la violencia. Ojalá descubramos que sólo compartiendo lo que tenemos podremos sobrevivir. Ojalá el gobierno que salga en España tenga como primera preocupación a los refugiados, los que vienen de fuera y los que están dentro. Porque nuestra propia dignidad depende de la suya. Porque nos jugamos nuestro futuro.

Fernando Torres

Fundación Luz Casanova

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)