Estaba en el aeropuerto

Muchas veces la forma de entender las cosas, de ver a las personas, depende de lugar, de la situación, de la perspectiva, del momento que uno está viviendo. Llevó ya más de un año sirviendo como voluntario en el Centro de Día que sostiene la Fundación Luz Casanova en el centro de Madrid. No es un simple comedor social, donde se dé de comer a las personas que están viviendo en la calle. Es un comedor cualificado. Se programan actividades. Los usuarios participan en las asambleas que organizan el mismo centro. La presencia de trabajadoras sociales les invita a poner de su parte para salir de una situación que, al poco tiempo de estar en ella, destroza y degrada mucho a las personas. ¡La calle es muy mala y hace mucho daño!

Una vez a la semana estoy allí, a la entrada, en la acogida. El paso del tiempo ha hecho que los conozca y que muchos me conozcan. Allí no son invisibles. Son personas y les tratamos como tales. Hablamos y charlamos. Y hasta discutimos de política o de fútbol. Todo en aquel contexto, en aquella situación.

Pero hace un mes, tuve que ir al aeropuerto. Venía de lejos un amigo mío y le fui a esperar en la terminal correspondiente. Ya se sabe. Se llega al aeropuerto. Se aparca el coche. Se entra en el edificio. Se mira en las pantallas buscando si el vuelo ha aterrizado ya. Y se dirige uno a la puerta de la sala por donde se espera que salga el recién llegado si todo va bien. Los tiempos no coinciden exactamente, así que siempre hay un margen para la espera.

En esas estaba, mirando para un lado y para otro, atento a la puerta por ver si salía mi amigo, cuando la vi. Era ella. La conocía del Centro de Día. Iba allí casi todos los días. Por lo menos todos los días que iba yo. Allí estaba con sus dos maletas en los que guardaba todas sus posesiones. Iba caminando de un lado para otro. En medio de aquel guirigay, pasaba casi desapercibida. Una más entre las muchas personas que se movían de un lado para otro con sus maletas. Pero había una diferencia. La mayoría, por no decir todos, se movían muy rápido. Daba la impresión de que querían salir del aeropuerto cuanto antes para llegar a su destino. Probablemente a su casa. Ella, sin embargo, se movía con tranquilidad, muy despacio. Quizá por eso me fijé en ella y la reconocí.

La primera tentación fue la de no darme por aludido. Y hacer como si fuese invisible aunque estaba pasando prácticamente a mi lado. No tuve corazón para mirar a otro lado. Me paré, le saludé. “¿Qué tal? ¿Cómo estás?” Me reconoció. “Bien. Aquí estoy. Voy de una terminal a otra…” “Pues nada. Me alegro de verte. Que tengas una buena noche.”

Creo que no fui capaz de seguir con la conversación. Me dolía el alma sin solución. Vi lo que no veía en el Centro de Día. Entendí perfectamente que vivía allí, encerrada en un bucle sin esperanza, aguardando a un vuelo o una casa que nunca llegaría. Pasando con sus maletas de una terminal a otra. Pasando la noche sentada o medio tumbada en esas sillas tan incómodas que ponen ahora en los aeropuertos.

Fernando Torres Pérez

Fundación Luz Casanova


 

Semana_personas_sin-_hogar-640x340

Nota. Hoy comienza la semana de las Personas Sin hogar. Muchas entidades que trabajamos con este colectivo y que integramos Faciam,te invitamos, 14 al 27 de noviembre, a participar de los actos y encuentros preparados con motivo del Día de las personas sin hogar. El día 24 de noviembre, en multitud de ciudades  y lugares del país a las 12 de la mañana, las personas en situación de sin hogar, estarán en la calle y tomarán la palabra con la lectura de un manifiesto. En Madrid, marcharemos de Sol a Ópera.

#HazmeVisible #PorDignidad #NadieSinHogar

Para consultar los actos de la semana pincha aquí  /

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)