La vergüenza de Europa

En las últimas semanas hemos asistido –tanto si hemos estado atentos como si hemos preferido mirar para otro lado– a un espectáculo que ha sido una verdadera vergüenza para Europa. Y ya que nos ha tocado vivir aquí, para nosotros, los españoles.

Ha estado en las portadas de los periódicos. Si de vez en cuando intentan pasar algunos inmigrantes a España/Europa saltando la valla de Ceuta o Melilla (¿por qué será que me recuerda tanto esa valla al Muro de Berlín?), son muchísimos más los que pasan en pequeñas embarcaciones de Libia a las costas del sur de Italia. Allí los centros de acogida están desbordados. Los recién llegados se cuentan prácticamente por decenas de miles. La marina italiana, ayudada por barcos de otras naciones de Europa, hacen lo que pueden para que, al menos, nadie perezca en el mar. La alarma saltó cuando se hundió un barco con casi mil inmigrantes. Los supervivientes casi se contaron con los dedos de las manos.

Ya se sabe lo que pasa en esos momentos. Como el asunto salta a las primeras páginas de los medios, los políticos se movilizan. Hay que buscar una solución. Lo más fácil es echar la culpa a las mafias que les procuran transporte. ¡Cómo si ellos fueran los que crean la necesidad de toda esa gente de abandonar sus países en busca de una vida mejor! Hubo ministro, y creo recordar que fue el español, que habló de utilizar la fuerza aérea para bombardear esos barcos que esperan en la costa de Libia su carga de inmigrantes.

IMG_00000069

Alguien debió haber con un poco más de sentido común en la Unión Europea y propuso que se repartiesen esos inmigrantes entre las diversas naciones proporcionalmente a sus habitantes. No estaba mal la solución. A todos les/nos tocaría algo para entre todos facilitar una solución (¿no es Europa la campeona de los derechos humanos?).

Lo terrible ha sido que el plan no ha salido adelante. Muchos países se han negado a asumirlo. España entre ellos. Nos tocaba acoger a unos 3.500 inmigrantes. Pero nuestro gobierno ha dicho que no podemos con esa carga, que ya tenemos muchos parados, que estamos justo saliendo de la crisis y no podemos asumir ese coste.

¿De verdad que no les ha dado vergüenza? ¿De verdad que no nos da vergüenza? ¿Tiene esta respuesta algo que ver con aquello de la “fraternidad, libertad e igualdad”? ¿No nos teníamos que haber levantado en armas contra nuestro gobierno por decir –y hacer– esas cosas? ¿No nos da vergüenza como cristianos o, simplemente, como personas?

Fernando Torres

Fundación Luz Casanova

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)