Las ventajas de la tercera persona

Hace unos días he estado en un debate. Varios equipos de universitarios debatían sobre  si eran los universitarios los responsables o no de acabar con esa terrible “tradición” de las novatadas. Los que siguen considerando las novatadas como unas bromas inocentes deberían ir a la ciudad universitaria de Madrid en septiembre. Entenderían lo que quiere decir cuando digo “terrible”.

Pero no quiero hablar de las “novatadas” sino de algo en lo que me hizo caer en la cuenta una de las personas conocidas que atendían al debate. Es que los participantes, todos universitarios, todos envueltos de una manera o de otra –como novateadores o como novateados– en el asunto, no usaron nunca el “nosotros” a lo largo del debate. Post 2.1

Daba la impresión de que estaban hablando de algo que pasaba en otro mundo. Se referían a las novatadas como si no fuese con ellos, como si no hubiesen estado a un lado u otro de la trinchera hace apenas unos meses. Unos decían que los universitarios no tenían medios para acabar con ellas y que tenía que ser la autoridad (también se utilizaba una referencia impersonal) la que se responsabilizase. Los otros atacaban y argumentaban afirmando con razones varias que eran los mismos universitarios los que debían acabar con ellas. Todo con mucho respeto y educación. Como si la cosa no fuese con ellos.

Me temo que la actitud de aquellos universitarios es más común de lo que parece. Nos cuesta mucho decir el “nosotros” por lo que tiene ese pronombre de implicativo. Supone reconocer que el fenómeno del que hablemos nos afecta en primera persona. La homofobia, la violencia doméstica, los abusos verbales contra las personas, la exclusión social, la marginación, los prejuicios… son fenómenos que afectan a otros. La distancia que supone no usar el “nosotros” nos permite ser una suerte de contemplativos de fenómenos que no nos afectan directamente, que suceden lejos de nosotros. Ante ellos no tenemos ninguna responsabilidad. No tenemos nada que hacer. Son cosas que afectan a otros. Nos podemos quedar tranquilos. A lo más podemos musitar un “¡Qué pena!” y pasamos página.

Post 2.2 Lo malo es que la realidad es tozuda. Todo eso pasa en nuestra sociedad. En nuestro barrio. Muchas veces en nuestra misma familia. Todo eso afecta a mis hermanos y hermanas. Y por eso me afecta a mí.

Sería conveniente, pues, que revisásemos nuestro lenguaje. Para evitar usar esa tercera persona adormecedora y tranquilizante. Y comenzar a usar más el “nosotros” que remueve nuestras conciencias.

Fernando Torres

 Fundación Luz Casanova

 

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)