Querer no es poder

El libro tenía un título que me llamó la atención: Querer NO es poder. Me lo regalaron al terminar una visita a una casa del Proyecto Hombre en Málaga hace unos cuantos años. Me habían estado explicando y comentando el trabajo que allí se hacía con las personas que habían caído en la droga. El objetivo fundamental era acompañarles y, como dicen los modernos en término español clásico pero desaparecido del uso habitual, empoderarlos para que ellos mismos fuesen poco a poco dando los pasos necesarios para salir del pozo en que se habían metido por muy diversas razones, no siendo la menos importante su propia debilidad.

“Querer no es poder” supone decir exactamente lo contrario de lo que dice la sabiduría popular: “querer es poder”. Se expresa así la fuerza de la voluntad que es capaz de vencer todos los obstáculos y llegar al triunfo. Exige trabajo, compromiso, tesón, esfuerzo. Pero, se nos dice, el que pone todo eso sobre la mesa del juego que es la vida, termina ganando. Lo hemos visto en numerosas películas, norteamericanas sobre todo. El que la sigue la consigue, dice otro refrán expresando lo mismo. Basta con quererlo y poner toda la carne en el asador.

La conclusión inmediata es fácil. El que no lo consigue es que porque no quiere. Se lo oí a un familiar esclavos feliceshace unos años hablando del tema del empleo: “El que no tiene un trabajo es porque no quiere, porque no lo busca.” En aquel momento él estaba empleado y bien empleado. Su versión y perspectiva cambió cuando le toco a él pasar al otro lado de la luna, del empleo al desempleo. Comenzó a ver las cosas de otra manera. Pero la ideología de “querer es poder” está muy metida en nuestra sociedad que cada vez mira con más desprecio a los perdedores. Quino la expresó muy bien en una tira de Mafalda en la que su amiga Susanita, la niña burguesita por excelencia, afirma que “no hay remedio, los pobres seguirán siendo pobres mientras sigan viviendo en barrios pobres, tengan trabajos mal pagados, compren en tiendas pobres y manden a sus hijos a colegios pobres.”

Por eso, el libro, que leí con toda atención, me hizo pensar. Porque “querer NO es poder”. Porque muchos quieren pero no todos lo consiguen. Es muy cruel condenar a todos los que pierden en la batalla de la vida. Y porque a la gente que lo está pasando mal le hace falta una mano amiga. Y sin esa mano amiga va a ser muy difícil que salgan de su situación. Cierto que ellos tienen que poner de su parte. Pero no es suficiente. Porque “querer NO es poder” tenemos que ser solidarios con aquellos a los que les ha tocado la peor parte en el reparto de este mundo, sea por la mala suerte o por su misma debilidad. Se lo merecen. Simplemente porque son nuestros hermanos.

Ferrnando Torres

Fundación Luz Casanova

 

 

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)