Spotlight

      Hace unos pocos días he visto una película que ha valido la pena: Spotlight. Es una película dura en la que se trata con honestidad un tema complicado: la investigación que hace unos quince años llevó adelante un periódico de Boston sobre el tema de los abusos sexuales a niños por parte de sacerdotes de la diócesis. La investigación no descubrió el tema de los abusos. Eso ya se sabía hacía tiempo. Había juicios en marcha. Lo que la investigación puso de relieve fue la forma como la jerarquía de la Iglesia Católica, en este caso el cardenal de Boston, Bernard Law, había tapado el asunto por todos los medios posibles, moviendo a aquellos sacerdotes de una parroquia a otra, tratando siempre de ocultar los casos, de pedir y exigir a las víctimas el silencio, tratando siempre de proteger el buen nombre de la Iglesia. Las acusaciones se fundamentaron en documentos y cartas del mismo cardenal. Las acusaciones terminaron provocando su dimisión y posterior transferencia a un oscuro cargo en el Vaticano.
Spotlight
     La película no se dedica a hozar en la herida. Trata de poner de relieve sobre todo la honestidad de la investigación periodística. Pero inevitablemente sale a la luz la hipocresía de una Iglesia que en demasiadas ocasiones trata de mantener sobre todo la buena imagen y que, en ese esfuerzo, sin la más mínima compasión, deja atrás a las víctimas. Las víctimas son los pequeños abusados, que se convirtieron la mayoría en mayores desequilibrados, en vidas destrozadas. Todo porque no sólo se trató de un abuso sexual. Fue un abuso de poder revestido de poder religioso. El daño en ese caso es mucho peor.
     Ahora parece que la Iglesia Católica se ha tomado más en serio este problema. Se puede decir que “más vale tarde que nunca”. Pero también que es una pena que haya reencontrado el principio evangélico de “primero, las víctimas” sólo cuando se ha sentido amenazada por los periódicos y los juicios. Y una vez más tratando de salvar su imagen abandona a las otras víctimas: a los mismos sacerdotes que han cometido esos delitos. Esos siguen siendo de los nuestros. No hay que protegerlos de las leyes, pero sí hay que acompañarlos y ayudarlos y no expulsarlos como si fueran basura. No se trata de negar el delito cometido sino de asumirlo y asumir también la parte de culpa que le toca a la institución.
     Y sobre todo atender a las víctimas. Buscarlas, ayudarlas a salir a la luz. Y darles los primeros puestos porque son los que más han sufrido. Para que puedan ver una mano amigo al final del túnel en que les metió un mal sacerdote y les tapó la salida esa preocupación de la jerarquía por cuidar su “buena imagen” .
     Al final de la película hay una lista de lugares donde han salido a la luz casos de abusos a menores por parte de sacerdotes. La mayoría son americanos. Pero me golpeó en los ojos ver también un “Comillas, Spain”. Por allí anduvo Maciel, el fundador de los legionarios, otro gran depredador, protegido durante años por las más altas altísimas jerarquías. ¿Cuántos más casos hay ocultos? ¿Cuánto sabemos que no queremos decir? ¿Por qué seguimos pensando que esas cosas sólo pasaban en Estados Unidos? Aquí y bien aquí han pasado muchas cosas. Y se han metido debajo de la alfombra. Pero las víctimas están ahí. Y la Iglesia debería tener valor para invitarlas a salir a la luz. Porque el Evangelio está antes que la “buena imagen”.

Fernando Torres Pérez

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)