Tenía el pelo muy corto

Nos sentamos tranquilamente a charlar un rato. Un café, una buena butaca y la conversación fue saliendo casi sin pensarlo. Era una chica normal. Lo único que se salía un poco de esa normalidad era su pelo. Lo tenía cortísimo. Decir que lo tenía estilo chico era quedarse corto. Con unos años menos, habría sido hasta normal. Le daba un aspecto entre adolescente y algo más. Pero no concordaba del todo con sus años ya de una cierta madurez.

La conversación seguía sus vericuetos, los temas iban cambiando, enganchándose uno en otro casi sin sentirlo. La confianza iba creciendo. Tanto que llegó un momento en que me atreví a lanzarle la pregunta: “¿Cómo llevas el pelo tan corto? Seguro que el pelo largo te tiene que sentar de maravilla.”

En seguida noté algo en sus ojos, en su rostro, que cambiaba. Fue un gesto de dolor. Como si le hubiera pinchado con una aguja pero muy adentro. Porque el dolor, era casi visible, salía de lo más profundo. Por un momento, tuve la sensación de que se hubiese abierto una compuerta largo tiempo cerrada y que en el fondo de ese depósito había acumulado un dolor antiguo y pesado.

“Me cuesta hablar de eso.” Guardó un momento silencio y siguió hablando. A trompicones me fue contando su experiencia de pareja. Se había casado. Al poco tiempo, se pasaron los arrumacos y comenzaron los abusos. Él no había respetado ni a los niños. La violencia era verbal, psicológica. Siempre. Y también física. Muchas veces. La mano. Abierta para las bofetadas. Cerrada para los puñetazos. Mucho dolor. Mucho no saber qué hacer. “Si dices algo a alguien, va a ser mucho peor” era el mensaje que le transmitía continuamente. No tenía familia a quien recurrir. Mucho menos una casa a donde ir. Pelo-Corto

En aquella época, me contó, tenía el pelo largo y suave. Le gustaba llevarlo así. Lo tenía muy bonito. Se lo habían dicho siempre sus amigas y amigos. Pero ese pelo del que tan orgullosa estaba se convirtió en un motivo de discusión. Los celos eran tremendos. No sólo eso. Se convirtió en una fuente de dolor. No había contado las veces que la había agarrado del pelo y tirado salvajemente de él hasta arrojarla al otro lado del cuarto contra la pared.

Llegó el momento en que aquella vida le resultó inaguantable. Reunió todo el valor para irse de casa con los niños y un pequeño bolso, llegar a la comisaría de policía y poner la denuncia. Allí la orientaron a una casa de acogida. Fue como un nuevo amanecer. En unos pocos días se dio cuenta de que se podía ir a la cama sin miedo a que a medianoche viniera él, borracho, a pegarle una paliza.

La primera decisión que tomó en su nueva casa fue cortarse el pelo. “Nunca más, nadie, me volverá a agarrar del pelo para maltratarme.”

 

 

Fernando Torres Pérez cmf

Fundación Luz Casanova

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)