Una sociedad solidaria

      Muchas veces escuchas que vivimos en una sociedad insolidaria, egoísta, consumista, materialista, hedonista. Y, por eso, nos dejamos llevar por el egoísmo, el consumismo, el materialismo, el hedonismo, y todos los “ismos” que se pueden ir poniendo juntos. 
Miren: no es verdad. Ciertamente no vivimos en el mejor de los mundos imaginables. Hay problemas. Hay gente que no es capaz de mirar más allá de la punta de su nariz o de la redondez de su propio ombligo. Pero hay mucha gente que es muy solidaria, que es capaz de sentir con los demás, especialmente con los que más sufren. Y esta sociedad en la que vivimos ha logrado articular unas leyes que, aunque no son perfectas, expresan y realizan una solidaridad como no se había hecho nunca antes en la historia en sociedades tan complejas. 
      No voy a hablar de la seguridad social ni de las pensiones, dos ejemplos clarísimos de solidaridad interclasista e intergeneracional. Voy a poner un ejemplo mucho más simple y concreto. Menos estructural. Pero también más directo. 
      Allá por noviembre una organización de voluntarios de Santander, mi tierra por cierto, se afanaba en recoger y preparar juguetes usados para entregarlos en Navidades a los niños y niñas de las familias que no se pudiesen permitir hacer esos regalos tan típicos de estas fechas a sus hijos. Trabajo para recibirlos. Trabajo para seleccionarlos. Trabajo para limpiarlos, arreglarlos y dejarlos como nuevos. Muchos voluntarios y mucho trabajo. 
      Hasta que una noche algunos malandrines decidieron romper la puerta y entrar en el local. Jugaron, destrozaron, rompieron , tiraron por el suelo. Cuando los voluntarios llegaron al día siguiente al local para seguir trabajando, se les cayó el alma a los pies. Todo su trabajo había sido en vano. Y muchos niños y niñas se iban a quedar sin regalo esta Navidad. 
      Pero la vida a veces da muchas vueltas. El asunto llegó a los medios de comunicación. Se difundió la noticia por radio y periódicos locales. Y ahí llegó la marea de la solidaridad. Comenzaron a llegar al DSCF0681local gentes de todo pelaje. Traían juguetes variados. Eran padres. Pero también eran niños que traían su juguete preferido. Para regalarlo para esos otros niños. La llegada de nuevos juguetes se convirtió en una avalancha. Donde habían reunido juguetes para quinientos niños ahora tenían para cuatro mil. 
      ¿Una tontería? ¿Algo romántico? Todo lo que quieran pero esto no es más que el signo de que hay una corriente de solidaridad en nuestra sociedad que se manifiesta en muchas ocasiones, especialmente en momentos de dificultad o de crisis. Eso tiene un valor grande. No lo podemos despreciar sino que nos tenemos que alegrar y cuidarlo entre todos. No estamos hundidos en el egoísmo ni en el materialismo. Hay mucha solidaridad y generosidad sueltas por nuestras calles. Hay muchos corazones capaces de empatizar con el sufrimiento de los demás. Y de cuidar las heridas que la vida va dejando aquí y allá. ¿No es eso motivo para la esperanza? 
 
 

Fernando Torres Pérez

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)