Los Alpes quedaron atrás

Ya estoy en casa, en Valdepeñas, rodeado de vides y olivos, tan diferente de las praderas alpinas. Sólo quiero saludarles recién llegado y compartir una última experiencia, aunque espero escribir más largo sobre un viaje tan denso.

Desdecendía el último col, la Madone, que Lance Amstrong ha hecho famoso por entrenar en él. Los cols alpinos, incluso los Alpes mediterráneos, no sólo son duros al subir, también el descenso lo es: lagos y peligrosos, llenos de curvas de herradura (“lacets o epingles” en francés, “tornanti” en italiano) , la bici coge muchísima velocidad aun sin pedalear por el fuerte porcentaje, desciendes durante kms y kms, las más de las veces la carretera está en mal estado por la nive, es muy “botosa”, con lo que el control de la bici disminuye … Es un arte para valientes o temerarios, que no es mi caso; algunos tours se han perdido en los descensos. Yo suelo descender con prudencia, pero no puedo evitar la velocidad.

Pues bien, a unos 5kms de Menton, del hotel final, en una curva a izquierdas, un coche se abrió y lo encontré de frente; con un golpe de manillar logré evitarlo por poco. No se asusten, estoy vivo y no me caí, aunque el susto fue morrocotudo. Dudo que hubiese sobrevivido a un impacto frontal a esa velocidad, escasa del coche pero alta mía. Eso me habla de dos cosas: la primera es la contingencia de la vida humana, en un momento estamos, al siguiente podemos no estar; creo que es un concepto de Santo Tomás, no estoy seguro, pero es absolutamente aplicable a este caso. Vivimos de casualidad, estoy convencido de ello, de regalo. He descendido cientos de puertos y miles de kms, pero fue en éste, a pocos kms de la llegada, donde estuve a punto de estrellarme. Afortunadamente no fue así y espero bajar todavía con más prudencia y he aprendido del susto.

La segunda es que se vive día a día, y que hasta que no cruzas la meta no has ganado la etapa. De esos saben mucho los sprinters, que a veces levantan prematuramente los brazos para que otro corredor les supere en el rush final. Aprovechemos el  momento y vivámoslo en profundidad, tal vez sea el último, no podemos añadir un solo día a nuestra existencia, lo dijo Jesús el carpintero de Nazaret; es tambén mi experiencia tras haberme encontrado un coche de frente descendiendo La Madone a 60kph.

Un abrazo y cuídense mucho. Esperen una crónica más larga del viaje dentro de un tiempo, o al menos la oferta a quien le interese leerla, no solamente hablo de medicina: dije que compartiría mi vida, a veces son experiencias médicas, otras veces de otra índole. La vida entera, pues.

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)