Trabajo y ciudad nuevas

Hace tan sólo una semana comencé en mi nuevo hospital, muy diferente a todo lo que hasta ahora he conocido: el tipo del paciente es muy peculiar, lo cual supone que me encuentro como un residente de primer año, aunque con más recursos profesionales y humanos.  Mis vibraciones iniciales son buenas: he encontrado un lugar donde los profesionales sanitarios parecen bien formados y capaces, además tratan a los pacientes con cariño y muchos incluso con ternura. Ojalá sepa hallar mi lugar aquí.

Una persona adulta cambia de lugar cuando busca una sentido mayor a su vida o al mundo en el que vive, o cuando tiene dificultades laborales y/o personales. Todos esos factores han concurrido en mi caso.

Mi vivencia inicial es de pobreza: me siento torpe en un medio desconocido. Hasta ahora vivo de forma un tanto precaria, estoy buscando un piso y mientras tanto he alquilado una  habitación en casa de un matrimonio inmigrante, es cómoda y está limpia, hay algún otro inquilino alojado. No puedo evitar echar de menos mi propio piso, amplio y luminoso, pero entiendo que es una situación temporal y todavía soy bastante adaptable, además tampoco paso muchas horas en ella. Es lo mejor que encontré después de visitar algunas que eran auténticos chamizos, lo cual dice poco de quienes las alquilaban, algunos de ellos españoles.

Escribo esta entrada con mis primeras impresiones desde un ordenador de la bilbioteca regional, de la que me he hecho socio, situada cerca de donde vivo. Es obvio que no soy pobre: tengo recursos económicos, personales, laborales, un techo donde cobijarme, dinero con el que comprar alimentos, un trabajo que me ilusiona … Pero también es claro que afronto una época de cambio y de inseguridad, hasta que me haga un lugar en esta ciudad nueva, encuentre nuevas cercanías … Recuerdo a San Francisco de Asís, quien decía que “la pobreza es creativa, la riqueza atonta”. Camino de los cincuenta años los cambios no siempre son fáciles, aunque uno crea que van a ser para bien.

Estoy convencido de que aprenderé mucho de mis pacientes, siendo tan peculiares (otro día les explico más) su coraje me puede resultar una enorme enseñanza. Respecto a mí, aun cuando tengo in mente varias entradas digamos más “teóricas” (sanitarios que me han enseñado o impactado, anecdotario, historias de medicamentos y de la medicina), mi opción es continuar compartiendo con ustedes vivencias, experiencias y sentimientos, más que conocimientos: creo que puedo ser más útil con mi blog de este modo.

Que Dios nos guíe y nos bendiga: rueguen por los enfermos y por quienes les cuidamos.

2 Responses to “Trabajo y ciudad nuevas”

  1. Aquí seguimos el grupo de apoyo…

  2. Ánimo Ángel, lo conseguirás, ¡¡ya lo creo!!. Qué claro lo tienes, así no hay manera de que no te vaya bien. Creo que te conté que sería un sitio más “abierto” más enriquecedor en lo profesional y en lo personal. Ya lo tienes “pillado”.

    Un abrazo

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)