Una gramática imprevista

Al presentar la “gramática de la relación”, hemos subrayado que ésta no tenía un valor de tipo normativo o prescriptivo y que las “proposiciones”, en ella contenidas, quieren sólo indicar disposiciones y actitudes con el fin de mejorar la calidad de nuestra vida de relación. Hacemos esta precisión por que la relación es de por sí una realidad extremadamente cambiante, siempre imprevista, incapaz de una regla estable y de toda seguridad. De ella, pues, no se puede escribir si no una “gramática imprevista”, en la cual, todavía, la incertidumbre puede ser, a su vez, transformada en valor y recurso.

Venimos destacando la importancia que en la relación reviste la dimensión de la reciprocidad. Se trata de un aspecto decisivo tanto para la calidad, como la continuidad de una relación. La dinámica de la reciprocidad, sin embargo, remite a la total “libertad” de la otra persona que, respecto a nuestra abertura hacia ella, puede decidir legítimamente no respetar del todo o de responder con una grado de disponibilidad diverso del que nosotros habíamos ya expresado. Es éste el punto débil de la relación de reciprocidad, como de cada relación en sí. La apertura relacional manifestada por nosotros puede ser cada vez aceptada o cambiada por la otra persona o bien rechazada o restituida por ella.

Si aceptamos exponernos a este riesgo, transformamos la imprevisión en un valor fértil y vital. En efecto, el abrirnos a una unión, sabiendo que ésta será siempre imprevista y sin garantías, constituye de por sí el impulso que motiva de manera más fuerte a “renegociar” incesantemente la relación, es decir a “volver a centrar” continuamente nuestras emociones, a “reorganizar” permanentemente nuestras percepciones, a “remodelar” nuestros roles y nuestras actitudes, adecuando así nuestro comportamiento hacia la otra persona y volviéndola más real y más en consonancia con nuestra complejidad y la suya.

Además, la experiencia de aceptar el riesgo de la apuesta de vencer el aislamiento, hecho de la indiferencia hacia el otro y de narcisista autosuficiencia, en la que el hombre y la mujer  contemporánea tienden a encerrarse. La experiencia de la incertidumbre y de la inseguridad, el riesgo insoportable del fracaso, constituyen una especie de “puesta en crisis” radical de “Yo narcisista”, haciéndole errar de modo saludable las ilusorias presunciones autárquicas y haciéndolo finalmente disponible a la otra persona.

La incapacidad de elaborar de modo positivo la experiencia de la incertidumbre empuja al individuo hacia un control exasperado de sí y de la otra persona. Para liberarse del miedo a fallar y de la inaceptable derrota, ellos se reducen a cristalizar y a reducir cada vez más sus horizontes de relaciones. Pero, substrayéndose al riesgo y cristalizando sus relaciones sociales, esto no aparta de la vida y de sus procesos más fértiles, “entregándose” a los mecanismos más regresivos de la neurosis.

Del todo opuesto a la necesidad de certeza y de seguridad es, en cambio, el desinterés de quien se abre al riesgo de perder y se “entrega” con confianza a los procesos vitales de la existencia humana. Se trata en particular del desinterés por la “victoria siempre y a cualquier precio”; la misma “victoria” que, de modo ilusorio, es perseguida por el neurótico. El frustrante sufrimiento producido por la imprevisión, en efecto, escapa a toda pretensión de “control”, a todo intento de “reducción” constituye, en cada época histórica, la necesidad de un pasaje del crecimiento humano.

Ponerse en una actitud de apertura a la “debilidad” de perder y de sufrir, siempre inherente en toda relación, lleva al ser humano a un contacto pleno y vital con su ambiente social. Este no puede “adaptarse creativamente” a la realidad que circunda, no puede proteger su misma salud mental, no puede alimentar los procesos de maduración de su identidad, sin abrirse con confianza a la incertidumbre de la relación con la otra persona, a la fragilidad y debilidad que le son propias.

Si queremos verdaderamente “aproximarnos” a otra persona que vive a nuestro lado, más ampliamente, a otros pueblos, otras civilizaciones, a todos los “diversos” del mundo, se nos pide tal vez convertirnos en “impotentes”, renunciar al poder de nuestras certezas, nuestras seguridades, nuestros privilegios, para practicar en cambio la fuerza de la no violencia, ejercitar la paciencia de la escucha, entrenarnos siempre a otros lenguajes, otras perspectivas, otros modos.

La relación con otra persona no es jamás mero disfrute. Su autonomía, su diversidad, su libertad exigen de mí la apertura al riesgo de la impotencia y del fallo, deposición de toda arma que pueda defenderme o abusar de la otra persona, la salida real de un dorado ideal, tan cómodo como infértil.

5 Responses to “Una gramática imprevista”

  1. ¡Buenos días! Este mensaje no se podría escribir nada mejor! Leyendo este post me recuerda a mi compañero de habitación buena edad! Él siempre se mantiene hablando sobre esto. Yo transmita la presente escritura a él. Bastante seguro de que tendrá una buena lectura. Muchas gracias por compartirlo en blogs.21rs.es!

  2. Pero quiero decirles que este blogs.21rs.es es de gran ayuda, gracias por tomarse el tiempo para escribir esto.

  3. Usted tendrá que considerar los aspectos dentro de un reto importante para uno de todos los sitios de blogs más beneficioso para todos los de la red. De hecho, me pueden sugerir blogs.21rs.es!

  4. Vous pourriez certainement voir votre enthousiasme dans le travail que vous écrivez sur blogs.21rs.es. Le monde espère encore plus passionnée des écrivains comme vous qui n’ont pas peur de dire comment ils croient. Toujours suivre votre cœur.

  5. Da gusto y entusiasma sobremanera el hecho de contar con gente -señores- que pese a todo siguen dando la pelea en contra de las multinacionales tanto Farmaceuticas como Agro-quimi-alimentarias, Se perdio el rumbo, los que deben protegernos estan en nuestra contra y a favor de los mercenarios de la salud. .Sigan adelante, no bajen, ni bajemos los brazos.

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)