NADIE SIN HOGAR

10693536_1483559328576352_1552519004_nPOR UNA VIVIENDA DIGNA Y ADECUADA. NADIE SIN HOGAR… Este es el lema de la campaña de personas sin hogar que organiza Cáritas (siempre junto a quienes menos tienen-pueden) el domingo 30 de noviembre de 2014. Y una vez más nos invitan a reflexionar y optar por el compromiso a nivel personal, comunitario e institucional a favor de las personas que por no tener, no tienen ni tan siguiera un lugar digno en el que poder cobijarse.

 

Desde el Hogar San Francisco de atención a personas en situación de “sin techo” queremos reiterar nuestro compromiso a favor de una sociedad más justa y fraterna, lo cual implica la entronización de la dignidad humana como factor fundamental para el reconocimiento de los demás derechos personales y sociales. Creemos en una forma nueva de entender la vida en sociedad en la que la exclusión que produce la miseria sea erradicada por completo. Pero para ello se necesita mucho de voluntad y más de compromiso diario.

El colectivo de personas sin hogar resulta invisible para la sociedad en general puesto que tenemos una tendencia natural a obviar aquello que nos inquieta, que nos produce desconfianza, que no nos gusta. De ahí que sea tan importante el vencer la tentación de la indiferencia (cómplice tantas veces de las injusticias) para dar voz a quienes no la tienen (pero sí dignidad), y sobre todo, para reconocer en su rostro la mirada de una persona humana.

 

Son muchas las pobrezas que asedian a este colectivo de personas (no solo la económica, la precariedad de medios… madre de otras formas de miseria: adicciones, desarraigo, falta de autoestima, enfermedades físicas y mentales, desesperación…) de ahí que se trate de un grupo de personas en una situación extrema de necesidad de apoyo por su vulnerabilidad.

 

Entre los muros centenarios del compostelano convento de San Francisco existe un albergue (el único en la ciudad de estas características) que desde hace 43 años abre sus puertas para acoger a las personas que no tienen en donde pasar la noche. En estos últimos años hemos asistido a un cambio del rostro de la pobreza en nuestra ciudad; han ido apareciendo nuevos rostros de la miseria que, fuera de ir a menos, va a más (familias enteras que soportan las consecuencias de la falta de trabajo y medios…). De ahí que llamemos la atención sobre la necesidad de afianzar un camino de solidaridad por parte de las personas (haz tú lo que puedas, lo que esté en tu mano) y de las instituciones públicas.

 

En este sentido tenemos que constatar que en este trabajo de atención, apoyo, ayuda, asistencia, y ofrecimiento de alternativas o soluciones a las situaciones con las que nos encontramos (siempre en el deseo de ir a las causas para eliminar así sus consecuencias, puesto que entendemos que lo ideal sería no tener que recurrir al “asistencialismo”), no siempre contamos con los medios oportunos para poder lograr que las personas abandonen el pozo oscuro de la miseria. Nos encontramos con frecuencia con el obstáculo de la burocracia que ralentiza, sino impide, el conseguir llegar a soluciones, siempre tendentes a lograr que las personas abandonen la calle, que no es, nunca lo será, un hogar.

 

Recientemente, por requerimiento formal de la Xunta de Galicia, hemos tenido que retirar camas (necesarias) para ajustarnos al cumplimiento de la ley, sin que hasta el presente haya prosperado nuestra voluntad y mediación para lograr una solución alternativa, siempre pensando en el bien de las personas que no tienen hogar.

 

Las normas han de existir para velar por la convivencia en sociedad bajo el ideal de la justicia. No son justas las normas cuando en su aplicación provocan una situación fáctica de injusticia, sin olvidar que la vida en sociedad requiere de unos presupuestos éticos. Está claro que la norma, en este caso, conlleva un castigo añadido para las personas usuarias del servicio nocturno (más de 600) que de esta manera se ven abocadas a dormir en la calle o a continuar con el desarraigo que provoca el tener que ir de ciudad en ciudad buscando un hueco en los albergues, en los cuales nos vemos obligados a limitar los días de estancia precisamente por la falta de plazas, impidiéndonos así el poder realizar un trabajo de reinserción o simplemente de atención a personas que requieren mayor estancia por motivos de salud u otros.

 

Está claro que en Santiago de Compostela, ciudad con vocación de universalidad, no existe (muy a nuestro pesar) un servicio lo suficientemente amplio como para poder dar acogida y prestar atención a estas personas (a las que hay que añadir los peregrinos –cada vez más- que acuden a nosotros alegando falta de dinero para poder pernoctar en los múltiples albergues para peregrinos que existen en la city).

 

Pero no todo son tristezas. En los últimos tiempos hemos podido constatar un aumento de la solidaridad en la sociedad civil, por eso quiero concluir este mensaje agradeciendo y reconociendo la labor realizada por nuestro personal laboral, el voluntariado, y los bienhechores. Agradecimiento también a las entidades públicas que con las subvenciones provenientes de los fondos públicos (de todos) nos ayudan a sostener esta tarea limitada, y sobre todo a la Orden franciscana, que sigue siendo nuestro mayor protector en el servicio a quienes viven desheredados.

 

Soy un soñador idealista, me resisto a creer que no podamos erradicar la miseria en el mundo, comenzando por nuestro entorno, por la persona que está a tu lado. Con Vicente Ferrer afirmo que “tengo fe en las personas y en su capacidad de acción”. Hacer el bien es una revolución posible. Hacer el bien nos hace bien.

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)