DE LA ESTÉTICA A LA ÉTICA DE LA SOLIDARIDAD

10725078_723436877736932_1172174774_n

Leo en la página de una agenda con citas una atribuida a Thomas Carlyle que transmite un pensamiento que me ha hecho reflexionar y que, desde luego, comparto: “De nada sirve al hombre lamentarse de los tiempos en que vive. Lo único bueno que puede hacer es intentar mejorarlos”. Y sin duda en estos tiempos en los que la crisis económica y sus términos derivados inspiran tantos titulares de prensa y, lo que es peor, ahoga las economías domésticas afectando a millones de personas, no cabe lamentos, precisamente porque supone una pérdida de energías en un tiempo en el que se deben unir fuerzas para evitar que la nave de la sociedad naufrague de modo irremediable.

 

La crisis económica puede ser abordada desde diversas ópticas pero sin olvidarnos de que es la consecuencia de un sistema económico injusto que genera graves desigualdades sociales hasta llegar a esta especie de “crack” que se veía venir. El ser humano es un “animal ético” y no sólo estético, es decir, no podemos sustentar la vida en aspectos puramente externos, de pura apariencia, porque el ser humano es mucho más que una mera fachada, de ahí que sea urgente articular una nueva forma de entender las relaciones humanas, ya no desde la competitividad frenética y desalmada, y menos aún desde el ánimo de lucro sin límites, sino desde la vertiente más puramente humanitaria, porque, queramos o no, navegamos juntos, y no estamos para desperdiciar fuerzas. Por eso se me ocurre que la solidaridad puede ser, sino una solución, sí al menos un paliativo a esta feroz crisis que tanto daño está haciendo, con toda su retahíla de funestas consecuencias que se añaden a la frustración que supone el no poder vivir con dignidad de tu propio trabajo, un derecho reconocido pero no protegido por el sistema jurídico.

 

Concluyo con otra cita atribuida a uno de los más grandes pensadores de la Antigüedad (después de todo el ser humano no ha cambiado tanto en siglos de historia): “De todos (los) pesados tiranos, que a veces mandan alternativamente y a veces todos a una, te librará la sabiduría, que es la única libertad” (Séneca). Seamos sabios –añado, con el permiso del filósofo-, liberados de prejuicios y egoísmo, juntos podemos amordazar la boca de la despiadada crisis que destroza vidas, y esa mordaza se llama solidaridad, que según el diccionario es la “adhesión a la causa o empresa de otros”, que en realidad es una causa común, porque vivimos en un mismo hogar, el planeta Tierra, que nos sustenta y que debemos cuidar y mejorar, porque la verdadera nobleza humana consiste en construir, crear, abrir nuevos horizontes de esperanza para la Humanidad entera.

Fotografía: Eva Mª. Castro Miramontes. Cielo de Galicia.

 

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)