LA REVOLUCIÓN DE LA SOLIDARIDAD

10724244_345657168928576_829456239_nHe visto a muchas personas, a primera hora de la mañana, haciendo cola ante las puertas de una oficina del INEM. Algunas personas me han pedido ayuda para sí, o para otras personas que se encuentran en una situación de precariedad económica. Hay personas que vienen al convento a pedirnos ayuda o incluso a suplicarnos que les ofrezcamos alguna solución. Y en las noticias se destacaba con números concluyentes las cifras del paro que ya supera los cuatro millones de personas, y se cree que hay un millón de hogares españoles en los que no entra ni un solo sueldo. La dramática crisis afecta a la sociedad en general, aunque de un modo especialmente virulento a las personas que sufren el desempleo o la carencia de recursos. De esta manera la miseria vuelve a convertirse en protagonista de la historia, sin olvidar que hay millones de personas que por no tener, ni tan siquiera tienen un trozo de pan que llevarse a la boca, y se mueren –y no es una metáfora- de hambre.

Frente a esta situación no podemos (no debemos) mantenernos impasibles. No estará de más constatar la situación para tomar conciencia de su crudeza, pero hay que dar un paso adelante. Está claro que el sistema económico reinante se desmorona. Un sistema, por lo demás, basado en el lucro y en la perpetuación de graves injusticias que afectan a millones de personas. Estoy convencido de que no sólo estamos ante una crisis económica brutal que, por supuesto, y como siempre, afecta a los más débiles, sino que en la génesis de la misma se halla una profunda crisis de valores solidarios que ha llevado a entronizar y dar por buenos auténticos anti-valores como el individualismo feroz que persigue el poder a cualquier precio y por encima de quien sea.

Denunciemos sí, a viva voz, pero no nos quedemos en el mero análisis o debate. Se trata de actuar, de revolucionar la sociedad misma desde la base, en el sentido de forzar (sin el uso de la violencia) cambios profundos que afecten a la estructura misma de la sociedad. Pero esto no se logrará si no hay antes una revolución interior en cada persona, una inversión en la escala de valores, entronizando, entre otros, el valor de la solidaridad como motor de cambio. A esta revolución me refiero, a la que nace del compromiso con la vida y la sociedad. Esta es nuestra hora, ni lo fue ayer ni lo será mañana. Ya es tiempo de cambiar de rumbo y salvar a la nave Tierra de zozobrar en el mar tempestuoso del ánimo de lucro desmedido y deshumanizador. Si tú y yo lo intentamos, ya algún cimiento del mundo comienza a removerse. Nuestra actitud ante la vida es decisiva: ¿lo intentamos? Si unimos las manos, tendremos más fuerza, la fuerza de la solidaridad, que además es algo muy cristiano. Jesús inició esta revolución aún inconclusa: sigamos su estela de amor, que es justicia, solidaridad, y en todo caso, compromiso revolucionario al estilo de Gandhi, de la Madre Teresa de Calcuta y de Francisco de Asís.

 

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)