PROFETA

Es curioso como Lucas (Lc 3, 1-17) aporta tal cantidad de datos para ubicar a un pordiosero que vaga por las afueras, vestido de pieles y calzando sandalias polvorientas a través de los caminos del desierto y mojadas por las aguas del Jordán, cuando se acercaba a bautizar a sus seguidores.

Hace una descripción piramidal desde Roma, empezando por arriba con el emperador Tiberio, siguen los que gobiernan política y religiosamente el territorio judío de aquel tiempo, y no se olvida del origen familiar del individuo (su padre Zacarías era sacerdote del templo) hasta llegar a la persona de Juan “la voz que clama en el desierto” ; que recibió la palabra de Dios y señaló con el dedo la dirección que había que seguir. Eso le convirtió en profeta y ya no se pudo callar. ¿O sí?

Sí, se silenció justo en el momento que reconoció a Quien era la Palabra.

Mientras pensaba sobre esto leí una cosa de Fray Marcos: “El profeta es una persona que descubre algo importante para su vida, y que se lo comunica a los demás para que también lo vivan. No se trata de un conocimiento intelectual, sería un maestro. Se trata de un descubrimiento de lo que ES”.

Juan el Bautista fue profeta en su tiempo y nos sigue animando a descubrir a Cristo y llegar a reconocer, como le pasó a él, que su propio ser y su misión, se vieron colmados al descubrir a la persona de Jesús. Quizás eso ayudó al propio Jesús a autodescubrirse”… quizás.

¿Hay hoy profetas? Creo que sí, que cualquiera que se deje seducir y reciba la palabra de Dios en el desierto, es decir, en la vida cotidiana con sus luces y sus sombras, con la aspereza y el dolor de lo que va sucediendo en cada instante, abriéndose a la escucha de esa palabra que susurra en lo pequeño, en los signos de los tiempos, en las incongruencias del mundo y en el dolor de los pobres… Sí, hay profetas a nuestro alrededor: unos, por descubrir; y otros, gritando como Juan en el desierto del sinsentido.

El profeta, antes o después, ha de reconocerse como tal (con todas las consecuencias) y descubrir su misión: comunicar la palabra recibida a los demás, sin esperar resultados y asumiendo lo que le venga encima… y ya sabemos que suelen acabar mal los profetas.

Si se queda con la palabra y la secuestra; si la encartona, encierra, embotella o empaqueta sin ponerse al servicio de los demás comunicándola valiente y coherentemente pasan dos cosas: una, que no es profeta; dos, que eso se nota a primera vista.

Al profeta se le ve antes de oírle, es decir, su vida ha de ser de tal coherencia con la palabra recibida que se manifestarán antes de que pronuncie el primer sonido anunciando a los demás lo que se están perdiendo, lo que les tiene revueltos y doloridos, lo que les causa ansiedad y desesperanza y les lleva a vivir una vida sin sentido.

Una característica común en todos los profetas es que lo que experimentan en su SER no lo puede retener. Por eso los profetas suelen ser muy incómodos.

Este escrito se lo dedico a Pedro Casaldáliga, obispo emérito de Sao Félix do Araguaia (Brasil) y a su equipo de colaboradores, así como a los campesinos de aquellas tierras, amenazados como él. Ha tenido que abandonar, de forma temporal su casa, ante las amenazas de muerte que lleva sufriendo desde hace un mes.

Pedro Casaldáliga es un verdadero profeta comprometido y coherente que lleva 40 años luchando y denunciando la situación en aquellas tierras y la injusticia que se hace con sus gentes.

2 Responses to “PROFETA”

  1. Muchas gracias Mari Paz, pues haces que los que no podemos expresarnos con palabras porque no nos salen, nos sintamos feliz de que se pueda leer los sentimientos de muchas personas en lo que me incluyo.

  2. Yo también me uno a esa dedicatoria y a hacer presente a Pedro Casaldáliga y equipo.
    Y agradecer, una vez mas, tu claridad y sencillez.
    ¿es mucho pensar que también eres un profeta a
    pequeña escala?
    Paz, mucha paz , para ti y tod@s tus lectores

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)