¡CUÍDAMELO!






¡CUÍDAMELO! Hace unos meses asistí a un encuentro de laicos en donde se dedicó un buen espacio a la Lectio. Se leyó en voz alta el pasaje del Buen Samaritano (Lc 10, 25-37) e inmediatamente pasamos, en silencio, a releerlo individualmente; una y otra vez como se indica en el proceso de rumia de la […]