¿TRABAJADORES o QUÉ?

B11 

Quería empezar como si se lo contara a mis nietos, pero son demasiado pequeños y para cuando sean mayores es muy probable que hayan cambiado las definiciones, ocultaciones e invisibilizaciones en la terminología laboral actual, diseñada para que vayamos comprendiendo que lo de “trabajadores” es una especie difusa en vías de extinción.

Antiguamente, o no tanto, sobre los años 70 del siglo pasado, aún se podía escuchar la palabra “obrero”, que poco a poco fue desapareciendo; también la palabra “empleado” (que suena a antiguo) se fue difuminando.

Aún en los 90, cuando tenías que solventar algún tema de tu trabajo te dirigías al “Departamento de Personal” pero ya en algunas empresas con aires de modernidad se leía en la puerta de ese espacio: “Departamento de Recursos Humanos”.

Cuando empezaron a llamarnos “recurso” por muy “humano” que sea, habría que haberse puesto en guardia, pero no. Se asimiló el término.

La silenciosa transformación lingüística fue en los años de bonanza, aquellos en los que fluía el dinero a espuertas y el “estado de bienestar” soltaba espejismos y migajas como si estuviéramos casi a la entrada de una “civilización del ocio” en la que iba a participar hasta el apuntador. Pero no fue así… llegó el eclipse de espejismo.

Hace ya diez años de la explosión “financiero-nuclear” (por sus repercusiones) de Lemans Bhothers, y las no-políticas económicas y las no-políticas financieras que han ido intubando, apuntalando y enyesando a los que la provocaron a lo largo y ancho del mundo, han silenciado aquello de la “Aldea Global”, que sonaba a corrala de vecinos en los que todos iban a participar, donde la fraternidad y el bienestar iba a ser el nirvana de los pueblos… bla, bla, bla…

En España, hay demasiada gente con denominaciones laborales que no reconoce y que tienen un no sé qué humillante.

El vocabulario se ha hecho extenso para denominar las variedades de asalariados: parece la lista de la compra del “mercado laboral”.

El picadillo de denominaciones es de lo más variado y creativo, desde que los derechos de los trabajadores fueron embuidos en el totum revolutum de reformas laborales, concesiones a grupos económicos, multinacionales, etc.

Hay trabajadores indefinidos: los que tiene contratos indefinidos que dejan de serlo por montón de causas escrupulosamente legales de la reforma laboral.

Hay trabajadores temporales: cuando acaba la temporada o el proyecto se van a la calle

Hay trabajadores a tiempo parcial: unas horitas de trabajo y así entran en las estadísticas.

Hay trabajadores pobres: la precariedad del salario es tal que, trabajen lo que trabajen, no les llega para los mínimos del mes: alimentación, vestido, etc.

Hay trabajadores parados que, con toda naturalidad se les ha diseccionado lo de “trabajadores” y se les conoce sencillamente como “parados”. ¡Qué injusto! Este grupo está formado por todos los que salen de los grupos ya citados anteriormente. Son trabajadores que se ven mano sobre mano o sobre el teclado buscando otro trabajo, antes de que su situación de vuelva crónica.

Hay también un grupo de trabajadores que no se les llama como tal. Es el grupo de los becarios y faltos becarios con contratos de formación interesante formato de contratación, que suelen ser jóvenes, pero que dilatado en el tiempo se convierte en un chollo para las empresas y un no acabar de ser un trabajador en regla.

Hay también trabajadores autónomos que nunca han disfrutado de los mismos derechos que los trabajadores por cuenta ajena; y los ahora llamados falsos autónomos, un formato que se ha prodigado en estos años de crisis: se trata de trabajadores por cuenta ajena, que para trabajar se han de pagar ellos mismos los gastos de Seguridad Social, etc.

Hay otros trabajadores que ya no trabajan, por edad y por el derecho a recibir una justa pensión tras haber aportado a la sociedad tiempo, esfuerzo, profesionalidad y muchos sacrificios: son los jubilados o pensionistas.

Lo dejo para otro momento a ver si rebajo el índice de enfado (suela poco), de cabreo integral, y puedo pensar con lucidez.

 

Mari Paz López Santos

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)