TRABAJADORES JUBILADOS

Mari Paz López Santos

Sin título

En mi anterior reflexión hablaba de trabajadores en activo (*). Ahora toca hablar de otro tipo de trabajadores que, aunque ya no realizan la actividad laboral que han llevado a cabo durante muchísimos años de su vida, no dejan de ser trabajadores pero con un adjetivo añadido: jubilados.

Para adentrarnos consciente y respetuosamente en este colectivo hemos de viajar en el tiempo al origen de la palabra. Siempre ayuda este movimiento hacia el pasado para no confundir el significado, deteriorado por la manipulación y mal uso del mismo.

“Jubilar” viene del latín “iubilare” que significa, ni más ni menos, que “gritar de alegría”. Todo lo que se deriva de este verbo latino tiene que ver con un profundo sentimiento de alegría.

Si se dice “júbilo”, palabra que casi no se utiliza hoy día, quizás porque andamos bajos de ánimo o porque expresa una forma de alegría que no es políticamente correcta, creo que sería como ir por ahí dando saltos de alegría.

Si decimos “jubilado,da”, lo primero será pensar en alguien que está exultante de júbilo porque, según Diccionario de la Real Academia de la Lengua, es una persona que “cumplido el ciclo laboral establecido para ello, deja de trabajar por su edad y percibe una pensión”.

Otra palabra que hay que mirar con lupa. Viene también del latín: pensio, -ōnis , su significado es “paga”, y a quien se le llama “pensionista” que, atenta siempre al mismo diccionario, “es la persona que tiene derecho a percibir y cobrar una pensión”.

Pero también quiero traer aquí una tercera palabra que además he querido que figure en el título de este escrito: “trabajador,ra”. Adelantando que los tres significados que he encontrado en el muy ilustre Diccionario ya citado, no me dejan serena:

  1. “persona que trabaja”.
  2. “muy aplicado al trabajo” y
  3. “persona que tiene un trabajo retribuido”.

Personas que trabajan hay muchísimas, en los trabajos más diferentes y variopintos, con las remuneraciones más diversas e incluso sin recibir ninguna que pueda ingresarse en cuenta. No creo que se ponga en duda que hay trabajadores aplicándose muchísimo en el acto de trabajar, tanto o más que las que cobran; como las mujeres que ejercen de amas de casa a tiempo completo; personas de todas las edades que colaboran solidaria y desinteresadamente en ONG’s , asumiendo trabajos de acción social que deberían ser asumidos por el Estado si ejerciera como un buen administrador haciendo que el dinero llegara a donde tiene que llegar en beneficio de la sociedad, en vez de a los agujeros negros de las financiaciones corruptas y los rescates bancarios sin devolución.

El tercer significado que ofrece la Academia, es el más consolidado: vinculando trabajo y remuneración. Conclusión: el hecho concreto de la retribución es el que designa qué es un trabajador o trabajadora.

Esta es la ley supuestamente incuestionable en el ideario social actual, bajo la influencia interesada y abusiva de la política, la economía y el sistema financiero.

Me declaro en rebeldía y quiero nombrar a los que acabaron su vida laboral como trabajadores jubilados.

Imagino que muchos de nuestros mayores, que propiciaron con su trabajo y su esfuerzo, el estado del bienestar, no estarán dando saltos de júbilo escuchando que el Fondo de Pensiones está bajo mínimos.

Se observa una creciente mentalización en los medios de comunicación dando voz sobre alternativas a futuro: recuérdese a la Sra. Villalobos del Partido Popular frivolizando sobre el tema; o el último speak del Presidente del Gobierno, Sr. Rajoy, mentalizando al personal de que vayan ahorrando en fondos de pensión para el futuro.

¿Se le habrá olvidado como están los sueldos y  contratos dignos? ¿Ha leído el informe de Cáritas sobre la pobreza en España? ¿Las cifras de la macro-economía le anestesian y no recuerda el reparto del Banco de Alimentos en las pasadas Navidades? …¡Eso sí que son cifras de peso!

Y no puedo dejar de mencionar a la ministra de Empleo y Seguridad social, Sra. Fátima Báñez, que se ha dirigido por carta, a primeros de año, a los “Estimado-a pensionista”, exultante de gozo por los logros del gobierno en el 2017 “avanzando en la senda de la recuperación y el crecimiento”; y “reiterando nuestro compromiso (el del gobierno, creo que dice) con el sistema público de pensiones, de reparto y solidario, del que todos nos sentimos orgullosos”. ¿Quiénes son “todos”? ¡Tendrá vacíos de memoria la ministra y se olvidó del agujero negro abierto en el Fondo-Colchón de los Pensionistas!

La ministra firma una carta -con sonido de fondo de violines- porque a los pensionistas (los llama ella, yo digo trabajadores jubilados) se les sube el 0,25% la pensión, mientras se oyen tambores de guerra cada vez más amenazantes, anunciando recortes en las pensiones. Lo mejor hubiera sido que el gasto del envío de correo, papel y sobre lo hubiera mandado como propina para ir engordando el famélico Fondo de Pensiones.

Una sociedad que no cuida a sus mayores está al borde del abismo, las raíces que la mantienen unida a las anteriores generaciones están siendo arrancadas y como pasa en la naturaleza, el árbol pierde su estabilidad y no puede mantenerse erguido y menos dar fruto.

Una sociedad que no valora la palabra, el trabajo, el esfuerzo y la sabiduría de sus mayores, por muchos avances tecnológicos que haya logrado, es un zombi sin orientación y sin sentidos.

Millones de trabajadores jubilados, sus familias, sus amigos, tú y yo, si es que no hemos perdido la ética, la empatía y el sentido común, debemos recordar a nuestros políticos (los que gobiernan y los que quieren gobernar), que no hemos perdido el derecho al voto y quizás haya que utilizarlo como voto útil más que como voto político.

¡Cuántas familias han subsistido en este país viviendo con la pensión de los trabajadores jubilados esos que en casa se llaman abuelos! Han acogido a hijos y nietos según iban transformándose en el siguiente grupo del que hay que hablar: los trabajadores parados.

Mari Paz López Santos

 

 

 

(*) ¿TRABAJADORES o QUÉ?

http://blogs.21rs.es/paz/   

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)