Una confesión teológica

 Antes de seguir escribiendo en el blog, quiero terminar presentando ante mis posibles lectores una breve semblanza de mi situación teológica y eclesial, para que puedan saber así desde donde escribo. No creo que haya sido rebelde, no puedo decir que me hayan perseguido, pues siempre he podido vivir según mis criterios básicos, pero he tenido y sigo teniendo algunos problemillas, que están vinculados a mi modo entender la tarea teológica.

 

He sido religioso (desde 1957), presbítero (desde 1965) y catedrático de teología (desde 1973), dentro de la institución de la iglesia. Por ello tengo que dar gracias a la Orden de la Merced, a la Universidad Pontificia de Salamanca y a la jerarquía eclesial que me han ofrecido las mejores posibilidades para estudiar y vivir, para trabajar y gozar. Pero las cosas se me han ido complicando (y simplificando), de manera que desde el mismo impulso de esas tres mediaciones (Merced, Universidad, Jerarquía eclesial) he podido descubrir y asumir lo que he sido y soy desde niño: un cristiano afortunado a quien han ofrecido una tarea de libertad. Esas mismas mediaciones me han enseñado de nuevo lo que siempre supe: que mi único valor es el don de la vida y de la fe, asumido y cultivado por el bautismo y la eucaristía.

En ese contexto se inserta la pequeña historia de mis infortunios y fortunas (es decir, de la Providencia de Dios en mi vida). Por libertad e ingenuidad cristiana escribí unas cosas que juzgaron peligrosas en un libro titulado Los orígenes de Jesús (Salamanca 1976) y tras unos años de sospechas y tanteos, en 1984, me negaron el «nihil obstat», porque según parece tenía opiniones equivocadas en cuestiones de cristología (sobre la divinidad de Jesús), de pneumatología (sobre la persona del Espíritu Santo) y de mariología (alcance biológico y teológica del nacimiento virgnal de Jesús).

Me habían citado para dialogar las máximas jerarquía de la iglesia hispana: el Cardenal Tarancón (¡gracias!), los dos obispos presidentes de la Congregación de la Doctrina de le fe en España… Pero no obtuve el Nihil Obstat. Estuve en Roma unos años, llamando a puertas tras las cuales nunca supe bien lo que había. Me ayudó el Cardenal Javierre, prefecto de la C. de Seminarios y Universidades (¡también gracias!)…, pero nunca me dieron por escrito las doctrinas peligrosas que yo sostenía, aunque es posible que existan papeles en algún archivo. Volví a España y, tras publicar algunas cosas ambiguas, sin decir con claridad lo que pensaba (¡y en esto la culpa es quizá mía, pues si hubiera dicho con claridad lo que pensaba no me habrían readmitido!),  tras años de hacer pasillo, me dieron el “nihil obstat” sólo para filosofía, aunque esa restricción no aparezca tampoco en documento escrito.

Así enseñé filosofía de la religión de 1989 a 2003, de nuevo en la Universidad Pontificia de Salamanca, con “mala conciencia” de fondo (por aquellas “confesiones ambiguas”), con la sensación de que alguien miraba lo que hacía y escribía. A pesar de todo, fueron años catorce años hermosísimos de trabajo y gozo, que agradezco a la Universidad Pontificia y sobre todo a la Orden de la Merced. Pero los problemas mal resueltos y las cosas no dichas minan la salud interna y así fui perdiendo la confianza en las instituciones, hasta sentirme casi incapaz de trabajar de un modo oficial dentro de ellas. En esas estaba, pensando replantear mi vida, en plano personal y laboral, cuando (en mayo del 2003) volvieron a prohibirme la enseñanza, no por temas de honda cristología (como en 1984), sino por cuestiones de orden eclesial (ceo que fue, sobre todo, por un libro titulado Las instituciones del Nuevo Testamento,  del año 2001, aunque no me lo dijeron por escrito).

La prohibición debió venir de Roma (Congregación de la doctrina de la fe), el mandato directo llegó del presidente de la Conferencia Episcopal española, antiguo compañero, que, a diferencia de Tarancón, no me llamó ni habló conmigo. Sólo lo hizo el Rector de la Universidad Pontificia, con la propuesta bien clara: «Xabier: o lo  dejas por las buenas (¡y yo te consigo una pequeña ayuda económica, que es de justicia!) o tendrás que dejarlo por las malas. Tienes todo el derecho de hacer un proceso, y posiblemente lo ganarás en plano civil,  pero aún así tendrás que irte y será doloroso para todos… De todas maneras, si quedas en absoluto silencio durante tres o cuatro años, sin enseñar ni publicar, se podrá después replantear el caso».

Fue honesto el rector (¡gracias!), hizo lo que pudo y cumplió su palabra. Y así me fui, en silencio, acabado el curso 2002/2003, para poder hablar con libertad, para cumplir mi ministerio de teología desde fuera de la institución jerárquica, pero muy dentro de la iglesia que me ha ofrecido y me sigue ofreciendo su fe. Otros hubieran optado por quedar en silencio y lo habrían hecho bien, en nombre. En nombre de ese mismo Dios, y desde mi experiencia de veinte años de equilibrio, pensé que lo mejor era salir en silencio para hablar luego con amor (¡si Dios me lo seguía concediendo, pues tenía el alma muy herida!).

Fue la única vez que he firmado un papel oficial, diciendo que me iba «voluntariamente»; y así me fue, voluntaria y silenciosamente, sin casi despedirme de nadie, después de treinta años de enseñanza ilusionada y sufrida en la Universidad Pontificia. El año 1984 había sido distinto, hubo apoyo de profesores, huelgas de estudiantes, manifestaciones ruidosas en la Facultad, ayuda incondicional de mi Orden de la Merced. Esta vez (junio del 2003, con las aulas vacías del comienzo de verano) fue todo silencioso. Yo lo escogí. Puedo decir que me echaron; pueden decir que fui yo quien me fui. Ambos cosas son verdad. Lo cierto es que firmé que me iba, por mi voluntad, con todos los papeles de la iglesia y de la universidad en regla. No me acusaban de herejías, sino de «teorías» contrarias a la disciplina de Iglesia (instituciones jerárquicas, formas de entender los ministerios), que en ninguna parte aparecen por escrito. El escrito dice sólo que me iba y así me fui, tras orarlo mucho y consultarlo con bastantes amigos y cristianos. 

Fue una decisión muy fuerte, pues, tal como se me planteaba, el abandono de la enseñanza teológica oficial implicaba, desde mi perspectiva (¡otros no lo han visto así!), el abandono de mi condición de religioso-presbítero de la Orden de la Merced, mi mejor familia durante varios lustros. Pedí la «dispensa», diciendo que «no creía en una dispensa sacramental» (no creo que el sacerdocio implique un sacramento «jerárquico» distinto del bautismo); pero me parecían y me parecen muy importantes los ministerios oficiales de la comunidad, en línea de presbítero, y yo quería renunciar a ellos, por las especiales circunstancias de mi vida. Desde Roma me contestaron muy rápidamente, de forma impersonal, concediéndome la dispensa del sacerdocio y, además, la anulación de los votos, que yo no pedí, pero que va incluida en la dispensa del presbiterado, para los religiosos de órdenes clericales.

Y así dejé (había dejado ya de hecho), silenciosamente, una forma de pertenencia a la Orden de la Merced. Sin nada había entrado en ella de adolescente. Cargado de experiencias y amistad-amor salí de ella (con dolor de alma), tras 45 años de pertenencia, llevando conmigo un camión de libros, que son signo de mi pequeña labor intelectual. Salí para cultivar mejor (¡en estas circunstancias, que son las mías, no las de otros que siguen felizmente en la Universidad y/o en la Orden!) mi ministerio teológico. Rompí con un modo de ser en la iglesia, para estar mejor en ella y para amarla de un modo más limpio (¡para servir a los pobres de Dios!). Rompí, con dolor, con un tipo de vida, para empezar otra, con el gozo de un adolescente y la ilusión de un hombre que, tras cambiar casi todo, puede seguir realizando, por gracia de Dios, de otra forma, quizá más apasionada, la misma tarea de antes.

Pude romper de esa manera, con dolor amoroso, porque en los últimos tramos del proceso, Dios me sostuvo con el don de una mujer, que se enamoró de mi (nos enamoramos), dándome fuerza para reasumir con pasión de evangelio el ministerio de la teología, en libertad, desde un tipo de vida totalmente distinto. Así nos casamos por la iglesia (¡no sé si el matrimonio eclesial es un «sacramento» distinto del civil, pero estoy convencido de que es una gracia inmensa!). Con lo que nos dio la universidad (¡por oferta suya!), y unas  ayudas fuertes de los familiares, pudimos comprar una casa en un pueblecito, a 22 kilómetros de una capital de provincia, donde trabajamos los dos, en temas de libros, al servicio de la teología. No tengo sueldo ni retiro alguno, pues mi «trabajo» de treinta años en la Universidad de la Iglesia había sido como sacerdote,  sin nómina oficial,  pero me sostengo (nos sostenemos) bien, gracias a Dios y al trabajo de los dos. Todo esto ha sido una experiencia de gracia, dentro de la iglesia que ha bendecido «oficialmente» nuestro matrimonio. Algunos han visto y siguen viendo con cierto recelo mi nueva situación y matrimonio; pero la iglesia oficial nos ha bendecido oficialmente. ¡Gracias, por ello, a mi mujer! ¡Gracias también a nuestros familiares y hermanos y gracias a la iglesia!

Así ha empezado mi nueva forma de ministerio teológico. Cuando me dicen que he roto con mucho o que he dejado todo, responde que he roto con algunas cosas, para poder seguir realizando mejor lo de siempre. Sigo teniendo mis propias ideas sobre el evangelio y la presencia del evangelio en el mundo. Algunos «responsables» me han prohibido dar conferencias,  pero la iglesia en cuanto tal y la mayoría de la gente que conozco me quiere (nos quieren) así. Escribo para varias editoriales, traduzco algunos libros para ganar el pan de cada día, participo en congresos y reuniones en España y América… Soy el teólogo que he querido ser, desde el corazón de la gran iglesia a la que amo apasionadamente. Se ha abierto un nuevo capítulo de mi vida (y de la vida de mi esposa). Quiero continuar de otra forma (con otro tipo de vinculación) mis cuarenta años de mercedario, al servicio de la libertad, y mis treinta años de profesor de teología. Para ello cuento con el amor de mi mujer, con la presencia de mis amigos. Para ello espero la gracia de Dios en durante los próximos años de mi vida.

74 Responses to “Una confesión teológica”

  1. … [Trackback]…

    […] Find More Informations here: blogs.21rs.es/pikaza/2009/09/22/una-confesion-teologica/ […]…

  2. … [Trackback]…

    […] Read More here: blogs.21rs.es/pikaza/2009/09/22/una-confesion-teologica/ […]…

  3. … [Trackback]…

    […] Read More here: blogs.21rs.es/pikaza/2009/09/22/una-confesion-teologica/ […]…

  4. … [Trackback]…

    […] Read More: blogs.21rs.es/pikaza/2009/09/22/una-confesion-teologica/ […]…

  5. Trackback…

    […]Elektrische Zahnbürsten…

  6. There is certainly a fresh invention that everyone who smokes really should know about. It truly is referred to as the ecigarette, often called a smokeless cigarette or buy e cigarette , and it is actually switching the authorized panorama for cigarette people who smoke round the environment.

    The patented E-cigarette delivers to proficiently simulate the knowledge of using tobacco an true cigarette, without having any of the health and fitness or authorized troubles bordering standard cigarettes.

    Whilst E cigs search, truly feel and flavor very similar to regular cigarettes, they functionality quite in another way. You see, e-cigs never actually melt away any tobacco, but somewhat, when you inhale from an e-cigarette, you activate a “flow censor” which releases a drinking water vapor that contains nicotine, propylene glycol, plus a scent that simulates the flavour of tobacco. All of which merely means that e-cigs let you get your nicotine repair though evading all of the most cancers producing agents uncovered in common cigarettes this sort of as tar, glue, numerous additives, and hydrocarbons.

    Furthermore to being much healthier than standard cigarettes, and perhaps most significantly of all, could be the incontrovertible fact that e cigs are completely lawful. Due to the fact E-cigs usually do not involve tobacco, you are able to lawfully smoke them everywhere that classic cigarettes are prohibited this sort of as bars, dining places, the work spot, even on airplanes. Moreover, e cigarettes assist you to smoke with no fears of inflicting damage on other individuals due to terrible second hand smoke.

    The refillable cartridges are available in a mess of flavors in addition to nicotine strengths. You can get typical, menthol, even apple and strawberry flavored cartridges and nicotine strengths are available complete, medium, mild, and none. While electronic cigarettes are technically a “smoking alternative” somewhat than the usual using tobacco cessation device, the array of nicotine strengths provides some noticeable probable as an assist during the kinds attempts to give up smoking and appears being proving popular inside that market place.

    The nice matter about e-cigs as apposed to convey, nicotine patches, is usually that e-cigarettes generate the exact same tactile sensation and oral fixation that people who smoke need, though satisfying kinds tobacco cravings too. If you consider a drag from n e-cigarette you actually really feel the your lungs fill that has a warm tobacco flavored smoke and any time you exhale the smoke billows from your lungs similar to typical smoking, on the other hand, as brought up, that smoke is actually a a lot healthier h2o vapor that promptly evaporates and thus isn’t going to offend any person during the instant vicinity.

    When electric cigarettes are already about for a while in numerous incarnations, it has been current innovations while in the engineering and also at any time increasing limitations against cigarette smoking that have propelled the e-cigarette into a new identified level of popularity. If you are interested in a more healthy alternate to using tobacco, or in the event you simply need to provide the liberty to smoke wherever and any time you’d like, an e-cigarette is likely to be the answer you’ve got been trying to find.

  7. yanginkapisiistanbul is perfect

  8. The number, qualities, dimensions and locations of fire doors vary according to the size of the place of work, the size of the house and the building, the nature of the work done, the type of use, the equipment to be removed in case of emergency, The use of fire doors and all the features just listed are included in the legislation and standards. http://yanginkapisiistanbul.com/

  9. The number, qualities, dimensions and locations of fire doors vary according to the size of the place of work, the size of the house and the building, the nature of the work done, the type of use, the equipment to be removed in case of emergency

  10. Blue Mosaic has become a preferred name in every field with its colorful product options and references. In particular, the staff of the company that develops itself on the terrace closure systems creates the areas that can be used more easily by shaping the materials that the users can use for a long time. The complaints about the materials and labor used in the cheap terrace closure systems that have increased in recent years are insignificant. Our company does not perform any operations such as product supply and repair on the terrace closure systems that you have made another person.

  11. Merhaba Ben Murat Taştan. Eticaret alanında faaliyet göstermekteyiz.
    Türkiye’de bir ilk Google GO özel dili ile yazılmış Türkiye’nin en iyi ve en hızlı eticaret sistemini Türkiye’ye kazandırdık…

  12. Merhaba Ben Murat Taştan. Burlodge yemek tepsisi taşıma arabası alanında faaliyet göstermekteyiz.

  13. Merhaba Ben Murat Taştan. Burlodge Türkiye yemek tepsisi taşıma arabası alanında faaliyet göstermekteyiz.Yeni acıldık. sizleride bekleriz. Teşekkürler.

  14. Good nice very I sory healt

  15. Merhabalar firma olarak çeşitli analizlerde kullanılan ürünlerin tasarımı ve üretimi konusunda hizmet veren en iyi merck kimyasal fiyaları sunan firmalar arasındayız.

  16. Kahvaltı mekanları arasında en iyileri sizler için araştırdık. Ankara hamamönü semtinde yer alan narıkeyf kafe sizlerledir.

  17. Otobüs kiralama konusunda tercih edebileceğiniz araç seçenekleri ile Ankarada hizmet veren firma sitesidir.

  18. Teraslarınızından her mevsim verim elde etmek için teras kapama sistemleri ile daha şık bir görünüme sahip olabilirsiniz.

  19. Kuşadası bölgesinde satılık daire ve villalar hakkında hizmet sunan firma sitesidir.

  20. Saç kesimi ve sakal kesimi konusunda Ankara yenimahalle bölgesinde hizmet veren Erkek kuaforudur.

  21. Plaket imalatı ve üretimi konusunda en güvenilir firmalar sizleri bekliyor

    plaket fiyatları

  22. Havaalanı transferleri konusunda uzman ve kaliteli bir firmadır.

    Hemen bilgi için laboratuvar malzemeleri kısmına bakınız.

  23. ankara dekorasyon firması

  24. ankara dekorasyon firması
    https://www.tamdekor.com

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)