La reina de Saba. Mujeres de la Biblia[1]

Proviene de Saba, sur de Arabia, en la zona actual del Yemen, o de Etiopía, al otro lado del mar (países que en aquel momento estaban vinculados por intercambios comerciales y políticos), tierra proverbial por su riqueza y su sabiduría. Y así viene a “compartir” con Salomón, en riqueza y en sabiduría:

 Texto

 La reina de Saba oyó de la fama de Salomón, debido al nombre de Jehovah, y vino para probarle con preguntas difíciles (a desafiarme con enigmas). Vino a Jerusalén con un gran séquito, con camellos cargados de especias aromáticas, oro en gran abundancia y piedras preciosas. Cuando vino a Salomón, habló con él de todo lo que tenía en su corazón. Y Salomón respondió a todas sus preguntas; ninguna cosa hubo tan difícil que el rey no le pudiese responder. La reina de Saba vio toda la sabiduría de Salomón, la casa que había edificado, los manjares de su mesa, las sillas de sus servidores, la presentación y las vestiduras de sus siervos, sus coperos, y los holocaustos que él ofrecía en la casa de Jehovah; y se quedó sin aliento. Entonces dijo al rey:

 «¡Era verdad lo que había oído en mi tierra de tus cosas y de tu sabiduría! Yo no creía las palabras hasta que vine, y mis ojos lo han visto. Y he aquí que no se me había contado ni la mitad. En sabiduría y en bienes tú superas la fama que yo había oído. ¡Dichosos tus hombres, dichosos estos servidores tuyos que continuamente están de pie delante de ti y escuchan tu sabiduría! ¡Bendito sea Yahvé tu Dios, que se agradó de ti para ponerte en el trono de Israel! Por causa del eterno amor que Yahvé tiene por Israel, te ha constituido rey, a fin de que practiques el derecho y la justicia».

Entonces ella dio al rey ciento veinte talentos de oro, una gran cantidad de especias aromáticas y piedras preciosas. Nunca llegó una cantidad tan grande de especias aromáticas como la que la reina de Saba dio al rey Salomón. Por su parte, el rey Salomón regaló a la reina de Saba todo lo que a ella se le antojó, aparte de lo que él le regaló, como rey espléndido. Después ella y su séquito emprendieron el viaje de vuelta a su país (1 Rey 10, 1-10; cf. 2 Cron 9, 1-12).

 ComentarioREina de Saba

Se trata, como se ve, de un intercambio entre un rey y una reina, que compiten en sabiduría y riqueza. La reina no viene a luchar contra el rey, sino a conversar con él, en gesto de admiración y respeto. Mirado así, este pasaje puede entenderse como un canto a la sabia mujer extranjera, que llega de un país lejano, que no representa ningún peligro religioso ni político para Israel, y como un canto para Salomón, que es signo de la grandeza israeliita. Por eso, las relaciones entre estos dos reyes, que representan tradiciones distintas de riqueza y sabiduría, pueden ser pacíficas, sin que ninguno actúe sobre la forma de gobierno o religión del otro. Ambos son representantes de la riqueza y la sabiduría humana, entendidas como dones de Dios. Ambos resultan semejantes, pero el texto supone que la sabiduría (y riqueza) de Salomón son superiores a la riqueza y conocimiento de la reina de Saba, que acepta esa superioridad y alaba a Salomón, reconociendo el valor de la religión yahvista (¡Bendito sea Yahvé, tu Dios…!).

Por esto, tanto como la sabiduría de Salomón, el texto quiere poner de relieve la sabiduría y riqueza de una mujer, que viene de un país conocido y famoso por sus comerciantes de oro y especias (cf. Gen 10, 7). Ella, la reina rica y sabia, aparece como expresión suprema de la grandeza humana, una mujer que posee todos los dones de Dios y puede compartirlos (y competir) con Salomón, el rey judío.

En ese contexto se entiende Sal 72,10, cuando promete que los reyes de Saba y Arabia vendrán a Sión con regalos, y el anuncio de Is 43, 3 cuando añade que Dios dará para Israel, como rescate, tras el exilio, los países de Egipto, de Cus y de Saba (que aparecen así descritos de forma descendente: Egipto, Nubia, Etiopía). En esa línea, la visita legendaria de la reina de Saba adquiere un sentido casi mesiánico (los reyes lejanos vienen a Israel para traer sus dones). Pero esa visita sirve también para poner de relieve la riqueza y la sabiduría de Israel, representada por su rey, capaz de responder a todas las preguntas de la Reina Sabia y de competir con ella en regalos y riqueza.

Desde el punto de vista histórico, la tradición de la visita de la reina de Saba ha de entenderse finalmente desde una perspectiva comercial, pues se nos dice que Salomón había construido una flota en Ezion-geber (Elat), en el Golfo de Aqaba (1 Rey 9, 26–27 y 2 Cron 8,17), y que sus barcos surcaban el Mar Rojo, controlando de esa forma el comercio hasta el estrecho de Bad el Mandev, que une y separa los países tradicionalmente vinculados a Sabra (Yemen y Etiopía). En ese contexto se entiende el pacto entre los reinos de Israel y de Saba por el control de las rutas comerciales, frecuentadas por los mercaderes de Saba, ricos en oro, perlas y perfumes (cf. Sal 72:15; Is 60, 6; Jer 6, 20; Ez 27, 22; 38,13)[2].

 


[1] Cf. J. B. Pritchard (ed.), Solomon and Sheba, Phaidon Press, London 1974; K. Luke, The Queen of Sheba (1 Kgs 10:1–13), Indian Theological Studies 23 (1986) 248–272.

[2] Este relato de la visita de la Reina ha marcado las tradiciones posteriores del Corán (27, 15-45), donde la reina de Saba aparece como adoradora de Allah, lo mismo que Salomón. Por su parte, la “leyenda nacional” del reino cristiano de Etiopía (que ha existido desde el siglo IV d.C. hasta el siglo XX) supone que Salomón y la reina de Saba tuvieron un hijo, llamado Menelik, que visitó después a su padre Salomón en Jerusalén, de donde llevó a Etiopía el Arca de la Alianza, signo de la presencia de Dios, y así los reyes cristianos de Etiopía se han considerado herederos de Salomón y la reina de Saba

51 Responses to “La reina de Saba. Mujeres de la Biblia[1]”

  1. buenas tardes me gustaria sabes mas sobre la reyna saba me encanta su historia saludos

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)