Ezequiel y la Diosa; el Ídolo del Celo[1]

             Jeremías, que procedía de una familia sacerdotal del campo, acabó su vida en el exilio de Egipto, condenando a la Reina del Cielo. Pues bien, Ezequiel, de una familia de la alta nobleza sacerdotal de Jerusalén, había sido deportado ya a Babilonia hacia el año 597 a.C.,  antes de la Gran Destrucción (587 a.C.) […]