HIJA SION. LA CIUDAD DE DIOS[1]

            Especial importancia recibe en ese contexto de “revelación femenina” de Dios la figura de Jerusalén/Sión, pero entendida no ya no sólo como Madre, sino (de un modo complementario) como hija-esposa de Dios. En sentido etimológico, parece que Sión significa altoza­no, lugar fortificado y seco, situado encima de una fuente de aguas. Pues bien, esa […]