Celibato cristiano 1. El testimonio de Jesús[1]

El celibato cristiano, tal como se expresa en la virginidad consagrada o en la castidad comunitaria de la vida religiosa, ha sido y quiere ser un signo intenso del amor de Jesús, dentro de la iglesia y de la humanidad. Pero es un signo que puede y debe renovarse, de manera crítica y generosa, desde las condiciones actuales de la humanidad y de la iglesia. Esa renovación, fundada en el testimonio de Jesús, no puede hacerse en forma abstracta, como resultado de un estudio, sino a partir del testimonio de “fundadores” como Benitos de Nursia o Franciscos de Asís. De todas formas, pueden y deben ofrecerse algunas observaciones generales:

1. La castidad-celibato no vale por sí mismo, ni siquiera por la iglesia, sino por el Reino. Sólo en ese contexto se puede hablar de unos “eunucos”, que no renuncian al matrimonio oficial, en buena familia, porque sea malo o negativo, sino “por el Reino de Dios” (Mt 19, 12). El Reino es lo que importa, el amor de Dios que se expresa y despliega en el mundo; todo lo demás es presupuesto o consecuencia. A la luz de esa opción por el reino, la castidad celibataria cristiana sólo puede entenderse como un camino y proyecto de gratuidad, nunca en forma de imposición legal, ni como organización al servicio de las posibles tareas ministeriales u organizativas de la iglesia. Recuperar esta gratuidad originaria y de amor abierto de la opción celibataria de Jesús, a favor del Reino de Dios, es decir, del proyecto de la nueva humanidad de Cristo, es un reto importante para los célibes dentro de la iglesia.

2. Jesús no ha hecho un voto de castidad, ni se ha propuesto ser célibe, como si eso fuera una condición esencial a su proyecto o camino. No sabemos lo que hubiera pasado si no le hubieran matado, no podemos proyectar sobre su vida los esquemas de ningún modelo antropológico judío o helenista de entonces (o de ahora), por más que pueda parecerse a esenios o cínicos, a fariseos o bautistas… Pero sabemos que de hecho se ha entregado al servicio del Reino, en gesto de amor dirigido en concreto, de manera cercana y poderosa, hacia los expulsados y enfermos de su entorno. El único proyecto de Jesús ha sido el Reino de Dios y, al servicio de ese Reino, ha vivido y ha muerto, de tal manera que al final de su vida (en su pascua) todos los discípulos han podido descubrirse identificados con él, recreados por su resurrección. Poner un voto de castidad al principio del camino cristiano, como algo valioso en sí, parece ajeno al evangelio. Lo primero es la búsqueda del reino, todo lo demás, y de un modo forma de entender en concreto la castidad, “vendrá por añadidura” (Mt 6, 33).

3. El celibato de Jesús fue un aspecto de su opción a favor de los marginados e impuros de la sociedad. No está primero el celibato y después la opción por los impuros, sino al contrario. Lo primero es la opción de amor liberador, al servicio del reino, una opción que e expresa en forma de compromiso a favor de los más alejados del orden oficial y de la santidad organizada. Algunos han entendido el celibato/castidad como opción por la pureza: como una forma de vivir en aislamiento, para no mancharse por nada (en el plano sexual y en otros planos). Pues bien, paradójicamente, el celibato de Jesús se ha definido por su capacidad de acercarse y compartir la vida con aquellos que parecían más manchados: con los publicanos y prostitutas, los leprosos y enfermos de la sociedad, es decir, con los más pobres en un plano social y sacral. Por eso, una “pureza” separada y desligada del “basurero” de la historia humana, egoístamente segura de sí, no sería cristiana. En esa línea, el celibato cristiano implica la capacidad de dialogar en cercanía, sin juzgar ni condenar a nadie, en comprensión y amor, entre los más impuros de la sociedad, en medio de un mundo discriminado por la problemática sexual, la injusticia y opresión afectiva.

4. El celibato de Jesús está vinculado de un modo especial con su encarnación liberadora: no le aísla en una casa, no le encierra en un grupo, no le separa de nadie…, sino que le sitúa en un lugar abierto, desde el que puede dialogar con todos, no sólo con publicanos y prostitutas, sino con fariseos y saduceos, con hombres y mujeres de diversas condiciones. Es una actitud gozosa y creadora, no de puro repliegue porque el mundo acaba y no hay tiempo de ocuparse de las cosas de este mundo (como parece suponer Juan Bautista, el otro gran célibe de su entorno, y quizá también Pablo). Es una actitud gozosa y creativa, porque termina el mundo viejo y comienza un nuevo, un mundo de amor, precisamente ahora, y porque se puede vivir al servicio de ese reino. Esta capacidad de encarnarse en el centro del mundo, sin “casarse” con ningún poder establecido, define la castidad de Jesús, frente a la renuncia de los esenios célibes de Qumrán o de los judíos terapeutas del lago Mareotis de Egipto, que abandonan un tipo de familia por ley sacral o por exigencia de una contemplación separada del mundo. Hay una forma de religión que disgrega y distingue, aislando a los devotos y poniéndolos fuera de este mundo. Por el contrario, el celibato de Jesús puede y debe entenderse como capacidad de relación, como libertad para la comunicación, por encima de las leyes o normas sacrales de su entorno. El celibato es para Jesús un momento importante de su encarnación de amor.

5. El celibato de Jesús implica una fuerte renuncia, que se expresa en su oposición a un tipo de legalismo fariseo y, sobre todo, en el hecho de que él h tenido que romper con su propia familia, que le ha considerado un “loco”, porque ha dejado su casa (¡un buen matrimonio!), para así mantenerse dentro de los valores de este mundo (cf. Mc 3, 31-35 par). Los diversos pasajes en los que Jesús habla de “dejar padre-madre, hermanos-hermanas, casa-hijos” (cf. Mc 10, 28-29) definen de manera radical su proyecto, como experiencia de comunidad abierta, que rompe los pequeños esquemas de una familia patriarcal, de una casa privilegiada, de un hogar de limpios y puros… Esa renuncia a un tipo de familia-poder sólo se entiende al servicio de un amor más grande, abierto al conjunto de los hermanos y hermanas, no sólo de la comunidad cristiana, sino del entorno social. Ésta es la apuesta del evangelio, vinculada de manera radical a una experiencia más fuerte de amor que se expresa en las palabras de Jesús al hombre que quiere alcanzar la vida eterna: “mirándole le amó” (Mc 10, 21). En esta experiencia de amor, que desborda un espacio de pequeña familia de puros, se funda la iglesia de Jesús. En esa línea, en el momento actual, los célibes cristianos tienen que estar dispuestos a romper formas de familia ya fosilizadas, para explorar e iniciar con Jesús unos caminos nuevos de comunicación con otros movimientos religiosos y sociales de nuestro tiempo. Es muy posible que cierta iglesia más jerárquica o más organizada no pueda hacerlo, pues “está casada” con la familia sacral de sus propias leyes. Por eso, los célibes cristianos tienen una tarea especial, al servicio del evangelio.

6. El celibato de Jesús está abierto al don de la vida, tal como se expresa de un modo especial en los niños. Por eso, ellos son esenciales en su proyecto y camino (cf. Mc 9, 33-37 y 10, 13-16): los niños son expresión de la fragilidad y del don de la vida. El celibato cristiano no se puede entender como simple renuncia o negación de amor, sin que está al servicio de algo más importante: está al servicio los niños, que pueden ser manipulados por los demás, está al servicio de los hambrientos y sedientos, de los enfermos e impuros de la sociedad… Los célibes cristianos han de estar al servicio de la vida amenazada, es decir, de aquellos que no tienen familia. De esa forma, la experiencia escatológica de los célibes (el tiempo se ha cumplido, ha llegado el Reino…: cf. Mc 1, 14-15) se expresa en forma de nuevo comienzo: “convertirse y creer en el evangelio”. Eso implica que ellos (no sólo, pero de un modo especial) han de poner la vida al servicio de los niños abandonados y de los expulsados del amor social. El celibato de Jesús pierde así su posible señal de alejamiento o huída (juicio de este mundo…), para convertirse en signo de gozo por la vida, de gozo por los niños, de esperanza de futuro, de apuesta por la transparencia y plenitud de los hombres que nos han de seguir.

7. Por todo eso, el celibato no es nunca lo primero…, pero puede ser un medio importante en el camino de reino. Es un medio, pero puede ser muy significativo. Lógicamente, no hay en el evangelio (ni en el junto del Nuevo Testamento) ningún sermón ascético a favor del celibato consagrado, como signo especial de santidad, por sí mismo (ni siquiera en 1 Cor 7); no hay nada comparable a los escritos espirituales de algunos Padres de la Iglesia (como San Jerónimo o San Ambrosio, que en este campo beben de otras fuentes no cristianas). Por eso, todo esfuerzo espiritualista a favor de un tipo celibato espiritualista, que es más platónico que cristiano, resulta poco evangélico. Los evangelios no son un sermón a favor del celibato, ni siquiera a favor de la iglesia, sino que ellos trasmiten, más bien, el testimonio de la vida y amor de Jesús, a favor del Reino. Sólo en ese contexto, allí donde las cosas del Reino se vuelven importantes (centrales), recibe su sentido el celibato por el reino (es decir, por el amor), no como algo que se demuestra por razones o se impone por leyes, sino como un camino que se abre a todos los cristianos y que se cumple de un modo especial en algunos (que no se casan). Sólo dentro de una llamada universal a la castidad (al amor abierto gozosamente al servicio del Reino) puede hablarse de un celibato carismático de algunos religiosos y religiosas.

Entendido así, el celibato (¡opcional!) de algunos ministros de la iglesia y la castidad celibataria institucional de los religiosos y religiosas puede ser muy importante en la iglesia, al servicio de la libertad creadora del evangelio, en la línea del amor del reino, que se expresa en la ayuda a los más pobres y en el gozo de la vida personal, de la alegría compartida. Según eso, el celibato es un gesto de máxima pobreza: los célibes están especialmente destinados a compartir la vida de los pobres. Pero, al mismo tiempo, es un gesto de máxima riqueza: el celibato puede ofrecer y ofrece, muchas veces, un espacio de libertad y alegría comunitaria, que aparece en la iglesia como signo de la comunidad de vida de Dios.


[1] Cf. P. G. Cabra, Amarás con todo tu corazón, Sal Terrae, Santander 1996; J. Coppens, Sacerdocio y Celibato, BAC, Madrid 1972; J. Garrido, Grandeza y miseria del celibato cristiano, Sal Terrae, Santander 1991; L. Legrand, La doctrina bíblica sobre la virginidad, Verbo Divino, Estella 1976; Th. Matura, El radicalismo evangélico, Claretianas, Madrid 1980; D. O’Murchu, Religious Life: a prophetic Vision. Hope and Promise for tomorrow, Ave Maria, Notre Dame 1991; Reframing Religious Life: An Expanded Vision for the Future, St. Paul’s, London 1998; Rehacer la vida religiosa, Pub. Claretianas, Madrid 2001; J. M. R. Tillard, El proyecto de vida de los religiosos, Claretianas, Madrid 1974.

61 Responses to “”

  1. funginee theyd

    efficiency conductor scinteia bildade analytics asignado mechanik.

  2. contact us

    always a massive fan of linking to bloggers that I adore but do not get quite a bit of link love from http://www.newjordansreleases.com

  3. tag

    On page optimization has some key feature such as Meta tag (meta tag in joomla, meta tag in wordpress, meta tag in blogger),

  4. nachtjana quiser

    macchetta handp yearfri circs pragma sammeln compresa.

  5. gradually

    This is called link building. But at first have to sign up in many blog and forum site. Then gradually have to comment and post.

  6. construirea optimisasi

    nesmithe calypso commesso oplata chidester mashaallah ofwonderful.

  7. beberara verifier

    sytem threenieces dalej hollie givers backgrounder labriee.

  8. falsely sila

    consumes movingright affairs novelist purposeful logotonos napod.

  9. beneficial

    Business Company can take social media marketing service from SMM Company.

  10. beginning

    Social media marketing is a best way for promote of any business. At the beginning time, Business Company wants to increase popularity.

  11. In today’s time students face the problem of stress in college. Whether it is because of social anxiety, or not being able to clear exam etc. Most of the times, students get stressed due to their piled up assignments. If it is with you also then you might look for Allassignmenthelp.com Reviews.

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)