Comunión de los santos 2. El amor de los creyentes

La misma comunión que nos vincula en Dios (con las cosas santas) nos vincula también como creyentes: «Si tenemos comunión con Dios… tendremos que estar en comunión unos con otros» (1 Jn 1, 6-7), realizaremos la existencia como vida compartida, nos amaremos y ayudaremos mutuamente. Sólo la unión con lo santo es capaz de ofrecer un fundamento duradero a la unión entre los hombres. Todas las restantes formas de unidad se mantienen en niveles periféricos y acaban llevando a la soledad, a la lucha mutua o a la imposición de algunos. Parecemos condenados a vivir en aislamiento, en guerra o en rebaño. Pues bien, en contra de esas perspectivas antagónicas, la unión con lo sagrado, en Jesucristo, nos conduce a la unión en comunión de amor entre los hombres. En esta perspectiva se comprende la palabra de los Hechos: los creyentes «se mantenían constantes en la enseñanza de los apóstoles, en la koinônia, en la fracción del pan y en las oraciones» (Hech 2, 42). Koinônia significa aquí la vida compartida, la vida en el amor que va integrando a los unos con los otros. Previamente, los hombres se encontraban perdidos, cada uno con su ley y con su esfuerza. Pero, conforme a la visión cristiana, ellos descubren a Jesús y en Jesús se unen unos con los otros: nadie vive a solas; todos partici­pan de la fe, el trabajo, la presencia de Cristo, la esperanza de su reino. Desde ese fondo dirá Pablo: «¡todas las cosas son vuestras!: Pablo, Apolo, Cefas; lo presente y lo futuro, vida y muerte, todo el cosmos…» (1 Cor 3, 21-22)[1].

Frente al hombre dividido de la historia (varón y mujer, judío y gentil, bárbaro y romano, amo y esclavo), emerge un nuevo un hombre en unidad de amor, reconciliado con los hombres (cf. Gal 3, 28; Rom 10, 12; 1 Cor 12, 13;). Esta unidad de comunión en fe se expresa en forma de amor mutuo. (1) Ésta es una comunión de fe, en el plano de lo santo, esto es, en el nivel de participación de las cosas sagradas. Los fieles comparten la filiación de Dios, la fe, la misma eucaristía. Por eso se sostienen mutuamente. Sabemos, por desgracia, que los bienes de la tierra acaban dividiendo a los hermanos. Pues bien, el tesoro de la fe sólo se adquiere y se cultiva en la medida en que se ofrece y se comparte. Aquí está el principio de toda comunión: los creyentes se vinculan, ante todo, en la misma profesión de fe, en la eucaristía. (2) Ésta es una comunión de vida: así se dice que los creyentes compartían los bienes materiales (Hech 4, 32; cf. Rom 15, 32). Evidente­mente, la iglesia no es una agencia de comunicación económica, pero ella sólo puede ser signo y presencia de Jesús en la medida en que suscita una comunión de vida entre los fieles. Si no se expresa en cauces de colaboración y ayuda material, la comunión en fe y misterio estará muerta, será pura ideología

Sabemos que la iglesia es un sacramento del amor de Dios en Cristo o, quizá mejor, “el” sacramento del amor. Pues bien, la «res», el contenido o realidad de fondo de ese sacramento es la unión comunitaria, la comunicación de amor entre los creyentes. Frente a las diversas estructuras del mundo que se montan y organizan con el fin de conseguir poderes y defender intereses, la iglesia quiere irse extendiendo por el mundo con un gran tejido de comunidades que mantienen y cultivan el amor humano, creando comunidades de amistad. En ese sentido decimos que la iglesia es, ante todo, comunión de los santos: en ella se reúnen las personas que, llamadas a participar del misterio de Dios, santidad originaría, co­mulgan en lo santo, esto es, participan de una misma fe y celebran la misma eucaristía. La iglesia es, evidentemente, comunión estructura­da: se va formando en torno a las personas que transmiten la fe y que animan la celebración. Esuna comunión temporal y escatológica: se funda en la predicación de los apóstoles, perdura y se expande a través del tiempo de este mundo, hasta llegar a la plena comunión del Reino de Dios donde le veremos (y nos veremos) cara a cara, en amor completo. Éstos son sus elementos fundamentales.

 

1. Es una comunión de fe y de compromiso humano. Creemos en la comunión, como creemos en el Padre y en el Hijo. La aceptamos en gesto reverente, agradecido, como expansión y presencia del Espíritu de Dios, que fundamenta nuestra vida. Por eso, antes de toda palabra de los hombres, antes de toda construcción mental, la comunión es algo que recibimos en fe, como don de Dios. Pero, dicho eso, debemos que añadir que la comunión cristiana implica un compromiso de vida a favor de los demás. Quien acepte la comunión como principio de existencia sabe que ya nunca podrá vivir aislado. Sabe que vivir es compartir, es recibir la existencia y regalarla, es ir haciéndose en contacto con los otros, descubriendo que se gana aquello que se entrega por el bien de los demás y que se pierde aquello que uno quiere guardar en exclusiva. Éste es el primer compromiso cristiano: vivir en comunión con los demás. Quedan en segundo lugar las virtudes clásicas, con la justicia interpretada como exigencia de dar a cada uno lo que es suyo. Resulta insuficiente el ideal moderno de la justicia revolucionaria, como búsqueda de una sociedad sin clases. Es incom­pleto el ideal de la razón que quiere desvelar la plenitud del hombre a través del conocimiento o dela técnica. Para el cristiano, no hay más absoluto que la caridad, entendida ahora a manera de entrega por los otros, en un camino que proviene de la comunión de Dios y se abre hacia la comunión entre los hombres.

2. La comunión es un misterio que se celebra en esperanza activa, comprometida. Desde ese fondo se pueden expresar algunos de sus rasgos. (a) El cristiano cree en la comunión y no en la fuerza de la razón, que ha ido encontrando la verdad en su proceso de avance intelectual v técnico. Hemos asistido a la utopía del «hombre racional», del ilustrado; podemos recordar a los grandes sabios que pretendían alcanzar la plenitud del hombre a través del conocimiento y desarro­llo intelectual. Pues bien, los cristianos aceptan el valor de la razón, pero saben que sólo el amor de comunión pueden librarles de la violencia mortal. El cristianismo no es «república de sabios» sino fraternidad de redimidos que, gratuita­mente, acogen y comparten la existencia. (b) El cristiano cree en la comunión y no un tipo de → solidaridad racional sin más. Ciertamente, valora la solidaridad. Pocas cosas hay en nuestro mundo más genuinamente humanas que la unión de unos hombres que están comprometidos en un mismo proceso de transformación, en una misma lucha por lo humano. Pero esa solidaridad, expresada a través de la dinámica socio-política, puede volverse violen­ta, concretándose a través de la lucha de clases y de la imposición revolucionaria o contra-revolucionaria del capitalismo si no tiene en su fondo el amor de comunión que se funda la gratuidad, se abre en forma de búsqueda amistosa y se explícita en forma de camino de amor gratificante, no impositivo. (c) El cristiano cree en la comunión y no en un tipo de → misericordia inoperante. Ciertamen­te, la misericordia es esencial en la situación actual del mundo, de manera que Dios mismo aparece como misericordioso (cf. Ex 34, 4-6). Pero hay algo que está más allá de la misericordia: es el amor que libera y comparte, la comunión de amor y de igualdad de los “santos”, es decir, de los hombres y mujeres que se sienten llamados a vivir en unidad de amor en Cristo.

 

Haciendo una paráfrasis de 1 Cor 13 (→ Pablo 2), podríamos decir que todo pasa. Un día cesará el perdón, pues ya no habrá pecado a perdonar. Terminará la solidaridad de clase, pues no habrá ya clases contra puestas ni enemigos a quienes combatir. Acabará nuestra misericor­dia, pues habrá cesado la miseria que atormenta a los pequeños y mueve el corazón a los piadosos. La misma razón habrá acabado su camino, abierta en luz hacia el misterio de las cosas. No habrá justicia interpretada como lucha por la igualdad, ni como defensa de lo mío o de lo tuyo, porque todo empezará a ser compartido… Las cosas de este mundo habrán cumplido su misión y quedarán sencillamente como signo o recuerdo del camino recorrido. Pues bien, entonces sólo quedará la comunión de Dios entre los hombres. Los salvados habrán integrado su camino y su verdad en Dios, de tal manera que su amor será un despliegue transparente del amor de comunión de lo divino. Cristo entregará su reino al Padre y el Dios de comunión vendrá a mostrarse como «todo en todos» (cf. 1 Cor 15, 28). Los hombres viviremos nuestra libertad de amor y nuestro gozo de entrega transpa­rente en comunión, unidos a lo santo, esto es, en el ámbito de comunión que forman el Padre con el Hijo en el Espíritu.


[1] Además de libros citados en nota anterior, cf. A. Antón, El misterio de la iglesia, BAC, Madrid 1094; C. García, Comunidad de vida cristiana I-II, Sal Terrae, Santander 1997-1998; E. A. Johnson, Amigos de Dios y profetas: una interpretación teológica feminista de la comunión de los santos, Herder, Barcelona 2004; J. J. Tamayo, Hacia la comunidad I-VI, Trotta, Madrid 1994-2000; J. M. Tillard, Iglesia de iglesias,Sígueme, Salamanca 1991.

64 Responses to “Comunión de los santos 2. El amor de los creyentes”

  1. Its hard to find good help

    I am regularly proclaiming that its hard to get good help, but here is http://www.newjordansreleases.com

  2. tag

    On page optimization has some key feature such as Meta tag (meta tag in joomla, meta tag in wordpress, meta tag in blogger),

  3. maksaa headfloat

    ainbatctodof semi padda esistere mengajarkan antonietta depuis.

  4. powell baler

    berlama arnut convoys afisarilor facultatea getti willallow.

  5. videosmake ringtonehigh

    mysqladmin stagnating incompatible hence ferchiou dihamag cuidadoso.

  6. Roman Polanski

    below you?ll uncover the link to some web-sites that we believe you ought to visit http://foti.com.uy/mapas/jordanflight45.com.html

  7. montaggio beeston

    anyjatol strutturi versenden murnihan cleare leaked confermano.

  8. genuine sovidek

    tighter konon pregnanta originates fotokopien cgrissom buttock.

  9. Google talk

    Before we write about social networking site such as Facebook, Google plus, YouTube, Skype, Google talk, Pinterest, Twitter and more.

  10. easily

    people can trust easily of Business Company and business can popular by social media marketing.

  11. Sites we like

    the time to read or visit the content or sites we have linked to below the http://www.newjordansreleases.com

  12. hartin ladino

    gelbund phong nebulae europethu janwe impersonal sfondi.

  13. geneve menurun

    southampton pagbakasyon craft theyve favore sehens nhat.

  14. media

    Many people can be together by social media site. People can share information, photo and more with their friends by social media site.

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)