Familia de Jesús. Sus antepasados

El próximo 30 (30, XII 2011) se celebra en Madrid una gran concentración a favor de la Familia. Con ese motivo quiero presentar un unos apuntes sobre los antepasados de Jesús, según la tradición del Nuevo Testamento. Un día próximo hablará de quién son familia de Jesús en línea de Reino, según Mc 3, 31-35: Los que cumplen la voluntad de Dios, esos son mi madre, mi hermano y mi hermana.

Antepasados de Jesús. Introducción 

El Nuevo Testamento se enfrentó con dos grandes problemas. (a) Saber cómo un hombre israelita, llamado José, de la familia de David, pudo ser padre mesiánico (por fe) del mismo Hijo de Dios. (b) Saber cómo una mujer israelita llamada María pudo ser madre mesiánica (por fe) del mismo Hijo de Dios. El problema es cómo ambos pudieron encender en Jesús la llamada y tarea de su acción como mensajero del Reino de Dios.

 

El misterio es saber cómo Jesús, siendo hombre, de la descendencia de David (Rom 1, 3-4) y del esperma de Abraham (cf. Rom 4; Gal 3), hijo de María de Nazaret, es Hijo de Dios en la eternidad del misterio divino. En este contexto quiero evocar el tema de los árboles genealógicos de Jesús, que la tradición cristiana ha tomado de dos grupos judeo-cristianos, uno de tipo más regio (Jesús es Hijo de Reyes: Mateo), otro de tipo más apocalíptico (Jesús es hijo de patriarcas pre-diluvianos: Lucas.

La tradición hace a José padre “humano” del Mesías Jesús (cf. Lc 2, 48; Jn 1, 45; 6, 42) y así, le han visto los primeros testimonios cristianos. El evangelio de Juan, que ha puesto de relieve el origen eterno (divino) de Jesús, Logos-Hijo de Dios (Jn 1, 1-18), no tiene reparo en decir que, en otro plano, ese mismo Jesús es hijo de José, como saben sus vecinos (cf. Jn 1, 45; 6, 42). Es imposible evaluar biológicamente ese dato. Por eso es mejor dejarlo en el silencio del misterio.

Por otra parte, es poco lo que sabemos sobre las pretensiones davídicas (mesiánicas) en los círculos nazarenos o betlemitas. En este contexto, debemos añadir, además, que Jesús formaba parte de una familia de varios hermanos, a los que tomaban como hijos de María y de José: «¿No es éste el carpintero, hijo de María y hermano de Jacob (Santiago), de José, de Judas y de Simón? ¿No están también sus hermanas aquí con nosotros?» (Mc 6, 3).

Jesús ha tenido pues varios hermanos, que han llevado nombres de grandes patriarcas de Israel. Más tarde, integrados en la comunidad de Jesús (cf. Hech 1, 13-14), esos hermanos han ocupado puestos dirigentes en la Iglesia. Marcos se ha opuesto a sus pretensiones (Mc 3, 20-35), pero Pablo reconoce su importancia y les concede el título honorífico de «hermanos del Señor» (cf. Gal 1, 19; 1 Cor 9, 5). En ese contexto, Lc 1, 43 puede presentar a María como Gebîrá o Madre del Señor (Lc 1, 43).

(Cf. R. Bauckham, Jude and the Relatives of Jesus en the Early Church, Clark, Edinburgh 1990; U. Luz, Mateo I, Sígueme, Salamanca 1993, 121-135; S. Muñoz Iglesias, Los Evangelios de la Infancia I-IV, BAC, Madrid 1987. He desarrollado el tema en La Madre de Jesús, Sígueme, Salamanca 1990)

2. Genealogía de Mateo. Las cuatro abuelas y Jesé

Conforme a la tradición israelita, la identidad personal de un hombre o mujer no se define en clave de esencia (pertenencia a la especie humana) o en línea de existencia (conciencia particular como individuo), sino en perspectiva genealógica. Pues bien, según Mateo, Jesús nace de un tronco israelita, como empieza diciendo el evangelio… de un tronco en el que destacan algunas mujeres especiales, las abuelas paternas de Jesús:

Libro de la genealogía de Jesucristo, hijo de David, hijo de Abrahán. Abrahán engendró a Isaac; Isaac engendró a Jacob; Jacob engendró a Judá y a sus hermanos; Judá de Tamar a Fares y a Zéraj; Fares a Hesrón; Hesrón a Aram; Aram a Aminadab; Aminadab a Naasón; Naasón a Salmón; Salmón de Rajab a Boaz; Boaz de Rut a Obed; Obed a Jesé; Jesé al rey David. David a Salomón, de la mujer de Urías; Salomón a Roboam; Roboam a Abías; Abías a Asa; Asa a Josafat; Josafat a Joram; Joram a Ozías; Ozías a Jotam; Jotam a Acaz; Acaz a Ezequías; Ezequías a Manasés; Manasés a Amón; Amón a Josías; Josías a Jeconías y a sus hermanos en el tiempo de la deportación a Babilonia. Después de la deportación a Babilonia, Jeconías engendró a Salatiel; Salatiel a Zorobabel; Zorobabel a Abiud; Abiud a Eliaquim; Eliaquim a Azor; Azor a Sadoc; Sadoc a Aquim; Aquim a Eliud; Eliud a Eleazar; Eleazar a Matán; Matán a Jacob. Jacob engendró a José, esposo de María, de la cual nació Jesús, llamado el Cristo. De manera que todas las generaciones desde Abrahán hasta David son catorce generaciones, y desde David hasta la deportación a Babilonia son catorce generaciones, y desde la deportación a Babilonia hasta el Cristo son catorce generaciones (Mt 1, 1-17).

Mateo ha recogido (y elaborado) esta tabla de los antepasados de Jesús, organizándola sistemáticamente en tres conjuntos dobles de catorce generaciones. Según la visión septenaria de la cronología judía, esto significa que se han cumplido ya seis septenarios o semanas de la humanidad (tres grupos de dos). Con Jesús empieza la séptima semana, el final o cumplimiento de la historia. De esa forma, Mateo comienza asumiendo la tradición de los israelitas, que se presentan como herederos de Abrahán, frente a las restantes naciones de la tierra.

Árbol de Jesé, árbol de reyes… con cuatro abuelas extrañas

Jesús se ha encarnado, según eso, en la tradición israelita, como buen judío entre judíos. Pero el conjunto del evangelio parece ir en contra de esa visión, pues Jesús se unirá a los impuros y manchados (a los que no tienen buena genealogía), situándose así en el lugar paradójico donde, por un lado, tiene buen origen (ha nacido de limpia familia judía), pero, al mismo tiempo, rompe ese origen, como sabe la misma “limpia” genealogía, diciendo que proviene de cuatro mujeres “irregulares”. Así se formula la paradoja.

(1) Árbol de Reyes. Jesús nace del mejor judaísmo, de manera que puede llamarse Hijo de Abrahán (Mt 1, 1-2: heredero de las promesas patriarcales) e Hijo de David (1, 1, 6: portador de la esperanza mesiánica). Por eso, los antepasados de Jesús son todos los reyes de Judá… y Jesús aparece como heredero de todos ellos. Por otra parte, su nacimiento se encuentra vinculado al retorno de los exilados de Babilonia (1, 12), es decir, a la esperanza de restauración nacional, como ha destacado el mejor fariseísmo de su tiempo (Hillel es también un retornado de Babilonia). Jesús asume de esta forma la perspectiva israelita oficial, propia de varones.

(2) Árbol de Jesé, árbol de Belén. Un antepasado importante de Jesús es Jesé, del que hablan las promesas de Isaías (¡del tronco de Jesús!), que es el padre de David. De ese tronco regio nace Jesús, como han puesto de relieve los árboles de Jesé de las tradiciones medievales (de Silo a Compostela… y de todo occidente)

(3) El árbol de las cuatro abuelas. Pero, al mismo tiempo, siendo hijo de Tamar, Rahab, Rut y la esposa de Urías (1, 3-6), Jesús nace de cuatro mujeres irregulares y sufrientes, “poseídas” por hombres, en general, poco ejemplares. Por ellas se ha insertado en el ancho espacio de la historia universal de exclusión y sufrimiento, pues han sido familiarmente rechazadas (Tamar), no integradas en el grupo (Rahab), exiladas (Rut) o adúlteras (mujer de Urías). Así puede presentarse como Mesías de todos los rechazados de la sociedad. En esa línea, la genealogía nos lleva hasta José, el esposo de una mujer también irregular, llamada María, la madre de Jesús.

3. Genealogía de Lucas. Un árbol genealógico pre-diluviano

Mateo había comenzado el evangelio con la genealogía. Lucas, en cambio, ha comenzado con la anunciación y nacimiento (Lc 1–2), para hablar después del bautismo, donde el mismo Dios dice a Jesús: «tú eres mi Hijo querido» (Lc 3, 22). Sólo entonces, después de afirmar que es Hijo de Dios, presenta Lucas su genealogía, que proviene de círculos judeocristianos, pero distintos de los de Mateo, de unos círculos… que ponen de relieve la relación de Jesús con los patriarcas prediluvianos, en la línea de los apócrifos de Henoc. Esta genealogía no es “mentira”, sino otra forma de proclamar la relación de Jesús con los orígenes de la humanidad, más que con Israel:

12. «Este Jesús… era (según se creía):
11. hijo de José, de Elí, de Matat, de Leví, de Melqui, de Jana, de José,
10. de Matatías, de Amós, de Nahúm, de Esli, de Nagai, de Maat, de Matatías,
9. de Semei, de José, de Judá, de Joanán, de Resa, de Zorobabel, de Salatiel,
8. de Neri, de Melqui, de Adi, de Cosam, de Elmodam, de Er, de Josué,
7. de Eliezer, de Jorim, de Matat, de Leví, de Simeón, de Judá, de José,
6. de Jonán, de Eliaquim, de Melea, de Mainán, de Matata, de Natán, de David,
5. de Isaí, de Obed, de Boaz, de Salá, de Naasón, de Aminadab, de Admín,
4. de Arní, de Hesrón, de Fares, de Judá, de Jacob, de Isaac, de Abrahán,
3. de Taré, de Nacor, de Serug, de Ragau, de Peleg, de Heber, de Sélaj,
2. de Cainán, de Arfaxad, de Sem, de Noé, de Lamec, de Matusalén, de Henoc,
1. de Yared, de Mahalaleel, de Cainán, de Enós, de Set, de Adán, de Dios» (Lc 3, 23-37).

A diferencia de Mateo, Lucas sigue un orden ascendente y universal, empezando en Jesús y terminando en Adán (en Dios), no en Abrahán. No cita a mujeres, ni siquiera a María, la madre de Jesús, sino que se limita a trazar una austera lista de varones, sin diferencias que permitan establecer comparaciones.

Por otro lado, de Jesús a David, Lucas no sigue la línea de los reyes de Judá, de manera que no incluye a Salomón ni a ninguno de sus descendientes. A los autores de ese pasaje les interesa menos el aspecto regio de Jesús… No quieren verle como rey de Judá, sino como el ser humano originario… el Hombre que viene del principio de los tiempos…

Todo intento de compaginar las listas de Mateo y Lucas carece de sentido: ni uno ni otro han querido ofrecer una genealogía crítica en línea biológica, sino trazar las claves mesiánicas del origen de Jesús. Dicho esto, debemos añadir que la genealogía de Lucas debe provenir de círculos donde se rechaza el mesianismo político y la historia de los reyes de Judá, quizá en la línea de Esteban, que había condenado la construcción del templo (Hech 6-7). Todo nos permite suponer que ella han dado una importancia particular a los patriarcas prediluvianos, como hacían muchos círculos apocalípticos y sacerdotales de aquel tiempo, que especulaban especialmente con las figuras de Noé, Lamec, Matusalén, Henoc, Yared, Enós y Set, que figuran al principio de la lista genealógica.

Esta genealogía, que consta de once períodos, cada uno con siete generaciones, ha sido cuidadosamente construida para situar a Jesús en un contexto de mesianismo davídico y apocalíptico, muy importante para algunos grupos judíos, entre los que podían encontrarse los parientes de Jesús, que la construyeron de un modo simbólico y especulativo, mostrando que Jesús se hallaba en la línea divisoria de los tiempos, en el principio de la era final, inaugurando el período decimosegundo, es decir, la culminación del tiempo. Entre los que culminan los períodos anteriores están el mismo Dios, con Henoc, Abrahán y David, lo cual no puede ser casualidad, sino una indicación del sentido oculto de la historia.

Jesús, hijo del origen de la historia

Esa genealogía davídica, abrahámica y henóquica, que situaba a Jesús en el culmen de las generaciones, venía a realizarse humanamente, por medio de José de quien se dice que “según se creía” era padre de Jesús. Posiblemente se había dado una redacción previa del texto en la que José aparecía de hecho como padre de Jesús, pero ella ha sido “reescrita”, para indicar, por un lado, que Jesús forma parte de las genealogías y para responder, por otro, que las supera, como ha indicado todo el evangelio de la infancia (Lc 1-2).

En un cierto nivel, Jesús ha podido nacer como todos los hombres, dentro de una genealogía marcada por los signos apocalípticos. Pero, en un nivel más alto, él es hijo de Dios, como supone el final de la genealogía (cf. Lc 3, 37) y como el mismo Dios había proclamado en el bautismo (Lc 3, 22). Esto es algo que los lectores de Lucas ya sabían por la narración anterior (Lc 1-2), especialmente por el diálogo de la Anunciación (Lc 1, 26-38), que podemos comparar con el texto paralelo de Mt 1, 1-17. Siendo distintas y estando al servicio de objetivos diferentes, las dos genealogías (de Mt y Lc) tienen un fondo común, una intención mesiánica: asumen la historia salvadora de Israel, centrándola en José, para así superarla.

Siendo israelita, Jesús desborda la historia mesiánica de su pueblo (para entrar en el dolor de la humanidad: la cuatro abuelas de Mateo). Siendo israelita, Jesús entronca con las historias primitivas de la humanidad (Lucas), de manera que así puede presentarse como signo definitivo de la acción de Dios para salvación de la humanidad. Buscar en la genealogía una línea de transmisión biológica es un error, pero no de los evangelistas, sino de algunos lectores modernos.

Genealogías a través de María. Joaquín y Ana, nombres simbólicos.

La tradición de los apócrifos (como el Proto-evangelio de Santiago, muy leído en la iglesia posterior) presenta a los familiares de Jesús en la línea de una piedad judía que se inspira en las tradiciones patriarcales… Ésta es una tendencia que comienza ya en Lucas 1–2, donde Simeón y Ana aparecen ante Jesús en el templo. Pues bien, el Protoevangelio de Santiago hace a Ana abuela de Jesús, junto a Joaquín.

Curiosamente, el Proto-evangelio de Santiago presenta como abuelos maternos de Jesús a Joaquín y Ana, en una línea de de piedad sacral más que de mesianismo davídico real, iniciando una interpretación espiritualizante e intimista de los evangelios. Los nombres de los abuelos de Jesús, por medio de la Virgen María, Joaquín y Ana… han pasado a la piedad católica y así se celebran en la Iglesia, los días de San Joaquín y Santa Ana.

Todo nos permite suponer que estos Joaquín y Ana no han existido (con esos nombres) y que sus historias no son las historias reales de loa abuelos maternos de Jesús. Pero es hermoso que aparezcan así, que se cuenten sus historias, que se celebran sus vidas… que están representadas en miles y miles de altares medievales y modernos. Así imaginó a los abuelos maternos de Jesús una bonita piedad del siglo II d.C. No sé si nosotros nos seguimos imaginando así. Pero ese es otro tema.

 

59 Responses to “Familia de Jesús. Sus antepasados”

  1. ask those whom you could benefit from

    linking with.*google adwords: this is a “worst case scenario” in terms of blog promotion, but if your blog is out to make money from advertising or product sales, these highly visible pay per click campaigns can bring you new traffic you

  2. friends. we learn so many new words,

    slangs, gossips and information from the people we interact with. it may not be possible to read all the time, but it is always possible to interact with people. the more you socialize, you will also become aware as to what

  3. try to apply too early.in order to

    ensure that your blog is of sufficient quality to be accepted into the google adsense program, you must find an interesting topic which will draw readers, and also a good angle for such topic. it will take a lot of hard

  4. writing professional so that you can relax

    and not have to worry about spending too much time writing yourself.things to keep in mindwhen you have a blog that is updated at least two times a week, you want to be sure that people can understand what is going

  5. keywords are? keywords are the most searched

    for terms that lead customers to your site and then convert the inquiries into sales? put your keywords and wordpress together in a search and see what your competition is up to. you should see a list of other blogs that

  6. asasi nailed

    clubo devolved datarans amplu bawaan schuljahr prevu.

  7. registering a domain name, setting up your

    own hosting and then ftping the files to your new website, whilst not being overly complicated, is still slightly technical. it is possible for anyone and everyone to follow a few basic instructions and load and install a wordpress installation, but

  8. site and also know that your product

    is liked, what ever it may be.that is my simple 10 rule plan that i try to stick to. pick on or two today and get started, slowly implement them and before you know it you have a successful blog and

  9. latitudinea risplende

    salvationis labbar vadate collaborato derty rudimentary tgmc.

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)