Niños, amar a los niños[1] El amor a los niños (hijos) constituye un elemento esencial del evangelio, que radicaliza así una experiencia israelita. En el judaísmo del tiempo de Jesús, los niños (descendencia) eran signo de Dios, pero sólo adquieren “autoridad” si cumplen la Ley y las normas sacrales, como muestra el Código esenio de […]