Niños, amar a los niños[1]

El amor a los niños (hijos) constituye un elemento esencial del evangelio, que radicaliza así una experiencia israelita. En el judaísmo del tiempo de Jesús, los niños (descendencia) eran signo de Dios, pero sólo adquieren “autoridad” si cumplen la Ley y las normas sacrales, como muestra el Código esenio de Damasco (CD 10, 6): los niños se vuelven valiosos cuando alcanzan la edad para celebrar la liturgia de los adultos y puros, cumpliendo los ritos; las niñas no valen para el culto, sino parala maternidad. En contra de esa actitud (y de cierta praxis jerárquica de la iglesia posterior), Jesús hace a los niños testigos y destinatarios del reino. Precisamente porque carecen de poder según ley y porque están en manos de los otros son signo de Dios. Desde este fondo podemos evocar dos pasajes significativos de Marcos (Mc 9, 35-37; 10, 13-16) en los que Jesús define el sentido de los niños y la forma en que los adultos han de amarles y serviles. El primero se sitúa dentro de un contexto de disputa por los primeros puestos. Jesús responde:

 

Quien quiera ser el primero, sea el último de todos y el servidor de todos. Luego tomó a un niño, le puso en medio de ellos y, abrazándole, les dijo: pues quien reciba a un niño como éste en mi nombre, a mí me recibe; y quien me recibe a mí, no me recibe a mí, sino al que me ha enviado (Mc 9, 35-37).

     Los discípulos habían empezado a repartirse poderes, en ejercicio normal de autoridad y previsión política. Jesús les contesta ofreciéndoles una lección de pequeñez (el mayor es el más niño), cercanía afectiva (Jesús abraza al niño) y servicio (pide a los suyos que acojan a los niños). Ellos entendían el evangelio en clave de dominación (querían ser mayores). Jesús lo anuncia y prepara en línea de creatividad mesiánica: sólo conoce el Reino quien sabe querer (abrazar) a los niños y servirles. Los discípulos no entienden (Mc 9, 32). No son ignorantes ni perversos, sino simplemente humanos, realistas, y saben que todo proyecto necesita un liderazgo (incluso la iglesia). Ellos se creen capaces de ordenar y dirigir el reino. Pero allí donde dirigen las cosas desde arriba, los inútiles o niños (los impuros) quedan marginados. Para invertir esa tendencia, Jesús toma un niño y, en señal de autoridad, lo pone en pie en medio del grupo y después le abraza, en signo de amor. La más honda autoridad consiste en acoger (abrazar, dar casa) a los niños. Los discípulos querían prepararse, haciéndose primeros, para dirigir de esa manera a los demás. Jesús, en cambio, les educa para que puedan amar a los niños (propios o ajenos, todos), en gesto de amor no impositivo

Parece que en el mensaje deJuan Bautistano había lugar para el amor de los niños: la tarea principal era prepararse parala muerte. Jesús, en cambio, inicia un movimiento de reino con los niños. También la iglesia actual parece preocupada por grandes problemas, que necesitan buenos dirigentes (obispos), expertos en el mando. Pues bien, en contra de eso, Jesús quiere que sus discípulos sean expertos en amar a los niños; pero no a los “buenos niños”, de familia patriarcal, perfecta, sino especialmente a los niños perdidos por la calle, expulsados y solos, dentro de una sociedad que se desintegraba. Estos niños a los que Jesús “ama” (quiere acoger en su iglesia) no son importantes por su “inocencia” sexual, como se dirá en una línea gnóstica (cf. Ev.Tom 37), sino porque están especialmente necesitados. Frente a unos discípulos patriarcalistas, que se piensan grandes por dirigir a los demás (sin duda, con acierto), Jesús destaca el valor de los últimos, los niños:

 

Y le llevaban niños para que los tocara, pero los discípulos se lo impedían. Jesús, al verlo, se indignó y les dijo: Dejad que los niños vengan a mí; no se lo impidáis, pues de los que son como ellos es el reino de Dios. Os aseguro: quien no reciba el reino de Dios como un niño, no entrará en él. Y, abrazándolos, los bendecía, imponiéndoles las manos (Mc 10, 13-16).

 

Se trata de niños pequeños, que no pueden venir por sí mismos, sino que los traen, para que Jesús les “toque”, es decir, se ocupa de ellos, en línea de Reino, quizá en gesto de magia. Pues bien, los discípulos se sienten molestos, sin duda porque entienden el Reino de Dios de otra manera, como una experiencia de poder. Jesús, en cambio, entiende y expresa su autoridad en línea de amor generoso. Por eso abraza a los niños, en gesto de cariño y comunicación vital. Más aún, Jesús bendice a los niños, ofreciéndoles así la autoridad de Dios, y les impone las manos, como se hacía al consagrar a los sacerdotes de Israel (cf. Num 27, 18; Dt 34, 9), como el mismo Jesús hacía a los enfermos, para ofrecerles la salud de Dios (cf. Mc 5, 23; 7, 32). En el centro del servicio de la iglesia aparece así el amor a los niños: los mensajeros de Jesús no han de ser rabinos o letrados, hombres de leyes y sistema, bien entrenados en el mando, sino especialistas en acogida y educación infantil, es decir, en amor activo a los niños. Por eso, han de volverse como niños, en proceso educativo que invierte los valores del sistema, donde importan los gerentes y jefes capaces de mandar sobre los otros. Los dirigentes de la iglesia han de ser hombres y/o mujeres capaces de acoger a los niños, no en perspectiva patriarcal (desde arriba), sino de identificación y diálogo: de acogerles, abrazarles y bendecirles, para que puedan crecer en amor. La iglesia posterior ha ritualizado este gesto en el bautismo de los niños, corriendo el riesgo de encerrarse y encerrarles en un plano sacral. Jesús, en cambio, quiere que podamos acogerles de manera humana, integral, ofreciéndoles espacio de existencia, pues valen por lo que son ya, no por lo que un día seránJesús no ha venido a reproducir la estructura del sistema, sino a crear un movimiento de comunicación gratuita y personal donde los niños y pobres sean primeros. Así invierte el orden social desde los antes excluidos. De esa forma, su iglesia puede y debe establecerse como sociedad alternativa, pues lo que importa no es una armonía superior, sino el despliegue gratuito de la vida, que se ofrece de un modo especial a los niños.     Allí donde el Bautista clamaba que el mundo está maduro para el juicio, afirma Jesús que es ya tiempo del Reino, a partir de los niños. El sistema les valora porque les necesita y quiere reproducirse por ellos. Jesús les quiere por sí mismos, porque están necesitados y son signo del Dios infinito, no función de un sistema. La contemplación gozosa del valor infinito de los niños y el servicio de amor que se debe ofrecerles constituye el principio del evangelio. Por eso, los representantes de la iglesia (obispos o presbíteros) deben ser especialistas en amar y servir a los niños, pero no al modo patriarcal (en gesto de benevolencia superior), sino en cercanía cordial y vida compartida. Si ellos se vuelven incapaces compartir de una manera consecuente la vida con los niños ponen en riesgo la institución del evangelio

 



[1] Cf. J. D. Crossan, “Kingdom and Children. A Structural Exegesis”: JBL, Sem. Papers 1982, 63-80; El nacimiento del cristianismo, Sal Terrae, Santander 2002; V. K. Robbins, “Pronouncement Stories and Jesus Blessing of the Children. A Retorical Approach”: JBL Sem. Papers, 1982, 407-435; X. Pikaza, El Evangelio. Vida y pascua de Jesús, Sígueme, Salamanca 21993, 133-143

107 Responses to “”

  1. share

    So business owner can participate in blog site. They can comment in blog post and they can easily share web site link from comment.

  2. chars relentless

    inverse talkconcord mangumusta liniar bisa waited htmbasiel.

  3. Click Here

    please take a look at the internet sites we adhere to, like this one particular, because it represents our picks through the web http://www.newjordansreleases.com

  4. fedeler lascito

    tamervanity faces presaledolls polisso thenok databasessql atentatele.

  5. larga halk

    nowto micro token lamin pressao exhibition severance.

  6. established

    Social media is an effective way for established of business. Many business man use social media for their affiliate marketing business.

  7. provide

    It can make more followers of business site. Many companies provide social media marketing service.

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)