Sábados Literarios. Fernando Savater siempre está en el mejor lado

savater-sara-torres-arielEl último libro de Fernando Savater –esperemos que solo sea el último de momento- se titula “La peor parte” y lleva el subtítulo de “Memorias de amor”. A Savater hace cuatro años la vida le dio un golpe en su línea de flotación. El duelo del filósofo extraña, por largo, porque la vida no para de mostrar páginas y abrir ventanas y puertas, pero el caso es que nuestro hombre no levanta cabeza y eso nos extraña a quienes lo tenemos por uno de los tipos más divertidos y amables de esa jungla que llamaremos industria cultural. Savater dice que está triste y, naturalmente, le creemos, pero no hay manera de entristecerse leyendo su libro, porque él ha hecho de la amenidad y el ingenio literario sus grandes armas, y aunque cuente tristezas y desgarros, uno lo lee con fruición y aprovechamiento y con envidia también hacia quien ha sabido jugar el juego de la vida con pasión y apetito de sabio. Así que aunque la que cuente sea la peor parte, hay que constatar que él suele estar en el mejor lado y que a su lado se está bien, siquiera a su lado lector.

Como no soy crítico literario, ni malditas las ganas, no me veo obligado a buscar aspectos fallidos en la obra. A mí me gusta tal como está escrita, creo que lo ha hecho con sinceridad yportada_la-peor-parte_fernando-savater_201906121058 verdadero amor por Sara Torres, Pelo Cohete en el lenguaje íntimo de la pareja. Con ella compartió 35 años “toda una vida de felicidad”. Es verdad que no nos adentra en la espesura que es una existencia, con la profundidad y el drama que esta siempre conlleva. Ese drama solo aparece como el resultado de la muerte de Pelo Cohete, pero todas las peripecias que evoca Savater de su vida compartida son un fantástico catálogo de buenos momentos, de aventuras y dichas. La propia Sara le reprocha alguna vez su superficialidad, el hecho de que se lo toma todo como un juego, la ausencia de compromiso real con las cosas a ras de suelo. Eso es cierto, porque está en el ADN del escritor, para el que vivir ha sido una permanente búsqueda de deleites. Él mismo confiesa que hasta algo tan serio como la lucha contra ETA –ejemplar tanto en el caso de Fernando como de Sara, quien había pertenecido al grupo terrorista en los primeros setenta o al menos había coqueteado peligrosamente con él- le había divertido mucho. Bueno, cada uno está cosido de un modo singular y así como hay personas para quienes cualquier trance tiene un aire grave y funeral, hay espíritus festivos como el de Savater que saben encontrar el lado juguetón a todo, salvo cuando la muerte, claro, llega con su certificado de realidad inexorable y se lleva el juguete más amado. Pero no censuremos al elefante por ser elefante, a la rana por ser rana o a la mariposa por ser mariposa. Baste ser el mejor elefante posible, la mejor rana posible o la mejor mariposa posible. Savater no es, desde luego, elefante, pero en lo suyo nos ha ofrecido una versión exquisita, a lo que hay que añadir un sentido admirable de la educación y una sonrisa afectuosa e irónica que no ha perdido ni en los peores días, al menos en sus comparecencias públicas.

A su manera ha vivido y ha escrito Savater, una manera que le ha hecho ganarse muchas enemistades en las élites intelectuales, que durante años lo veneraron, pero ya se sabe que esas élites, con frecuencia, son alérgicas a los cambios de opiniones y posiciones y que hay una izquierda cargada de prejuicios y etiquetas que moriría antes de renunciar a sus catecismos. En fin, allá cada cual con su doctrina, y larga vida al donostiarra que ha escrito grandes páginas literarias en el último medio siglo, aunque con frecuencia las mejores no hayan sido las más graves. No está en su naturaleza.

6 Responses to “Sábados Literarios. Fernando Savater siempre está en el mejor lado”

  1. Estupendo. Espero que tu también sigas escribiendo

  2. Magnífica reseña. Después de leer esta entrada, la lectura de “La peor parte” se vuelve imprescindible.

  3. Queridos, treinta y cinco años de felicidad, o peor, toda una vida de felicidad, son un imposible filosófico, metafísico, climático, biomédico y hasta diodenal, que añadiría el grandísimo Ch. Savater es un raro híbrido entre filósofo profundo y ciudadano ligero de cascos, gaseoso y pueril. Cualquier otro/a en su lugar habría digerido con madurez y entereza suficientes la viudedad terrible, la orfandad… Pero el no, y sus mucho leales, yo al menos, nos preguntamos por qué sigue tan pesao, con tantísima filosofía, antigua, clásica, medieval, moderna y contemporánea que lleva dentro. Estábamos ante un adolescente juguetón y no lo sabíamos. Ahora, no se ante qué o quién estamos, pero da que pensar. No puedo evitar acordarme de Umbral, de cómo Mortal y Rosa me hizo sospechar que no había más Umbral que aquel, desgarrado de dolor, y que todo el Umbral restante en realidad no era más que cartón y buen uso del de las amistades y del diccionario. Ahora siento algo parecido: “Este tío, me digo, nunca ha estado a la altura de su prosa valiosísima, es -perdóneseme- un farsante”. Y según me lo digo me arrpiento. Y según me asalta la culpa me lo vuelvo a decir: ¡Qué coño, un farsante y un frívolo!”. Pobre hombre. Una dedicación académica ejemplar, un discurso brillante, unas obras emblemáticas durante años pueden fingirse. El dolor no.

  4. “En la vida la maravilla coexiste con el horror”, son palabras de Sabater. Uno nunca sabe la verdad de los demás, incluso de sí mismo. Ignoro la medida del dolor de Sabater, aunque pienso que las experiencias reales son incomunicables. Solo el genuino arte, el de Sabater, consigue escapar a la encerrona. Me identifico con él cuando hace tiempo dijo: “Empiezo a darme cuenta de que quizá acabaré triste, como cualquier imbécil”

  5. Savater es con “uve”, querido Macaón.

  6. Mil disculpas.

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)