Niños y cementerios

Estar en noviembre y no hablar de cementerios casi sería imperdonable. Sin embargo, algunas veces, una se lleva una sorpresa porque encuentra una escena muy extraña en un cementerio.
El fin de semana anterior a la fiesta de Todos los Santos fui al cementerio de mi ciudad. La puerta por la que accedo normalmente se abre en la zona de las capillas familiares.
Nada más entrar me sorprendió mucho ver a un joven matrimonio acompañado de sus dos hijos, niño y niña. El niño era el mayor y tendría alrededor de 5-6 años, su hermana no creo que llegara a los 4.
Los padres y los niños andaban de la capilla a una cercana fuente donde llenaban los jarrones de agua para depositar las flores. Me llamó tanto la atención que unos padres llevaran a sus hijos al cementerio que, con bastante curiosidad, me paré a una distancia prudencial junto a otra capilla para ver qué hacían.

TORRERO CEMENTERIO

Los padres les hablaban a los niños de sus familiares allí enterrados. En concreto, el padre, le contaba a su hijo que cuando tenía aproximadamente la edad que él tenía ahora, su padre falleció y se fue al cielo y que desde allí lo ha querido y ayudado siempre.
No debía ser la primera vez que los niños acompañaban a sus padres al cementerio ya que el niño recordaba que allí estaban enterrados unos tíos que él no había conocido y que estaban en el cielo desde hacía ¡más de cien años! El padre intentó concretar algo más la fecha pero para el niño muchos años eran, sin la menor duda, más de cien.
Toda la familia participó en la colocación de las flores y en la limpieza del suelo. Cuando terminaron llegó el momento de rezar. Los padres situaron a los niños delante de ellos explicándoles quienes eran los que allí descansaban y comenzaron a rezar pidiendo que Dios los cuidara en el cielo hasta que volvieran a reunirse todos juntos allí.
Cuando terminaron de rezar, la madre, les decía a sus hijos que no había que tener miedo a la muerte porque era ir a otro sitio donde Dios, que nos quiere mucho, nos espera y también están las personas a las que hemos querido.
Parece ser que a la niña lo de Dios se le escapaba un poco así que su madre la cogió en brazos atendiendo lo que la pequeña le decía. No entendí a la niña pero, por la respuesta de la madre, deduje que la niña había preguntado si también estaba el Niño Jesús ya que la madre asintió con la cabeza a la vez que decía que sí, que el Niño Jesús también estaba.

angel y niño

Permanecieron unos momentos en silencio y, cuando el padre se disponía a cerrar la puerta de la capilla, la niña se puso delante y dijo de cantar un villancico porque al Niño Jesús era lo que le gustaba.
Esta decisión de la niña sí debía ser nueva por la cara de sorpresa que pusieron los padres y por la negativa del ‘hermano mayor’. Pero la niña insistió. Los padres comentaron algo, debió ser qué villancico cantaban, y muy bajito entonaron el ‘Noche de paz’ que les debió de parecer el más adecuado para el sitio.
Una vez terminaron el padre cerró la puerta de la capilla, se dieron un abrazo todos y salieron del cementerio tranquilamente.
Fue una escena maravillosa que me hizo pensar en lo extraño que nos parece lo que debería ser normal.
Ahora, a los niños, se les niega que tengan un contacto directo con la muerte porque los puede traumatizar. Sin embargo, no se les priva de ver la televisión donde los actores mueren hoy en una serie para salir mañana en otra, lo que provoca que muchos niños, a la hora de enfrentarse a la muerte de alguien (siempre que no se la disfrace de viaje o algo parecido), reaccionen como si mañana o pasado fuera a volver, porque es lo que están acostumbrados a ver.
Los niños de la escena que vi en el cementerio, tendrán la suerte de crecer sabiendo que la muerte es un paso más de la vida, y que no es el final de todo. En unos pocos años espero que sus padres les hablen de la esperanza para que, cuando llegue el momento de vivir la separación de un ser querido, la vivan como un hasta luego en la certeza de que viviremos un tiempo sin ver a esa persona, pero ni un día sin quererla y sin sentirnos querido por ella.
¡Qué suerte la de estos dos niños por tener unos padres que les hablan de la vida y de la muerte! En realidad les hablan de la vida y de la Vida.

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)