¿El chivo expiatorio?

coronel-de-palma-recortada.jpg ¿Será Alfonso Coronel de Palma, flamante presidente -por el momento- de la Cadena COPE, el “pagano” de la polémica Losantos?. Hay rumores de que el cardenal Rouco podría convertirle en el “chivo expiatorio” o en el “cabeza de turco” para salir de la crisis,  con la excusa de que no ha sido capaz de poner orden en la emisora, concretamente en la cuestión de los “presentadores estrella” porque junto con Federico Jiménez Losantos,  en estos momentos condenado por injurias continuadas al alcalde de Madrid, tampoco goza de muchas simpatías episcopales el conductor de la “Linterna”, César Vidal, a quien por cierto, sus “hermanos” de la Federación de Entidades Religiosas Evangélicas de España (FEREDE) tampoco le tienen en alta estima.

Ríos de tinta han corrido estos días desde los medios informativos y ríos de rumores han circulado por Roma y ambientes eclesiales en España, tras la reunión del Comité Ejecutivo de la Conferencia Episcopal, y a raíz de la disidencia pública de algunos ilustres prelados y purpurados a causa de “los dolores de cabeza” de la COPE y del apoyo, principalmente, del cardenal y arzobispo de Madrid, Antonio María Rouco, a la continuidad de Federico Jiménez Losantos en la cadena de emisoras cuya mayoría accionarial detentan los obispos. Entre estos ríos de tinta, Jesús Bastante, inasequible al desaliento desde su blog “El barón rampante”, nos informaba el pasado día 16 de que  Coronel de Palma no seguirá al frente de la Cope. “El presidente del Consejo de Administración de la cadena Cope,  no continuará el próximo curso al frente de la cadena propiedad de la Conferencia Episcopal, según han confirmado a esta bitácora fuentes de la emisora. Coronel de Palma, nombrado hace ahora dos años para “encauzar el rumbo” de la emisora y de sus comunicadores “estrella”, podría presentar su renuncia en el próximo consejo de accionistas de Cope, que tendrá lugar a finales de junio.  Al parecer, Coronel habría perdido la confianza de su actual equipo de directivos, y tampoco contaría con el apoyo de los principales comunicadores de la casa, quienes le achacan haber retrasado la firma de su renovación, hasta el punto de que, a día de hoy, todavía no se ha rubricado oficialmente el texto final, aunque el acuerdo es un hecho desde el pasado 19 de mayo. Por último, el todavía presidente de Cope tampoco se sentiría respaldado por su hasta ahora principal valedor, Antonio María Rouco Varela, quien durante la última reunión del Comité Ejecutivo del Episcopado se habría mantenido en silencio mientras otros prelados -Sistach y Cañizares a la cabeza- le echaban en cara la renovación de Losantos y Vidal, así como la “deriva ideológica” de la cadena de radio”, decía el “barón”.

Enric Juliana en La Vanguardia, con inconstestables fuentes, ha venido informando durante días sobre esta larga crisis de la cadena de los obispos quer parece haber llegado a su momento más álgido. En una de sus últimas informaciones, concretamente la del pasado día 4, el periodista informaba de discrepancias internas en la Cope por la línea Losantos.

Juliana afirmaba que “El debate eclesial sobre la línea de la emisora Cope, el principal medio de comunicación con el que en la actualidad cuenta la Iglesia católica para llevar a cabo su labor apostólica en España, se está trasladando a los órganos directivos de la propia cadena. Como una mancha de aceite, la discusión se extiende.  Manuel María Bru Alonso, responsable de los contenidos socio-religiosos de la emisora, ha dado a conocer su protesta por el trato hosco que el radiofonista Federico Jiménez Losantos dispensó el pasado lunes al cardenal arzobispo de Barcelona, Lluís Martínez Sistach.  Molesto por las declaraciones de Martínez Sistach en La Vanguardia del pasado domingo -en las que el cardenal enjuiciaba críticamente la actual línea de la Cope y se pronunciaba contra su continuidad-, Losantos le mencionó varias veces en tono despectivo. “Cardenal, acardenalado”, jugueteó.  “Esta mañana (por el lunes) se ha cuestionado la libertad de expresión de una persona que siempre debería ser especialmente respetada en esta casa, el cardenal arzobispo de Barcelona. Más aun cuando de lo que habla es de esta casa”, ha escrito Bru Alonso en su blog, inserto en la página web de la emisora Cope.  El responsable de contenidos socio-religiosos de la cadena católica también desliza un comentario crítico sobre la apologética liberal que Jiménez Losantos afirma defender con ardor. “Nunca me ha convencido la defensa de la libertad de los liberales -escribe Bru-, por muy natural que parezca que un liberal defienda la libertad. La razón de mi desconfianza es doble: primero porque el liberal puro, al no tener una visión trascendente de la vida, no suele dar mucha importancia al respeto a la dignidad humana de los demás a la hora de ejercer su libre albedrío. Segundo, porque su característico individualismo autosuficiente le lleva a magnificar el derecho a su propia libertad, y minimizar, cuando no negar, el derecho a la libertad de los demás”.

 En una línea parecida, agregaba Enric Juliana, se expresaba el pasado domingo el escritor católico Juan Manuel de Prada en las páginas de L´Osservatore Romano, diario del Vaticano.

 Y el cardenal Martínez Sistach reiteró ayer en declaraciones a TV3 sus críticas a la deriva de la emisora católica. “No puedo decir que la Cope sea la voz de Rouco Varela (cardenal arzobispo de Madrid y presidente de la Conferencia Episcopal), pero si se produce una desafección de mucha gente respecto a la Iglesia por culpa de la emisora, hay que arreglarlo”. En el programa Els matins,el cardenal volvió a pronunciarse contra la continuidad de Jiménez Losantos. “La Cope dificulta nuestro trabajo”, subrayó”.

Hasta aquí una de las excelentes informaciones sobre esta cuestión desveladas por el periodista. Ayer y hoy, tras la sentencia favorable a la demanda de Ruíz Gallardón contra Losantos, la prensa escrita y los digitales han seguido entrando en la polémica, a raíz, sobre todo, de las críticas vertidas por Losantos contra la sentencia  en aras de la libertad de expresión.

Y así, ayer, en un editorial  firmado por el director de La Vanguardia,  José Antich, y titulado “La libertad de expresión”, éste afirma que “… Hace ya demasiado tiempo que la cadena episcopal ha dado vía libre a una sucesión diaria de insultos a unos y a otros – obispos incluidos-, que nada tiene que ver con lo que es y predica el ideario de la emisora. Envolverse ahora con la bandera de la libertad de expresión es algo más que un acto de cinismo, ya que no es la libertad lo que está en discusión, sino los límites del insulto y la injuria, se trate de un cargo público o de un ciudadano cualquiera. La sentencia es importante. Y llega en pleno periodo de declaración del IRPF, en el que los católicos están llamados a contribuir a la Iglesia. Coincide también con la comisión permanente de la CEE, que, entre hoy y mañana, deberá adoptar una decisión sobre el futuro de algunos de los directivos de la cadena y sus comunicadores estrella…”.

El País tampoco se ha quedado al margen, y también en otro editorial de su edición de hoy, titulado “La condena”, aborda la cuestión afirmando, entre otras cosas, que “La condena judicial del periodista de la Cope Federico Jiménez Losantos por un delito continuado de injurias graves con publicidad contra el alcalde de Madrid incide sobre tres asuntos de interés público: los límites a la libertad de información y expresión, la teoría de la conspiración sobre el 11-M y el papel de la emisora propiedad de la Iglesia. La libertad de expresión y de información es muy amplia, pero tiene límites. El primero es el de la veracidad. El amparo que la Constitución ofrece a informaciones y opiniones requiere que no se basen en falsedades o al menos que haya habido un intento diligente de verificación. Losantos no respetó ese límite cuando acusó reiteradamente a Alberto Ruiz-Gallardón de propugnar que no se investigara el 11-M y que ese crimen que causó 191 víctimas quedara impune.

Realizó esa acusación de manera reiterada, incluso después de que el alcalde declarara públicamente que no había dicho eso, y también después de la presentación de su querella por injurias; y lo hizo utilizando todo tipo de expresiones ofensivas, que no añadían nada a la información ni contribuían a la formación de la opinión. La Constitución, dice la sentencia, no reconoce el derecho al insulto. En esas condiciones, sin un fundamento veraz y con intención ofensiva, la apelación a la libertad de expresión no sólo es jurídicamente improcedente, sino que se convierte en un pretexto para otros fines…”.

…”Esta actitud intimidatoria del periodista se proyecta sobre el presente, dada la voluntad expresada por el presidente del PP, Mariano Rajoy, tras las últimas elecciones, de mantener su independencia frente a presiones mediáticas, en referencia transparente a Losantos y otros influyentes comunicadores. Resulta por ello un magno ejemplo de distorsión interesada de la realidad que algunos de esos comunicadores, como el director de El Mundo, consideren que la condena de su colega establece un precedente disuasorio para los periodistas que se atrevan a criticar al poder. Más bien al contrario, la sentencia está llamada a servir de freno a la utilización impune, con el pretexto de la libertad de expresión, del poder intimidatorio de ciertos medios para coaccionar a personas públicas. Finalmente, -concluye el editorial d El País-, no es irrelevante el hecho de que ese delito continuado de injurias apreciado por el Juzgado de lo Penal número 6 de Madrid se haya cometido desde la emisora propiedad de la Conferencia Episcopal. Hay motivos para pensar que los obispos, o algunos obispos, temen más que su locutor estrella se revuelva contra ellos si no le apoyan suficientemente que al descrédito que su presencia en la Cope ocasiona a la Iglesia española”.

Ante esta situación, a unas horas escasas de la rueda de prensa convocada mañana en Añastro con motivo de la finalización de los trabajos de la Comisión Permamente de la Conferencia Episcopal, cabe preguntarse si Rouco saldrá de sus silencios habituales y dará alguna explicación ante la que está cayendo. El cardenal Amigo ayer adelanto a este “bloggero” que en principio no habría ninguna decisión sobre la Cope porque  la cuestión no figura en el orden del día, si bien se abordaría en la sesión reservada. Yo también opino que de la rueda de prensa, que en principio dará el portavoz y secretario de la CEE, Juan Antonio Martínez Camino, no saldán grandes titulares sobre este asunto a pesar de que habrá lleno total de periodistas, y a pesar de que -se nos informe mañana o no- la Permanente habrá adoptado alguna decisión para el futuro, aunque  sin alharacas. La solución mañana y, sobre los últimos silencios de Rouco, les prometo que hablaremos otro día…

2 Responses to “¿El chivo expiatorio?”

  1. A la vista del comunicado de la COPE, que reproduzco a continuación, sería bueno saber qui¡én lo firma: el presidente de Cope, los periodistas de la cadena, los dos afectados o el Consejo de Administración en pleno. Sería un acto de honestidad de cara a sus oyentes y a la Conferncia Episcopal.

    COMUNICADO CADENA COPE
    17 de junio de 2008
    Conocida la sentencia de la Magistrada Juez, titular del Juzgado de lo Penal número 6 de los de Madrid, por la que se condena a Federico Jiménez Losantos como autor de un delito continuado de injurias graves con publicidad, la Cadena COPE, desde el debido respeto a las decisiones judiciales, quiere manifestar su pleno respaldo al Director y presentador de su programa “La Mañana de COPE”.

    La mencionada sentencia no es firme y la Cadena COPE confía en que sea revocada en posteriores instancias, en las que encuentre mejor amparo la libertad de expresión, especialmente cuando se ejercita desde un medio de comunicación hacia quienes ostentan el poder.

    En la Cadena COPE seguiremos defendiendo el ejercicio de la libertad de expresión de Federico Jiménez Losantos y del resto de nuestros comunicadores que han demostrado su independencia. En eso contarán siempre con nuestro apoyo y nuestro respaldo.

    En la Cadena COPE amparamos el ejercicio de la crítica, para no abdicar de nuestra función como medio de comunicación libre en una sociedad democrática.

    La Cadena COPE lamenta la condena anticipada que tantos medios de comunicación han hecho en este caso, lo que ha supuesto para quien la ha sufrido una condena añadida a la legítima, e insistimos, todavía no definitiva, dictada por el Poder Judicial.

  2. Trastevere:
    empiezo por el final de su artículo y por la “confidencia” que le hace mons. Amigo sobre la COPE. Así como su acerada profecía sobre lo que iba a pasar en la declaración al respecto en el día de hoy de la CEE ya que lo que usted escribe estaba publicado el día anterior.
    Estas letras son solo para felicitarle por el largo y profundo trabajo recopilatorio y de “cosido” que ha hecho de prácticamente todo lo publicado al respecto sobre lo que está acaeciendo o lloviendo sobre la COPE.
    Eva

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)