Las niñas que ayudan en los ritos vudú de Togo vuelven a la escuela

1166398591_vudu5.jpg

           

         El pasado día 18 Univision publicaba la siguiente noticia sobre las niñas que ayudan en los ritos vudú de Togo:

(http://www.univision.com:80/contentroot/wirefeeds/world/7572158.html)

         También las “kumari”, niñas-diosas de Nepal, podrán ir al colegio y gozar de todos sus derechos

TOGOVILLE, Togo, 18 Ago 2008 (AFP) -Cientos de niñas de entre 7 y 12 años podrán dejar su trabajo como asistentes de sacerdotes del rito vudú en Togo para ir a la escuela, poniendo fin así a un sistema abusivo y duramente denunciado por los defensores de los derechos humanos.

Tras tres años de campaña, los militantes pro derechos humanos se congratulan por una gran victoria, ya que las niñas eran alejadas de sus familias y a menudo se han visto involucradas en rituales en los que se las marcaba y eran objeto de abusos sexuales.

El cambio ha llegado tras un laborioso trabajo de las autoridades políticas y religiosas de este pequeño país del este de Africa donde el 60% de sus cinco millones de habitantes practican el vudú, una creencia nacida a finales del siglo XVI en las orillas del río Mono, que corre entre Togo y Benín.

La decisión final sólo se produjo tras numerosos sacrificios de pollos y vacas y numerosas ofrendas de bebidas y alimentos a las divinidades vudúes.

Y así, “Mamá Kponu”, la “madre de todas las divinidades” en Togo, accedió al cambio a finales de mayo.

Con sus casi 60 años, esta mujer que lleva en su cuello innumerables collares de colores, es la “reina sagrada” del bosque de Togoville, a 37 km al norte de la capital del país, Lomé, y extiende su autoridad a decenas de “conventos” que veneran a 150 divinidades de la influyente creencia vudú.”A partir de ahora, nuestras jóvenes serán libres tras los ritos de iniciación y así podrán ir a la escuela”, dijo Togbui Gnagblondjro III, el presidente de los oficiantes vudú.

“Los ritos reservados a las jóvenes se realizarán a partir de ahora durante las vacaciones” (escolares), agregó por su parte Hundjenuko, una sacerdotisa de la divinidad del trueno, Heviosso.

Varios cientos de muchachas eran bautizadas anualmente en los ritos vudúes en Togo, tras una iniciación de entre tres meses y dos años. Según la práctica ahora abolida, durante ese período, las niñas debían permanecer en conventos, sirviendo a las divinidades vudúes, sin ver a sus familias. 

Durante su instrucción, las muchachas aprendían las reglas de la comunidad, las danzas sagradas y algunas de ellas incluso eran escarificadas ritualmente en la cabeza, el pecho y los brazos para indicar a qué divinidades servían.

Según una investigación de WAO-Afrique, una organización no gubernamental defensora de la infancia, algunas también sufrían abusos sexuales, pero si escapaban podían ser repudiadas por sus familias. A otras, además, se les obligaba a casarse.

“Qué alivio que esas niñas ya estén finalmente a salvo”, declaró la diputada y ex ministra de la Infancia, Christine Agnele, quien durante años luchó para lograr el final de esa tradición.

Cleophas Mally, el responsable de WAO-Afrique, se congratuló con las autoridades de Togo por haber encontrado un punto de encuentro entre el respeto de los derechos de los niños y las costumbres locales.

El código de la infancia de Togo, que fue votado en junio de 2007, contempla penas de hasta cinco años de cárcel para quien tenga en su poder un niño con el fin de privarlo de su familia o de su entorno.

El vudú se basa en la adoración del dios Mahu y de otras 200 divinidades. Los rituales incluyen sacrificios de animales a esos espíritus pero sus devotos insisten en que no es una práctica de brujería.

 Fotografía obtenida de: http://www.tempsdoci.com/galerias/galeria_213/1166398591_vudu4.jpg

 —————

Un día después, concretamente el 19, la Agencia internacional de noticias EFE, publicaba una noticia similar, en este caso situada en Nepal: 

Adoradas durante siglos como deidades pero recluidas y solitarias en sus templos, las “kumaris” o “niñas diosas” de Nepal han recibido ahora el socorro del Tribunal Supremo, que ha garantizado su derecho a ser como los demás niños. El Supremo se ha pronunciado sobre un recurso presentado hace tres años por la abogada y activista de los derechos humanos Pun Devi Maharjan, quien mantenía que las “kumaris” se veían privadas de sus derechos a la educación, a la libertad de movimiento o a elegir alimentos.

“El Tribunal ha pedido al Gobierno que continúe con la tradición pero aseguránnina-diosa-kumari.jpgdose de que no son violados los derechos de las ‘kumaris’, derechos como la educación o la sanidad, de acuerdo con la Convención de las Naciones Unidas para la Infancia”, explicó hoy a Efe el vicesecretario del Supremo, Hemanta Rawal.

Rawal agregó que el Gobierno deberá crear un comité de cinco personas encargado de informar al Tribunal en el plazo de un año de las medidas adoptadas para acatar el veredicto. “Esta es una decisión positiva -dijo a Efe el activista por los derechos del niño Tarak Dhital-, quizá ahora puedan ir a la escuela y hacer pausas durante los rituales religiosos”.

 Las “kumaris”, seleccionadas entre niñas que no han alcanzado la pubertad por poseer 36 virtudes que las hacen “perfectas”, son reverenciadas por los hindúes y budistas de Nepal por su supuesto carácter protector frente a los demonios. Pero su condición divina lleva aparejados una alimentación a base de comida ritual “pura”, su confinamiento en un templo y la prohibición de tener contactos con los demás, por lo que no pueden acudir al colegio ni disfrutar una infancia normal.

“No debería haber barreras que impidan a las ‘kumaris’ acudir a la escuela o disfrutar de su derecho a la sanidad, porque no hay documentos históricos ni religiosos que restrinjan esos derechos”, sostuvo el Tribunal en el veredicto, hecho público el lunes.

Desde temprana edad, las “kumaris” son visitadas por decenas de miles de nepalíes y algún turista que acuden a sus templos a recibir su bendición, hasta que cesan en su puesto con la primera menstruación y dejan paso a una sucesora. Una vez al año, al final del monzón, las “kumaris” salen en procesión adornadas como colibríes para repartir sus bendiciones.

“Quizá haya muchos rezos al principio, pero más tarde hay mucha tensión en la vida de una ‘kumari’. Su infancia natural debe ser protegida”, afirmó Dhital. Las pequeñas diosas ocupan tres puestos en el valle de Katmandú, donde el avatar -encarnación terrestre de un dios en la cultura hindú- rige desde hace siglos los destinos religiosos de las antiguas ciudades-estado de Katmandú, Lalitpur y Bhaktapur.

De las restricciones que sufren las niñas da buen ejemplo la polémica que afectó el año pasado a la “niña diosa” de esta última ciudad, Sajani Shakya, por haber viajado a Estados Unidos sin pedir permiso previo de las autoridades religiosas del templo.

Shakya, una niña de doce años que ya ha dejado su puesto, asistió al estreno de un documental sobre su figura y se convirtió en la primera “kumari” que salía de las fronteras del país, pero a cambio sufrió una amenaza de expulsión por haber “desafiado la tradición”.

En su calidad de “protectora del reino”, los sacerdotes decidieron “perdonarla”, pero el caso Shakya hizo que arreciaran las críticas de los grupos defensores de los derechos humanos, que califican a las “kumaris” como niñas de infancia robada.En los últimos años, esa presión ha traído algunas reformas, como la de permitir que las pequeñas reciban educación a través de un tutor para que su transición al mundo “mortal”, una vez alcancen la pubertad, sea más fácil.

“Enviarlas a la escuela puede ser problemático. Su carácter divino quedará afectado: serán tocadas por otros y mantendrán relación con los demás, algo que no deben hacer en virtud de su condición divina”, dijo a Efe Bidyanath Sharma, experto en la tradición de la “kumari” (que significa virgen).
A la espera de ver cómo soluciona este problema el Gobierno, ahora en manos de los maoístas, el Supremo ha ordenado que disponga una pensión para las “kumaris” cuando éstas dejan su puesto, pues con él han contribuido a mantener vivas la cultura y la religión. 

La fotografía original está tomada de: touchinglynaive.wordpress.com/…/page/3/

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)