Juan José Omella: “Europa necesita laicos que celebren la Palabra”

san-millan-de-la-cogolla.jpg

El obispo de Logroño y Calahorra-La Calzada, Juan José Omella, ha sido el primer conferenciante en el encuentro de pastores agustinos recoletos que se está celebrando en San Millán.

Con el título “El obispo servidor de la Palabra y de la Iglesia”, Juan José Omella ha iniciado la serie de conferencias y mesas de trabajo programadas en el encuentro de obispos agustinos recoletos. Junto a él, en la mesa presidencial, el decano de los obispos asistentes, Agustín Ganuza (emérito de Bocas del Toro, Panamá) resumía la ponencia de su hermano en el episcopado con una espontánea sentencia: “Ha sabido resumir; se nota que ha sido profesor”.  

El obispo de Logroño expuso de un modo claro y conciso la tarea del obispo con respecto a la Palabra de Dios sirviéndose, en el Año Paulino, de la segunda carta de San Pablo a Timoteo en la que se lee: “Aviva el carisma que está en ti”. Continuó citando el Directorio de los Obispos donde se explica que los pastores han de ser “hombres de fe, discernimiento, esperanza, mansedumbre y comunión”. Auténticos imitadores de Jesús que han venido a servir y no a ser servidos. San Agustín lo expresaba con su conocida sentencia: “Para vosotros soy obispo, con vosotros soy cristiano”.

 Misioneros  

Omella, consciente de que sus hermanos de episcopado reunidos en San Millán son obispos misioneros, ha mencionado sus experiencias en las misiones y ha puesto el modelo de catequista laico como un ejemplo que hay que exportar al viejo continente: “Europa tiene necesidad de catequistas y de laicos que celebren la Palabra”.

Se mostró convencido de que Europa tiene que aprender mucho de las jóvenes iglesias de los países de misión. Recordó la frase de san León Magno en la que se pide a los laicos que sean la vanguardia de la Iglesia: “Reconoce, cristiano, tu dignidad”, y volvió a recordar a san Agustín cuando, en sus predicaciones, insistía: “Hemos sido hechos cristianos pero, mucha atención, hemos sido hechos Cristo”.

omella.jpg

  Otra de las características que ha destacado imprescindible para llegar a ser un buen obispo es la de la comunión, la de la unidad. “Hay que ser obispo de todos, para unir, no para dividir”. Esto, insistió Omella, se consigue conociendo bien a toda la comunidad cristiana y escuchando, porque “sin escucha el diálogo se convierte en monólogo”, sentenció parafraseando al cardenal Ratzinger, hoy Benedicto XVI.  

Al final de la conferencia se abrió el diálogo con el resto de hermanos en el episcopado y el decano de los agustinos recoletos apuntó que a todas las características que había enumerado Omella para ser un buen obispo había que añadir las de la alegría y la audacia.

La Orden conmemora en San Millán el centenario del capítulo que consolidó su identidad y reorientó su misión

 Este año se cumplen 100 años del capítulo que celebraron los agustinos recoletos en San Millán de la Cogolla y que supuso la determinación del fin apostólico de la congregación, el impulso definitivo a las misiones y la potenciación de los estudios, especialmente los de san Agustín. Para conmemorar el histórico encuentro, la Orden ha organizado varias actividades en el monasterio de San Millán, que se celebrarán entre el 25 de noviembre y el 6 de diciembre. 

Martínez Cuesta explica que el capítulo sirvió para “el fortalecimiento de la identidad corporativa de la congregación”.

Las actividades organizadas por el consejo general de la Orden para celebrar la efeméride son las siguientes: 

  • – I encuentro de obispos agustinos recoletos (25-30 de noviembre, 2008) 
  • – Encuentro de la Familia agustino-recoleta para celebrar el Aniversario de la Recolección (28 de noviembre, 2008).  
  • – Reunión del consejo general con los priores provinciales (1-6 de diciembre, 2008). 

 “El capítulo puso fin a un periodo de experimentación”  

Martínez Cuesta explica que el capítulo sirvió para “el fortalecimiento de la identidad corporativa de la congregación. Los capitulares se sintieron inmersos en la tradición recoleta y se comprometieron a restaurar sus antiguas provincias; quisieron reverdecer su tradición misional y vigorizar su conexión con san Agustín, potenciando los estudios, con especial atención a los agustinianos, y salieron de la asamblea con el propósito de tramitar la plena autonomía de la congregación”. 

“El Capítulo de San Millán puso fin a un periodo de experimentación, a una fase de desbordante vitalidad, e inauguraba otra en que se impondría la reflexión y se daría curso libre a una serie de medidas que en pocos años conducirán a la Orden a la reconstitución de su antiguo régimen de gobierno (1908), a su autonomía administrativa (1912), a la actualización de sus leyes (1912), a la reanudación de los capítulos provinciales (1911-1913) y, sobre todo a una reformulación más realista de su carisma y de su función en la Iglesia y en la sociedad con la recuperación de rasgos fundamentales de su fisonomía espiritual que en el siglo XIX habían caído en el olvido”.    

Una reunión histórica de 11 días  

El capítulo que los agustinos recoletos celebraron en San Millán de la Cogolla hace un siglo fue de capital importancia para integrar el pasado y reorganizar el sistema de vida de aquellos religiosos, que lograron sobreponerse a los efectos de la Desamortización de los gobiernos de España (1835) y Colombia (1861) y a la situación creada por la Revolución de Filipinas (1898).  

Los religiosos capitulares se reunieron en la sacristía del monasterio de San Millán el 16 de julio de 1908. El capítulo fue presidido por Mons. Antonio Vico, a la sazón nuncio del Santo Padre en Madrid. Durante once días se discutieron animadamente los problemas de la congregación, se eligió vicario general con la totalidad de los votos al padre Enrique Pérez y se elaboraron una serie de 28 determinaciones. 

Tras 79 años, la congregación de agustinos recoletos había vuelto a reunirse en capítulo con lo que había puesto fin a una época anómala de su historia. En él volvió a gobernarse por un vicario general libremente elegido por sus miembros, dotado únicamente de las facultades constitucionales y flanqueado por un equipo de cuatro consejeros. Tomó nota del cambio operado en su espiritualidad, declarando que su fin actual era «la vida apostólica en todas sus manifestaciones».

  El Cardenal Re presidirá la eucaristía del centenario

 cardenal-re.jpgEl Cardenal Giovanni Battista Re, prefecto de la Congregación de los Obispos, participará el 28 de noviembre en los actos. Re se reunirá en el monasterio riojano con catorce obispos agustinos recoletos y presidirá la solemne eucaristía del Centenario con la que concluirá el Año Vocacional.

El Cardenal Re fue nombrado Hermano Mayor de la Orden en el último Capítulo General (Roma 2004). La relación del Cardenal Re y los agustinos recoletos viene de lejos. Comenzó en Panamá cuando el Cardenal fue nombrado en el año 1963 Secretario de la Nunciatura. Como la Nunciatura estaba situada frente al Colegio San Agustín de los agustinos recoletos, se estableció de manera espontánea una relación cordial con el padre Benjamín Ayechu, entonces rector del colegio, y los demás religiosos.

La relación frecuente se mantuvo durante los casi cinco años que Giovanni Battista Re estuvo en la Nunciatura.  De Panamá, Giovanni Battista Re fue trasladado a la Nunciatura de Teherán, Persia, y posteriormente a la Secretaría de Estado en Roma. El P. Ayechu siguió manteniendo la comunicación con Mons. Re, relación de confianza que se ha hecho extensiva a otros religiosos. 

El Cardenal Re ha manifestado su afecto a la Orden en acontecimientos tales como la celebración del IV Centenario de la Recolección (1988), la canonización de san Ezequiel Moreno en Santo Domingo (1992) y la beatificación de los Mártires de Motril (1999). Presidió las eucaristías que se celebraron en Roma con motivo del centenario de la muerte de San Ezequiel (2006) y de la apertura del Proceso de beatificación del Padre Jenaro Fernández (2008). En el Capítulo General de 2004 presidió la eucaristía el día 1 de noviembre y este mismo día el Prior General, Javier Guerra, le entregó el nombramiento de Hermano General de la Orden.

Se lee en el documento: “Admitimos a Vuestra Eminencia a la participación de los bienes espirituales de toda al Orden de Agustinos Recoletos, como reconocimiento de vuestra dilatada y continua amistad y cercanía a la misma, y con sumo placer os damos la bienvenida a formar parte de nuestra familia religiosa”. 

Más información en: http://www.agustinosrecoletos.com/

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)