¿Fue Herodes un infanticida?

guido-reni-matanza-de-los-inocentes.jpg .

  Muchos autores están convencidos de que este turbio relato carece de veracidad y que está importado de antiguas tradiciones paganas, como las referentes al nacimiento de Edipo o a la milagrosa salvación del pequeño Moisés de la crueldad del faraón.

 Artículo de Jesús Callejo, en “Más allá”

(http://www.laotrainformacion.com/h_6.htm)

El infanticidio ordenado por Herodes con la intención de acabar con el niño Jesús pudo ser un invento de la historia. Ningún documento avala que el monarca cometiera tal fechoría, y eso que Herodes se ganó a pulso su condición de sanguinario. Pero en esta ocasión, la leyenda alcanzó carácter de hecho histórico.                                                                              (Pintura barroca de Guido Reni)

El día de los Santos Inocentes, que celebramos entre bromas cada 28 de diciembre, pretende honrar el recuerdo de todos los niños varones que Herodes el Grande mandó degollar en Belén poco después de haber tenido conocimiento del nacimiento de un niño al que algunas señales, como le explicaron los Reyes magos, lo convertían, probablemente, en el Mesías esperado por el pueblo judío. Ahora bien, ¿tiene fundamento histórico esta celebración? La cuestión es más inquietante de lo que parece, porque su respuesta nos sitúa sobre la pista del auténtico inicio de la Era Cristiana. Veamos por qué. 

||HERODES… EL INDESEABLE|| 

Herodes subió al trono en el año 716 del calendario romano, lo que equivaldría a decir que lo ocupó allá por el 37 a. C. Reinó durante 33 años y falleció en la primavera del año 4 a. C. Sólo este dato es más que suficiente para pensar que es en todo punto imposible situar el nacimiento de Jesús de Nazaret en el momento de arranque de nuestro calendario, pues para entonces -con permiso- el monarca estaba criando malvas desde hacía cuatro años. 

Por tanto, el nacimiento de aquel niño tuvo que producirse, al menos, dos años (la edad por Herodes fijada para los niños que debían ser ejecutados) antes de la muerte del monarca; es decir, hacia el 6 a. C. 

En el orbe cristiano, el infausto Herodes el Grande, rey de Palestina, es el prototipo del mataniños por excelencia, “mérito” grajeado a partir de los versículos de San Mateo, los únicos en los evangelios que recogen la circunstancia que aquí analizamos: “Entonces Herodes, al verse burlado por los magos, se enfureció mucho y envió (gente) para matar a todos los niños de Belén y de todo su término, menores de dos años (según el tiempo que dedujo por los informes exactos de los magos)” (2,16).

 Indeseable y canalla redomado -nadie lo pone en duda-, Herodes carecía de escrúpulos, pero si hemos de ser justos, esta parte del relato bíblico parece que hay que relegarla al ámbito de la leyenda. Tal como deduce el escritor Pepe Rodríguez, la narración de San Mateo no tiene desperdicio, ya que muestra a un Herodes profundamente estúpido que, aún turbado al saber del nacimiento del rey Mesías que podía destronarle, se mostró incapaz de mandar a sus soldados a la cercana aldea de Belén para arrestarle. Y en lugar de enviar a alguno de sus espías de la corte para que le informasen con diligencia, quedó a la espera de las noticias que tres magos desconocidos, que se habían declarado adoradores del recién nacido, supuestamente le traerían. Antes tales circunstancias descritas en el evangelio, el citado autor se pregunta: ¿eran tan idiotas los soldados de Herodes que éste tuvo que mandar asesinar a todos los nacidos de “dos años para abajo” por si no sabían distinguir a un recién nacido de un niño algo mayor? Investigaciones actuales, basándose en las fechas que aparecen en el Nuevo Testamento y en documentos de la época, han llegado a la conclusión de que Herodes no fue el infanticida que retrata el Nuevo Testamento y que nunca pudo ordenar las ejecuciones de los niños inocentes. 

Como argumento de peso se puede esgrimir el hecho de que el historiador romano de origen judío Flavio Josefo (fallecido en el 100 d.C.), no reflejó en su detallada obra Antigüedades judías este trascendental episodio, a pesar de que se encargó de anotar y recordar -uno por uno- todos los crímenes cometidos por Herodes. Es más, su biógrafo Nicanor, que siempre encontró justificación para todas las barbaridades del tirano, no siente necesidad alguna de excusarlo por esta matanza. ¿Cómo podía haber ignorado totalmente este incidente? 

Muchos autores están convencidos de que este turbio relato carece de veracidad y que está importado de antiguas tradiciones paganas, como las referentes al nacimiento de Edipo o a la milagrosa salvación del pequeño Moisés de la crueldad del faraón. De hecho, en la mitología hindú, cuando nació Krisna, el tirano de Mathurâ -el rey Kansa- ordenó matar a cuantos niños varones habitasen en su reino, siendo asesinados todos menos el niño Krisna: la octava reencarnación de Vishnú, segunda divinidad de la trinidad bramhánica. 

||¿14.000 NIÑOS DEGOLLADOS?|| 

Realmente, nada dice la Historia sobre matanza de niños alguna ordenada por Herodes en Belén, lo cual no ha sido óbice para que algunos grupos religiosos se hayan atrevido a ofrecer números de víctimas en la masacre. Los etíopes en su liturgia y los griegos en su calendario hablan de 14.000 niños degollados, apunte que nadie, ni en el campo religioso ni en el histórico, se atreve a confirmar. Pero poco importa: la creencia no necesita apoyos históricos. 

Sin ir más lejos, en la iglesia metropolitana de Valencia se conserva un relicario con “un niño inocente de los que mandó degollar el rey Herodes”. En honor a la verdad, no le vamos a cargar este mochuelo injustificablemente a Herodes. Y eso que méritos, le sobran: hizo matar a dos de sus esposas y a tres de sus hijos. Su mala fama debió de ser tal que se atribuye al mismo emperador Augusto el siguiente epigrama satírico: “Valía más ser cerdo que niño en casa de Herodes”. 

No obstante, hubo un acontecimiento en su vida que pudo dar origen a esta leyenda. En en año 7 a.C. hizo estrangular a sus hijos Alejandro y Aristóbulo tras descubrir que uno de ellos se conjuró en su contra. 

Para Weddig Fricke, autor de El juicio contra Jesús, este hecho pasó a la memoria popular como la matanza de los inocentes, convertida luego, por mor de la exageración, en un degüello masivo, ya que además logró que la plebe de Jericó linchase a unos 300 jóvenes seguidores de sus hijos. De ser cierto, así se escribe la Historia. (Jesús Callejo – “Más Allá”)

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)