Lo de algunos lefrebvianos no tiene solución

marcel_lefebvre-web.jpg

.

“Para la Iglesia, el problema de la comunicación no es fácil”, dice Lombardi a propósito de la polémica en torno al levantamiento de las excomuniones a los obispos seguidores de Marcel Lefebvre.

La polémica sobre el gesto de generosidad del Papa con los lefebvrianos, a propósito del negacionismo de uno de ellos y de algún otro sacerdote de la Fraternidad Sacerdotal de San Pío X, no sólo no cesa sino que cada día encuentra nuevos motivos para seguir creciendo, con pronunciamientos de todo tipo.

El obispo negacionista Williamson no está precisamente contribuendo a tranquilizar el debate, más bien lo contrario: en declaraciones a la revista alemana Der Spiegel y en la edición que saldrá la próxima semana, según la información facilitada por Zenit, Williamson dice que, antes de retractarse, tiene que revisar las pruebas históricas. “Si encuentro pruebas me corregiré, pero eso necesitará tiempo”, ha dicho.

Por otra parte, el ultraconservador obispo ha reiterado su rechazo al concilio Vaticano II y ha dicho que los textos que salieron del mismo son ambiguos. “Eso es lo que ha llevado al caos teológico que tenemos actualmente”, ha afirmado Williamson, quien, además, se ha mostrado crítico con la idea de la validez universal de los Derechos Humanos:  “Donde los Derechos Humanos se ven como algo objetivo que el estado tiene que imponer, se llega siempre a una política anticristiana”, ha insistido .

Un caso para la Oficina de Protección de la Constitución

El politólogo alemán Gerd Langguth pidió el pasado día 6  que la Oficina para la Protección de la Constitución observe sistemáticamente a los seguidores del cismático francés Marcel Lefevbre a quienes considera contrarios al orden democrático, informó Efe.

En una entrevista que emitió ese mismo día el programa “heute journal”, Langguth describe a la hermandad Pío X, que agrupa a los lefevbrianos, como “un caso para la Oficina para la Protección de la Constitución”, una organización encargada de espiar organizaciones contrarias al orden constitucional alemán.

“El problema es la relación de esta organización con el orden democrático y liberal. Lo cuestionan. Y creo que la Oficina de para la Protección de la Constitución debe ocuparse de ello”, dijo Langguth.

También el teólogo Wolfgang Beinert, que fue discípulo del papa Benedicto XVI cuando éste era profesor de teología, calificó a los lefevbrianos de “reaccionarios y enemigos de la democracia”. Beinert descartó que la hermandad Pío X cumpla la exigencia del Papa de acogerse a las enseñanzas del Concilio Vaticano II.

Lombardi reconoce problemas de comunicación en la Santa Sede

El padre Federico Lombardi S.I., director de la Oficina de Información de la Santa Sede, ha concedido una entrevista al diario francés La Croix, publicada el  viernes día 6, recogida por Zenit, y en la que ofrece elementos que ayudan -dice esta agencia- para comprender lo sucedido.

El sacerdote aclara que el decreto vaticano, con el que Benedicto XVI levantó las excomuniones de los obispos “fue negociado a última hora” y “algunos puntos no quedaban claros”. “No significaba el final de un proceso, sino una etapa, por tanto, no daba un resultado claro. Sin embargo, el comunicado que acompañó su publicación dejaba demasiados aspectos en la duda, dando pie a diferentes interpretaciones”.

“Además, como se trata de una negociación con otra parte, el documento ya se encontraba en algunas páginas web y periódicos. De nosotros nos dependía el control de esta comunicación”, aclara.

De todas maneras, el portavoz reconoce que “para la Iglesia, el problema de la comunicación no es fácil”. “¿Hay que decirlo todo e inmediatamente? –se pregunta–. A veces es mejor no hablar. Una comunicación muy abierta, sobre todo sobre un proceso de negociación tan complejo, puede en ocasiones bloquear o desacreditar”, reconoce. “Pero en este caso preciso, lo que ha causado más daño es la concomitancia entre la cuestión de la excomunión y la difusión de las posiciones negacionistas –e injustificables– de monseñor [Richard] Williamson”.

¿Quién conocía las opiniones de Williamson?

“Honestamente –aclara Lombardi–, el punto delicado está en saber quién conocía las opiniones de este hombre. Cuando se le propone al Papa levantar la excomunión de cuatro obispos, no se trata de un gran número, como si fueran 150″.”Sin duda las personas que han gestionado esta cuestión no tenían conciencia de la gravedad de las posiciones de monseñor Williamson. Y es verdad que las negociaciones fueron llevadas con monseñor [Bernard] Fellay”, superior general de la Fraternidad de San Pío X.

“Pero las posiciones de otros obispos no fueron tomadas suficientemente en cuenta. Lo que es seguro es que el Papa lo ignoraba”.

Por lo que se refiere al trabajo que han hecho los medios de comunicación al informar sobre este caso el portavoz considera “que no han sido ni más buenos ni más malos que en otras ocasiones. Reflejan nuestro mundo”.

“Seamos lúcidos –exhorta–: hay corrientes que se oponen a la Iglesia, que la consideran como ‘liberticida’, etc. El mensaje de la Iglesia con frecuencia va contra la corriente del pensamiento de la mayoría, del que los medios son por naturaleza portavoces. Pero las reacciones también pueden ser positivas”.

“Lo pudimos ver con la muerte de Juan Pablo II. Basta recordar los viajes de Benedicto XVI a Estados Unidos, Australia, y Francia, donde, sin embargo, al inicio, no se había ganado ni mucho menos a la opinión pública, y que han mostrado cómo el mensaje también podía se retransmitido a través de los medios de comunicación”.

Por lo que se refiere a la dificultad que se da entre los católicos para comprender algunas decisiones del Vaticano, el padre Lombardi explica que esto se debe a la naturaleza misma de algunos documentos.

“Algunos documentos están destinados a los especialistas en derecho canónico, otros a los teólogos, otros al conjunto de los católicos, otros a todos los hombres –explica–. Pero hoy día, independientemente de cual sea la naturaleza del documento, se encuentra en la plaza pública. Y esto llega a ser algo difícil de gestionar”.

En el caso de la revocación de las excomuniones, el padre Lombardi reconoce que ha faltado tiempo tras las negociaciones para poder prevenir y explicar a los obispos en el mundo, pero aclara que esto normalmente no es así. “En ocasiones, el documento ya se encuentra en las manos de los obispos locales incluso antes de que nosotros lo tengamos”, revela.

“Creo que todavía falta crear una cultura de la comunicación en el seno de la Curia, en la que cada dicasterio comunica de manera autónoma, no piensa necesariamente a pasar por la Sala de Prensa, ni a ofrecer una nota explicativa cuando la información es compleja”.

“Si las explicaciones de la nota de la Secretaría de Estado del 4 de febrero se hubieran dado en el momento de la publicación del decreto, nos habríamos ahorrado varios días de pasión”. “Cuando se trata de temas ‘calientes’ es mejor preparar bien las explicaciones. Pero es imposible evitar todas las dificultades. Debemos estar dispuestos también a correr riesgos. Y no podemos pensar que es posible avanzar en un camino de reconciliación sin despejar las ambigüedades”, concluye. 

Los lefebvrianos adoptan medidas

Al menos la fraternidad sacerdotal de Lefebvre está tomando algunas medidas para intentar ponder vendas en el desaguisado. Un ejemplo es la expulsión de Floriano Abrahamowicz, sacerdote y responsable de la congregración en el Norte de Italia, que denominó “cloaca” el Concilio Vaticano II, y del que dijo  “ha sido peor que una herejía, ya que significa tomar una parte de la verdad, hacerla absoluta y negar el resto. En ese contexto digo que fue una cloaca, la máxima”.   

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)