La torpeza inútil de la desinformación

rouco-en-debate-web.jpg

.

Inicialmente titulaba este post como “la estrategia de la desinformación”. Era una apreciación injusta y poco apropiada.

El que abre ahora, “la torpeza inútil de la desinformación”, me parece más exacto y acertado porque en este no informar del arzobispado de Madrid, lo que realmente hay detrás es una torpeza tremenda a la hora de comunicarse con los profesionales de la información, es un miedo atroz a tener que someterse al sano ejercicio de las preguntas y respuestas, es un ninguneo absoluto de los profesionales que tienen contratados desde las instituciones y organismos eclesiales para tan noble misión, es la ingenuidad de pensar que de lo que no se informa no existe, es una desconfianza absoluta hacia los profesionales del periodismo y es un encastillamiento ridículo que les lleva a creer que solamente con los medios y profesionales “afines” y “supuestamente docilizados y obedientes” la Iglesia católica de Madrid, el arzobispado madrileño con su cardenal al frente, puede comunicar y llegar al último rincón de la archidiócesis, “catequizando” con la información y manipulando la realidad, la poca que admiten como tal, a su antojo.

Mal está que el cardenal Antonio María Rouco no encuentre un hueco para atender las solicitudes de entrevistas de los medios de comunicación, mal está que esquive a los periodistas siempre que puede en cualquier acto, mal está que no participe en practicamente ninguna rueda de prensa por sistema. Pero peor está, sobre todo, que no haya transmitido a su entorno más cercano –a lo mejor incluso se lo ha prohibido, aunque intuyo que no- la necesidad de atender a los medios de comunicación con la celeridad y la diligencia debidas aunque a él personalmente no le guste “salir en la foto”.

Lombardi 

  plombardi-cee-conferencia-web.jpg

Mis lectores se preguntarán a qué viene esta reflexión en un día, precisamente, en el que el P. Federico Lombardi, portavoz de la Santa Sede, ha pronunciado en Madrid una ponencia, a  mi entender magistral, sobre lo que debe ser la política comunicativa de la Iglesia, como debe desarrollarse su relación con los profesionales de la información, qué y como se debe comunicar, y cuales son las claves irrenunciables para que esa comunicación tenga éxito, sobre todo en momentos de crisis.

Lo que ha planteado Lombardi es todo lo contrario, día tras días, semana tras semana, mes tras mes, año tras año, de lo que ha venido practicando el arzobispado madrileño desde que el actual arzobispo y cardenal de Madrid, prácticamente está al frente del mismo (al principio se hizo de otra manera), y todo lo contrario de lo que viene haciendo la Conferencia Episcopal Española desde que Rouco es su presidente en su segundo mandato.

Como muestra de esta última aseveración: la política informativa en torno a la reciente visita del Cardenal Tarsicio Bertone a Madrid. Sencillamente no hubo política informativa desde Madrid –sí desde Roma- hasta dos horas antes de que el avión que traía al número dos del Vaticano tomara tierra en el aeropuerto de Barajas. La consecuencia fue –a pesar de los notables y encomiables esfuerzos realizados, contra viento y marea, por los profesionales del gabinete de Comunicación de la CEE-, que prácticamente sólo se habló de la parte de la visita que según los estrategas de Rouco no existía (los encuentros políticos) y muy poco –al menos eso dicen los defensores a ultranza de la idea de que la Iglesia está acosada- de la conferencia sobre los Derechos Humanos que pronunció –en la visita que sí existió, es decir en la oficial, atendiendo a una invitación de la CEE y de su cardenal al frente-, y que en gran parte se comió informativamente el reducido encuentro de Bertone con los medios, en el que sólo se permitieron tres preguntas por falta de tiempo en el programa.

Pablo Domínguez

Si este ejemplo es notable, el acaecido hoy con el fallecimiento del Decano de Teología de la Facultad San Dámaso, tampoco tiene desperdicio. La noticia estaba ya en las agencias informativas y en las redacciones de algunos medios: dos montañeros, un hombre y una mujer, a los que se había dado por desaparecidos ayer, habían sido encontrados muertos en el Moncayo (Zaragoza), aparentemente a causa de haberse despeñado. Es más, el parte oficial de las fuerzas de seguridad y salvamento, citaban los nombres con las iniciales de los apellidos.

El rumor empezó a correr, las iniciales del varón fallecido podían corresponder a las del desafortunado Decano de Teología, Pablo Domínguez. Otras fuentes especulaban mientras tanto con que el cuerpo encontrado era un sacerdote de Madrid. ¿Qué hizo el gabinete de comunicación cuando fue requerido para que confirmase que se trataba de la misma persona?… Lo de siempre “no sabemos nada, ahora me informo y te llamo”. La respuesta no llegó nunca, y cuando el informador –en este caso el autor de este blog- descubrió que el nombre ya estaba publicado en algún medio digital, concretamente en Religión Digital –¡enhorabuena compañeros!- volvió a requerir respuesta. “Un poco más de paciencia”, fue la contestación. Imagínense uds., mi perplejidad y mi impotencia: “ya no hace falta que me llaméis para confirmarme la noticia, ya tengo la confirmación de que mi información es correcta”, respondí enojado.

Minutos después la pelota se la pasaron a la facultad San Dámaso que confirmó la identidad del fallecido. La COPE facilitó la información –por supuesto, sin citar a la mujer que había muerto junto con Pablo Domínguez- con una extensa biografía y glosa de los meritos del fallecido –nada que objetar a los méritos- que para sí querrían muchos obispos tras su fallecimiento.

Otros ejemplos

Hasta aquí los hechos. El problema es que esta situación es habitual. Por citar algunos de los ejemplos más llamativos: ocurrió durante la crisis con la denominada “parroquia roja” de Madrid, la San Carlos Borromeo; cuando ha surgido algún caso de pederastia, con condena incluida en los tribunales, contra algún sacerdote, o, más recientemente, con las acusaciones hasta de estafa dirigidas contra la Asociación de Fieles de la Virgen de los Dolores (las supuestas apariciones de El Escorial).

En los dos ejemplos primeros, la información fue prácticamente nula. En la del Escorial, nunca existió y nadie en el arzobispado parecía conocer el fenómeno sobrenatural o no, que atraía a un importante número de peregrinos a Prado Nuevo (El Escorial) y que traía en jaque a los tribunales ante las constantes denuncias de la Asociación de Víctimas de las Supuestas Apariciones de El Escorial. El arzobispado no informó siquiera cuando el asunto le afectó directamente, ni cuando Rouco nombró, en medio del escándalo, capellanes para la atención espiritual de los miembros de la Asociación, ni cuando recientemente autorizó a los seguidores de Amparo Cuevas a celebrar la Misa los primeros sábados de cada mes en la nave situada enfrente de Prado Nuevo. Una forma de reconocimiento a la Asociación y a la fe de los peregrinos pero que, por lo que se ha visto, tampoco interesaba comunicar a la opinión pública.

Existen más ejemplos, pero creo que ya son suficientes. ¿Dónde se reflejan en esta politica informativa las palabras pronunciadas hoy por Lombardi sobre cuál y cómo debe ser la presencia de la Iglesia, también y mucho de la local, en los medios?. Está claro que el arzobispado de Madrid, y en este momento también la Conferencia Episcopal, tiene su propia estrategia al respecto, totalmente alejada de la política informativa de Roma. El problema es que no hay política, insisto, lo que hay es miedo, sino desprecio, hacia los profesionales que intentan salirse –como es su obligación profesional- alguna vez del carril del comunicado oficial o de la homilía, carta pastoral o discurso del Cardenal. Así nos va y así les va, a pesar del esfuerzo personal que realizan muchos de los que trabajan en la calle de la Pasa y, en los últimos meses, en la de Añastro.

Tender puentes

 Permítame el lector que abuse de su paciencia y de su tiempo sólo un segundo más. Cuando hace ya más de diez años me hice cargo de la información religiosa para la Agencia Efe, hablé con los compañeros de cómo estaban las relaciones y como podían mejorarse en un intento de tender puentes. La respuesta, que nunca acepte, fue que era prácticamente una labor inútil. Hoy creo con ellos que, salvo la relación personal afectuosa y cordial, y en algunos casos de amistad, con algunas de las que deben ser y son mis fuentes informativas, en la cuestión profesional poco se ha avanzado en esa política informativa de tender puentes que me propuse hace años. Tenían razón los compañeros más veteranos, entonces, cuando me hablaron de una labor o intento prácticamente inútil. Hoy más que optimista soy realista, pero la cruda realidad del día a día, le arrastra a uno hacia el cansancio y el pesimismo. ¡Ojala alguien tome ejemplo de las palabras del jesuita Lombardi o del trabajo realizado en su día por su antecesor en el cargo, el laico Joaquín Navarro Valls!. En la “católica” España, por lo visto, todavía nos queda a todos mucho que aprender y creo honradamente que, con mejores medios y recursos humanos, hemos ido hacia atrás. Como me dijo esta tarde una buena amiga del arzobispado, tendré que tener paciencia un rato más.

13 Responses to “La torpeza inútil de la desinformación”

  1. Excelente comentario, querido Pepe. Cuando hace años, después de la primavera del Concilio, se nos amordazó a los medios católicos. el gran argumento era que lo “trapos sucios se lavan en casa”. Entre gente sana la ropa sucia se airea al sol y la calle para limpiar a fondo la casa. “La verdad os hará libres”. Nadie sino Dios tiene toda la verdad. es cierto, pero entre los humanos hay que construirla entre todos pedazo a pedazo, sin miedo, con amor y libertad. Lamentablemente todavía abundan los que en la Iglesia cultivan la política del hurón y el secreteismo de sacristía. Enhorabuena

  2. Se ha despachado ud a gusto Sr. Trastevere. No me dedico a informar pero tengo la impresión de que tiene ud mucha razón. El secretismo y la desinformación están muy presentes en la comunicación de la Iglesia en España y en la jerarquía eclesiástica española, salvando, por supuesto, a algunos obispos. Prefieren la moralina y la catequesis a la información, y así les va, como dice ud. Lo grave es que somos muchos los católicos que nos sentimos cada vez más alejados de estas formas de nuestra jerarquía, por no decir que nos encontramos en las antípodas de ella. Muy valiente su artículo

  3. Y, sin embargo, seguimos empeñados en “tender puentes”… qué le vamos a hacer, amigo… Seguimos adelante. Que sean otros los que no puedan acostarse con la conciencia tranquila…
    Un abrazo, amigo. Estamos contigo en todo, tú ya sabes

  4. Absolutamente de acuerdo. El problema de la (in)comunicación de la iglesia en general, y de la de Madrid en particular; el miedo patológico a la prensa, el garrulismo de los clérigos que pululan de ordinario por el mundo de la información, es asunto mucho más grave a la larga que las deficiencias que puedan existir en los planes de catequesis. Un cordial saludo. Me alegra haber conocido el blog.

  5. Muy bien por artículo. La Iglesia sancta et meretrix no cambiará desde arriba. Avancemos con lo que creemos que es la verdad, aunque sea amarga. porque solo la verdad os hará libres.

  6. Decenas de comentarios que José Manuel Vidal de Rumores de Ángeles, ha censurado, con la simple intención de santificar todo lo que Rouco Varela haga, en su misión de mantener la Iglesia Española enfrentada y perdida.
    Lo que le están diciendo a Vidal y a otros/as como él, es que él, es servidor, que es ser Cristiano con visión Universal, y no caciquil, tal como hemos comprobado, esto es lo que hace desde Madrid.
    Vidal estaba informado desde hace 2 años, del trabajo informativo que se realiza desde los observadores con carácter religioso por parte de Militares Españoles del CNI.
    No hizo caso, peor para él, habrá consecuencias.
    Se ha confundido, porque no tiene la autonomía de conciencia que debe proteger como oro en paño, cualquier creyente en Jesús, ósea seguir sus pasos, no los contrarios, Jesús es el único guía para todos y todas que lo llevan por dentro y por fuera, sin tutelas de ignorantes.
    La Libertad de información es la única vía para que el mundo unifique la paz, y los soldados Españoles nos dediquemos a trabajar en paz y sobre todo en libertad religiosa.
    La censura de Vidal en R. de Ángeles, la selección cutre del día a día, ese sentimiento de monopolio de “hablar por los demás…”, son pruebas contundentes del fracaso de quienes no tienen conciencia individual, Vidal, no es cristiano “libre de conciencia” ni su paisano gallego Rouco Varela tampoco.
    Pero viven de la información que ellos y ellas generan en este corralito místico de Madrid.
    Manipulan la información, sin darse cuenta de que quien verdaderamente destruye puentes, son ellos consigo mismos.
    La Jerarquía rancia de la Iglesia Española, es menos ágil cada día.
    Cuando alguien esta resumido intelectualmente, está vencido.
    Esto lo saben en Roma porque tienen tradición guerrera.
    Vidal es un pardillo gallego que se metió debajo de un árbol cuando comenzó la tormenta, cayó un rayo sobre el árbol, y se abraso con la verdad.
    Salud Cristiana.

  7. ¡¡¡Vivan los Pepes ¡¡¡¡ – Desde Sevilla –
    Un abrazo y te pido, que por favor, José no te canses. Tenemos que entre muchos empujando podamos con esta clase dominante que dentro de la Iglesia deveria ser la clase que sirve al pueblo santo de Dios y así hasta que se conviertan al Evangelio de Jesus.
    Pepe

  8. ¿Tender puentes es tergiversar las noticias cómo hace Religión Digital por ejemplo con lo de las primeras comuniones en Avila?
    http://www.periodistadigital.com/object.php?o=1088033
    ¿Tender puentes es inventar noticias como hacen Vidal y Bastante día sí y día también en Religión Digital?
    ¿Y os extrañais de que la Iglesia no quiera nada con “informadores” así?

  9. Hay poca comunicación en la Iglesia, pero también en el resto de la sociedad.
    Las cadenas jerárquicas están cortadas, tanto las eclesiales como las administrativas o las políticas.

    Hay muchas cosas de las que no se informa. Por ejemplo, no se informa de que TODOS nuestros políticos juran en falso la Constitución.
    Y la Iglesia NO DICE NADA.

    La Iglesia no quiere relaciones fuera del matrimonio, pero no facilita el matrimonio denunciando la violación del derecho a una vivienda digna.
    Vale que limite las relaciones sexuales al matrimonio, pero ¿puede condenar a los desposeídos a ninguna relación?

    ¡Y no hablemos del caso del Servicio Obligatorio sólo-para-varones! ¿No juran nuestros dirigentes prohibir TODA discriminación por razón de sexo?
    ¿Cómo es que esto sucedió durante 23 años, con millones de afectados?

    NO SE ADMITIRÍA A NINGÚN POLÍTICO QUE JURARA EN SERIO LA CONSTITUCIÓN: ¿Cómo es que la Iglesia no dice nada?
    Podéis ver como se actúa en http://edipo.info , sobre todo en el Mapa temático

  10. Yo a usted no le conozco, y por ello no se si su oficio de periodista lo desempeña bien o mal,pero al que si conozco es a alguien que se llama Vidal, de Religion Digital, que me parece un horror, todo lo trasgiversa con una mala idea dificil de superar, lo que hace que lo que escribe sea pura desinformacion, ya que en sus noticias sus sentimientos viscerales de revanchismo y odio hacen de el un periodista incapaz de un analisis profundo y neutral.

  11. Nota del blogger: Algunos comentaristas de este post están meando fuera del tiesto. Soy poco amigo de censurar los comentarios, pero también advierto en la declación de intenciones que no consiento el ataque personal o los insultos. En este portal no se toleran agresiones a otros blogs, y mucho menos a personas concretas, como son mis compañeros y amigos Jesús Bastante y José Manuel Vidal. Si tienen algún problema con Religión Digital se dirigen allí o crean su propio blog. Cualquier otro comentario en la línea de los anteriores será borrrado automaticamente. Gracias por contribuir al debate sosegado y respetuoso.

  12. Sr.- Trastévere ¿por que tolera las blasfemias contra la Santa Madre Iglesia, Cuerpo Místico de Cristo, Pueblo Santo de Dios? Mi Santa Madre la Iglesia como decía santaTeresita no es un secta, ni un meretriz? La blasfemia satánica no es libertad de expresión. No se trata de mear fuera de tiesto, sino de proferir sacrilegios. Si retirar esos insultos es atacar la libertad de expresión eso es muy bueno.

  13. pompa …

    Some times its a pain in the ass to read what blog owners wrote but this website is very user pleasant!…

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)