Respuesta de la esposa de una víctima de Marcial Maciel a la carta de una “hija” espiritual del fundador de la Legión de Cristo

maciel-mvc-021-web.JPG

Marcial Maciel en un día de campo con sus legionarios y seminaristas. (Fotografía propiedad del autor del blog).

Hace ya tiempo que recibí la carta que transcribo a continuación y que he mantenido guardada hasta que se confirmase la noticia de que el Papa había ordenado una investigación apostólica en las sedes e instituciones de los Legionarios de Cristo.

La he tenido en espera para dar algo de esperanza a los creyentes que todavía aguardan que, a parte de la del cielo, haya justicia en la tierra para los depredadores como Marcial Maciel, que no sólo han llevado a un drama y angustia intensas a sus víctimas y a los familiares de éstas, sino a la propia congregación de los Legionarios de Cristo y a los laicos del Regnum Christi que se ven abocados a tener que aceptar, tras tantos años de no querer verlo en la mayoría de los casos, la terrible verdad que se vivía tras los muros cerrados y atados por el secretismo de algunos centros legionarios. ¡Ojala que los prelados visitadores cumplan con su misión cuanto antes y que, por fin, de una vez por todas, y todavía con los testigos vivos, se haga justicia aunque está llegando muy tarde! (Trastevere)

Guadalajara, México

28 de Febrero de 2009

Mi querida Lucrecia: Me dejó perpleja tu carta que subiste a Internet. Estoy segura que has recibido infinidad de correos, quizá muchos de ellos apoyando todo lo que dices de “tu padre”, pero ¿a qué no has recibido una carta de la esposa de una víctima directa de Maciel? Lo que me asombra es la gran importancia que, como toda la prensa y los medios, le das a la “chiquilla” hija de Maciel, una travesurilla más de “tu Padre”, y que toda tu atención se centra en esta insignificante faltilla, si se le compara con los otros crímenes de lesa humanidad que cometió Maciel.

La total falta de sensibilidad para evaluar los daños causados por “tu padre” a más de 50 niños y jóvenes que estaban encomendados a su cuidado para prepararlos a una vida de castidad y de entrega a Dios en el sacerdocio, me hace pensar que esa carta no la escribió una mujer, sino un hombre: o un hombre de los enamorados de Maciel te mandó que la escribieras, para crear confusión y hacer olvidar sus verdaderamente graves pecados. 

La Pederastia es un pecado tremendísimo, y ya en el mundo se le considera y se le castiga como un crimen. Pero ahora me da la impresión que tú y algunos legionarios, tratan de taparlo reconociendo y dando a conocer al parecer por propia iniciativa, la noticia de la hija.

Tú no puedes ni siquiera imaginarte el daño moral, mental y físico tan grande que ese monstruo vestido de sotana le hizo a mi esposo que fue abusado a los 15 años por “ese tu padre” y así continuó “utilizándolo” por más de 10 años, extendiendo el engaño con el que había venido abusando de apostólicos, novicios y religiosos durante más de 4 décadas, muy probablemente cinco (1940-1980.- desde sus 20, hasta sus 60 años, y más…). Con mucha pena te puedo decir que mi esposo, que ex legionario, formó parte del “harén” de Maciel, repartido por todo el mundo en las diferentes casas de formación.

Y por lo que ahora se ve, “tu padre” se despachaba hombres y mujeres, ya sea para satisfacer su perversidad sexual (con sus discípulos), ya sea para seducir y sacar dinero a las mujeres con las que también tuvo relaciones. Pronto aparecerá un libro que te dará informes sobre esto también. ¿Dónde queda pues, la santidad de tu querido “padre”? No llevaba una doble vida, llevaba una vida completa de pecado, Por un lado de mentira y perversión sexual, y por otro de hipocresía y de sacrilegio, cubriendo todo con una apariencia de piedad.

Maciel fue un mago, un ilusionista, que pudo por un lado satisfacer todos sus más bajos instintos y confundir y engañar, no sólo a niños y jóvenes que habían puesto su confianza en él sino también haciendo creer a la gente bien intencionada y que no lo conocía de cerca, o ingenua, como tú, que era la perfección en persona, poco menos que Cristo en la tierra.

Este perverso asesino y devorador de almas, maltrató y destruyó de tal manera a mi querido esposo que a la fecha los daños físicos derivados de esas heridas del alma, son muchos, ¿con qué se le puede resarcir todo este daño? ¿De qué sirve, ante estas y otras tan tristes realidades, que estoy casi seguro tu ignoras, una cartita ñoña y sentimental como la tuya; cursi y cruel, pero con apariencia de piedad y de lealtad?Qué lástima me da que sientas tanto orgullo de ser la hija espiritual de Maciel, porque si tus pensamientos, tu espiritualidad, tu manera de ser, y de sentir, etc. son los de él, es muy probable que tengas también esas mismas horribles tendencias que él tuvo, y que tengas que pagar tus pecados como él seguramente los estará pagando en el infierno, cuando tú llegues allá.

Porque quiero ilustrarte un poco acerca del perdón de los pecados; Si hemos hecho daño a alguien con nuestros pecados, para que Dios nos perdone tenemos que arrepentirnos de verdad, y dentro de un verdadero arrepentimiento está el resarcir el daño en la medida de lo posible. Y este hombre, no sólo les robó a tantos su virginidad y su castidad, y a muchos su fe en Dios, sino que cuando lo denunciaron “con verdad”, en lugar de confesar sus faltas y pedir perdón, las negó con juramento,”públicamente”, mediante la prensa, llamando a sus acusadores  mentirosos, calumniadores y mal intencionados. Y una “detracción pública” sólo la perdona Dios con una “confesión pública”, cosa que él nunca tuvo el valor de hacer.

Así que, ¿Tú crees que una persona que cree en Jesucristo puede actuar de la forma en que actuó Maciel? Ese pobre hombre no tenía la mente de Cristo, tenía la mente de Maquiavelo o de Hitler, seres sin duda extraordinarios, en quienes la maldad sobrepasa todos los estándares del común de la humanidad pecadora. Son seres cuya vida está llena de perversidades y astucia diabólica.  Satanás les da el poder de manipulación y dominio que les capacita para apoderarse de la mente y del corazón de la gente para hacer con ella lo que se les antoje.

Tú y cientos de miles de personas han sido también sus víctimas, y son un ejemplo de ello: de lavado de cerebro, de enajenación y están tan ciegos, que aún ahora, contra todas las evidencias, se ponen a decir cosas que a los que nos arruinó la vida nos parecen grotescas, fuera de toda lógica y contexto.

¿Qué no te has enterado de las declaraciones de dolor y desilusión hechas ya al presente por muchos Legionarios que después de defender a su fundador apasionadamente,  han por fin cedido ante las evidencias de su escandalosa vida  y se han sentido traicionados por él en lo más sagrado de su conciencia? ¿O te crees con más discernimiento que el P. Alvaro Corcuera, o el P. Juan Pedro Oriol…etc.?

Realmente, ¿Qué otra oportunidad tuviste de conocer de cerca a Maciel, que el verlo de vez en cuando celebrar misa y pasear por los jardines? ¿Cómo te puedes aventurar a poner la mano sobre el fuego por él? La Palabra de Dios dice que “Maldito el hombre que confía en el hombre”. No quieras caer tú bajo esa maldición.Yo te aconsejaría que leyeras la Biblia para que te enteraras de lo que dice Dios respecto de los que pecan y no se arrepienten sino que se endurecen en el pecado durante mucho tiempo. Tú te concretaste a leer las cartas apócrifas de Maciel. Cartas que le escribían otros, y que a veces ni siquiera revisaba antes de firmarlas. Mi esposo fue uno de los que las escribieron.

Como ves, “Tu Padre”, por añadidura, no tenía ninguna riqueza intelectual como tú has creído, era de lo más ignorante, aunque sí, muy hábil para sacarle el dinero a la gente. Nunca cursó estudios filosóficos ni teológicos y está incluso en duda la validez de su ordenación sacerdotal. Investiga la verdad y te encontrarás con muchas sorpresas.

¿Vida de oración?, ¿a qué horas? Sólo cuando quería “apantallar” a los que lo veían. Él nunca leía la Biblia, ni siquiera el breviario, la misa la celebraba sólo cuando consideraba que “tenía que hacerlo” para cubrir apariencias,  en sus “escapadas frecuentes”, se iba a los mejores hoteles de las grandes ciudades, con alguno de sus “lindos jovencitos” y se la pasaba en la cama, leyendo  revistas mundanas como el Oggi, el Hola y todas las de ese tipo: Gente; Paris Match en español, (porque no sabía francés, ni inglés, ni latín, como tú crees), y el Italiano que hablaba era un italiano champurreado, muy, pero muy defectuoso. Consulta a los que lo conocieron de cerca, y verás.

Y ya para terminar, no te confíes en que “tu padre” esté ahora en el cielo. Aunque yo sí se lo desee, y crea ardientemente en que Dios es misericordioso y bueno, pero no consta que Maciel se haya arrepentido, ni parece probable.

Finalmente, no creas que nos vayamos al cielo por nuestras buenas obras, (como las que supuestamente hizo Maciel a la Iglesia), nos vamos al cielo si verdaderamente creemos y ponemos nuestra confianza en el Sacrificio Redentor que sufrió Jesucristo por nosotros y nos mantenemos congruentes con esa fe y consagramos todo lo que hacemos a Cristo, Pero Maciel,  por lo que se sabe de él ya con toda claridad, hizo todo lo que hizo para ensalzar su nombre y crearse una imagen que no correspondía a la realidad de su vida.

Y aunque es de admirarse una astucia como la de él con la que pudo engañar por décadas a miles de gente, incluyendo a Obispos, Cardenales y a algunos Papas, ten por seguro que a Dios no lo engañó, y dice la Sagrada Escritura que “De Dios nadie se burla” y que “terrible cosa es caer en manos del Dios vivo”, cuando nos hemos querido burlar de su amor y misericordia.No sigas defendiendo la obra de Maciel para que cuando llegues al cielo, al Gran Tribunal de Cristo, no te encuentres con la gran sorpresa de que no eras la hija de Maciel sino la“¡LA HIJA DEL DIABLO!”

Atentamente

Ma. Esther de González.

——

Esta descarnada y sincera carta, es la respuesta a otra publicada en Internet tras conocerse el asunto de la hija de Maciel, y que reproduzco a continuación, para que el lector tenga la información completa.

“Habla otra hija del P Marcial Maciel”

 http://sdpnoticias.com/sdp/columna/federico-arreola/2009/02/07/326186  P

or Federico Arreola

07 de Febrero, 2009 – 06:29.- El fanatismo de los legionarios de Cristo no conoce los límites. Desde que salió a la luz pública que el padre Maciel tiene una hija (un pecado menor comparado con el delito de abuso de menores cometido por este sacerdote hace años), a todos los correos electrónicos de todos los integrantes, hombres y mujeres, del Regnum Christi, ha llegado una carta de “otra hija del P. Maciel” que claramente constituye una llamamiento a seguir adorando a “Nuestro Padre… no por sus pecados (que deben haber sido muchos) sino por las innumerables buenas obras que realizó durante su vida en bien de la Iglesia y las almas”. Transcribo enseguida esa carta.

**************** 

Habla otra hija del P. Marcial Maciel

Ayer, 4 de febrero, sin que nadie se lo esperara, apareció de repente, como salida de la nada, una hija del P. Maciel, fundador de los Legionarios de Cristo. Fue la gran noticia a ocho comunas que recorrió las rotativas del mundo entero, desde el enorme “New York Times”, hasta el pequeñito “Diario de Tingüindín”, pasando por el “Washington Post”, “El País”, “La Monde” y cientos de periódicos más, incluyendo la blogósfera a nivel internacional.

Esa chiquilla, hasta ayer desconocida, sin deberla ni temerla, se ha hecho famosa en el mundo entero en un solo día y… no puedo negar que eso me ha hecho sentirme un poco celosa, pues… yo no saldré publicada en todos los diarios (tal vez en ninguno) y ¡también soy hija del P. Maciel!No llevo su sangre en mis venas (por eso no soy noticia), pero gran parte de lo que soy (casi todo) se lo debo a él.

Sí, el P. Maciel es mi padre (Nuestro Padre, como cariñosamente le llamamos los miembros del Regnum Christi) y lo digo con mucho orgullo.Es cierto que sus genes no son mis genes (ésos, los heredé de mis padres biológicos) pero mi cerebro está lleno de los pensamientos que él me enseñó; mis palabras están contagiadas de las palabras que desde niña leí en sus cartas, al grado que a veces confundo las suyas con las mías; mi espiritualidad es la espiritualidad que él me enseñó a desarrollar; mi vida de oración es tal como él me enseñó a orar; mi corazón siente tal como él me enseñó a sentir, siempre poniendo a los demás antes que a mí.

De él recibí las pautas para llevar con éxito mi vida matrimonial, para educar a mis hijos con disciplina y delicadeza, para trabajar con ardor por la salvación de las almas y la extensión del Reino de Cristo.

Gracias a él conocí a Dios y puede tener un encuentro personal con Jesucristo, que se convirtió, desde mi adolescencia, en el Centro, Modelo y Criterio de mi vida. Soy, sin lugar a dudas, una auténtica hija del P. Maciel.Pero… ella, mi hermana menor, la que acaba de aparecer, y no yo, es a la que han hecho famosa todos los diarios.

Era de esperarse, pues ella es su hija como fruto de la debilidad humana y de un pecado secreto, de ésos que todos hemos cometido en alguna ocasión (y eso, lo escandaloso y turbio es lo que busca la prensa).

Yo, en cambio, no soy noticia… porque soy hija de las cosas buenas del P. Maciel, soy fruto de sus muchas buenas obras, de sus buenos pensamientos, de su fortaleza, de su entrega; de su amor a Jesucristo, a las almas y a la iglesia; de su intensa vida de oración y su enorme riqueza intelectual, espiritual y apostólica que dejó plasmada en sus cartas y en las constituciones de la Legión y el Regnum Christi. 

¿Es ella, la ahora famosa, más hija del P. Maciel que lo que soy yo? No, creo que no. En fin… muchos me preguntaban ayer si no me sentía triste y decepcionada de Nuestro Padre con la noticia de su “doble vida”. No, en absoluto. “Dobles vidas” las tenemos todos, porque todos en la iglesia somos pecadores y nuestra vida virtuosa se ve continuamente tentada por las astucias del demonio y manchada por el pecado.

Gracias a Dios, contamos con el sacramento de la Penitencia, que nos permite, con un sincero arrepentimiento, limpiar el pasado y empezar a caminar de nuevo en gracia. Estoy plenamente segura de que Nuestro Padre recurrió a ese sacramento y que ahora está en la Gloria de Dios, no por sus pecados (que deben haber sido muchos) sino por las innumerables buenas obras que realizó durante su vida en bien de la Iglesia y las almas.

Sé que muchos se retirarán avergonzados al conocer los pecados de Nuestro Padre. Yo me quedo aquí, con los que queden, para continuar la hermosa obra que inició el P. Maciel, defendiendo nuestro carisma fundacional, para que no se pierda nada de todo lo bueno que él nos dejó en herencia.Soy “la otra hija del P. Maciel” y, aunque no soy noticia, a él, mi padre (“Nuestro Padre”), solo le debo (al igual que ayer y que siempre) un gran respeto, una venerable admiración, un profundo cariño filial y un sincero y enorme agradecimiento. ¡Que Dios lo guarde en su Gloria!

—–

Más información sobre Maciel y los Legionarios de Cristo en este blog:

http://blogs.21rs.es/trastevere/2009/04/02/respuesta-de-la-esposa-de-una-victima-de-marcial-maciel-a-la-carta-de-una-hija-espiritual-del-fundador-de-la-legion-de-cristo/

http://blogs.21rs.es/trastevere/2009/04/01/george-weigel-sobre-el-escandalo-de-marcial-maciel-salvar-lo-que-se-pueda-salvar/

http://blogs.21rs.es/trastevere/2009/03/31/el-papa-dispone-que-se-investiguen-las-instituciones-de-los-legionarios-de-cristo/

http://blogs.21rs.es/trastevere/2009/03/31/reproduccion-fotografica-de-las-cartas-de-tarcisio-bertone-y-de-alvaro-corcuera-en-torno-a-la-decision-de-nombrar-visitadores-para-los-centros-de-los-legionarios-de-cristo/

http://blogs.21rs.es/trastevere/2009/03/18/una-esplendida-noticia/

http://blogs.21rs.es/trastevere/2009/03/14/cardenal-norberto-rivera-carrera-y-la-verdad/

http://blogs.21rs.es/trastevere/2009/03/14/el-cardenal-de-sidney-george-pell-pide-que-se-nombre-un-comisario-pontificio-para-los-legionarios-de-cristo-y-el-regnum-christi/

http://blogs.21rs.es/trastevere/2009/03/03/los-legionarios-de-cristo-han-comenzado-a-retirar-los-retratos-de-su-fundador-marcial-maciel-de-las-paredes-de-sus-centros/

http://blogs.21rs.es/trastevere/2009/02/22/alejandro-espinosa-los-legionarios-hablan-de-la-amante-de-maciel-para-ocultar-su-pederastia/

http://blogs.21rs.es/trastevere/2009/02/14/el-evangelio-segun-marcial-maciel/

http://blogs.21rs.es/trastevere/2009/02/09/la-doble-vida-del-fundador-de-la-legion-de-cristo-marcial-maciel-y-sus-complices/

http://blogs.21rs.es/trastevere/2009/02/09/el-p-legionario-juan-pedro-oriol-reconoce-las-denuncias-sobre-marcial-maciel-y-pide-perdon/

http://blogs.21rs.es/trastevere/2009/02/08/el-dinero-motivo-a-los-legionarios-de-cristo-a-admitir-la-paternidad-de-su-fundador-marcial-maciel/

http://blogs.21rs.es/trastevere/2009/02/07/marcial-maciel-tuvo-una-amante-y-una-hija-confirman-los-legionarios-de-cristo/

 

54 Responses to “Respuesta de la esposa de una víctima de Marcial Maciel a la carta de una “hija” espiritual del fundador de la Legión de Cristo”

  1. Susana, te comprendo perfectamente, yo estuve en el RC hace bastantes años, incluso fui a un candidatado hace una veintena de años. Y creo que la mayor bofetada es la soberbia con la que se conducen todo el tiempo estos caballeros encubridores y su manada de señoras copetonas encubridoras, acostumbradas a perdonar los “pecaditos” de los maridos para no “hacer olas” y por el “bien de la familia”, lo han extrapolado a perdonarle los “pecadillos” a los personajes que nos ocupan.

    Lamentablemente, aún queda mucha gente como Doña Lucrecia, que no sólo se permite una actitud soberbia, sino que además se atreve a minimizar los daños causados a cientos de personas por décadas, y encima de su altanería y arrogancia, se atreve a descalificar a los interlocutores que no piensen como ella. Estoy segura que si un hijo, hermano, primo o su propio esposo hubieran sufrido un abuso, no pensaría igual. Es lamentable que gente que se cree que “mea agua bendita” se atreva a defender lo indefendible con tal de quedar bien con quien cree que debe quedar bien.

    Un abrazo Susana, somos muchos y muchas, unos antes, otros después, que hemos abierto los ojos.

  2. […] http://blogs.21rs.es/trastevere/2009/04/02/respuesta-de-la-esposa-de-una-victima-de-marcial-maciel-a… […]

  3. Tal se puede decir que la Lucrecia esta es Macielana, no Cristiana. Vamos, que a mí me recuerda a la Celestina, cuando el enamorado dice:”Melibeo soy”, después de tomar el filtro amoroso que le da la Celestina.

    Francamente, la verdad es que no tendría mayor importancia, si no fuera que esta mujer es la que dirige la página Catholic.net. Menuda directora que es capaz de decir la sarta de tonterías que ha soltado en afirmar de que es la “otra hija de Maciel” vamos, aparte de ser hijo biológico de mis pàdres, yo solamente me considero hijo de Dios, pero no del dios en el que cree esta señora, porque par ello prefiero ser ateo.

    Sí, pecados los cometemos todos, pero eso no ha sido solo un pecado. Ha sido un engaño muy bien urdido por una persona que. para un creyente como yo, tal parece dirigido por el propio Diablo.

  4. ¡¡¡Atención enfermos de todo tipo y en el mundo entero!!!…

    Basta ya de dolor y sufrimiento. Nos llegó la verdad de Dios última y previa al fin del mundo. Y en ella se nos dice que el poder de Dios, el cual todos creíamos que de Él venía, hoy viene resultando que todo lo obtenido por este medio no era otra cosa sino asunto sólo de la sola fe en sí, sin otra intervención. De lo cual, todo resultado visto no fue sino obra del mismo ser humano. Es decir, el hombre fue siempre el autor de todo lo que le ha acontecido al dejar su mente divagar ignorante y descuidadamente. Y por este descontrolado manejo le ha estado sucediendo lo que en su realidad ha palpado como efectos en general. Dios y todo lo que hemos sabido como Suyo, entonces, es, o está… ¡en los pensamientos y los sentimientos humanos!…
    Sí. Cómo lo escuchaste… Todo lo que por allí has dejado que transite, se estacione o pernocte, como miedo, temores, presentimientos, ideas, que jueguen en contra de tu salud, necesidades —básicas o no—, armonía, seguridad, alegría, etc., todo lo que dentro de este tipo de proyecciones o palabras mentales has estado permitiéndote concebir allí, de eso has tenido para con tu vida en tu realidad y derredor
    Todo esto fue mientras vivimos en la ignorancia, desconociendo el origen de lo que siempre creímos, merecido, lógico, casualidad, coincidencia, normal, natural, etcétera, e inclusive cosa de Dios o del “diablo”. Pero… ya no más… ya no más… ¡Ya no más!…
    Porque ahora sólo tendremos que tomar el control de lo allí habido, y manejarlo conscientemente. Es decir, si estamos, de alguna manera, convalecientes, afectados por alguna enfermedad, pongamos nuestra atención en la zona donde se supone, está la dolencia o afección. Y ya bien identificada, dirijámonos a ello expresándonos con mudas palabras (mentales), más o menos así: “¡Fuera de mí esta afección!… ¡Fuera este dolor, esta anomalía, esta falta de salud!… “Yo quiero estar sano, restaurado, libre de este mal.
    Luego imagínate por un momento corriendo, saltando, bailando, comiendo de todo. En fin; haciendo todo aquello que tu convalecencia te impidió. Y termina este proceso diciendo, pero con contento y como sabiendo por adelantado que así será…, y con total autoridad: “Así quiero estar. Lo ordeno… ¡Y seré obedecido! Termina dando la gracias a lo que tu quieras, no hay nada en específico para darlas en realidad, ni tampopco es necesario que se las des a Dios porque, ciertamente, habrás sido tú quien se habrá sanado por sí solo en lo que nada tendrá que ver Él. Hazlo así porque sólo de tal modo tendrás el poder absoluto dentro de estos menesteres y se te dará lo por ti ordenado al pié de la letra. Y si es cosa que los niños y bebés no pueden hacerlo por sí mismos, nosotros sí podremos hacerlo por ellos. Imaginándonos su cara y su cuerpo en nuestra mente, primero como vemos que se encuentran, y luego de algunos segundos en ello, imaginarlos sanos y totalmente restaurados, mientras damos la orden diciendo que eso es lo que queremos. También podemos hacer esto con nuestras mascotas. O, aun, caballos y ganado si los tuviéramos y si hubiera algún problema de salud en ellos
    Deben saber también que habrá casos en que la afección en algunos desaparerá en el momento mismo, o a los pocos minutos. En otros, a la hora o durante las horas venideras. En otros casos, en el día o en la semana. En otros, en el mes o en el año. Y aun en otros deberás esperar un año o más. Pero, tienes que mantener tu palabra viva durante todo el tiempo, sin limitarte en esta necesidad. Que no hacerlo puede significar el fin de todo. Mas, si no haces caso omiso de estas indicaciones, te mantendrás vivo… hasta constatar que tu orden se habrá convertido en toda una realidad.
    Luego, para conservarte así y durante una larga vida, no debes permitir nunca más pensamientos ni sentimientos que contradigan la vida, la salud, la armonía, la amistad, la provisión, el amor fraterno, la compasión, etc., esto ni de ti opara ti mismo, ni de ti para los demás y lo demás. Cada vez que algo así quiera vulnerarte, debes negarlo, desecharlo…, expulsarlo de tu mente y tu corazón.
    Te explico: No es que Dios no exista, sino que Él, cuando terminó Su Obra de creación, dejó, desde allí en adelante, bajo la responsabilidad del ser humano todo lo que le ocurriese a él mismo y al mundo entero. Dicho más claro: todo lo que hemos visto como realidad en la vida humana y en la “naturaleza”, ha surgido al menos de la mente de un solo hombre, de lo que pensó en su mente potenciado por el miedo o el enojo. Con tal e ignorante manejo ha estado dañando, perjudicando, y aun: matando a sus congéneres, y de ello ha estado recibiendo como devolución. Por eso que el mundo ha llegado a sufrir lo que sufre y vivir lo que vive. Y cada vez de peor en peor, como puedes comprobarlo tú mismo dirigiendo tu atención doquiera que la dirijas. Lo que, sabiendo de esta nueva palabra y aplicandola, cada uno y cada cual, se verá libre de ello.

    Mas, de tal modo es que hemos estado haciendo funcionar a Dios y al diablo por medio de lo que, finalmente, en nuestros pensamientos y nuestros sentimientos decidimos. De todo lo que allí se determino, nos ha estado sucediendo en nuestra realidad y al mundo mismo. Nada ha sido lógico ni normal ni natural; ni fortuito ni coincidencia sino devenido de allí. Así, nada ha sido casual sino causal.
    Con respecto a Jesús, Él también existió. Y, tal como nosotros terminamos por deducir, fue un hombre como cualquiera de nosotros, quien sabía de esto desde hace mucho antes que mucho, y quien se encargó de comunicárnoslo, tal como lo hago yo ahora, Que lo aprendí de Él en un legado que descubrí, el cual lleva entre nosotros cuarenta años y que nadie supo entenderlo. Yo lo hice y hace dieciséis años que estudio y practico sus enseñanzas, y mucha experiencia tengo sobre el tema. Por eso puedo dar testimonio de que es cierto y real lo que dice en él y a la pura práctica se refiere. Trabajo en cuyos, palpables, visibles y fáciles resultados, constataremos su certeza.
    Tal como Él nos lo anunció hace ya más de dos mil años, yo hago las cosas que hacía entonces, y cosas mayores hago, sin recurrir a su nombre sino porque a mí se me da la real gana. Y sé que estoy procediendo correctamente porque Jesús me lo confirma en uno de los versículos de la Biblia cuando se expresa así: “Me diréis que habéis profetizado, que habéis sanado, que habéis hecho muchas obras en MI NOMBRE; más yo os diré, alejaos de mi hacedores de maldad, no os conozco”. Y como les digo, yo nada hago en su nombre. Y si así procedo…, ¡es que le estoy obedeciendo!… Y por ello es que pasé adelante de todos los que hoy se consideran salvados sin estarlos.
    Y la perdición les vendrá por no disponer de la libertad que los miedos infundados, los cuales les han sido inculcado durante milenios de sometimiento vano e inútil, su camino en estos menesteres paralizarán —libertad de la cual tan completamente disponemos nosotros para decidir sobre lo que leemos, lo que decimos y lo que hacemos, y miedos cervales que no tenemos—. Dejándolos aquello sin un mínimo de valor —siquiera—, para revisar otra palabra que no diga de lo que ellos saben y creen. Por eso, tal como les sucedió a los judíos hace dos mil años, que se quedaron fuera por no creer que Jesús era el tan esperado Mesías, los “cristianos” lo padecerán también por no creer que el mencionado libro es Su prometida venida para esta hora última.
    Con respecto a lo que dicen y piensan ustedes acerca de toda iglesia implantada, de la falsedad, la hipocresía y el daño que encierra, y del perjuicio que le han hecho al hombre en relación a su adelanto espiritual, y por ende a su dicha y paz sobre la Tierra, no es nada comparado con lo que Jesús afirma de ellos en los escritos que nos dejó para esta hora. Cuando ustedes se enteren de ello, lo valorarán y lo creerán. Pues está todo lo dicho por Él en él más completo acuerdo a lo que, tan cruda y terriblemente piensan ustedes de las religiones y de quienes las manejan. Y la palabra que nos vino, escuchen bien, ¡nos hace más libres de lo que nunca pudimos saber de la libertad y de lo que pudimos hacer con ella!… Y jamás cometimos pecado con nuestro libre proceder sino adelanto. Mientras ellos sí, lo estuvieron cometiendo, y continuamente. ¿Lo comprenden? El haber llegado a estas alturas de la vida sin creer en Dios ni en Jesús, era la condición que deberíamos alcanzar para aceptar la última palabra del Gran Maestro, lo que nos significa algo mucho más grandioso y tremendo de lo que ellos alcanzaron a saber, creyeron y esperan de la vida y el espíritu.
    Ahora, para nuestra perfección —porque la hay—, solo tenemos que tomar el control de nuestra mente y sentimientos del corazón, y controlados así, pensando y deseando para bien, sólo podrá sucedernos lo que nosotros queramos como bien propio, de los demás…, y del mundo mismo.
    Si nos encontramos con pensamientos y sentimientos en cada y todo momento dentro del bien, podremos evitar, potenciados así, hasta lo que hemos creído que a la naturaleza concierne. Es decir: hasta podemos disolver todo tipo de manifestaciones “naturales” con solo pronunciarlo de vez en cuando, o cada vez que escuchemos de algún, “sabio”, científico o “especialista”, que asegurándolo lo anuncie.
    Para lo que es mal o maldad no me pronunciaré. Dejaré a cada uno que con su violencia de corazón cometa, lo que hará ahora a sabiendas de lo que tiene dentro de sí como secreto poder mortal y destructivo. Pero no sin decirle que todo mal que cause, con razón o sin ella, lo tendrá que experimentar en carne propia, alguna vez, en algún lugar; y sin posible evasión.
    De esta manera es que comenzaremos a atar al demonio, como está profetizado en Las Sagradas Escrituras que será. Pero no tan así de literal como llegamos a enterarnos en ellas, sino porque nosotros comenzaremos a controlar lo malo que transite o se estacione en nuestra mente y nuestro corazón, pues en ello ha estado haciendo de las suyas Satanás sin haber existido jamás. Y para atarlo, solo tendremos que ser desde hoy, perdón, compasión paz y amor desde allí. Que por no haber sido así antes, es que aún tenemos el mundo que tenemos, somos como somos…, y nos pasa lo que nos pasa. Todo para mal…, y cada vez de peor en peor.
    Mas todo cambiará para propio gusto y placer en quien crea en estas Buenas Nuevas y ponga en práctica para bien estos conceptos, que son verdaderamente pragmáticos, empíricos… o, realmente prácticos y fáciles; como tú quieras expresarlo pero que diga de lo normal y natural, de los cuales los resultados darán testimonio de su veracidad.
    No creímos en Dios porque nunca se nos mostró como algo posible de palpar, que fue la condición que exigimos para entregarle nuestra fe; y tuvimos razón. Pero ahora más grande muestra que la que se nos pone a nuestra disposición, no puede haber. Ahora no creer en Dios sería no creer en nosotros mismos. Si nosotros somos reales, es que Él también lo es. Y no es que ahora se nos diga que nosotros somos dioses, y que nuestro Dios no existe, sino que son las señales enviadas por Él que nos dan muestras de Su existencia.
    Ahora podremos dejar de ser los demonios (algo en lo que está metido el mejor y más santo de los creyentes, pues cuando ellos, enojados o temerosos, pusieron en manos de Dios los castigos y condenas que creyeron que otros merecían, o confirmaron con sus pensamientos la voluntad de Dios en este sentido, fueron ellos los causantes de tragedia y muerte y no Él) que durante todo este tiempo de ignorancia fuimos, creando dentro de este estado tanto mal en las vida de los demás y en el mundo, que mucho nos sorprenderemos cuando enterados de esto nos veamos. Pero lo bueno es saber que eso ya terminó para nosotros. Y podremos, desde hoy mismo convertirnos en ángeles a los ojos de Dios, mientras que los que se creyeron dueños de la verdad se pierden en la adversidad. Y esto que nos llega de tan extraordinario y bueno para nosotros, será por el solo hecho de saber ahora dónde está el Dios bueno y el demonio destructivo, aprendiendo a controlar los torbellinos de nuestra mente y las tormentas de nuestro corazón. Calmándolo, volviéndolo paz y amor, primero hacia uno mismo, y luego hacia lo demás y lo demás. Y con este control, sólo cosas buenas y maravillosas transmitiremos a los demás, para que tengan y obtengan… lo que, sin duda e inevitablemente, como devuelta tendremos, convertido en las vidas de todos los involucrados en: Seguridad, provisión, abrigo, salud, larga vida, amistad, amor…, paz y dicha. Todo en abundancia. Mas, estos serán privilegios sólo para los que nunca pudimos creer en Dios, pues los que sigan creyendo a la vieja manera, por no darse la oportunidad de renovarse… allí se quedarán.
    Tengo mucho material impreso y totalmente inédito para ofrecerte al respecto, y para perfección de tu vida carnal y espiritual. Esto aparte del libro cuyo contenido en parte mencioné y cuyo título es: (“EL LIBRO DEL BUEN AMOR”. María Marcio, Editorial Kier). Este libro no está a la venta en ningún lugar. No lo vas a encontrar sino en Internet. Busca en el Google: Mercado libre argentino, y cuando ya estés allí, escribe en la barra respectiva lo que entre paréntesis te indiqué un par de líneas más arriba. Y ojo, que lo que parece ser el nombre del autor, no es así; sino es el nombre de María, su madre, y el de su padre terrenal, un hidalgo y hermoso patricio romano llamado Marcio. Lo que deja todo lo creído por la imaginería humana, de Dios y Jesús, como una necesaria mentira que debió pronunciarse para implantar en este tiempo final la verdad última y definitiva —que es esta— y para seguir evolucionando en el camino a Él. Sapiencia que yo sé, te hará sentir muy jubiloso. Porque sabrás que no erraste con tus pensamientos ni en tu conducta por la vida, y que, por el contrario, enriquecerá enormemente lo arraigado y hecho por ti con respecto a tu independencia de Dios y el ridículo miedo al demonio.
    Te indico también que dentro de sus páginas muchas veces verás escritos estos nombres, pero debes saber que cuando dice, Marcio, se está refiriendo a tu mente, a lo que tienes allí, a sus capacidades, a sus cualidades en tu aspecto macho, hombre, en lo que prima la inteligencia y el correcto discernimiento cuando no permites que tus sentimientos y emociones se sobrepongan. Y cuando dice María, se está refiriendo a tu corazón, como la parte de hembra y las cualidades y defectos que estas encierran en sí. En lo que, cuando dejamos que se impongan los extremos sentimientos, estos no nos permiten hacer usufructo de la misma (inteligencia), sin permitirnos para nada razonar, como nosotros sí podemos hacerlo consiguiéndolo… y la mujer no puede hacer.
    Repasa —para que reconozcas esto— en la Biblia lo que hizo con Adán, Eva. Lo de Dalila con Sansón. Lo de la mujer de Potifar con José. Lo de Betzabé con David. Lo de las mozas con un Salomón ya entrado en años. Con Jezabel y sus instintos iracundos y asesinos, etc., y cuantas veces insinúa de la maldad habida en la mujer. Medita sobre esto primero y te darás cuenta que esa mujer está dentro de ti y no fuera. La cual es la mujer a la que debes unirte para el resto de tu existencia, la que debes aprender, antes que nada, a tratar, a amar y a dominar, para que te deje ejercer tu inteligencia íntegramente, para salvar todos los dramas existenciales y espirituales y no acabe contigo, emocional o físicamente.
    Haces esto primero con tu mujer interior, y tu mujer material ya no será más un problema para ti sino sólo paz y dicha. Porque con este trabajo aprenderás, sinceramente, a conocerla, y en toda su naturaleza. Debes saber que por esta condición natural ella. la mujer física, tiene el absoluto derecho de ser como es, pues está hecha toda sentimiento por Dios. Muy buena y “santa”cuando la tratas bien y le das lo que ella quiere y necesita para sentirse bien; complacida y en calma. Y mala hasta el extremo de lo demoniaco cuando la tratas mal y según el grado de tus malos tratos, cosa que si se da en tu vida, tú solamente eres el responsable. Ella, por esta tremenda diferencia que existe entre los dos, no puede, por más que sea su voluntad, darle solución a los dramas de incomprensión y desacuerdos de pareja, por que no dispone en su cabeza con lo que, para estos menesteres se requiere, para armonizar situaciones descontroladas, y que es lo que en su corazón está como ruego y anhela con todas sus fuerzas, solo que no lo puede expresar con su boca debidamente y para satisfacción del varón Que es otra cosa que ignorábamos y que nos hace ver una desconocida diferencia entre ellas y nosotros, que nos hace saber que ellas no poseen lo que nosotros tenemos como inteligencia, claro, como así nosotros no podremos tener jamás lo extremo de bueno que ellas tienen como sinceridad y sentimientos. Y por ello, con nuestros sentimientos descontrolados, esta (la inteligencia) se nos queda totalmente anulada, si la dejamos que los mismos se impongan. Pues así nos ordenan y nos impulsan, mudamente, a decir lo que no debiéramos decir, y hacer lo que no corresponde. Lo que sí pudiéramos decir y hacer si aquietamos primero el corazón, lo cual sería todo para bien y paz en relación. Y lo que, si no es controlado, pasamos a ser dos seres emocionales en una pareja, dos mujeres. En donde el jefe, el hombre que por inteligencia puede controlarlo todo para armonía y bien de ambos, ya se ha ausentado. Convirtiéndose con este femenino descuido, no digno de ser llamado ni inteligente ni varonil, todo en un caos hogareño y de convivencia. Mas, logrando aquietar la mujer que en nuestro corazón habita y en cada situación, lo veremos todo claro… como en cámara lenta. Estado interno en que no se nos escapará detalle alguno para bien reaccionar. Con lo que podemos ser justos y verdaderos amantes, y sabios, en las cosas de la vida y de relación… Y plenamente dichosos, sin duda alguna y sin otra alternativa.
    Hay más, mucho más, por supuesto. Y por cualquier cosa puedes ponerte en contacto conmigo, siempre que no sea para antagonizar, claro. Preguntar se podrá, como debe hacerlo por obligación cualquier niño inteligente en la escuela. Quien no debe discutirle al profesor ni tratar de enseñarle. Tal es el comportamiento que debe tener todo aquel que desee comunicarse conmigo, pues ya mucho he aprendido de estos, los religiosamente sometidos… Y ya no quiero seguir perdiendo el tiempo porque, ciertamente, he dado por definitiva la convicción de que ya no tienen vuelta.
    Anota en el siguiente correo:
    huvianma1@hotmail.com

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)