Benedicto XVI alienta a la República Checa a redescubrir sus raíces cristianas

benedicto-xvi-en-praga-web.jpg

“En el Santo Niño de Praga contemplamos la belleza de la infancia y la predilección que Jesucristo demostró siempre por los más pequeños. ¡Cuántos niños, en cambio, no son amados, ni acogidos, ni respetados! ¡Cuántos son víctimas de la violencia y de la explotación por parte de personas sin escrúpulos! ¡Ojalá estos menores tengan el respeto y la atención que se les debe: los niños son el futuro de la humanidad!”.

Praga, 26 Sep. 09 (ACI).- En su primer discurso en la ciudad de Praga en su viaje a la República Checa, el Papa Benedicto XVI alentó a los habitantes de este país a redescubrir las “tradiciones cristianas que han plasmado su cultura y exhorto a la comunidad cristiana a seguir extendiendo su voz mientras la nación afronta los desafíos del nuevo milenio”. 

Tras ser recibido por el Presidente Václav Klaus y por el Arzobispo de Praga, Cardenal Miloslav Vlk, el Santo Padre explicó que “si toda la cultura europea ha sido profundamente plasmada por la herencia cristiana, esto es verdad en modo particular en la tierra checa, porque gracias a la acción misionera de los santos Cirilo y Metodio en el siglo noveno, la antigua lengua eslava fue transcrita por primera vez. Apóstoles de los pueblos eslavos y fundadores de su cultura, con razón son venerados como patronos de Europa”. 

Este país, prosiguió el Papa, “ha sido un punto de encuentro de pueblos, tradiciones y culturas diversas. No se puede negar que esto causó a veces fricciones. Sin embargo, con el tiempo se ha revelado un encuentro fructuoso. De ahí el papel significativo que ha jugado la tierra checa en la historia intelectual, cultural y religiosa de Europa, a veces como un campo de batalla, y más a menudo como un puente”. Tras recordar que en los próximos meses se conmemora el 20º aniversario de la revolución con la que se cerró “de modo pacífico una época particularmente dura para este país, en la que la circulación de ideas y de movimientos culturales estaba rígidamente controlada”, Benedicto XVI aseguró que se une a “la acción de gracias por la liberación de estos regímenes opresivos”. 

“Si la caída del muro de Berlín supuso un hito en la historia mundial, esto fue todavía más real para los países de Europa Central y del Este, haciéndoles capaces de asumir aquel lugar que les corresponde en el consenso de las naciones, en calidad de actores soberanos”. 

Seguidamente señaló que “no se debe minusvalorar sin embargo el coste de cuarenta años de represión política. El intento despiadado del gobierno de aquel tiempo de reducir al silencio a la Iglesia fue una particular tragedia para esta tierra. Vuestra historia, desde el tiempo de San Venceslao, de Santa Ludmilla y de San Adalberto, hasta San Juan Nepomuceno, ha estado marcada por el testimonio valiente de mártires cuya fidelidad a Cristo fue testimoniada con voz más clara y más elocuente que la de sus asesinos”. 

“Este año es el cuarenta aniversario de la muerte del Siervo de Dios el Cardenal Josef Beran, Arzobispo de Praga. Deseo rendir un homenaje a él y a su sucesor, el Cardenal Frantisek Tomasek, a quien tuve el privilegio de conocer personalmente, por su indómito testimonio cristiano frente a la persecución”.  

Ellos y otros valientes e innumerables sacerdotes, religiosos y laicos, hombres y mujeres, continuó Benedicto XVI, “han mantenido viva la llama de la fe en este país. Ahora que se ha recuperado la libertad religiosa, hago un llamamiento a todos los ciudadanos de la República para que redescubran las tradiciones cristianas que han plasmado su cultura y exhorto a la comunidad cristiana a seguir extendiendo su voz mientras la nación afronta los desafíos del nuevo milenio”. 

Finalmente el Papa citó un pasaje de su encíclica Caritas in veritate: “sin Dios el hombre no sabe adonde ir ni tampoco logra entender quién es” y explicó que “la verdad del Evangelio es indispensable para una sociedad próspera, porque abre a la esperanza y nos hace capaces de descubrir nuestra dignidad inalienable de hijos de Dios”. 

Terminada la ceremonia, el Papa se dirigió a la Iglesia de Santa María de la Victoria para coronar a la imagen del Niño Jesús de Praga, conocida también como el Divino Niño.

El Papa corona al Niño Jesús de Praga y le confía familias del mundo

 Al mediodía (hora local) el Papa Benedicto XVI llegó a la Iglesia de Santa María de la Victoria, en donde se encuentra la conocida imagen del Niño Jesús de Praga, conocida también como el Divino Niño, a quien confió a todas las familias del mundo a su especial cuidado, pidiendo para todas “el don de la paz y la concordia”. 

A su llegada al templo, abarrotado de familias con niños, el Santo Padre fue recibido por el rector. Después de adorar al Santísimo expuesto en la capilla del Niño Jesús, impuso una corona de oro a la imagen del Divino Niño, tras lo cual se dirigió al altar mayor para saludar a los presentes. La imagen del Niño Jesús, dijo el Papa, “nos hace pensar en el misterio de la Encarnación, en Dios Omnipotente que se hizo hombre y vivió durante treinta años en la humilde familia de Nazaret”. 

“Pensemos en todas las familias del mundo e invoquemos del Niño Jesús el don de la unidad y la concordia para todas ellas. Pensemos sobre todo en las más jóvenes, que tienen que hacer tantos esfuerzos para dar a sus hijos seguridad y un porvenir digno. Recemos por las familias en dificultad, probadas por la enfermedad y el dolor, por las que están en crisis, separadas o laceradas por la discordia y la infidelidad.  Todas las confiamos al Santo Niño de Praga, sabiendo lo importante que es su estabilidad y su concordia para el progreso de la sociedad y el futuro de la humanidad”. 

Seguidamente afirmó que “en el Santo Niño de Praga contemplamos la belleza de la infancia y la predilección que Jesucristo demostró siempre por los más pequeños. ¡Cuántos niños, en cambio, no son amados, ni acogidos, ni respetados! ¡Cuántos son víctimas de la violencia y de la explotación por parte de personas sin escrúpulos! ¡Ojalá estos menores tengan el respeto y la atención que se les debe: los niños son el futuro de la humanidad!”. 

El Papa agradeció finalmente a todos los niños que habían ido a saludarlo y les pidió que recen por sus padres, maestros, amigos y también por él. Finalizada la visita a Santa María de la Victoria Benedicto XVI se trasladó a la Nunciatura Apostólica donde almorzó.

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)