Mensaje de Benedicto XVI a la FAO: Poder alimentarse forma parte del derecho a la vida

Cartel FAO cumbre mundial RomaEl acceso al alimento, más que una necesidad elemental, es un derecho fundamental de las personas y de los pueblos. Podrá ser una realidad y por tanto una seguridad si se garantiza un desarrollo adecuado en todas las distintas regiones. En particular, el drama del hambre podrá ser vencido sólo “eliminando las causas estructurales que lo provocan y promoviendo el desarrollo agrícola de los países más pobres.

  • En su discurso anual para conmemorar el Día Mundial de la Alimentación, Diouf urgió a los líderes mundiales a alcanzar un acuerdo que permita incrementar el porcentaje destinado a la agricultura en la ayuda oficial al desarrollo al 17 por ciento -el nivel que tenía en 1980-, frente al cinco por ciento actual.

Ciudad del Vaticano, (Fuente ZENIT y FAO).-  Texto del mensaje del Papa Benedicto XVI a Jacques Diouf, Director de la FAO, con motivo de la próxima cumbre sobre alimentación que se celebra desde el viernes en Roma.

“Al señor Jacques Diouf, Director General de la FAO

Si la celebración de la Jornada Mundial de la alimentación recuerda la fundación de la FAO y su acción para combatir el hambre y la malnutrición, subraya sobre todo la urgencia y la necesidad de intervenir en favor de todos aquellos que están privados del pan cotidiano en tantos países, a causa de la falta de condiciones de seguridad alimentaria adecuadas.

La crisis actual, que atraviesa son distinción el conjunto de los sectores de la economía, afecta particularmente de forma grave al mundo agrícola, donde la situación llega a ser dramática. Esta crisis pide a los Gobiernos y a los diversos componentes de la Comunidad internacional que realicen elecciones determinantes y eficaces.

Garantizar a personas y pueblos la posibilidad de vencer la plaga del hambre significa asegurarles un acceso concreto a una alimentación sana y adecuada. Se trata, en efecto, de una manifestación concreta del derecho a la vida, que, aun solemnemente proclamado, sigue quedando a menudo demasiado lejos de una realización plena.

El tema elegido este año por la FAO para la Jornada Mundial de la Alimentación es “Conseguir la seguridad alimentaria en tiempos de crisis”. Este invita a considerar el trabajo agrícola como elemento fundamental de la seguridad alimentaria y, por tanto, como un componente integral de la actividad económica.Por este motivo, la agricultura debe poder disponer de un nivel suficiente de inversiones y recursos. Este tema recuerda y hace comprender que los bienes de la tierra son limitados por naturaleza, y que requieren por tanto comportamientos responsables y capaces de favorecer la seguridad alimentaria, pensando también en la de las futuras generaciones. Se necesitan una profunda solidaridad y una fraternidad de larga mirada.

La consecución de estos objetivos requiere una necesaria modificación de los estilos de vida y de las formas de pensar. Obliga a la Comunidad internacional y a sus instituciones a intervenir de forma más adecuada y más determinante. Auguro que esta intervención pueda favorecer una cooperación que proteja los métodos de cultivo propios de cada área y evite un uso desconsiderado de los recursos naturales. Auguro además que esta cooperación salvaguarde los valores propios del mundo rural y los derechos fundamentales de los trabajadores de la tierra. Dejando aparte privilegios, beneficios y comodidad, estos objetivos podrán ser realizados para ventaja de hombres, mujeres, familias y comunidades, que viven en las áreas más pobres del planeta y que son, además, más vulnerables. La experiencia demuestra que las soluciones técnicas, aún avanzadas, faltan de eficacia si no se refieren a la persona, principal protagonista que, en su dimensión espiritual y material, es el origen y el fin de toda actividad.

El acceso al alimento, más que una necesidad elemental, es un derecho fundamental de las personas y de los pueblos. Podrá ser una realidad y por tanto una seguridad si se garantiza un desarrollo adecuado en todas las distintas regiones. En particular, el drama del hambre podrá ser vencido sólo “eliminando las causas estructurales que lo provocan y promoviendo el desarrollo agrícola de los países más pobres mediante inversiones en infraestructuras rurales, en sistemas de irrigación, en transportes, en organización de los mercados, en formación y difusión de técnicas agrícolas apropiadas, capaces de utilizar lo mejor posible los recursos humanos, naturales y socioeconómicos mayormente accesibles a nivel local” (Caritas in veritate, n. 27).

La Iglesia católica, fiel a su vocación de estar cercana a los últimos, promueve, apoya y participa en los esfuerzos realizados para permitir a cada pueblo y comunidad que disponga de los medios necesarios para garantizar un nivel adecuado de seguridad alimentaria.

Con estos auspicios, le renuevo, señor Director General, las expresiones de mi más alta consideración, e invoco sobre la FAO, sobre los Estados miembros y su todo su personal abundantes bendiciones celestiales.

En el Vaticano, 8 de octubre de 2009

Diouf pide terminar rápidamente con el hambre

FAO inauguración asamblea Roma 2009 Es necesario incrementar la ayuda oficial a la agricultura

 Fuente FAO (16-10-2009, Roma).-  El Director General de la FAO, Jacques Diouf, ha pedido a los líderes mundiales que alcancen “un amplio consenso para la rápida y total eliminación del hambre” cuando se reúnan en Roma para la Cumbre Mundial sobre la Seguridad Alimentaria de Jefes de Estado y de Gobierno que tendrá lugar entre los próximos 16 al 18 de noviembre.

 En su discurso anual para conmemorar el Día Mundial de la Alimentación, Diouf urgió a los líderes mundiales a alcanzar un acuerdo que permita incrementar el porcentaje destinado a la agricultura en la ayuda oficial al desarrollo al 17 por ciento -el nivel que tenía en 1980-, frente al cinco por ciento actual.

El tema del Día Mundial de la Alimentación de este año es “Conseguir la seguridad alimentaria en época de crisis”.

 Diouf aseguró que la actual crisis económica, que ha abocado a 105 millones de personas más al hambre, “no tiene precedentes” ya que siguió de forma inmediata a la crisis mundial de los precios alimentarios de 2008. La actual crisis tiene lugar además en un momento en que “en algunos países, los precios de determinados productos se encuentran todavía en los niveles récord de 2007”, señaló Diouf citando el arroz en Sri Lanka, Myanmar, Kenia y Ecuador, el mijo y el sorgo en Burkina Faso, Malí y Níger y el trigo en Bolivia y Pakistán.

 “La cifra de 44 000 millones de dólares EE.UU. de ayuda oficial al desarrollo que necesitamos dedicar al desarrollo agrícola es muy baja comparada con los 365 000 millones gastados en 2007 en apoyo de la agricultura de los países ricos, los 1,34 billones de dólares que el mundo dedica cada año a armamento o los billones reunidos a toda prisa en 2008-2009 para reflotar el sector financiero”, recordó.

Los países donantes ricos, los países en desarrollo y los organismos de ayuda tienen que centrase ahora en políticas de ayuda a los 1 020 millones de personas subnutridas que hay en el mundo, según Diouf.

 “Existe toda una serie de problemas fundamentales que hay que resolver, como la gobernanza. El sistema de gobernanza de la seguridad alimentaria mundial es ineficaz y no está suficientemente bien coordinado para afrontar la actual crisis alimentaria y los nuevos desafíos que se presentarán en el futuro. La actual reforma del Comité de la Seguridad Alimentaria Mundial es una oportunidad real de fortalecer esta entidad y hacerla más eficiente y eficaz como base para la Asociación Mundial sobre Agricultura y Seguridad Alimentaria.

 Según el responsable de la FAO hay motivos para la esperanza, ya que países como Ghana, Mozambique, Uganda, Vietnam, Tailandia y Turquía han conseguido reducir de forma significante el número de personas subnutridas durante los últimos cinco años.

 “Ello significa -añadió- que tenemos los conocimientos sobre lo que hay que hacer y cómo hay que hacerlo. Existen programas, proyectos y planes generales que esperan tan solo la voluntad política y los recursos para hacerse operativos”.

One Response to “Mensaje de Benedicto XVI a la FAO: Poder alimentarse forma parte del derecho a la vida”

  1. Propongo recortar, primero, en nuestro estúpido ritmo y, ya más en general, dar una “pensadita” sobre los derroches de las campañas como la Madrid 2016; la del lince ibérico; los 3 millones inflados en la visita del Papa a Valencia a las estupendas familias cristianas y los otros 9 que tampoco los veo de recibo; el alumbrado en Navidad y todas las EXPO que en el mundo han sido.
    Realmente la economía nos sostiene, crea riqueza y empleo, pero esta oferta de posiblidades, no la digerimos y convierte las transacciones que propician el bienestar en la arena de nuestras exhibiciones y competitividades que, a su vez, conforman este homo insaciable y extrañado del sufrimiento ajeno.

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)