Manifiesto del Grupo Cristianos Socialistas (PSOE) sobre el aborto

Logo Cristianos Socialistas“…Por cuanto se trata de un ser humano en formación, no puede haber un derecho al aborto. No hay sólo maternidad, sino también paternidad. Por ello, también corresponsabilidad. La prevención justificada en casos contra la manipulación o la coacción sobre la mujer en su decisión de interrumpir el embarazo no puede anular la necesidad de una información adecuada, apoyo familiar y social en términos de acompañamiento”.

Madrid, 25 oct (Trastevere).- Coincidiendo con la reciente manifestación contra el aborto el pasado 17-O, el Grupo Cristianos Socialistas que se constituyó como grupo Federal dentro del PSOE En el marco del Congreso Internacional realizado en Córdoba del 9 al 11 de septiembre, convocado por la Liga Internacional de Socialistas Religiosos (ILRS) para reflexionar sobre el tema “Crisis global y espiritualidad. Construyendo alianzas entre la fe y la justicia”, el grupo hizo público un manifiesto sobre el aborto en torno proyecto de ley de reforma que debate ahora el Parlamento, y que  reproducimos a continuación.

El aborto, a la búsqueda de un terreno común

El núcleo de la reforma sobre el aborto propuesta por el Gobierno es políticamente razonable: una ley de plazos (catorce semanas) combinada con doble indicación. De esta forma se ofrece un marco legal más honesto con la realidad y acorde con la legislación europea mayoritaria, como bien fundamenta el dictamen del Consejo de Estado.

Es más restrictiva con los abusos, ya que el supuesto del conflicto psíquico de la actual despenalización carece de limitación temporal y ha dado cobertura legal a abortos en estadios de gestación muy avanzados. Además la reforma refuerza la seguridad jurídica de la mujer y del profesional.

Es preciso plantear la cuestión con serenidad. No se puede descalificar una regulación legal del aborto por considerarlo un asesinato. Es una visión moralizadora que se desentiende tanto de las consecuencias de la prohibición como de los deberes de la ley y el legislador ante una decisión compleja y conflictiva. Tampoco puede negarse la pertinencia de un juicio ético, social y jurídico sobre la interrupción del embarazo por considerar que se trata de un asunto privado que concierne sólo a la mujer.

Entre uno y otro extremo es preciso sostener la necesidad de garantizar una maternidad libremente querida y responsable, por un lado, y, por otro, la protección respecto del feto. La decisión de abortar entraña graves conflictos personales y públicos que no pueden negarse invocando sólo los derechos de la mujer o sólo la protección del bien jurídico del nasciturus (STC 53/1985). La ley debe ser capaz de armonizar y encauzar razonablemente una y otra perspectiva. Es posible buscar un terreno común.

En primer lugar, el Estado tiene deberes éticos y jurídicos para con el feto por encontrarse en estado de máxima precariedad, debilidad y necesidad. Es de humanidad su cuidado y tutela. Es propio de la tradición socialista y humanista proteger al más débil, por lo que debemos reconocer y defender el bien jurídico constitucionalmente protegido del nasciturus.

Podemos convenir en que la dignidad inherente del feto no sea la misma que la de la persona nacida titular de derechos. Con todo, la formación de la vida humana es un proceso y consiguientemente hay un estatuto ético del feto que exige, conforme avanza el proceso de gestación, una protección por parte del Estado cada vez más exigente, lo que también se refleja en el régimen sancionador.

En segundo lugar, el Estado también tiene deberes éticos y jurídicos para con la mujer. Sobre la mujer recaen en primer término las dificultades sociales, económicas, psicológicas, éticas, y, en su caso, penales. La mujer no puede reducirse a receptáculo del feto. Es sujeto libre y responsable, cuya libertad y salud deben estar protegidas por la ley. La decisión de abortar ha de contemplarse como una cuestión de conciencia, y como tal debe ser tratada y respetada. En el marco que le otorga la ley, las catorce semanas, debe ser la mujer embarazada la que toma la decisión.

En cualquier caso, la vida en gestación es una realidad distinta de la mujer gestante. No es ni un órgano propio ni una extremidad de ella. La decisión de la mujer, a la que la ley otorga unos derechos de prestación en determinadas  condiciones, no puede negar que en el nasciturus estamos hablando en todo caso más de un “alguien” que de un “algo”. Por ello, por cuanto se trata de un ser humano en formación, no puede haber un derecho al aborto.

No hay sólo maternidad, sino también paternidad. Por ello, también corresponsabilidad. La prevención justificada en casos contra la manipulación o la coacción sobre la mujer en su decisión de interrumpir el embarazo no puede anular la necesidad de una información adecuada, apoyo familiar y social en términos de acompañamiento. Es consecuente con los deberes de patria potestad y con la obligación que la Constitución establece de “prestar asistencia de todo orden a los hijos”, al menos, durante su minoría de edad (39.3 CE).

Otra cuestión no menos importante: es necesario regular la objeción de conciencia de los profesionales sanitarios, de modo que quede garantizado el respeto a su conciencia ética personal sin que por otro lado menoscabe las garantías de la prestación de la IVE por la red pública en todas las comunidades autónomas.

Para nosotros, como cristianos socialistas, la función legisladora y la gestión política deben estar inspiradas por la ética y la búsqueda del bien común. Sin embargo, creemos que hacer realidad los principios éticos en una sociedad plural no supone necesariamente identificar código moral y código penal. Esto es especialmente claro en el caso del aborto.

Es necesario desarrollar, ante la pluralidad de causas que llevan al aborto, políticas de investigación y prevención que orienten actitudes hacia una sexualidad responsable. La prevención debe hacer frente a la banalización creciente de la sexualidad. También son necesarias políticas educativas,  que deben hablar de la sexualidad como placer, pero también como vínculo afectivo y comunicación; como respeto a la alteridad y dignidad de la otra persona y como control de las propias pulsiones. Con la misma gravedad, consideramos que debe avanzarse en el desarrollo de una real protección social a la maternidad.

En definitiva, la cifra de 112.000 abortos en sólo un año (2007) es un elocuente signo de fracaso colectivo. Todavía estamos a tiempo de aprovechar esta reforma como una oportunidad para emprender con decisión el impulso a políticas públicas para la reducción de los embarazos no queridos que conducen al aborto.

El manifiesto lo firman, en nombre del grupo Cristianos Socialistas del PSOE, Pilar de la Vega catedrática de Historia; Jordi López Camps, doctor en Biología y María José Pereda , doctora en Medicina y máster en Bioética..

6 Responses to “Manifiesto del Grupo Cristianos Socialistas (PSOE) sobre el aborto”

  1. El manifiestó es ponderado y claro. Estoy seguro que al Sr.Zapatero no le habrá sentado nada bien. Pero tampoco creo que aunque se contemplasen estas propuestas para la reforma de la ley, el PP la votaría favorablemente ni cesaría la campaña de los grupos “pro vida” y los obispos de la Conferencia Episcopal que andan crecidos tras la manifestación del día 17. Cualquier cosa menos consenso, así están las cosasen la política nacional.

  2. Manuel Herrero, qué verdad dices.

  3. Suscribo lo que dicen los dos

  4. El sr. Bono cabeza visibles de esa corriente imposible que es el mito de los cristianos por el socialismo, obedece antes a ZP que a los obispos entre otros títulos Sucesores de los apóstoles. Quien a vosotros oye a mí me oye y quien a vosotros os desprecia a mí me desprecia. ¿O no Sr. Herrero?

  5. El documento es ponderado, claro y preciso, no es hiriente, busca formas de “concenso” y de terreno común; asimismo, trata de huir de dos reduccionismos o polarismos posibles, a saber, no vulgarizar ni la falta de respeto al derecho a la vida del nasciturus ni la conculcación de los legítimos derechos de la madre.

    Sin embargo, el documento va a chocar con la doctrina de la Iglesia, que desde hace casi dos mil años en ese asunto permanece invariada, inviariable; y lo que te rondaré morena: no hay ninguna solución de consenso posible. El aborto provocado,o lo tomas o lo dejas: o estás en contra y te manifiestas contrario y lo rechazas al menos como posibilidad para tu vida, seas hombre o mujer, o lo aceptas, con lo cual quedas fuera de la comunión con la Iglesia.

    Lo peor del caso para mí es (bueno, no exactamente lo peor pero sí una contradicción que me hace sufrir mucho) que la actuación de la Iglesia a lo largo de la historia ha pecado,a mi modo de ver y sentir las cosas, de una tremenda incoherencia: la de ser muy permisiva,condescendiente,advenizada y a menudo aliada con toda clase de dictaduras feroces,despiadas, auspiciadas y conducidas por militares católicos; la de no aflojar ni un punto en lo tocante a la posibilidad del aborto, en ningún caso, bajo ninguna circunstancia,para ningún supuesto. Ni aunque en el embrión o feto se hayan detectado desde muy pronto -dentro del plazo de 14 semanas, pongamos- gravísimas malformaciones. Ni siquiera.
    De modo que no pocas mujeres sienten que la voz de la Iglesia les cae como una losa; comprueban cómo el más ortodoxo pensamiento de la Iglesia les exige llevar adelante un embarazo, aunque ya tengan siete u ocho hijos y dificultades económicas y un entorno familiar desestructurado; por contra, han tolerado muy excesivamente toda clase de tropelías, injusticias e ignominias perpetradas por los poderosos. A los que nunca jamás se les escomulgó.
    Pero no “contentos” con condenar el aborto siempre, sin excepción posible, rechazanla legitimidad de la contracepción,con lo cual no escasean las voces críticas, no siempre directamente feministas, que acusan a la propia Iglesia de provocar indirectamente los abortos, puesto que al rechazar el uso de los anticonceptivos, “obliga” a muchas mujeres a jugarse con más facilidad un posible embarazo.
    Por último, la Iglesia es la Iglesia, esto es, puede que la razón la asista también en este particular, sólo que para muchas personas de nuestra sociedad sus planteamientos sobre moral sexual son anacrónicos, irracionales, inviables.
    Desde luego, sean así o no lo sean, lo que no termino de poder cuadrar o conciliar es el hecho de que -y lo señalo porque el tema está ahora de rabiosa actualidad a propósito de unas recientes declaraciones de José Bono- la Iglesia no ceda ni un punto con respecto al aborto, ni siquiera en situaciones claramente dramáticas, y haya dado la comunión, incluso hacia el final de su vida, cuando ya no había duda alguna de sus miles de crímenes, a Augusto Pinochet. O se haya empeñado en mantener el secretismo sobre la vida “canalla” del sacerdote mexicano fundador de los Legionarios de Cristo.
    A mucha gente -no necesariamente progres- le resulta todo ello muy extraño. Como mínimo. O sospechoso, no se sabe muy bien de qué.

  6. A ver cuándp aprendéis que NO ES COMPATIBLE SER SOCIALISTA Y CRISTIANO. La Iglesia, allí donde a sufrido persecución en la historia reciente, ha sido por culpa del socielismo, casi siempre de una u otra forma: China, Alemania nazi (Hitler tenía aspiraciones socialistas, como fundamento de su ideología), la España de Zapatero, África del Norte… Rectificad en este error, porque NO ES EL CAMINO DE LA IGLESIA NI, EN SU RAÍZ, EL PLAN DE DIOS. Rezo por vosotros.

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)