Manifiesto de iglesias y organizaciones cristianas sobre el cambio climático con motivo de la cumbre de Naciones Unidas en Copenhague

cambio climatico pies sobre tierra resecaHacemos una llamada personal a tomar conciencia de nuestra responsabilidad individual y familiar como ciudadanos y gestores de nuestra Tierra común. Esto nos exige un cambio en nuestros hábitos de conducta y consumo, además de un compromiso ético frente al desastre ecológico y el desequilibrio en el  reparto de los recursos en el planeta.

Madrid, 7  de diciembre (Fuente EKumene).-  Las Iglesias y Organizaciones Cristianas firmantes, ante la grave situación generada por los efectos del Cambio Climático y la injusta e ineficaz gestión de los recursos del Planeta, 

MANIFESTAMOS  

  • Que el Cambio Climático y sus efectos están agravando los problemas humanitarios (hambre, enfermedades, conflictos, desastres naturales, migración y desplazamiento de población, etc.), convirtiéndose en uno de los problemas más graves de nuestro tiempo.
  • Que la injusta y negligente gestión de los recursos globales, junto a los desastres naturales están causando la muerte y el sufrimiento  de millones de personas, la destrucción de ecosistemas y la extinción de especies en todo el planeta.

Señalamos, a modo de ejemplo, algunos de los daños que está causando:

  • El aumento de los desplazados y refugiados. Según datos de Naciones Unidas, el número de personas afectadas en África por desastres naturales se ha acercado a los 17 millones en 2008;  en el mundo, más de 65 millones de personas fueron afectados por inundaciones y tormentas en el mismo año.
  • La muerte, cada año,  de más de 150.000 personas, según los datos facilitados por la Organización Mundial de la Salud.
  • El agotamiento del agua dulce en distintos puntos del planeta está provocando un proceso alarmante de desertización e incrementa la escasez de alimentos. Un ejemplo es el lago Chad, del que depende la supervivencia de una gran región habitada de África (Camerún, Níger, Nigeria y Chad) que se encuentra abocado, en los diez próximos años, a la sequía total y a posibles conflictos por la desaparición de las fronteras naturales. Esta situación está en gran parte provocada por el hombre.

También en España podemos constatar la huella de esta crisis ambiental y de la mala gestión de los recursos, a través de un proceso lento pero imparable de desertización, que amenaza ya a un 30% del territorio. Todos tenemos noticia del daño y desaparición de algunos de los humedales más representativos; la creciente contaminación de ciudades y pueblos; la progresiva llegada de inmigrantes, que han sido desplazados por el hambre, las enfermedades y las catástrofes naturales.

La conciencia de la gravedad y la urgente necesidad de encontrar soluciones a esta crisis global nos empuja a los firmantes a tomar una postura común y fraterna a favor de toda la vida que habita la Tierra y sus ecosistemas, fruto y don precioso del Creador para toda la humanidad. Ante ello, como cristianos, queremos manifestar nuestro compromiso fraterno y solidario con los que ya son víctimas de estas dramáticas consecuencias climáticas (inundaciones, hambre, muertes…), asumiendo también nuestra responsabilidad presente y el legado que dejamos a las siguientes generaciones.

Movidos por nuestra fe en Cristo, alumbrados por la palabra de Dios y en sintonía con los diversos documentos y declaraciones de las Iglesias Cristianas europeas sobre este tema, como las recogidas en la III Asamblea Ecuménica Europea de 2007 en Sibiu (Rumanía), respecto a la “protección de la Creación y la promoción de estilos de vida sostenibles para invertir la tendencia del cambio climático”, nos unimos a la iniciativa de las Iglesias Cristianas de Europa (www.bellringing350.org) –representadas conjuntamente por el Consejo de Iglesias Europeas y el Consejo Europeo de Conferencias Episcopales (http://cec-kek.org/pdf/ENClimatechange.pdf)- de cara a la Conferencia de la ONU sobre el Clima que se celebrará del 7 al 18 de diciembre en Copenhague (Dinamarca). 

Pedimos a nuestros representantes políticos:

  • Un compromiso urgente y eficaz, un pacto real, sincero y vinculante en el ámbito social, político y económico para frenar las consecuencias del Cambio Climático y mejorar la gestión de los recursos naturales.
  • Una reducción urgente de las emisiones de anhídrido carbónico (CO2) en la atmósfera hasta mantenerlas en un límite sostenible (que, según los científicos, se cifra en unas 350 partículas por millón, frente a la estimación de las 390 que ya hemos alcanzado).
  • El cumplimiento de los compromisos políticos y medioambientales adquiridos a nivel internacional, desde el Protocolo de Kyoto (1997).
  • La creación de los organismos y la aplicación de los medios necesarios para traducir en hechos reales los acuerdos alcanzados respecto a:
    •  La desertización.
    •  El desarrollo y aplicación de tecnologías y estrategias que aporten alternativas de desarrollo sostenible frente al uso de las energías basadas en combustibles fósiles.
    •  Los planes de urbanismo, exigiendo que sean  compatibles con los recursos naturales del entorno.
    • La aplicación urgente de estos correctivos: su demora puede invalidar los acuerdos y agravar los daños producidos hasta ahora, en algunos casos irreparables.

Hacemos también una llamada personal a tomar conciencia de nuestra responsabilidad individual y familiar como ciudadanos y gestores de nuestra Tierra común. Esto nos exige un cambio en nuestros hábitos de conducta y consumo, además de un compromiso ético frente al desastre ecológico y el desequilibrio en el  reparto de los recursos en el planeta.

Desde nuestras iglesias queremos fomentar alianzas, pactos e iniciativas que nos ayuden a comprender la magnitud de este problema así como aportar ideas y soluciones factibles, fruto del diálogo y la responsabilidad de toda la sociedad. A ello nos comprometemos desde la formación, la acción y la oración, en diálogo abierto y fraterno con todos en la sociedad.

Pedimos a Dios que nos conceda la valentía y la sabiduría precisas para afrontar, desde el Evangelio de Jesús y en solidaridad con los que sufren, el reto de hacer de este mundo un lugar más justo, fraterno y sostenible.

Unidos a Dios en su Creación, y solicitando Su bendición para todos los que habitamos y poblamos esta Tierra. 

Firmado en Madrid, a día 7 de diciembre de 2009 por los presentes: 

  •       Arzobispado Ortodoxo de España y Portugal. Patriarcado Ecuménico de Constantinopla
  •       Comisión General de Justicia y Paz España
  •       Comunidad Evangélica de Habla Alemana. Madrid
  •       Iglesia Española Reformada Episcopal (Comunión Anglicana)
  •       Iglesia Evangélica Española
  •       Iglesia Ortodoxa Rumana en Madrid
  •       Iglesia Ortodoxa Rusa en España – Patriarcado de Moscú
  •       Foro Ecuménico Pentecostés

3 Responses to “Manifiesto de iglesias y organizaciones cristianas sobre el cambio climático con motivo de la cumbre de Naciones Unidas en Copenhague”

  1. ¿Alguno se acuerda de lo de que antes del año 2000 se denominaba YK2? Se pensaba que todos los ordenadores del mundo fallarían, que como consecuencia vendría una especie de hecatombe. ¿Qué pasó el 1 de enero de 2000? Nada. Gastaron ingentes cantidades de dinero en muchos países, puro despilfarro. En Italia no gastaron nada. ¿Y qué pasó en Italia? Nada. Luego ¿alguno se acuerda de los del agujero de el ozono y las consecuencias que eso tendría? Resultó que se trata de un fenómeno natural que se daba cada año y nada que ver con nuestras acciones. Igualmente lo del cambio climático. Es un fenómeno que siempre se ha dado y se dará. La Conferencia de Copenhague terminó con una de las olas de frío siberiano de los últimos años. Bueno sería que las Iglesias se abstuvieran de hacer declaraciones acerca de cuestiones muy politizadas y sin suficiente base científica. Me parece que lo del calentamiento global, que ahora llaman cambio climático es al menos el fraude del siglo, si no del milenio. Es una especie de dogma de la progresía contemporánea. No es que no haya que respetar y preservar la naturaleza, pero hay basarlo en verdadera ciencia, no en la ideología izquierdista supuesto progresista.

  2. Me uno a los firmantes del manifiesto ecuménico entendiendo que la agonía que está viviendo la tierra entre la indiferencia de los grandes de la tierra que han hecho el ridículo en la Conferencia de Copenhaguen,es inaceptable.
    Ésta generación se está co mportando como si fuera la última generación de la Humanidad. No es moral ni admisible querer dejar a nuestros hijos y nietos una Tierra cadavérica como herencia.
    Creo que bien harán las iglesias cristianas en unirse para defender la Creación.El mensaje del cristianismo al mundo moderno debe ser una llamada a la responsabilidad para parar el desastre del Planeta. Ya lo ha hecho el papa hoy en su llamado
    por la Paz y en defensa de la Creación.

  3. Suscribo el comentario hecho por Tomás lineas arriba, y le pido a los cristianos en todo el mundo que no se dejen engañar por los políticos y religiosos que no tienen reparos en mentir con tal de lograr sus oscuros fines. Hay mucho dinero detrás de todo este asunto del calentamiento global. Muchas personas dependen de los presupuestos de los gobiernos; es un tema politizado lleno de mentiras seudocientíficas. El Apóstol Pablo nos recomendó lo siguiente: ‘Tengan cuidado: no se dejen llevar por quienes los quieren engañar con teorías y argumentos falsos, pues ellos no se apoyan en Cristo, sino en las tradiciones de los hombres y en los poderes que dominan este mundo. [Colosenses 2:8] Abramos los ojos, salgamos de nuestras iglesias e informémonos y no vayamos como corderitos directamente al matadero por falta de información. Dios dijo: ‘Mi pueblo fue destruido porque le faltó conocimiento’. [Oseas 4:6] Lo mismo está sucediendo hoy. Tenemos un conocimiento supremo expuesto en la Biblia, pero estamos oyendo argumentos mentirosos. Estamos en tiempos finales y tenemos que ser cuidadosos antes de apoyar alguna teoría, ideología o medida política. Jesús dijo: ‘Y conoceréis la verdad y la verdad os hará libres’ [Juan 8:32] Necesitamos conocer la verdad sobre cada asunto. El conocimiento de la verdad garantiza tu libertad. Si no conoces la verdad de un asunto, podrías ser facilmente engañado, y como consecuencia de ello, esclavizado, aún con la Biblia en la mano.

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)