Benedicto XVI: Falta la capacidad evangélica de ser niños en el corazón, de asombrarse, y de salir de sí mismo para encaminarse por el sendero que indica la estrella, el camino de Dios

Reryes Magos estrella_de_oriente web  “Al final, lo que falta es la humildad auténtica, que sabe someterse a lo que es más grande, pero también el auténtico valor que lleva a creer a lo que es verdaderamente grande, aunque se manifieste en un Niño inerme”, ha dicho el Papa con motivo de la festividad de la Epifanía. 

CIUDAD DEL VATICANO, 6 Enero 2010 (VIS).- Durante la celebración de la Misa en la basílica vaticana, con motivo de la solemnidad de la Epifanía del Señor, el Papa comentó en la homilía la lectura del Libro del profeta Isaías y el pasaje del Evangelio de Mateo, y  explicó que los Magos, “personajes procedentes de Oriente, no son los últimos, sino los primeros de la gran procesión de aquellos que, a través de todas las épocas de la historia, saben reconocer el mensaje de la estrella, saben caminar por las vías indicadas por la Sagrada Escritura y saben encontrar así a Aquél que es aparentemente débil y frágil, pero que en cambio es capaz de dar la alegría más grande y más profunda al corazón del hombre”. 

“En Él, de hecho -continuó-, se manifiesta la realidad estupenda de que Dios nos conoce y está cerca de nosotros, de que su grandeza y poder no se expresan en la lógica del mundo, sino en la lógica de un niño inerme, cuya fuerza es sólo la del amor que se nos confía. En el camino de la historia, hay siempre personas que son iluminadas por la luz de la estrella, que encuentran el camino y llegan a Él. Todas viven, cada una a su manera, la misma experiencia que los Magos”. 

 Benedicto XVI puso de relieve que “si leemos, por tanto, juntas la promesa del profeta Isaías y su cumplimiento en el Evangelio de Mateo en el gran contexto de toda la historia, parece evidente que lo que se nos dice, y lo que en el belén tratamos de reproducir, no es un sueño ni tampoco un vano juego de sensaciones y emociones, privadas de vigor y de realidad, sino la Verdad que se irradia en el mundo”. 

  “Solamente en ese Niño se manifiesta la fuerza de Dios, que reúne a los seres humanos de todos los siglos, para que bajo su señorío recorran el camino del amor, que transfigura al mundo. Sin embargo, aunque los pocos de Belén se convierten en muchos, los creyentes en Jesucristo parecen ser siempre pocos. Muchos han visto la estrella, pero son pocos los que han entendido su mensaje”. 

Por qué unos ven y encuentran y otros no

 El Papa invitó a preguntarse: “¿Cuál es la razón por la que unos ven y encuentran, y otros no? (…) ¿Qué les falta a aquellos que permanecen indiferentes, a quienes indican el camino pero no se mueven? Podemos responder: la demasiada seguridad en sí mismos, la pretensión de conocer perfectamente la realidad, la presunción de haber formulado ya un juicio definitivo sobre las cosas hace que sus corazones se cierren y sean insensibles a la novedad de Dios. Están seguros de la idea que se han hecho del mundo y no se dejan impresionar en lo más profundo por la aventura de un Dios que quiere encontrarles. Ponen su confianza más en sí mismos que en Él y no consideran posible que Dios sea tan grande que pueda hacerse pequeño, que se pueda acercar verdaderamente a nosotros”.  

  “Al final, lo que falta es la humildad auténtica, que sabe someterse a lo que es más grande, pero también el auténtico valor que lleva a creer a lo que es verdaderamente grande, aunque se manifieste en un Niño inerme. Falta la capacidad evangélica de ser niños en el corazón, de asombrarse, y de salir de sí mismo para encaminarse por el sendero que indica la estrella, el camino de Dios. El Señor, sin embargo -terminó-, tiene el poder de hacernos capaces de ver y de salvarnos”.

Sintonía entre razón y fé, ciencia y revelación

Después de la misa celebrada en la basílica vaticana, el Papa se asomó al mediodía a la ventana de su estudio que da a la Plaza de San Pedro para rezar el Ángelus con miles de personas allí congregadas. 

 Recordando que hoy celebramos “la gran fiesta de la Epifanía, el misterio de la Manifestación del Señor a todas las gentes, representadas por los Magos, venidos de Oriente para adorar al Rey de los Judíos”, el Santo Padre dijo que “la estrella y las Sagradas Escrituras fueron las dos luces que guiaron el camino de los Magos, los cuales aparecen como modelos de los auténticos buscadores de la verdad”. 

 Los Magos, continuó, “eran hombres de ciencia en un sentido amplio, que observaban el cosmos considerándolo casi un gran libro lleno de signos y de mensajes divinos para el hombre. Su saber, por tanto, lejos de considerarse autosuficiente, estaba abierto a ulteriores revelaciones y llamadas divinas”. 

 Benedicto XVI subrayó que “el itinerario de búsqueda culminó cuando se encontraron ante “el niño con María su madre”. Dice el Evangelio que “postrándose le adoraron”. Podrían haberse quedado desilusionados, es más, escandalizados. En cambio, como verdaderos sabios, se abrieron al misterio que se manifiesta de modo sorprendente; y con sus dones simbólicos demostraron que reconocían en Jesús al Rey y al Hijo de Dios. Precisamente en ese gesto se cumplen los oráculos mesiánicos que anuncian el homenaje de las naciones al Dios de Israel”. 

  “Un último detalle confirma, en los Magos, la unidad entre inteligencia y fe: es el hecho de que “después de recibir en sueños aviso de no volver a Herodes, regresaron a su país por otro camino”. Hubiera sido natural volver a Jerusalén, al palacio de Herodes y al Templo, para proclamar su descubrimiento. En cambio, los Magos, que han elegido como su soberano al Niño, lo custodian según el estilo de María, o mejor, de Dios mismo, y tal y como habían aparecido, desaparecieron en el silencio, satisfechos, pero también cambiados tras el encuentro con la Verdad. Habían descubierto un nuevo rostro de Dios, una nueva realeza: la del amor”. 

 El Papa pidió a la Virgen María, “modelo de verdadera sabiduría, que nos ayude a ser auténticos buscadores de la verdad de Dios, capaces de vivir siempre la profunda sintonía que hay entre razón y fe, entre ciencia y revelación”. 

 Después de la oración mariana, el Santo Padre felicitó a “los hermanos y hermanas de las Iglesias Orientales que mañana celebran la Santa Navidad” y pidió que “el misterio de la luz sea fuente de alegría y de paz para cada familia y comunidad”. 

 A continuación, recordó que en la solemnidad de la Epifanía se celebra la Jornada Misionera de los niños, cuyo lema este año es: “Los niños ayudan a los niños”.

 “Promovida por el Venerable Papa Pío XII en 1950, esta iniciativa educa a los niños a formarse una mentalidad abierta al mundo y a ser solidarios con sus coetáneos más pobres”. En este contexto, saludó “con afecto a todos los pequeños misioneros presentes en los cinco continentes” y les animó a “ser siempre testigos de Jesús y anunciadores de su Evangelio”.

One Response to “Benedicto XVI: Falta la capacidad evangélica de ser niños en el corazón, de asombrarse, y de salir de sí mismo para encaminarse por el sendero que indica la estrella, el camino de Dios”

  1. Este Papa escribe muy bien.
    Cuando dice:
    “Un último detalle confirma, en los Magos, la unidad entre inteligencia y fe: es el hecho de que “después de recibir en sueños aviso de no volver a Herodes, regresaron a su país por otro camino”.”
    Me sugiere que podemos compaginar el gran legado de la fe y las enseñanzas cristianas trasmitido por la Iglesia (y que cuenta con mi mayor agradecimiento y reconocimiento) con la comprensión que cada grupo de cristianos, de esa misma Iglesia, puede hacer desde su crecimiento, crítica, madurez y compromiso.
    Cada vez siento más que soy Iglesia.

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)