El Papa pide que se curen para siempre las heridas entre cristianos y judíos, durante su visita a la Sinagoga de Roma

Benedicto XVI en la sinagoga romanaEspecialmente, se refirió en su discurso a la declaración sobre la Shoah del 16 de marzo de 1998 y a la oración de Juan Pablo II ante el Muro de las Lamentaciones, durante su visita en marzo de 2000, manifestando su dolor por “el comportamiento de cuantos, a lo largo de la historia”, han hecho sufrir al pueblo judío.

Madrid,  18 de enero de 2010 (Fuente SIC).- 

Reconciliación, fraternidad y unidad, han sido las palabras que más han resonado en el discurso pronunciado por Benedicto XVI en su visita ayer, domingo, a la Sinagoga de Roma marcada por una atmósfera de cordialidad, según ha informado Radio Vaticano.

Invocando la paz para todo el mundo, pero sobre todo para Tierra Santa y Oriente Medio, el Santo Padre ha señalado cómo judíos y cristianos, con el ejercicio de la justicia y de la misericordia, están llamados “a anunciar y a dar testimonio del Reino del Altísimo que viene, y por el cual oramos y trabajamos cada día en la esperanza”.

Rememorando en numerosas ocasiones la visita del Venerable Papa Juan Pablo II a esta misma Sinagoga el 13 de abril de 1986, Benedicto XVI ha recordado el patrimonio común que une a cristianos y judíos: rezamos al mismo Señor, tenemos las mismas raíces, pero a menudo permanecen desconocidos los unos de los otros.

“Depende de nosotros –ha dicho el Papa- en respuesta a la llamada de Dios, trabajar para que permanezca siempre abierto el espacio del diálogo, del respeto recíproco, del crecimiento, de la amistad, y del testimonio común frente a los desafíos de nuestro tiempo, que nos invitan a colaborar por el bien de la humanidad en este mundo creado por Dios, el Omnipotente y Misericordioso”.

Evocando su peregrinaje a Tierra Santa, y a Estados Unidos donde visitó la Sinagoga de Nueva York, el Santo Padre ha recordado cómo la Iglesia “ha deplorado la falta de sus hijos e hijas, pidiendo perdón por todo lo que haya podido favorecer de algún modo en el antisemitismo y antijudaísmo. ¡Qué estas llagas se sanen para siempre!”.

Analizando los acontecimientos del siglo XX que marcaron la historia, el Papa ha calificado este periodo cómo “una época realmente trágica para la humanidad”. El drama de la Shoah representa, entre las guerras y los odios del periodo, “el vértice de un camino de odio que nace cuando el hombre se olvida de su Creador y se pone a sí mismo en el centro del universo”.

Auschwitz

En este sentido el Papa ha evocado su viaje a Auschwitz. Ante esta tragedia, mucha gente permaneció indiferente, ha explicado Benedicto XVI, señalando que al mismo tiempo, muchos católicos reaccionaron con valentía sacrificando sus propias vidas.

“También la Sede Apostólica –ha evocado el Papa- desarrolló una acción de socorro, a menudo escondida y discreta. La memoria de estos hechos nos tiene que empujar y reforzar los lazos que nos unen para que crezca la comprensión, el respeto y la acogida”.

En su denso discurso el Pontífice ha señalado la cercanía y fraternidad espiritual entre cristianos y judíos a través de la Sagrada Biblia. En concreto el Papa se ha detenido en la centralidad del Decálogo –las “Diez Palabras”, los “Diez Mandamientos”- que constituyen la estrella polar de la fe y de la moral del pueblo de Dios.

Las “Diez Palabras” piden reconocer al único Señor, contra las tentaciones de construirse otros ídolos. “En nuestro mundo –ha explicado el Santo Padre- muchos no conocen a Dios o lo consideran superfluo, sin relevancia para la vida; se han fabricado otros dioses nuevos a los que el hombre se inclina. Despertar en nuestra sociedad la apertura a la dimensión trascendente, testimoniar al único Dios, es un servicio precioso que los Judíos y Cristianos pueden ofrecer unidos”.

Asimismo las “Diez Palabras” evocan el respeto, la protección de la vida, contra toda injusticia y sobre todo, reconociendo el valor de cada persona humana creada a imagen y semejanza de Dios. “Testimoniar juntos el valor supremo de la vida contra todo egoísmo, es ofrecer una importante contribución por un mundo en el que reine la justicia y la paz, el ‘shalom’ deseado por los legisladores, por los profetas y sabios de Israel”.

Por último, Benedicto XVI ha recordado cómo esas “Diez Palabras” también promueven la santidad de la familia. “Testimoniar que la familia es la célula esencial de la sociedad y el contexto de base en el que se aprenden y se ejercitan las virtudes humanas –ha dicho el Papa- es un precioso servicio que ofrecer para la construcción de un mundo con el rostro más humano”.

Agradeciendo las palabras recibidas en esta visita, el Santo Padre ha concluyó su discurso pidiendo la paz y elevando al Señor un agradecimiento por el encuentro , pidiéndole que Él refuerce nuestra fraternidad y haga más sólida nuestro entendimiento. “¡Aleluya! ¡Alabad a Yavéh, todas las naciones, celebradle, pueblos todos! Porque es fuerte su amor hacia nosotros, la lealtad de Yavéh dura por siempre” (Sal 117).

Declaraciones del embajador israelí

En una entrevista a Zenit, publicada hoy por esta Agencia religiosa de noticias,  el embajador de Israel ante la Santa Sede, ha declarado que  la visita de Benedicto XVI este domingo a la sinagoga ha sido una buena sorpresa y un apoyo a la lucha contra el antisemitismo.

El embajador de Israel ante la Santa Sede, Mordechay Lewy, reconoce que hay algo que no podrá olvidar de esta visita: “la prensa estaba tratando de hacer estallar un ambiente de crisis antes de la visita, y los medios de comunicación quedaron muy decepcionados por el hecho de que después no se ha dado esta crisis”.

Esta ha sido la verdadera sorpresa del encuentro, explica el representante israelí en el Vaticano desde mayo de 2008, reconociendo que con este gesto el Papa ofrece también una contribución a la lucha contra el antisemitismo.

En este sentido, aclara, “yo creo que es muy útil, pues el Santo Padre ha repetido y ampliado el sentido de ‘Nostra Aetate‘”, la declaración del Concilio Vaticano II sobre el diálogo entre los católicos y los creyentes de otras religiones, en particular judíos.

En particular, destaca, lo que el Papa está haciendo es “ir a lo esencial de este diálogo”.

Para el diplomático la visita tiene también un impacto positivo en las relaciones entre Israel y la Santa Sede, que “son de dos tipos: se da un nivel espiritual y un nivel político. Queremos que los dos estén en buena forma, y los dos están avanzando hacia la dirección adecuada”.

 

3 Responses to “El Papa pide que se curen para siempre las heridas entre cristianos y judíos, durante su visita a la Sinagoga de Roma”

  1. Eran pocos los que apostaban por este Papa (siempre se consideró que sería un Papa de transición) en la continuidad de los viajes emprendidos por Juan Pablo II y en su capacidad de desarrollar y contunuar el diálogo ecuménico que inició su antecesor.

    Independientemente de los “errores” que se hayan podido cometer en su corto todavía pontificado, hay que reconocer tres cosas a Benedicto XVI:
    -Para ser un Papa de transición no está precisamente quieto.
    – Se ha demostrado plenamente su capacidad de diálogo con todos.
    – Y ha sabido continuar, dentro de sus posibilidades físicas y el tiermpo que le deja poner orden en la Curia, con los viajes de su antecesor.

    A pesar de su conservadurismo en algunas cuestiones, sus “errores” o más bien los de su entorno y su empeño en salvar lo que no se puede salvar al menos de momento (levfrevianos), está aportando cosas importantes y positivas a la necesaria renovación de la Iglesia despues de un “alocado” papado que permitió a la alta curia y a los movientos navegar practicamente por libre.

    Si consigue poner a la Legión en su sitio, que se haga justicia a las víctimas, y que mejore el diálogo con el Estado de Israel y algún avance en las relaciones entre Israel y Palestina, ya habrá cumplido con creces lo que muchos pensaban que iba a ser un periodo de transición. excesiva en algunas cuestiones.

  2. Al Papa le persiguen muchos, que sintiéndose muy cristianos, escudriñan sus exposiciones para confirmar su conservadurismo en lo moral y en lo eclesiástico.
    Cuenta con incondicionales y detractores, sería mejor que formaran su Iglesia unos fieles adultos, sanos, con conocimiento de la Palabra y libres.

  3. Viva

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)