Conferencia Episcopal Española: “Las sociedades de tradición cristiana no deberían oponerse a la exposición pública de sus símbolos religiosos”

crucifijo en aula junto pizarra“Consideramos que la libertad religiosa está llegando en contra de la actuación de la jerarquía católica, que aceptó con enormes trabas y prebendas la actual democracia, pero nunca la impulsó. No hemos visto en la jerarquía católica española en ningún momento un talante de trato igualitario con los “no católicos”, ni una comprensión real de la libertad religiosa. Esta misma postura ante el crucifijo creemos que refleja la falta de comprensión de que España no es católica, ni protestante, ni judía, ni islámica, ni agnóstica”, responde la Alianza Evangélica Española.

Madrid, 25 de junio de 2010 (Por Trastevere).- Junto con otras conferencias episcopales y diversas instancias tanto estatales como sociales de todo el Continente eurpeo, la Comisión Permanente de la Conferencia Episcopal Española (CEE), reunida esta semana cuando se espera una próxima resolución de la Corte europea sobre la exposición de símbolos religiosos en las escuelas estatales, desea subrayar la importancia de la cuestión para las convicciones religiosas de los pueblos y para las tradiciones culturales de Europa.

“Gracias precisamente al cristianismo, -dice el comunicado de la CEE- Europa ha sabido afirmar la autonomía de los campos espiritual y temporal y abrirse al principio de la libertad religiosa, respetando tanto los derechos de los creyentes como de los no creyentes. Esto se ve más claro en nuestros días, cuando otras religiones se difunden entre nosotros al amparo de esa realidad.

La presencia de símbolos religiosos cristianos en los ámbitos públicos, en particular la presencia de la cruz, refleja el sentimiento religioso de los cristianos de todas las confesiones y no pretende excluir a nadie. Al contrario, es expresión de una tradición a la que todos reconocen un gran valor y un gran papel catalizador en el diálogo entre personas de buena voluntad y como sostén para los que sufren y los necesitados, sin distinción de fe, raza o nación.

En la cultura y en la tradición religiosa cristianas, la cruz representa la salvación y la libertad de la humanidad. De la cruz surgen el altruismo y la generosidad más acendrados, así como una sincera solidaridad ofrecida a todos, sin imponer nada a nadie.

En consecuencia, las sociedades de tradición cristiana no deberían oponerse a la exposición pública de sus símbolos religiosos, en particular, en los lugares en los que se educa a los niños. De lo contrario, estas sociedades difícilmente podrán llegar a transmitir a las generaciones futuras su propia identidad y sus valores. Se convertirían en sociedades contradictorias que rechazan la herencia espiritual y cultural en la que hunden sus raíces y se cierran el camino del futuro. Ponerse en contra de los símbolos de los valores que modelan la historia y la cultura de un pueblo es dejarle indefenso ante otras ofertas culturales, no siempre benéficas, y cegar las fuentes básicas de la ética y del derecho que se han mostrado fecundas en el reconocimiento, la promoción y la tutela de la dignidad de la persona.

El derecho a la libertad religiosa existe y se afirma cada vez más en los países de Europa.

En algunos de ellos se permiten explícitamente otros símbolos religiosos, sea por ley o por su aceptación espontánea. Las iglesias y las comunidades cristianas favorecen el diálogo entre ellas y con otras religiones y actúan como parte integrante de sus respectivas realidades nacionales. En cuanto a los símbolos, existe en Europa una variedad de leyes y una diversa evolución social y jurídica positiva que debe ser respetada en el marco de una justa relación entre los Estados y las Instituciones europeas.
Sólo en una Europa en la que sean respetadas a la vez la libertad religiosa de cada uno y las tradiciones de cada pueblo y nación, podrán desarrollarse relaciones adecuadas entre las religiones y los pueblos, en justicia y en libertad”.

La postura protestante

En respuesta a este comunicado, la Alianza Evangélica Española (AEE),  facilitó hoy un comunicado de prensa en el que afirma que:

“1.- Europa, España y libertades 

En Europa (y EEUU) los primeros gobiernos democráticos nacieron del impulso del cristianismo protestante, nunca del catolicismo. Y en concreto en España consideramos que la libertad religiosa está llegando en contra de la actuación de la jerarquía católica, que aceptó con enormes trabas y prebendas la actual democracia, pero nunca la impulsó. No hemos visto en la jerarquía católica española en ningún momento un talante de trato igualitario con los “no católicos”, ni una comprensión real de la libertad religiosa. Esta misma postura ante el crucifijo creemos que refleja la falta de comprensión de que España no es católica, ni protestante, ni judía, ni islámica, ni agnóstica. España es un país formado por ciudadanos de diversas confesiones, creencias, y formas de no creer que deben convivir en igualdad de derechos y deberes, algo que la jerarquía católica no cumple en ninguno de los casos siempre en su favor. 

Creemos que la Iglesia católica –y cualquier creencia o no creencia- debería renunciar a ser una “denominación de origen” del hecho de ser español. Si en el pasado la cultura española tuvo un sello claramente católico fue basándose en la unión al poder político y la fuerza, en contra de las libertades de conciencia y religiosa, con situaciones como la expulsión de moriscos, judíos y protestantes del suelo español precisamente al amparo y defensa de una identidad nacional-católica del hecho de ser español; con sucesos vergonzantes en los actuaciones de la Inquisición y el franquismo. Reclamar de nuevo la catolicidad del espacio público y la identidad española nos parece que demuestra que precisamente ninguna reflexión y cambio de actitud se han producido en quienes gobiernan la jerarquía católica española. 

2.- España y los crucifijos de la escuela pública 

Consideramos que ningún grupo ideológico, religioso o no, debe monopolizar el espacio público. Por lo tanto la ausencia de símbolos religiosos consideramos que es la normalidad de la sociedad democrática plural ya que es imposible que todos los símbolos sociales (políticos, ideológicos, religiosos) dispongan permanente y simultáneamente de este espacio. Creemos por lo tanto que no debe considerarse esta ausencia de símbolos como un ataque a la religión o la fe. 

Por otra parte, consideramos que no debe confundirse la necesaria renuncia al monopolio del espacio público con el legítimo derecho a la presencia cultural religiosa, como ocurre (por ejemplo) con el Belén navideño, la Pascua judía o la Fiesta del Cordero. En estos casos no se trata de la acaparación permanente de un espacio de forma exclusiva e indefinida, sino por un periodo de tiempo concreto y por un acontecimiento cultural que forma parte del conocimiento mutuo que favorece la convivencia. 

Tampoco supone a nuestro juicio este hecho de ausencia de símbolos religiosos en los espacios públicos  el expulsar a la fe de la vida pública; aunque aprovechamos para recordar que con el mismo respeto que las confesiones deben aceptar y defender la neutralidad del espacio público, el foro público debe estar abierto a que -como un grupo social más- las confesiones participen, opinen e influencien a la sociedad en las formas democráticamente establecidas. La religión no es una influencia negativa, ni tiene menos derechos que cualquier fuerza social en el diálogo y la construcción de la vida pública”.

Firman este comunicado de la AEE,  X. Manuel Suárez   y  Pedro Tarquis, vicepresidente y portavoz respectivamente de la Alianza Evangélica Española.

One Response to “Conferencia Episcopal Española: “Las sociedades de tradición cristiana no deberían oponerse a la exposición pública de sus símbolos religiosos””

  1. La AEE tiene mucha razón, a la jerarquía de la Iglesia católica y a mucho de sus seguidores lo único que le ha interesado siempre es er los “unicos”

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)