El obispo de Córdoba, Demetrio Fernández González, reivindica que la mezquita de esta ciudad, hoy templo cristiano, sea denominada catedral

Mezquita de Cordoba web“Cuando llegaran los musulmanes en el año 711, el lugar ya era un lugar sagrado, porque en él se encontraba la antigua basílica de san Vicente mártir, que fue destruida para construir la mezquita musulmana, recuerda el prelado de Córdoba”

Madrid, 9 de octubre de 2010 (Por Trastevere con información de Ecclesia Digital).- El obispo de Córdoba, monseñor Demetrio Fernández González, al hilo de la visita de los Príncipes de Asturias a la catedral cordobesa, escribe sobre este templo y reivindica que es ante todo y sobre todo una catedral cristiana y católica ante otras denominaciones como la de mezquita. 

Este es el texto completo de su carta: “La visita  de los Príncipes de Asturias a nuestra Catedral de Córdoba vuelve a poner en primer plano de la actualidad el carácter emblemático de este monumento calificativo de nuestra ciudad de Córdoba, que aspira a ser capital europea de la cultura en 2016. La visita de los Príncipes ha tenido como objeto inaugurar la visita nocturna a la Catedral de Córdoba, que es una síntesis de la historia de nuestra ciudad. Por eso, el programa está titulado con acierto “El alma de Córdoba”, porque este templo es el que da nombre a Córdoba y es como una síntesis de su espíritu propio. 

¿Catedral o Mezquita? Catedral, sin lugar a dudas. Es el primer templo de la diócesis de Córdoba, donde se encuentra la Cátedra del Obispo, y de ahí su nombre de Catedral. Es un templo de culto católico, desde hace ocho siglos, cuando el rey Fernando III el Santo entró sin sangre en la ciudad el 28 de junio de 1236 y mandó consagrar el templo, que había sido construido como mezquita, y se salvó de la destrucción por las buenas negociaciones del rey Fernando con los ocupantes musulmanes de la ciudad, que querían destruirla antes de entregarse. Cuando llegaron los musulmanes en el año 711, el lugar ya era un lugar sagrado, porque en él se encontraba la antigua basílica de san Vicente mártir, que fue destruida para construir la mezquita musulmana. 

En todo caso, el templo que hoy admiramos es una de las maravillas del mundo, que identifica a Córdoba con un simple golpe de vista. Es realmente un icono de nuestra ciudad. Es un templo construido Demetrio Fernandez Gonzalez weben etapas sucesivas y muestra el esplendor de Córdoba en la época califal del siglo X. Es un templo que fue construido para mezquita y que los cristianos no han tenido ningún reparo en convertirlo en catedral, construyendo además en el siglo XVI dentro del mismo una nave central, donde el culto cristiano alcanza todo su esplendor. 

Algo similar, pero al contrario, ha sucedido con  la actual Mezquita de Damasco. Fue construida como iglesia católica en honor de San Juan Bautista y hoy es una de las principales Mezquitas del mundo musulmán. La historia de un lugar no es algo fijo e inamovible, sino que está sometido al fluir de la historia viva, y lo que antes era templo católico hoy es mezquita musulmana, y viceversa en Córdoba, lo que ayer fue mezquita hoy es catedral católica. 

No hay ningún problema en reconocer la historia tal como ha sido y mostrarla en toda su verdad a los visitantes. El problema surge cuando se quiere borrar la memoria histórica, y al templo emblemático de Córdoba se le quiere atribuir hoy un destino y un culto musulmán. No hay problema en reconocer que los califas musulmanes de Córdoba echaron el resto al construir este templo para Dios, que es la joya de la ciudad de Córdoba. Pero es del todo inoportuno llamar hoy a este templo Mezquita, porque no lo es desde hace ocho siglos, y volver a llamarla Mezquita es confundir al visitante (para el residente, no hay tal peligro). Como sería igualmente inoportuno llamar Basílica de San Juan a la actual Mezquita de Damasco, o pretender allí tener un culto cristiano compartido con el musulmán. 

Por eso, en el camino hacia la capital cultural de la ciudad de Córdoba, en el que todos hemos de sumar esfuerzos, uno de ellos no pequeño será el de llamar las cosas por su nombre. Y en este caso, llamar Catedral al templo emblemático de Córdoba, porque a día de hoy y desde hace ocho siglos es el lugar donde se reúne la comunidad cristiana en torno a Jesucristo, redentor del hombre, presidida por el obispo o por el presbítero que celebra sobre el altar y en todas sus naves los santos misterios de la redención cristiana.

Llamarla simplemente Mezquita siembra por lo menos confusión, en algunos casos intencionada, y se presta a no saber de quién es y para qué sirve hoy este magnífico templo católico, en el que la comunidad católica de Córdoba tiene su referente y donde celebra diariamente los misterios de la fe cristiana, además de haberse ocupado durante siglos y siglos de su mantenimiento material. Pido y espero que en el mobiliario urbano, y en los carteles de información y promoción turística se llame por su nombre a nuestra Catedral de Córdoba”.

 + Demetrio Fernández, obispo de Córdoba

 Más información en este blog: El islam pierde en España a una de sus voces con mayor prestigio

10 Responses to “El obispo de Córdoba, Demetrio Fernández González, reivindica que la mezquita de esta ciudad, hoy templo cristiano, sea denominada catedral”

  1. […] Más información en este blog: http://blogs.21rs.es/trastevere/2010/10/09/el-obispo-de-cordoba-demetrio-fernandez-gonzalez-reivindi… […]

  2. Muy bueno lo del obispo, se muere Mansur, uno de los que más ha batallado por el rezo y uso compartido, y la Iglesia se empeña en reivindicar que la mezquita se llame catedral. Estará hoy destinada al culto católico, pero seguirá siempre siendo una mezquita a pesar de todos los obispos de Córdoba. En el fondo sería una bella utopía que se cumpliese el sueño de Mansur, Sería un estupendo homenaje a su sueño y un extraordinario ejemplo para el diálogo interreligioso y para el mundo.

  3. Sí Cecilia, sería una bella utopía, pero como toda utopía parece irrealizable

  4. Recuerdo un manifiesto de intelectuales hace un tiempo pidiendo que se permitiera el culto árabe. Creo que dirigido por J.J.Tamayo. Un espacio sagrado para las dos religiones (Mezquita-Catedral). Me pareció muy coherente. A mis alumnos les hago buscar una vista aérea de la mezquita para que vean el horror de haber destrozado uno de los grandes monumentos de España. Qué falta de sensibilidad la del obispo de Córdoba y tambien qué ignorancia. No me extraña que se haya quedado sólo. Patético

  5. Ignorancia tambien la mia. Culto musulman, perdón.

  6. Efectivamente Beatriz, ¡patético!….. ¡patético en sus actuaciones y en su petición aprovechando la visita de los príncipes de Asturias!.

  7. ¡Ni que vinieran de visita los Reyes Católicos!

  8. Copio un link:

    La mezquita

    http://www.diariodesevilla.es/article/opinion/814192/la/mezquita.html

    IGNACIO MARTÍNEZ | ACTUALIZADO 17.10.2010 – 01:00

    NO acabo de comprender la pretensión del obispo de Córdoba de que llamemos catedral a la mezquita, cosa que ignoro si tendrá futuro en el ámbito local, pero que está condenada al fracaso en el resto del mundo. Monseñor Fernández defiende que el recinto es catedral desde hace ocho siglos y le irrita que después de tanto tiempo se le siga conociendo como mezquita. Monseñor no debería sulfurarse: no es un problema de culto, sino de estética. Como antigua mezquita estamos ante un monumento de categoría mundial; mientras que como catedral, la actuación de los arquitectos cristianos estuvo muy por debajo de la construcción musulmana. Qué se le va a hacer.

    Lo que sí es cierto es que el obispo predica con el ejemplo: el folleto que le entregan a los turistas de todo el mundo que visitan a diario la mezquita, previo pago de ocho euros, se llama La catedral de Córdoba, testigo vivo de nuestra historia. Estoy seguro de que los italianos, franceses, españoles y americanos con los que coincidí el pasado lunes en el templo habían acudido a ver la famosa mezquita, como un servidor. El folleto, sin embargo, minimiza la parte fundamental del atractivo turístico del edificio, dedicando sólo dos hojillas a lo que llama “la intervención islámica”. Previamente explica que estamos en la iglesia madre de la Diócesis, en donde estuvo la basílica de San Vicente, antes de la intervención islámica.

    Al menos, en el folleto se reconoce que las obras de la capilla mayor, el crucero y el coro estuvieron rodeadas de polémica en el siglo XVI. Y al final, el texto regala otra perla de la misma cosecha: “es la Iglesia, a través del Cabildo, quien ha hecho posible que esta Catedral, antigua Mezquita del Califato de Occidente, y Patrimonio Histórico de la Humanidad, no sea hoy un montón de ruinas”. Supongo que el Estado, a través de gobiernos centrales, regionales, provinciales y locales habrá contribuido largamente a este fin. Y también los turistas. Pero, en fin, después de su contribución al triste desenlace de Cajasur, el obispo de Córdoba parece haber encontrado otro símbolo aleccionador. Y a lo mejor no es el último.

    Por lo demás, Córdoba está espléndida y radiante. Y llena de banderolas sobre 2016.

  9. Y este otro en una línea similar del intento de que se ignore lo más posible la presencia cultural y arquitectónica del Islam:

    Lo andalusí borrado de la Mezquita

    Dos investigadores analizan el guión de las visitas nocturnas al monumento

    MANUEL J. ALBERT – Córdoba – 17/10/2010
    http://www.elpais.com/articulo/andalucia/andalusi/borrado/Mezquita/elpepiespand/20101017elpand_8/Tes#

    Córdoba inauguró hace 10 días los paseos nocturnos por el interior de la Mezquita, actual Catedral cristiana. El Cabildo, dueño de este edificio declarado Patrimonio de la Humanidad, ha logrado dotar de un marcado acento religioso el guión de las visitas, bautizadas como El alma de Córdoba. Su presidente, Manuel Pérez Moya lo llama “catequético”. El arzobispo de Sevilla y anterior prelado de la ciudad, Juan José Asenjo, usó el día de la inauguración el término de “pastoral” para referirse al contenido. El presupuesto del proyecto, impulsado por los empresarios y el Ayuntamiento, ha sido de 1,2 millones de euros. El importe lo ha pagado el dinero público, a través del Plan de Excelencia Turística (650.000 euros) y del Consorcio de Turismo (550.000 euros), según el Ayuntamiento.

    Los expertos dicen que la visita no recoge la armonía entre religiones
    El acceso al templo se hace al son de profundos cantos gregorianos
    “Bienvenidos a la Catedral de Córdoba”. La encargada de explicar los detalles técnicos de la visita recibe así a los 80 turistas que forman los grupos. Ella da paso a un vídeo explicativo de 10 minutos que se proyecta en uno de los soportales del Patio de los Naranjos. Y en seguida queda claro dicho carácter “catequético y pastoral”. La primera y la última imagen que del vídeo es la misma: una cruz cristiana. En medio, un somero repaso por la historia de la ciudad y el edificio. “Explicamos de manera catequética y cercana la belleza de este templo que ahora es una catedral pero que también fue una basílica visigoda y tuvo una importante etapa musulmana”, defiendía la semana pasada el presidente del Cabildo. El Ayuntamiento y la Iglesia sostienen que el resultado final ha sido fruto de la negociación y el consenso entre administraciones y expertos. Algo que no ha estado exento de tensiones y que ha terminado prolongado la gestación del proyecto cinco años.
    Pero el fruto, no convence a todos: “El eje fundamental de la visita es el teocentrismo”, apunta la historiadora, arabista y experta en patrimonio Virginia Luque, autora de la Guía visual de la Mezquita-Catedral de Córdoba (Ediciones B, 2001). “Creo que el discurso debería haber tenido también en cuenta otros principios aprobados por la Unesco”, señala.
    Por su parte, el investigador sobre Al-Andalus y arabista en la Universidad de Sevilla Antonio Chaves opina que “en la visita, hay un interés manifiesto por obviar la personalidad propia de la Mezquita, como representación clara del arte y cultura andalusí (…). Se enfatizan las influencias helenísticas, bizantinas, sin llegar a afirmar que la personalidad propia de la mezquita de Córdoba reside justamente en haber reinterpretado todas estas influencias, fundiéndolas en un arte con personalidad propia, que será referente en el mundo islámico”.
    A Chaves le sorprende que siendo Córdoba y su Mezquita-Catedral un espacio referencial nacional e internacional del paradigma de la convivencia entre culturas y religiones, “no se vea reflejada en los paseos nocturnos”. “Creo que se ha perdido una oportunidad, para poner en valor este activo en una ciudad que apuesta por ser capital cultural”, sostiene.
    Virginia Luque se pregunta cómo acogerán el discurso los visitantes de otras confesiones o aquellos sin creencias religiosas. “La Mezquita-Catedral ha de planificar cualquier programa teniendo en cuenta estudios previos de los segmentos y reacciones de los públicos que diariamente vienen atraídos por un simbolismo universal que ha trascendido más allá de credos y siglos.”.
    La narración de El alma de Córdoba se centra más en lo arquitectónico y lo religioso. El recorrido se hace con ayuda de una audioguía, disponible en varios idiomas. Varios trabajadores y un cura orientan a los turistas por el bosque de arcos y columnas, durante los tres cuartos de hora que dura la experiencia. Las estancias se iluminan de manera sobria al ritmo de las explicaciones. Camuflados por la arquitectura, los bafles emiten música, en ocasiones con cierto sabor andalusí, pero mayormente medieval o renacentista cristiana. De hecho, el acceso por la puerta principal del templo se hace al son de profundos cantos gregorianos.
    Son estos detalles como la música, las citas históricas o las explicaciones artísticas las que sirven para subrayar el carácter religioso y esencialmente católico de la Mezquita. Incluso en las propias entradas (18 euros los adultos), en las que los términos catedral o Catedral de Córdoba se repite en seis ocasiones, mientras que el de mezquita, desaparece. El obispo de Córdoba abogó hace una semana por dejar de llamar mezquita a la Mezquita y denominarla solo catedral.

  10. […] Más información en este blog: http://blogs.21rs.es/trastevere/2010/10/09/el-obispo-de-cordoba-demetrio-fernandez-gonzalez-reivindi… […]

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)