Benedicto XVI reivindica en la apertura del Sínodo para Oriente Medio el derecho a vivir de forma digna en la propia patria

sinodoom2 webEl Papa enfatizó que «Dios es amor y quiere que todos los hombres tengan parte en su vida. Y para realizar este diseño Él, que es Uno y Trino, crea en el mundo un misterio de comunión humano y divino, histórico y trascendente: lo crea con ‘el método’ por decir así, de la alianza, enlazándose con amor fiel e inextinguible a los hombres, formándose un pueblo santo, que se vuelva una bendición para todas las familias de la tierra». 

Madrid, 10 de octubre de 2010 (Por Trastevere con información del SIC y Zenit).- La Asamblea Especial del Sínodo para Oriente Medio fue solemnemente inaugurada esta mañana en la Basílica de San Pedro por Benedicto XVI quien, al comenzar su homilía, ha destacado este histórico momento de gracia, oración y reflexión, según ha informado el SIC citando a Radio Vaticano

«La Celebración Eucarística, rendimiento de gracias a Dios por excelencia, está marcada hoy, para nosotros, reunidos ante el Sepulcro de San Pedro, por un motivo extraordinario: la gracia de ver reunidos por primera vez en una Asamblea Sinodal, al rededor del Obispo de Roma y Pastor Universal, a los Obispos de la región medioriental. Este singular evento demuestra el interés de la Iglesia entera por la preciosa y amada porción del Pueblo de Dios que vive en Tierra Santa y en todo Oriente Medio. Ante todo, elevamos nuestro agradecimiento al Señor de la historia, porque ha permitido que a pesar de las vivencias a menudo difíciles y atormentadas, Oriente Medio viera siempre, desde los tiempos de Jesús hasta hoy, la continuidad de la presencia de los cristianos», ha dicho el Papa. 

“En aquellas tierras la única Iglesia de Cristo se expresa en la variedad de Tradiciones litúrgicas, espirituales, culturales y disciplinares de las seis veneradas Iglesias Orientales católicas sui iuris, así como en la Tradición latina, reiteró el Papa, haciendo hincapié en que el saludo fraterno que dirigía a los Patriarcas de cada una de ellas «abraza a todos los fieles encomendados a sus cuidados pastorales en sus países pero también en la diáspora». 

Tras destacar que la Palabra de Dios de este domingo se ciñe significativamente con el evento sinodal inaugurado, el Santo Padre ha evocado el episodio del Evangelio de San Lucas, de la curación de los diez leprosos, de los que sólo uno regresa para agradecer a Jesús, y la curación – narrada en el segundo Libro de los Reyes – de Naamán, jefe del ejército arameo, también leproso, que queda curado y reconoce en el profeta al mediador de Dios, profesando su fe en el único Señor. «Dos enfermos de lepra, dos que no eran judíos, que se curan porque creen en la palabra del enviado de Dios. Se curan en el cuerpo, pero se abren a la fe y ésta cura también sus almas. Es decir, los salva»: 

Benedicto XVI se despide de Londres web«He aquí el tema: la salvación es universal, pero pasa a través de una mediación determinada, histórica: la mediación del pueblo de Israel, que se vuelve luego la de Jesucristo y de la Iglesia». 

Misterio de comunión humano 

Una vez más, Benedicto XVI enfatizó que «Dios es amor y quiere que todos los hombres tengan parte en su vida. Y para realizar este diseño Él, que es Uno y Trino, crea en el mundo un misterio de comunión humano y divino, histórico y trascendente: lo crea con ‘el método’ por decir así, de la alianza, enlazándose con amor fiel e inextinguible a los hombres, formándose un pueblo santo, que se vuelva una bendición para todas las familias de la tierra». 

El Dios de Abraham, de Isaac y de Jacob quiere conducir a su pueblo a la ‘tierra’ de la libertad y de la paz. Tierra que no es de este mundo – todo el diseño divino excede la historia – pero el Señor lo quiere construir ‘con’ los hombres, ‘para’ los hombres y ‘en’ los hombres, a partir de las coordenadas de espacio y de tiempo en las que ellos viven, que Él mismo ha dado y de las que Oriente Medio forma parte de forma especial. «Cuna de la Iglesia, constituida para llegar el Evangelio de Cristo hasta los confines del mundo». 

También nosotros como creyentes miramos hacia Oriente Medio con esta mirada, ha destacado el Papa, señalando que «ésta perspectiva interior» lo guió en sus viajes apostólicos a Turquía, Tierra Santa – Jordania, Israel, Palestina – y a Chipre, donde pudo conocer las alegrías y las preocupaciones de las comunidades cristianas, acogiendo con gusto luego la propuesta de Patriarcas y Obispos para convocar esta Asamblea sinodal: 

«Mirar hacia aquella parte del mundo en la perspectiva de Dios significa reconocer en ella la ‘cuna’ de un diseño universal de salvación en el amor, un misterio de comunión que se actúa en la libertad y por ello pide a los hombres una respuesta. Abraham, los profetas, la Virgen María son los protagonistas de esta respuesta, que, sin embargo, tiene su cumplimiento en Jesucristo, hijo de aquella misma tierra, pero descendido del Cielo. De Él, de su Corazón y de su Espíritu, nació la Iglesia, que es peregrina en este mundo, pero que le pertenece. La Iglesia está constituida para ser, en medio de los hombres, signo e instrumento del único y universal proyecto salvífico de Dios y cumple esta misión siendo simplemente ella misma. Es decir, ‘comunión y testimonio’ como dice el tema de la Asamblea sinodal que hoy se abre y que evoca la célebre definición de san Lucas de la primera comunidad cristiana: ‘La multitud de los creyentes no tenía sino un solo corazón y una sola alma’ (Hch, 4,32)». 

Pentecostés, evento originario, pero también dinamismo permanente 

“La Iglesia vive siempre con la misma fuerza que la puso en marcha y que la hizo crecer. Pentecostés es el evento originario, pero también un dinamismo permanente. Y el Sínodo de los Obispos es un momento privilegiado en que se puede renovar, en el camino de la Iglesia, la gracia de Pentecostés, para que «la Buena Noticia sea anunciada con franqueza y pueda ser acogida por todas las gentes»: 

«Por lo tanto, el objetivo de esta Cumbre sinodal es prevalentemente pastoral. Aún no pudiendo ignorar la delicada y a veces dramática situación social y política de algunos países, los Pastores de las Iglesias en Oriente Medio desean centrarse sobre aspectos propios de su misión. Al respecto, el Instrumentum laboris, elaborado por un Consejo Presinodal, a cuyos Miembros agradezco vivamente por el trabajo desarrollado, ha subrayado esta finalidad eclesial de la Asamblea, destacando que se propone – bajo la guía del Espíritu Santo – reavivar la comunión de la Iglesia Católica en Oriente Medio». 

Impulsar el diálogo interreligioso y el ecumenismo sinodoom1 web

En este contexto, Benedicto XVI reiteró el anhelo de la Iglesia católica de impulsar el testimonio, la comunión y el diálogo ecuménico e interreligioso: 

«Ante todo, en el interior de cada Iglesia, entre todos sus miembros: Patriarcas, Obispos, sacerdotes, religiosos, personas de vida consagrada y laicos. Luego, en las relaciones con las otras Iglesias. La vida eclesial, corroborada de esta forma, verá el desarrollo de frutos muy positivos en el camino ecuménico con las otras Iglesias y Comunidades eclesiales presentes en Oriente Medio. Además, esta ocasión es propicia también para proseguir constructivamente el diálogo con los judíos, a los cuales nos enlaza de forma indisoluble la larga historia de la Alianza, así como con los musulmanes». 

Tras recordar la importancia y anhelo de que los cristianos vivan su propia identidad en esta tierra bendecida por la presencia y glorioso misterio pascual del Señor Jesucristo, el Papa ha reiterado que «a pesar de las dificultades, los cristianos en Tierra Santa están llamados a reavivar su conciencia de ser piedras vivas de la iglesia en Oriente Medio, en los Lugares santos de nuestra salvación»: 

«Pero el de vivir de forma digna en su propia patria es, ante todo, un derecho humano fundamental: por lo tanto, es necesario favorecer condiciones de paz y de justicia indispensables para un desarrollo armonioso de todos los habitantes de la región. Todos, pues, están llamados a dar su propia contribución: la comunidad internacional, sosteniendo un camino fiable, leal y constructivo hacia la paz. Y las religiones mayormente presentes en la región, promoviendo los valores espirituales y culturales que unen a los hombres y excluyen toda expresión de violencia».

«Paz a ti, paz a tu casa y paz a todo lo tuyo». Antes de concluir con este saludo, el Papa volvió a subrayar también que todos los cristianos y toda la Iglesia apoya el compromiso en favor de la paz y la reconciliación: 

«Los cristianos seguirán brindando su contribución, no sólo con las obras de promoción social – como los institutos de educación y de sanidad – sino, sobre todo, con el espíritu de las Bienaventuranzas evangélicas, que anima la práctica del perdón y de la reconciliación. En este compromiso, tendrán siempre el apoyo de toda la Iglesia, como testimonia solemnemente la presencia aquí de los Delegados de los Episcopados de otros continentes». 

Concelebrantes 

Con el Papa concelebraron 177 padres sinodales y 69 presbíteros colaboradores en el Sínodo. Y participaron en la Oración Eucarística los cardenales Nasrallah Pierre SFEIR, patriarca de Antioquía de los Maronitas, obispo de Joubbé, Sarba y Jounieh de los Maronitas (LÍBANO); Emmanuel III DELLY, patriarca de Babilonia de los Caldeos (IRAQ); Leonardo SANDRI, prefecto de la Congregación para las Iglesias Orientales; el patriarca de Antioquía de los Sirios (LÍBANO), Ignace Youssif III YOUNAN; el patriarca de Alejandría de los Coptos (REPÚBLICA ÁRABE DE EGIPTO), Antonios NAGUIB; el arzobispo de Chipre de los Maronitas (CHIPRE) Mons. Joseph SOUEIF. 

Después de la  Misa, Benedicto XVI introdujo el rezo del Ángelus, recordando el tema la Asamblea sinodal, pidiendo oraciones por el buen logro de la misma, cuyo tema es ‘La Iglesia católica en Oriente Medio: comunión y testimonio: ‘La multitud de los creyentes no tenía sino un solo corazón y una sola alma’ (Hch, 4,32). 

«Esta tarea es ardua, desde el momento en que los cristianos de Oriente Medio tienen que soportar a menudo condiciones de vida difíciles, tanto a nivel personal como familiar y de comunidad. Pero ello no debe desalentar: es precisamente en este contexto que resuena aún más necesario y urgente el perenne mensaje de Cristo: convertíos y creed en el Evangelio ( Mc 1,15). En mi reciente visita a Chipre entregué el Instrumento de Trabajo de esta Asamblea sinodal. Ahora que ha comenzado, invito a todos a rezar invocando de Dios una abundante efusión de dones del Espíritu Santo» 

En este mes de octubre denominado mes del Rosario, Benedicto XVI ha evocado al Venerable Juan Pablo II, alentando asimismo a dejarse guiar por María, tan amada y venerada por nuestros hermanos o de Oriente Medio. A esta Madre amorosa, Estrella de la Esperanza, que acompaña siempre a los que sufren, el Santo Padre le encomendó los trabajos sinodales implorando su intercesión para que los cristianos de Oriente Medio fortalezcan su comunión y den a todos testimonio del Evangelio del amor y de la paz. 

El Sínodo diseminará semillas de paz en Oriente Medio 

Federico Lombardi retrato izquierdoEl Sínodo de los Obispos de Oriente Mediodiseminará semillas de paz en esa región atribulada, considera el portavoz de la Santa Sede. 

El padre Federico Lombardi S.I., director de la Oficina de Información de la Santa Sede, ha analizado los objetivos que se plantea esa asamblea sin precedentes de patriarcas y obispos junto al Papa, en el editorial del último número de Octava Dies, semanario del Centro Televisivo Vaticano, según la información facilitada por Zenit

Durante dos semanas los católicos de Oriente Medio estarán en el centro de la atención de toda la Iglesia porque todos sus obispos estarán reunidos en Roma en el Sínodo. 

El padre Lombardi reconoce que Oriente Medio “es una región en la que los cristianos son una minoría, en algunos países verdaderamente muy pequeña y carente de cualquier influjo político o social, en donde la situación de guerra o de tensión permanente merma la esperanza en el provenir e impulsa a emigrar”. 

“Pero es también la región en la que el cristianismo nació –añade–, donde tiene raíces y tradiciones antiquísimas y de extraordinaria riqueza cultural y espiritual”. 

“Por ello, los problemas de las Iglesia en Oriente Medio nos interesan y nos competen a todos, y por ello el Papa convocó esta asamblea, que por primera vez no está dedicada a un tema o a un continente o a un país en especial, sino a una específica región del mundo”. 

Haciendo referencia al tema del encuentro episcopal, “Comunión y testimonio”, el portavoz recuerda que recuerda que la primera comunidad de los creyentes en Jerusalén “tenía un solo corazón y una sola alma”. 

Y aplica así el tema a la situación que viven los católicos en Oriente Medio: “quien no tiene poder político ni militar, quien muchas veces sufre violencia no puede más que aferrarse a la fuerza del Espíritu y del amor, y puede elevar un grito y una invocación de paz fuertes y creíbles, no ligadas o mezcladas a reivindicaciones o intereses de parte”. 

“La unión más profunda entre las comunidades católicas esparcidas en Oriente Medio, favorecida por el apoyo de tantas Iglesias de otras partes del mundo que muestran la propia solidaridad con ayuda espiritual y material, favorecida sobre todo por la presencia y la participación continua e intensa del Papa –verdadero fundamento de unión– hacen de este Sínodo una voz, un signo y una semilla de esperanza y paz”, concluye el sacerdote. 

Sínodo, novedades y números 

Dentro de los elementos más importantes de la Asamblea Especial para el Medio Oriente está el hecho de que por primera vez se reunirán en torno al Obispo de Roma casi todos los ordinarios del Medio Oriente.

La asamblea sinodal fue presentada el pasado día 8 en rueda de prensa en la Santa Sede, presidida por monseñor Nikola Eterovic, secretario general del Sínodo de Obispos, informó Zenit

Otra de las novedades es que esta será la asamblea sinodal más breve: durará sólo 14 días (10 al 24 de octubre), debido a tres razones: el número reducido de participantes, la simplificación de la metodología con la que se desarrolla esta asamblea, y porque, al ser los católicos una minoría en Medio Oriente, la Santa Sede no ha querido alejar por mucho tiempo a los pastores de su grey. 

En la asamblea Especial para el Medio Oriente participan 185 padres sinodales de los cuales 159 tomarán parte ex oficio. Entre ellos hay 101 ordenados en las circunscripciones eclesiásticas del Medio Oriente y 23 en la diáspora, que tienen a su cargo los fieles de las Iglesias orientales católicas que han emigrado del Medio Oriente a varios países del mundo como Francia, Italia, Canadá, Estados Unidos, Brasil entre otros. 

También participarán en este evento 19 obispos de los países limítrofes de África del Norte y del este, así como de los países con comunidades cristianas provenientes del Medio Oriente, especialmente de Europa y del continente americano. 

En las reuniones sinodales participarán los jefes de 14 dicasterios de la Curia Romana, aquellas que tienen que ver más con la Iglesia en Medio Oriente. 

Entre los padres sinodales hay 9 patriarcas, 19 cardenales, 65 arzobispos, 10 arzobispos titulares, 53 obispos, 21 obispos auxiliares, 87 religiosos de los cuales 4 han sido elegidos por la Unión de Superiores generales. 

En cuanto a los cargos desempeñados habrá 9 jefes de los sínodos de obispos de las iglesias orientales católicas sui iuris, 5 representantes de las reuniones internacionales de las conferencias episcopales. Su presencia será importante por la solidaridad con el episcopado mundial y con las iglesias del Medio Oriente. 

Habrá 6 presidentes de las conferencias episcopales, un arzobispo coadjutor, 4 eméritos de los cuales 2 son cardenales. También estarán el patriarca latino emérito de Jerusalén y el Vicario Patriarcal. 

Así mismo estarán presentes 36 expertos y 34 auditores, mujeres y hombres. Su experiencia representará una importante contribución a las reflexiones sinodales.

Contando a los miembros de la Secretaría General, los traductores y los asistentes, así como a quienes trabajan en los servicios técnicos, en la asamblea sinodal participarán cerca de 330 personas. 

También habrá representantes de otras 6 iglesias católicas orientales: la etíope, la griega, la rumana, la siro-malabar, la siro-malankar y la ucraniana. 

De los 185 padres sinodales, la mayoría -140-  pertenecen a tradiciones orientales católicas por tanto, los obispos de tradiciones latinas serán 45, de los cuales 14 serán del Medio oriente. 

En este Sínodo participarán 7 patriarcas en ejercicio. Los trabajos sinodales, desarrollados en un clima de oración, reflexión y diálogo deberían “servir para profundizar en los lazos de comunión al interior de cada una de estas iglesias”, dijo monseñor Eterovic  en la presentación“, que añadió que obviamente se deberían también reforzar los lazos de comunión entre las iglesias particulares de tradiciones diferentes”. 

Judíos y musulmanes 

Por ser el Medio Oriente un lugar habitado en su mayoría por judíos y musulmanes, Benedicto XVI ha invitado a que intervengan personalidades de ambos credos: En primer lugar está el rabino David Rosen, director del Departamento para los asuntos interreligiosos del American Jewish Committee y del Heilbrunn Institute for International Interreligious Understanding. 

Por parte del islamismo intervendrán Muhammad al-Sammak, consejero político del Gran Mufti del Libano para la islam sunnita y el Ayatollah Seyed Mostafa Mohaghegh Ahmadabadi, profesor de la facultad de derecho de la Shahid Beheshti University de Teheran y miembro de la Academia Iraniana de las ciencias, para la islam shiita. 

Para monseñor Eterovic, la intervención de estos invitados resulta un “signo de la disponibilidad de la Iglesia católica para continuar el diálogo con el judaísmo con el que los cristianos tienen relaciones del todo especiales, como también con el Islam, tan presente en la región medio – oriental”. 

Por primera vez en un sínodo la lengua oficial será el árabe. Los participantes podrán hacer su intervención también en inglés, francés e italiano. 

El objetivo de esta asamblea sinodal es netamente pastoral. Según el Instrumentum Laboris, este sínodo busca revivir la comunión entre las Iglesias orientales católicas sui iuris para que puedan “ofrecer un testimonio de vida auténtica, alegre y atractiva”, dijo monseñor Eterovic. 

Otro de los objetivos es reforzar la identidad cristiana a través de la Palabra de Dios y de las celebraciones de los sacramentos. 

“Numéricamente los cristianos representan en el Medio Oriente una minoría”, dijo el prelado. “Ellos tienen una vocación única: ser testimonios del Señor Jesús en un ambiente predominantemente musulmán, excepto el estado de Israel, donde la mayoría de los ciudadanos son judíos”. 

El secretario general para el Sínodo de los obispos culminó su presentación diciendo que los cristianos del Medio Oriente “son a menudo artesanos de la paz y defensores del perdón y de la reconciliación tan necesaria para esta región”. 

“Ellos anhelan vivir en paz con sus prójimos judíos y musulmanes, en el respeto de los derechos mutuos, incluso aquel fundamental que es el de la libertad de religión y de conciencia”, puntualizó el prelado.

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)