Fallece Samuel Ruíz, el obispo que defendió los derechos de los indígenas en Chiapas (México)

Samuel Ruiz, foto obispado webEl obispo emérito de San Cristobal de las Casas, Chiapas (México), Samuel Ruiz García falleció esta mañana a causa de un problema cardiaco del que estaba siendo tratado en el  hospital Ángeles del Pedregal en la ciudad de México.  La noticia del fallecimiento fue confirmada por Pablo Romo, colaborador cercano del prelado.

Madrid, 24 de enero de 2011 (Por Trastevere con información institucional y de varios medios).-  La Secretaría General del Episcopado Mexicano informó hoy del fallecimiento de  monseñor Samuel Ruiz García, obispo emérito de San Cristóbal de las Casas, cuyo cuerpo será trasladado a la catedral de la diócesis de la que fue pastor, en la que se instalará el velatorio que estará abierto hasta el próximo miércoles 26, día en el que a mediodía se celebrará la misa de exequias.

Según el parte médico facilitado ayer por los médicos que le atendían,  el prelado presentaba “daño cerebral con infarto reciente en territorio de arteria cerebral media izquierda con consecuencias importantes en la movilidad de su hemicuerpo derecho (hemiplejia derecha)”.

Monseñor Ruiz García nació el 11 de noviembre de 1924 en Irapuato. Fue ordenado presbítero el 2 de abril de 1949. Nombrado obispo por Juan XXIII el 14 de noviembre de 1959 para San Cristóbal de las Casas, recibió la ordenación episcopal el 25 de enero de 1960. Estuvo al frente de  esa diócesis hasta el año 2000, pasando después a residir en la ciudad de Querétaro.

Al informar del fallecimiento,  la Conferencia del Episcopado Mexicano -en la que el obispo fallecido desempeñó el cargo de presidente del Departamento de Misiones, Vocal de la Comisión Episcopal de Indígenas y Vocal de la Comisión Episcopal Pro-Refugiados- señaló que los restos mortales de Samuel Ruíz reposarán en la catedral de San Cristobal de las Casas, tras la misa de exequias.

Samuel Ruíz, que contaba 86 años de edad, era respetado y reconocido por su labor en favor de los pueblos indígenas. El prelado estuvo a cargo de la diócesis de San Cristóbal de las Casas desde 1960 a 2000, año en que se retiró.

En 1989, Samuel Ruíz  fundó el Centro Fray Bartolomé de las Casas, que desarrolla desde entonces en Chiapas una labor activista en favor de los pueblos indígenas y que recibió en 2009 el premio que lleva el nombre del fraile español, entregado por los Príncipes de Asturias.

El prelado fue el intermediario en la negociación entre el gobierno federal y la guerrilla del Ejército Ejercito Zapatista de Liberación Nacional (EZLN), alzada en armas el 1 de enero de 1994 en Chiapas para reclamar los derechos de los pueblos nativos de la zona.

Fue galardonado con numerosos reconocimientos, entre ellos  el Premio Simón Bolívar, concedido por la UNESCO en el año 2000, “por su especial compromiso personal y su papel en tanto que mediador, contribuyendo así a la paz y al respeto de la dignidad de las minorías”.

En 2008, formó parte también de una comisión negociadora con la guerrilla del Ejército Popular Revolucionario (EPR), que reclamaba al gobierno la entrega de dos de sus militantes desaparecidos. El proceso se cerró sin resultados.

El actual titular de la diócesis de San Cristóbal, el obispo Felipe Arizmendi, dijo en 2009 durante las celebraciones por los 50 años de la ordenación de Samuel  Ruíz que la vocación de éste quedó marcada por “descubrir y ver de cerca la marginación de una cantidad de comunidades ante una situación de dominación generalizada”.

Comunicado oficial del arzobispado de San Cristobal de las Casas

DESCANSE EN PAZ
MONS SAMUEL RUIZ GARCÍA
Falleció en México D.F. hoy, Lunes 24 de Enero, a las 10:00 a.m.

 

Este día 24 de enero de 2011, a las 10 horas, Mons. Samuel Ruiz García, Obispo Emérito de San Cristóbal de Las Casas, terminó su peregrinación en la tierra y pasó a la Vida plena. 

Falleció en la ciudad de México, donde estaba internado durante las dos últimas semanas, debido a deficiencias pulmonares y renales, problemas en las coronarias y en las carótidas, y una prolongada diabetes.

Sus restos serán trasladados hoy mismo a la Catedral de San Cristóbal de las Casas, donde, a partir de las 19 horas, serán expuestos a la oración de los fieles y a la despedida de las comunidades. 

En Catedral, se celebrarán Misas en diversos momentos, principalmente a las 12 y a las 19 horas; en particular, este martes 25, en que celebraría el LI Aniversario de su ordenación episcopal. 

Será sepultado en esta Catedral, el miércoles 26 de enero,  iniciando el sepelio con la Misa Exequial en la Plaza Catedral, a las 12 horas horas.

Nota biográfica de Mons. SAMUEL RUIZ GARCÍA

 Nació el 3 de Noviembre de 1924, en Irapuato, Gto. Sus estudios los hizo en el Seminario de León, Gto.  Fue enviado a Roma para estudios especializados en Sagrada Escritura, en la Pontificia Universidad Gregoriana y en el Instituto Bíblico, obteniendo el Doctorado.

 De 1952 a 1959, fue profesor, prefecto de estudios y rector del Seminario de León.

 Fue nombrado Obispo de Chiapas el 14 de Noviembre de 1959 por el Papa Juan XXIII, y consagrado en la Catedral de San Cristóbal de Las Casas el 25 de Enero de 1960, siendo el Obispo No. XXXV de esta diócesis.

 Ha recibido distintos reconocimientos, distinciones, pre­mios y medallas en diferentes partes del mundo.

 Participó en las cuatro Sesiones del Concilio Vaticano II, de 1962 a 1965.

 De 1965 a 1973 presidió, en la Conferencia Episcopal de México, la Comisión para Indígenas, infundiendo un espíritu renovador a la pastoral indígena.

En 1968 participó en la II Conferencia del Episcopado Latinoamericano, en Medellín, Colombia, como ponente y fue elegido Presidente del Departamento de Misiones en el CELAM, al que competía la pastoral indígena.

 En 1970 convocó y presidió el Encuentro de “Xicotepec”, que dio un giro a la pastoral indígena: Ya no debe ser una pastoral indigenista, en la que los indígenas son sólo objetos o destinatarios de la evangelización y de la pastoral, sino que ellos crezcan y sean sujetos en la Iglesia y en la sociedad.

En 1974, el gobierno estatal le confió la realización del Congreso Indígena, en que las diferentes etnias de Chiapas dieron su palabra y demandaron sus derechos.

 En 1975, convocó la primera de las Asambleas Diocesanas, que se han venido desarrollando sin interrupción hasta la fecha.

 En 1975, inició la promoción del Diaconado Permanente sobre todo entre los indígenas, como una forma de que la Iglesia se encarne y crezca en estas culturas. Al término de su servicio en mayo del año 2000, había 341 diáconos permanentes.

 Desde 1982 hasta 1995, impulsó la atención a los refugiados que habían huido de Guatemala, por la guerra en ese país.

 En 1993, publicó su Carta Pastoral: “En esta Hora de Gracia”, en que advertía la gravedad de las injusticias contra los indígenas.

 De 1994 a 1998, sirvió como Mediador en el conflicto entre el EZLN y el Gobierno Federal, fundando la Comisión Nacional de Intermediación (CONAI) en octubre de 1994. El 16 de febrero de 1995, participó en la firma de los “Acuerdos de San Andrés”.

 El 20 de julio de 1994, convocó el III Sínodo Diocesano, que se inició en forma solemne el 25 de enero de 1995, y se clausuró el 3 de noviembre de 1999, día en que cumplió 75 años de edad. En esa fecha, fiel a lo prescrito por el Concilio Vaticano II, firmó su renuncia a la Diócesis, que le fue aceptada hasta el 30 de marzo del año 2000. Desde este día al 1 de mayo de 2000, fungió como Administrador Diocesano, hasta la llegada de su sucesor.

Decidió como residencia posterior, para respetar la labor pastoral de su sucesor, la ciudad de Querétaro, donde permaneció hasta el final. Desde aquí, siguió sirviendo a los indígenas y la causa de los pobres, en cualquier lugar y circunstancia que requiriera su presencia.

 Su lema episcopal fue: Edificar y Plantar. Y aludiendo a su lema, así terminó su homilía el 25 de enero de 2010, en sus bodas de oro episcopales, en la Plaza Catedral: “Damos infinitas gracias al Señor, Trino y Uno, por habernos hecho hijos suyos y por habernos llamado como pastor de su Iglesia, para edificar y plantar su Reino de justicia, de amor y de paz”.

 Deja como legado su esfuerzo por: 

1.       La promoción integral de los indígenas, para que sean sujetos en la Iglesia y en la sociedad.

2.       La opción preferencial por los pobres y la liberación de los oprimidos, como signo del Reino de Dios.

3.       La libertad para denunciar las injusticias ante cualquier poder arbitrario.

4.       La defensa de los derechos humanos.

5.       La inserción pastoral en la realidad social y en la historia.

6.       La inculturación de la Iglesia, promoviendo lo exigido por el Concilio Vaticano II, que haya iglesias autóctonas, encarnadas en las diferentes culturas, indígenas y mestizas.

7.       La promoción de la dignidad de la mujer y de su corresponsabilidad en la Iglesia y en la sociedad.

8.       Una Iglesia abierta al mundo y servidora del pueblo.

9.       El ecumenismo no sólo con otras confesiones cristianas, sino con toda religión.

10.    Una pastoral de conjunto, con responsabilidades compartidas.

11.    La Teología India, como búsqueda de la presencia de Dios en las culturas originarias.

12.    El Diaconado Permanente, con un proceso específico entre los indígenas.

13.    La reconciliación en las comunidades.

14.    La unidad en la diversidad.

15.    La comunión afectiva y efectiva con el Sucesor de Pedro y con la Iglesia universal (III Sínodo, 571). 

      + Felipe Arizmendi Esquivel                                          + Enrique Díaz Díaz

Obispo de San Cristóbal de Las Casas              Obispo Auxiliar de San Cristóbal LC 

 

En su comunicado, el actual obispo de San cristobal señala también que “Su lema episcopal fue: Edificar y Plantar. Y aludiendo a su lema, así terminó su homilía el 25 de enero de 2010, en sus bodas de oro episcopales, en la Plaza Catedral: “Damos infinitas gracias al Señor, Trino y Uno, por habernos hecho hijos suyos y por habernos llamado como pastor de su Iglesia, para edificar y plantar su Reino de justicia, de amor y de paz”.

Y añade: Deja como legado su esfuerzo por:

1. La promoción integral de los indígenas, para que sean sujetos en la Iglesia y en la sociedad.

2. La opción preferencial por los pobres y la liberación de los oprimidos, como signo del Reino de Dios.

3. La libertad para denunciar las injusticias ante cualquier poder arbitrario.

4. La defensa de los derechos humanos.

5. La inserción pastoral en la realidad social y en la historia.

6. La inculturación de la Iglesia, promoviendo lo exigido por el Concilio Vaticano II, que haya iglesias autóctonas, encarnadas en las diferentes culturas, indígenas y mestizas.

7. La promoción de la dignidad de la mujer y de su corresponsabilidad en la Iglesia y en la sociedad.

8. Una Iglesia abierta al mundo y servidora del pueblo.

9. El ecumenismo no sólo con otras confesiones cristianas, sino con toda religión.

10. Una pastoral de conjunto, con responsabilidades compartidas.

11. La Teología India, como búsqueda de la presencia de Dios en las culturas originarias.

12. El Diaconado Permanente, con un proceso específico entre los indígenas.

13. La reconciliación en las comunidades.

14. La unidad en la diversidad.

15. La comunión afectiva y efectiva con el Sucesor de Pedro y con la Iglesia universal (III Sínodo, 571).

http://www.diocesisancristobal.com.mx/

Obispo de la liberación en Chiapas

El periodista Juan González Bedoya, al glosar hoy la figura del fallecido en el diario El País, escribió en un artículo titulado “El obispo de la liberación en Chiapas“, lo siguiente:

…”Samuel Ruiz irradió desde su modesta Chiapas una pastoral liberadora que le hizo popular en todo el mundo, en especial entre los partidarios del Concilio Vaticano II. Él había sido uno de los prelados convocados a Roma por Juan XXIII entre 1962 y 1965 y el concilio le dejó una huella profunda. Contó su experiencia a EL PAÍS, cuando vino en 2002 a Madrid como figura estelar del congreso de ese año de la Asociación de Teólogos Juan XXII. 

Las dos preocupaciones del concilio iban a ser el diálogo con el ateísmo y la unidad de las iglesias, pero unos días antes de la inauguración, Juan XXIII introdujo una tercera línea: los pobres. Samuel Ruiz lamentó siempre que se torciese aquella línea. “La reflexión sobre la opción por los pobres no estaba madura porque en Europa entonces apenas había pobres”, lamentó Samuel Ruiz. 

Era partidario de un nuevo concilio, como el cardenal Martini. “Los concilios solo son peligrosos para la Curia. Cuando murió en pleno Vaticano II el gran Juan XXIII escuché a un monseñor de la Curia rezar por él. Que Dios le perdone el daño que ha hecho a la Iglesia con este concilio, rezaba el pobre hombre”, dijo. 

Sin embargo, el gran conflicto con Roma fue por su radical opción por los pobres. Decía: “La única pregunta que se nos va a hacer al fin de los tiempos es cómo tratamos al pobre. Tuve hambre y me diste de comer. Por eso, América Latina tiene sus mártires y sus santos. Primero cayeron los seglares. También entre la jerarquía que asume esta opción hay mártires, que no son, como antes, mártires de la fe, sino mártires de la justicia. Hoy se muere por optar por los pobres”.

¡Descanse en paz monseñor Samuel Ruíz García!.

14 Responses to “Fallece Samuel Ruíz, el obispo que defendió los derechos de los indígenas en Chiapas (México)”

  1. Descanse en paz Don Samuel, su legado permanecera

  2. Latinoamérica tiene muchos obispos “cuchara” que ni pinchan ni cortan, pero también tiene preclaros pastores como Romero, Angelelli y otros a los que se suma Samuel Ruiz preanunciando un futuro más glorioso.

  3. Descanse en paz D. Samuel Ruiz, gracias a Dios todavía contamos con D. Raúl Vera y P. Solalinde
    http://www.jornada.unam.mx/2011/01/25/index.php?section=opinion&article=026a2pol

  4. Larga vida a la causa del pueblo pobre!
    Para mí,
    Este si fue un santo: perseguido, purificado, y lleno de esperanza, a pesar de estar hundido en todas las desesperanzas que caminan los indígenas.
    La Media Gubernamental en su contra, la clase poderosa y la iglesia que servia a esa gente lo mismo, y él, siempre buscando caminos.
    Muchas etiquetas para clasificarlo: que si marxista, rojo, populista y an~adan lo que quieran.
    Pesado está en la balanza de Dios
    y si nadie grita que lo hagan santo subito, lo mismo da porque la grandeza de su entrega sí fue súbita y fue sin medida.
    Su sensibilidad a las culturas de los “sin cultura” (académica), su determinación por la defensa de los vulnerables, su pasión por evangelizar salieron del brasero que le quemó por dentro a los VERDADEROS profetas.
    Como todo en la vida.
    El que tenga oidos para oir que entienda,
    el que quiera ver que vea,
    y el que quiera seguir a otros falsos profetas por evidentes que sean, pues, libres nos hizo Dios para elegir de qué cáliz vamos a beber.
    Troyer
    de luto por este lider pastoral
    y de gozo por el pachangon que harán en el Verdadero Reino

  5. Tienes razón Troyer.
    Por ahí anda el Abogado del diablo.
    Dice que Samuel Ruiz, manejó y fraguó el levantamiento del Sub <Marcos
    A mí me vale.
    Pero, aún así, fué un hombre congruente con sus principios

  6. En paz descanse don Sam y ojalá desde donde está, si puede, obre el milagro de desvendar a los cupulares de la Iglesia y les permita abrir los ojos a la realidad que por años se han empecinado en tapar.

  7. Descansa en paz “Tatic Sam”.
    Hasta la victoria siempre comandante…sí señor.

  8. Descanse en paz
    “El Obispo incómodo”

    http://www.jornada.unam.mx/2011/01/26/index.php?section=opinion&article=027a1pol

  9. El obispo incómodo

    Salvador García Soto
    .
    El obispo incómodo
    Por enseñarle a los indios que tenían los mismos derechos que los caciques
    .
    Es curiosa la condición humana; muchos de los que ayer despedían con elogios y reconocimientos al obispo Samuel Ruiz son los mismos que no hace muchos años lo descalificaban y vilipendiaban por ponerse del lado de los pobres y los indios. Pareciera que la muerte borra de tajo todas las imperfecciones y defectos para dar paso a un alud de alabanzas y panegíricos que, no en todos los casos, son necesariamente sinceros.
    .
    Samuel Ruiz García fue en vida un obispo incómodo. Incómodo para el poder, al que desafiaba por ir contra el statu quo y por enseñarle a los indios que tenían los mismos derechos que los caciques terratenientes que se apoderaban de sus tierras y los explotaban, o que los mestizos que los veían y trataban como inferiores en toda la región de los Altos con la complacencia de las autoridades priístas de Chiapas.
    .
    Incómodo para la curia católica mexicana, de la que disentía al llevar una vida no de lujos ni excesos, como la mayoría de los obispos, y al optar por los desprotegidos y no por los ricos y poderosos, a los que son tan proclives casi todos los jerarcas católicos. Incómodo también para el Vaticano y la curia romana, que intentó y estuvo a punto de removerlo de la Diócesis de San Cristóbal en 1993, cuando Girolamo Prigione, en su cruzada contra los obispos “rebeldes o sociales” en México, envenenó a los jerarcas de Roma, que le abrieron un proceso y lo acusaban de “excesiva politización”.
    .
    Incómodo para el presidente Carlos Salinas, a quien contribuyó a arruinarle su salida de la Presidencia y sus proyectos transexenales al haber sido promotor y apoyador de la causa indígena e iniciador del proceso de concientización y dignificación que derivó en el alzamiento armado del EZLN el 1 de enero de 1994, fecha en que comenzó la pesadilla y la descomposición para Salinas y para el país.
    .
    Incómodo para la derecha, que lo veía demasiado cargado a la izquierda y hasta llegaron a tacharlo de comunista; incómodo para los empresarios, que lo veían como subversivo y peligroso; incómodo para los católicos tradicionalistas, que cuestionaban sus misas en tojolabal, tzeltal, tzotzil y chol; incómodo para las conciencias, que se irritaban cuando él hablaba de racismo, de explotación y discriminación contra los indios.
    .
    Al final de su vida muchos le reconocieron la gran labor social y pastoral que realizó en Chiapas; en el mismo Vaticano rectificaron y lo respaldaron cuando escucharon sus argumentos y sus advertencias sobre la situación de injusticia que privaba en el sureste mexicano. Hoy muchos lamentan su partida, algunos porque de verdad la sienten, otros para quedar bien. Pero es un hecho que nos hará mucha falta la incomodidad de don Samuel, esa incomodidad que irrita, pero provoca cambios, que molesta, pero lucha por justicia. Esa incomodidad que les falta a otros sacerdotes, obispos y cardenales a los que nada parece incomodarles; pastores a los que más bien les acomoda la comodidad de los acomodados.

  10. Traigo aquí este comentario del post anterior:

    Enviado el 27-01-2011 a las 2:04
    Rectores de universidades jesuitas llaman a Samuel Ruiz “verdadero profeta”
    Víctor Manuel López Álvaro
    .
    GUADALAJARA, Jal., 25 de enero (apro).- Los rectores de las universidades jesuitas en México reconocieron la incansable labor del obispo emérito de San Cristóbal de Las Casas, Samuel Ruiz, en defensa de los derechos de los grupos menos favorecidos.
    .
    Fue un verdadero “profeta” y “obispo incómodo” para el poder, afirmaron.
    .
    Por su incansable labor en favor de la paz, Ruiz García, quien falleció ayer en la Ciudad de México, fue reconocido con el doctorado Honoris Causa del Sistema de Universidades Jesuitas.
    .
    La herencia del prelado perdurará a lo largo de la existencia de la Iglesia Universal y en América Latina como el “obispo incómodo” por su profetismo propositivo y por su fidelidad a los valores del evangelio, afirmó el rector de la Universidad Iberoamericana, José Morales Orozco.
    .
    Samuel Ruiz, agregó, optó por la opción pastoral indígena. Hablaba por la causa de esta comunidad y propuso la ordenación de diáconos y presbíteros casados. “El sacerdocio uxorado (casado) era su sueño, desgraciadamente no lo logró, y la respuesta del Vaticano fue prohibir en su diócesis este proceso de ordenación de diáconos”, dijo.
    .
    Por su parte, el rector del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Occidente (Iteso), Juan Luis Orozco, se refirió a Samuel Ruiz como un incansable buscador de la concordia y el diálogo, actuando siempre a favor de los pueblos indígenas de México.
    .
    “Don Samuel Ruiz García fue, ante todo, pastor en el sentido más evangélico de la expresión. Sin descanso cuidó de cada una de sus ovejas, procuró que todo su rebaño estuviera a salvo y protegido en el redil, y si sabía que alguna estaba perdida, ponía todo su empeño en recuperarla”, apuntó.
    .
    Y más: “Se dedicó incansablemente lograr la concordia e impulsar el diálogo, actuando siempre y sin desfallecer a favor de nuestros hermanos indígenas. Su trabajo se queda en los corazones de quienes deseamos un México más fraterno, más justo, más pacífico”.
    .
    David Fernández, rector de la Iberoamericana de Puebla, manifestó que el Sistema de Universidades Jesuitas le otorgó a Samuel Ruiz el Doctorado Honoris Causa debido a su labor y a la construcción de una Iglesia más horizontal y participativa, en la que fungía como portavoz de los grupos excluidos y marginados de la sociedad.
    .
    La Iglesia y los pobres, dijo, sufrieron una pérdida irremplazable de uno de los mejores hombres de la institución con presencia entre los pobres, y los pobres perdieron un representante ante la Iglesia.
    .
    Samuel Ruiz, continuó, “fue un hombre que se preocupó por responder a las necesidades materiales de los indígenas, de ahí su preocupación por los más pobres, por preservar su cultura, valorarla, defender sus derechos humanos y promulgar una Iglesia no como jerarquía, sino como pueblo de Dios, como comunidad”.

    “VERDADERO PROFETA” LE LLAMAN LOS TEÓLOGOS. ¿A QUIÉN LLAMÓ EL PAPA TEÓLOGO “FALSO PROFETA” ÚLTIMAMENTE?

  11. Mantengamos siempre fresca la memoria, y más en los tiempos que corren:

    Entre don Samuel y Maciel
    PAULINO CÁRDENAS
    ENERO 27, 2011 • 4:00 AM
    http://codigomexico.wordpress.com/2011/01/27/entre-don-samuel-y-maciel/

    La Iglesia católica mexicana ha tenido, como en la viña del Señor, toda clase de representantes. Por un lado un prelado dedicado a proteger a los indígenas apegado a la Teología de la Liberación como lo fue don Samuel Ruiz, conocido como ‘Tatic’ por los suyos, obispo emértio de San Cristóbal recién fallecido, y por otro, un personaje siniestro como lo fue el ex líder de los Legionarios de Cristo, Marcial Maciel, amigo íntimo del Papa Juan Pablo Segundo quien está por ser beatificado por acuerdo de su sucesor Benedicto XVI en Roma el próximo 1 de mayo.
    Al extinto Maciel se le acusa de abusos sexuales con niños, de haber sido casado, de tener amantes, una hija e hijos. Pero no son las únicas acusaciones en contra del diabólico personaje creador de la asociación seglar Regnum Christe y de la con gregación católica Legión de Cristo. También existen señalamientos en su contra de homosexualidad, extorsión, relación con el narcotráfico e incluso un presunto asesinato cuando era seminarista, historia que ha contado un sobrino suyo que fue abusado por el sacerdote fallecido en Naples, Florida, en 2008.
    Don Samuel Ruiz fue mediador entre el gobierno y el Ejército Zapatista de Liberación Nacional luego de la aparición el 1 de enero de 1994 de este grupo integrado por una mayoría indígena maya radicada en la selva lacandona, don Samuel Ruiz con fama de indomable sacerdote nacido en Irapuato, Guanjuato en 1924 y quien durante 40 años ocupó la diócesis en cuya catedral que data del siglo XVI acaba de ser sepultado, fue un prelado afín al pensamiento de don Sergio Méndez Arceo y al arzobispo de San Salvador, Oscar Arnufo Romero, promotores de la lucha por los pobres y los indígenas.
    En 1995, cuando el gobierno en turno estaba ante la disyuntiva de usar como estrategia la fuerza militar contra los zapatistas, surgió la idea de dialogar primero con un representante oficial –Manuel Camacho–, y donde Samuel Ruiz se erigía como el mediador idóneo para hablar por los indígenas y el representante del EZLN con rostro cubierto, con miras a establecer los puntos de una negociación que condujera a una paz justa y verdadera en Chiapas.
    Por miedo y presiones del entonces presidente Ernesto Zedillo, el Vaticano a través de su representante Justo Mullor, de triste memoria, le impuso al obispo de San Cristóbal un coadjutor que resultó ser monseñor Raúl Vera, con plenos poderes y derecho de sucesión y quien después fue trasladado a Saltillo. El resto es historia que ha sido contada con múltiples enfoques a lo largo de los últimos quince años.
    El otro rostro de la Iglesia católica es la del tétrico personaje salido de las entrañas del averno llamado Marcial Maciel, de quien se han ido descubriendo sus fechorías y que transitó por el mundo eclesiástico con la anuencia, complacencia y protección del Vaticano, a cuyas finanzas aportó suficientes diezmos como para ganarse la gracia del Papa hoy cuasi santo. Juan Pablo II llegó a citarlo como “un ejemplo del trabajo pastoral en favor de la expansión del Reino de Dios”.
    Alejandro Espinoza, sobrino de Marcial y víctima de abuso por éste, aseguró en un entrevista publicada por José Juan Reyes en el periódico El Economista en febrero de 2009, que su tío no sólo tuvo una doble vida, “tuvo cuatro”. Afirmó que el conocimiento de la amante e hija “es sólo una cortina de humo para que no se conozcan sus verdaderos crímenes”, entre los cuales se encuentra, según comentó, drogadicción, contactos con el narcotráfico, lavado de dinero y homicidio.
    La acusación de homosexualidad viene desde que Marcial Maciel ingresó al seminario en Xalapa que dirigía su tío abuelo, Rafael Guízar y Valencia (tío de Maurita Degollado Guízar y madre de Maciel). Fue expulsado de la institución dada su preferencia sexual. El parentesco de Alejandro Espinoza Alcalá con Marcial se debe a que el primero fue hijo de Rafael Espinoza Maciel.
    Espinoza Alcalá –autor del libro El Legionario–, menciona que la relación con el narcotráfico la corroboró en un viaje a Nueva York, pues Maciel abrió una cuenta bancaria, en la cual le depositaron 400 mil dólares. Sobre el homicidio, agregó, Marcial dio cianuro a su tío Guízar. La conclusión se debió luego que Espinoza, en reiteradas ocasiones, cuestionó a Maciel sobre su salida del seminario, “en algunas ocasiones me decía que fue por la muerte de su tío y en otras, críticas por supuesto nepotismo”.
    pcardenascruz@yahoo.com.mx

  12. El obispo quetzal
    José Gil Olmos

    .

    MÉXICO, DF, 26 de enero (apro).- Cuando llegó a la Diócesis de San Cristóbal de las Casas, en 1959, Samuel Ruiz García era uno de los obispos más jóvenes del país y estaba dentro de la corriente conservadora de la Iglesia católica. Pero el golpe de la pobreza, la explotación y el olvido en que estaban los indígenas en Chiapas lo transformó y lo llevó a tomar una decisión que cambiaría su forma de vida, su pensamiento y el compromiso con los más pobres de los pobres del país y del Continente Americano.
    .
    Durante cuarenta años como obispo de San Cristóbal, Samuel Ruiz se dedicó a caminar las brechas abiertas a golpe de pisada para llegar a las comunidades tzotziles, tzeltales, choles, mames, tojolabales, zoques, jacaltecas, kanjobales, mochos y motocintlecas.
    .
    Con el paso de los días aprendió de sus lenguas, costumbres y tradiciones una forma de vida distinta a la occidental, más comunitaria y más cercana con la naturaleza. De alguna manera se transformó y comprendió la importancia de rescatar a estos mexicanos arrinconados en la historia nacional.
    .
    Con el transcurrir de los años, los indígenas lo reconocieron y le llamaron Tatic (padre) y entre los de sus diócesis le decían “Caminante”, porque así se le llamaba en clave en la banda de radio civil, a través de la cual se comunicaba con distintas comunidades empotradas en las regiones Selva, Sierra y Montaña chiapanecas.
    .
    Desde la catedral de la vieja Jovel, hoy conocida como San Cristóbal de las Casas, el joven obispo comenzó a evangelizar a los indígenas a pesar de la fuerte resistencia de una sociedad racista que trataba a los originarios como animales y los obligaba a bajarse de las banquetas cuando algún mestizo venía caminando por la misma acera.
    .
    Hacia mediados de la década de los sesenta, Samuel Ruiz aprovechó la realización del Segundo Congreso Misionero de México para preparar a los catequistas indígenas, dando lugar a la creación de las Escuelas Diocesanas de Catequistas, donde el laico indígena tomaría un papel importante en la evangelización de la diócesis.
    .
    Este paso sería revolucionario y fundamental en la vida de los indígenas chiapanecos, pues les proporcionó identidad como pueblo de Dios y una estructura de organización que nunca habían tenido, a través de los prediáconos, diáconos y tuhuneles indígenas. Además de una representación en la Iglesia católica.
    .
    Además, Samuel Ruiz se haría presente en los preparativos del Concilio Vaticano II, donde presentó la ponencia “La evangelización del indígena en América Latina”. Ahí volcó sus vivencias y reflexiones en torno a la renovación de la evangelización en los pueblos indios de América, y a la necesidad de dialogar y encarnarse en las culturas de los pueblos originarios del continente.
    .
    La efervescencia de esta nueva misión llevó a la formación del Seminario Regional del Sureste (Seresure), donde los nuevos sacerdotes se formarían para una nueva evangelización.
    .
    Ya en 1969, unos 52 obispos latinoamericanos se reunieron durante un mes para ponerse al día en la pastoral del continente y de ahí se dieron otros encuentros latinoamericanos, como el de Río Bamba, en Ecuador, donde fueron encarcelados los participantes; en Brasil y en Tehuantepec, así como en San Cristóbal de las Casas, en 1978.
    .
    En 1974, en el marco del aniversario del nacimiento de Fray Bartolomé de Las Casas, la diócesis de Samuel Ruiz dio otro pasos fundamental en el reconocimiento de los derechos de los pueblos indios de México, pues ayudó a la organización del Primer Congreso Indígena, en el que participaron más de 2 mil representantes de los cuatro grupos étnicos con mayor presencia en Los Altos, Selva y región Norte de Chiapas.
    .
    Fue ahí donde por primera vez se escucharon las exigencias de los más olvidados: tierra, salud, educación alimentación, cese a los hostigamientos del Ejército en las comunidades, alto a la represión de los pistoleros de los finqueros y terratenientes, construcción de caminos, créditos, comercialización y mejores precios de los productos del campo, entre otros.
    .
    Además, según algunos historiadores del movimiento zapatista, fue el punto de arranque de la integración de los indígenas del EZLN, que para entonces se denominaba Fuerzas de Liberación Nacional (FLN).
    .
    Tatic fue hostigado desde entonces por los caciques de Chiapas, recibió amenazas de muerte y fue acusado de tratar de subvertir a los indígenas. Los caxlanes (blancos y mestizos) de San Cristóbal lo repudiaron porque había tomado la opción de la Iglesia por los pobres, por el pueblo oprimido y marginado, es decir, por los indígenas.
    .
    Este reclamo y esta persecución se reflejarían en mayor medida cuando en 1994 surgió el Ejército Zapatista de Liberación Nacional, y entonces se acusó desde el gobierno salinista al obispo de ser “el comandante” de la guerrilla indígena.
    .
    En plena efervescencia indígena armada, la curia de San Cristóbal fue manchada por los huevos que los “auténticos coletos” le lanzaron semanas después de que había sido la sede del primer dialogo entre el EZLN y el mediador del gobierno federal, Manuel Camacho Solís. Las ventanas de la fachada fueron rotas por las piedras arrojadas.
    .
    A pesar de ello, Samuel Ruiz encabezó la Comisión Nacional de Intermediación (Conai) que durante tres años seguidos trabajó en el proceso de pacificación, y como intermediario entre el gobierno federal y los zapatistas en los diálogos realizados en San Andrés Larráinzar.
    .
    La figura moral del obispo creció y fue reconocida a escala internacional, a pesar de la campaña negativa que sufrió por parte de los sectores más reaccionarios de la sociedad, de la Iglesia católica y del propio gobierno.
    .
    Por aquellos años se le veía caminando a paso lento por los pasillos de la curia diocesana. Dubitativo, buscaba soluciones al conflicto armado. Hablaba con los indígenas, con legisladores, con sus pares de otros países de América Latina que habían impulsado la Teología de la Liberación y con los enviados del gobierno en turno. No cesaba en su trajinar y los domingos oficiaba misas, en cuyas homilías siempre daba un mensaje que para los periodistas de todo el país y algunos extranjeros era la “nota”, pues destacaba el proceso de pacificación.
    .
    Samuel Ruiz nunca habló a favor de la lucha armada, siempre se manifestó por las vías pacíficas del cambio.
    .
    La importancia de su trabajo trajo nuevas amenazas de muerte. Ya no eran las guardias blancas contratadas por los principales caciques del estado quienes lo amagaban; ahora eran los grupos paramilitares, los que incluso atentaron contra él en uno de sus viajes a las comunidades. La Comisión de Derechos Humanos Fray Bartolomé de las Casas, que fundó en 1989, denunció estos ataques, así como la presencia de los grupos paramilitares en diversas regiones del estado, los que atemorizaban principalmente a las comunidades indígenas simpatizantes del EZLN. Pero nunca le hicieron caso hasta que ocurrió la matanza de 45 indígenas en Acteal, el 27 de diciembre de 1998.
    .
    Un año más estaría al frente de la diócesis hasta que por edad (75 años) tuvo que retirarse. En el Vaticano estuvieron más tranquilos pensando que su sustituto, Raúl Vera, tomaría una posición más conservadora, pero fue todo lo contrario, ya que decidió seguir los mismos pasos del Tatic.
    .
    El 10 de febrero del 2000, Samuel Ruiz se despidió de la diócesis de San Cristóbal. Ese día, miles de indígenas bajaron de las montañas y, desde los cuatro puntos cardinales, entraron en caravana a San Cristóbal de las Casas para despedir al obispo, quien el 25 de enero anterior había cumplido 40 años de servicio.
    .
    A pesar de que se retiró a vivir con sus familiares a Querétaro, la labor pastoral de Tatic fue reconocida en el país y otras naciones. Recibió, entre otros, los reconocimientos Paolo E. Borcellino, así como las medallas Roque Dalton, Benito Juárez, Letelier Moffitt, Oscar A. Romero.
    .
    Además, fue distinguido con el doctorado honoris causa de la Universidad de Tubinga, Alemania; el Premio León Felipe, de España, y nominado candidato al Nobel de la Paz en 1994, 1995, 1996 y 1997.
    .
    Su última actuación fue como miembro de la Comisión de Mediación en los trabajos para localizar a los dos integrantes del Ejército Popular Revolucionario (EPR) que fueron desaparecidos en el 2005 en Oaxaca por militares y policías del estado.
    .
    A los 86 años murió Tatic, y sus restos fueron depositados en una urna de la catedral de San Cristóbal de las Casas, ceremonia a la que acudieron nuevamente miles de indígenas, bajando de las montañas, para despedir a quien alguna vez llamaron “el obispo quetzal”, por la fuerza de su espíritu.

  13. WOW se fue el mejor de los obispos latinoamericanos, teologia de la liberacion: justicia en esta vida, ahora. Simpatico que casi coincide con la entronacion de JPII. Samuel al menos no viste eso, tu si eres un verdadero santo

  14. […] Más información en este blog: http://blogs.21rs.es/trastevere/2011/01/24/fallece-samuel-ruiz-el-obispo-que-defendio-los-derechos-d… […]

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)