Juan Pablo II. Una beatificación y un milagro discutidos

Maciel y Juan Pablo II en 1991El pasado 5 de abril se hizo público el programa para la beatificación de Juan Pablo II el próximo 1 de Mayo. A los seis años de su muerte el “santo subito” se ha hecho realidad. Con motivo de la publicación oficial del programa de los actos de beatificación recogemos aquí por su interes el artículo que escribió el teólogo Xabier Pikaza en su blog, el pasado mes de enero, tras conocerse la decisión de la Santa Sede de proceder a la beatificación.

Madrid, 1o de abril de 2011 (Por Trastevere).- “La discusión comenzó el mismo día del entierro (4-5 abril 2005), cuando aparecieron en la Plaza del Vaticano, de forma espontánea o dirigida por instituciones de poder, las pancartas del Santo Subito (Santo ya, inmediatamente). No fue canonizado “inmediatamente” (subito), como pedían las pancartas, pero casi. No he dudado de la santidad del papa Wojtyla, de su sacrificio y de su entrega al servicio de la Iglesia. Pero tengo mis dudas sobre la conveniencia “inmediata” de su beatificación, por dos razones básicas:

(a) Porque su figura sigue marcando una escisión en la Iglesia actual. Por eso, presento mis “reparos” sobre la conveniencia de beatificarle en este momento (cuando no se han curado las heridas que él pudo causar).

(b) Porque la forma de ratificar su santidad con un presunto milagro, que los cardenales de la comisión de canonizaciones ya han aprobado (curación de un caso de “parkinson”), me parece menos “evangélica”.

1. Dudas ante la Beatificación de Juan Pablo II

Juan Pablo II ha sido una figura pública, querida y admirada por millones de personas, pero, al mismo tiempo, discutida en amplios círculos de la Iglesia católica. Su beatificación “subito”, a los seis años de su muerte, me parece, por lo menos, apresurada.

a) Riesgo de endogamia.

Son muchos los que piensan que, con esta beatificación, un tipo de jerarquía de la Iglesia se “ratifica” y aprueba a sí misma, como hizo ya al beatificar a Pío IX. No parece un “fair play”, un ejercicio de “igualdad de oportunidades” y de apertura a otros modelos de Iglesia y de santidad.
Muchos piensan que al obrar de esta manera la iglesia tiende a fortalecerse a sí misma como jerarquía: Los que beatifican a este Papa son aquellos mismos que él había colocado en la cumbre de la jerarquía vaticana, de manera que puede pensarse que lo hacen básicamente en un gesto de agradecimiento “endogámico”, para ratificarse a sí mismos (para decir así que ellos tienen razón, que su forma de actuar está bendecida desde el cielo, por el nuevo “santo”). Hay otras figuras y modelos de Iglesia que no han tenido esta “suerte”, por ahora: desde Mons. Romero hasta H. Camara.

b) Un pontificado poco dialogante

Juan Pablo II parece haber sido un santo por dentro, hombre de oración y sacrificio. Pero su pontificado ha sido poco trasparente, poco abierto a la concordia de todos los grupos en la Iglesia. Por todas parte se cuentan las anécdotas sobre su “dureza” en el trato con algunas figuras de la Iglesia, a las que “humilló”, empezando por el Cardenal Tarancón. Sin duda, la santidad puede incluir un tipo de “dureza” al servicio del ideal cristiano. Pero muchos tienen la impresión de que la “dureza” de Juan Pablo II se mostró sólo en una línea, y se dirigió en contra de un tipo de Iglesia que él no aprobaba.

Mientras no quede claro lo que está al fondo de esa dureza, resulta poco prudente beatificarle. Es como beatificar a una parte de la Iglesia, a un tipo de pastoral y de misión que está siendo todavía discutida. Puede pensarse que esta beatificación es un intento de ratificar un tipo de política eclesial que resulta, por lo menos, discutible. No es bueno (querer) resolver los problemas de la Iglesia “canonizando” a los que van en una línea.

En este momento, la beatificación de Juan Pablo II puede tomarse como triunfo de un tipo de iglesia que posiblemente deberá cambiar muy pronto, cuando cambie la “política” eclesial del Vaticano. Podían haber esperado unos años, cuarenta o cincuenta, para ver lo que queda de poso en la vida y figura de Juan Pablo II, para “beatificarle” a él como persona, no a un tipo de Iglesia.

c) El tema abierto de la pederastia.

No es quizá el más importante, pero es muy significativo. Tras la muerte de Juan Pablo II se ha destapado en la Iglesia Católica el tema de la pederastia en algunas partes del clero. No es que Juan Pablo II tenga la culpa, pero son muchos los que piensan que no fue transparente en su administración, que se dejó engañar… El tema es demasiado urgente, demasiado doloroso, como para pasarlo así por alto.

No todos tienen la misma responsabilidad en ese tema y en otros de la vida de la Iglesia. Debemos suponer que Juan Pablo II no tiene directamente culpa alguna. Pero hay también responsabilidades indirectas, y no está claro que Juan Pablo II esté libre de ellas. Un Papa podría haber actuado de modo distinto.

2. Preguntas ante el valor probativo de los milagros

Al lado de las tres dudas anteriores quiero plantear el tema de la “prueba” de los milagros. Dicen que médicos y cardenales de la comisión para las beatificaciones han aprobado el “milagro” realizado por intercesión de Juan Pablo II, de manera que peude ser beatificado.

Éste es un tema sobre el que me he pronunciado ya. El 30.11.09 publiqué un post titulado ¿Qué milagros son necesarios para las canonizaciones? Una reflexión “crítica”. Había asistido días antes a la defensa de una tesis doctoral en Derecho Canónico, defendida por Pierre Kaziri, en la Universidad Pontificia de Salamanca. El tema era: Las virtudes y el martirio como razones o causas para beatificar o canonizar a un venerable, a lo largo de la historia y en el Derecho actual de la Iglesia.

Fue una tesis razonada, precisa, profunda, y así lo reconocieron los especialistas del tribunal, representantes de las tres grandes Facultades de Derecho Canónico en España: Navarra, Comillas y Salamanca: ¿Qué pasa con los milagros? ¿Por qué no ha tratado el doctorando de ellos? El doctorando respondió que se trataba de un silencio metódico, pues su tema era sólo las “virtudes” y el “martirio”. Pero todos los asistentes tuvimos la impresión de que no había querido tratar de los “milagros” porque ellos están muy discutidos (como causa de beatificación), tanto en el plano teológico como en el canónico.

Exigir milagros, como hoy se hace, para beatificar o canonizar a un santo me parece algo cercano a la magia. Va en contra del estilo “cristiano” de Jesús y de la Iglesia y se sitúa en la línea de la ordalía o de ciertas pruebas “sobrenaturales” que se exigían aún todavía en el Antiguo Testamento (como las aguas amargas). Jesús no iba en esa línea.

Ciertamente “creo” en los milagros, es decir, en la presencia de lo sobrenatural, en el poder de la Vida que se expresó en Jesús y que se expresa en muchos hombres y mujeres, pero convertirlos en “prueba” exigida para resolver un tema (un juicio, un proceso de santidad) me parece contrario al evangelio. Esto es lo que pienso, con la mayor parte de los teólogos y canonistas católicos con quienes he dialogado sobre el tema.

Apelar a milagros, una visión medieval (y poco cristiana) del Derecho Canónico.

a. La mayor parte de los teólogos creemos en los “milagros” en el sentido del Evangelio. No sólo pensamos que la vida es un milagro y que, sobre todo, es un milagro la fe y la experiencia de la gracia, sino que estamos convencimos de que hay muchas cosas que no pueden explicarse por la pura ciencia.

b. Pero el milagro no es algo que va “contra las leyes de la naturaleza” (¡pues no conocemos lo que ella, la naturaleza, significa!), sino aquello que nos abre hacia un horizonte más amplio de vida y de esperanza. El milagro auténtico es “Dios”, es decir, la fe en Dios… En ese sentido, los milagros ya concretos son “señales” (signos) de esa presencia de Dios, no pruebas, como sabe el Evangelio: Jesús nunca “ha probado” algo con milagros, más aún, se ha negado a hacerlo, cuando le han pedido y exigido que los haga. (Jesús no probaría con un milagro la santidad de su siervo Wojtyla) Pero su vida está llena de signos de misterio, para aquellos que saben ver.

c. Si un milagro se probara científicamente no sería milagro, sino que caería (de alguna manera) dentro de la lógica de la ciencia. La buena ciencia sabe que en la vida de los hombres hay cosas y cambios que no se explican a través de una ciencia de tipo físico (como la medicina clásica), pero eso no significa que ella los considere milagros (en el sentido de acciones que rompen las leyes de la naturaleza), sino que deberíamos ampliar el concepto de naturaleza y de vida humana.

d. No negábamos, pues los milagros, pero pensábamos que ellos no se pueden probar en un plano “científico”, pues tampoco sabemos lo que es la ciencia y lo que podrá ser mañana. Por otra parte, el despliegue de la salud y de la enfermedad de los hombres y mujeres nos sitúa en las mismas fronteras de la ciencia, abriéndonos a elementos y factores que no podemos dominar con los métodos de contabilidad científica actual.

e. Por otra parte, pedirle a Dios “milagros” para probar que un hombre o mujer es santo nos parecía más cercano a las ordalías medievales (de tipo germano) que al estilo bíblico y cristiano de vida. Pensábamos que en este campo la praxis canónica de la Iglesia tiene que cambiar, adaptando el Derecho Canónico al Evangelio (al estilo de vida de Jesús). Estábamos convencidos de que Jesús nunca pediría un milagro de estos que pide el Derecho Canónico actual para canonizar a alguien… Ni siquiera a él le habrían podido canonizar según el Derecho Canónico (pues los “científicos” de entonces, que no eran malas personas, no creyeron en sus milagros… y la resurrección no se puede probar con métodos científicos).

f. Además, no es más milagro la curación “externa” de un enfermo que el hecho de que ese enfermo muera. Más milagro fue la muerte de Jesús en la Cruz que el posible “descenso” de la cruz, por obra de ángeles o seres sobrenaturales (como el mismo Jesús dijo). Pedir (exigir) milagros de curación cuando Dios no “curó” a Jesús de esa manera en la cruz nos parecía poco cristiano. El tema lo planteó de una forma intensa el gran Dostoievsky, en los Hermanos Karamazov, al hablar de la muerte y de la corrupción de un monje “santo”. ¿Qué es más milagro la incorrupción en el sepulcro que el corromperse en un sentido para renacer en otro, como dice San Pablo en un lugar famoso de 1 Cor 15).

g. Toda la tradición cristiana, desde el tiempo de Jesús, conoce bien el tema de la ambigüedad y manipulación de la “milagrería” que puede darse y se da en ciertas capas de la Iglesia (aunque éste no es el caso en las causas de beatificación y canonización, decíamos). El único “milagro” es la fe, una fe actica que puede mostrarse en el hecho de que muchos hombres y mujeres se hayan puesto en manos de Dios a través del “testimonio” algunos santos… Esa fe que cambia la vida que es el verdadero milagro.
Una conclusión

Conclusión. El milagro de Juan Pablo II
No quiero ya tratar del milagro “concreto” que se ha aprobado para la beatificación de Juan Pablo II (parece tratarse de una persona que se ha curado de una enfermedad fuerte de parkinson). No dudo de que se haya curado, no dudo de que haya invocado a Juan Pablo II. Pero decir que eso ha sido milagro en el sentido que se le da al término y que el “autor” (o intermediario) ha sido Juan Pablo II me parece demasiado.

Si se quiere conservar el término “milagro” habría que darle otro sentido, otros matices, en la línea del cambio personal y de la apertura de horizontes humanos, ante el misterio de Dios, ante el don de la vida, tal como descubrimos en el Evangelio de Jesús. Necesitamos y queremos “milagros”, pero en otro sentido, no para “probar algo” (si uno es santo o no), sino para superar el plano de las “pruebas”, penetrando en el ámbito de la gracia, de la felicidad de Dios, del don de la vida.

En esa línea se puede seguir leyendo, con humor y discreción, el libro de José Carlos MARTÍN DE LA HOZ – Ricardo QUINTANA BESCOS , CAUSAS DE CANONIZACIÓN Y MILAGROS (Desclée de Brouwer, Bilbao 2008)

Lo que Jesús pide es “fe” activa, amor intenso al servicio de los demás. Más aún, la fe es capaz de “hacer milagros”, es decir, de transformar la vida de los hombres y mujeres, en un plano de totalidad, incluso de manera “corporal”. Pero “demostrar” que hay milagros concretos, realizados por la intercesión de este “santo” concreto y poner esos milagros como “prueba” de santidad me parece quizá demasiado (es decir, poco evangélico). Quizá sería hora de que cambiara la norma canónica sobre los milagros en los procesos de beatificación y canonización.

El milagro de Juan Pablo II tiene que ser su vida entera al servicio de la unidad y de la misión de la Iglesia. No sé si su recuerdo es ese “milagro” que la Iglesia actual necesita, en su misión de evangelio”.

Autor  Xabier Pikaza, teólogo

El artículo en: http://www.redescristianas.net/2011/01/15/juan-pablo-ii-una-beatificacion-y-un-milagro-discutidosxavier-pikaza-teologo/

13 Responses to “Juan Pablo II. Una beatificación y un milagro discutidos”

  1. Los moralistas aplican un principio para hacer sus juicios éticos: “Bonum ex integra causa, malum ex quocunque defectu” ” para que algo sea bueno, lo tiene que ser todas las partes del proceso, pero basta que una de las parte sea mala, para que el proceso en su conjunto sea malo”.
    (como pueden ver, el latín en este caso es más conciso que el español)
    .
    Si lo aplicamos al proceso de canonización de JPII, y sin detenernos en si lo merece o no lo merece, advertimos que: a- En su entierro un grupo organizado clama “Santo Subito” haciendose pasar por una manifestación espontánea del pueblo. b- No se respetan los plazos requeridos c- Se falta al respeto a otros papas anteriores a este, al adelantar su causa sin justificación. d- El milagro no es obvio por dos motivos, hay casos de parkinson que se quitan con el tiempo, y no hay evidencia de que esa mujer tuviera previamente párkinson (pues podría tener otra enfermedad son sintomatología parecida) es decir hay que entrar en un debate médico que solo está AL ALCANCE DE UNOS POCOS, luego falta la evidencia. (os recuerdo los milagros de Jesús, cura a un ciego de nacimiento, cura a un tullido de nacimiento, resucita a Lázaro ¿Hace falta el testimonio de un médico?

  2. Juan Pablo II cautivó al mundo enteró con su actitud, con su trato, con su “carisma”, con ese halo de santidad que podía verse y sentirse a 20 o 50 metros de distancia, o que incluso algunos percibían a través de la TV.
    .
    De nadie, más que de JPII se podía pensar con tanta facilidad y con tanta seguridad, que se estaba ante la presencia de un santo.
    .
    JPII era valorado y admirado por personas de difentes estratos sociales y económicos, de diferentes países y culturas, de diferentes credos. Entre otros grupos, la Comunidad Judía (integrada también por desconfiados hombres de negocios) expresaba un profundo respeto por JPII.
    .
    Además de la noble disposición, de su actitud viajera, apostólica y conciliadora, JPII encerraba notables virtudes espirituales (como su profundo fervor y fidelidad al evangelio, a la Pastoral y a la tradición del Magisterio eclesiastico) así como muchas cualidades humanas, (su empatía con los jóvenes y su capacidad de diálogo con representantes de otros credos, con gobernantes y estadistas),pero al mismo tiempo ocultaba sus miedos y tramas.
    .
    Ante algunas circuntancias o temas, JPII prefería no saber nada, prefería ignorar el hecho o tema, o se cerraba a un análisis, a un debate, a un cuestionamiento.
    .
    Así temas como el divorcio, el abandono del sacerdocio, el matrimonio de sacerdotes, la homosexualidad, la pederastia, el control natal y la teología de la liberación.
    .
    Para éstos temas no había ni apertura, ni diálogo, ni conciliación, ni perdón. ni paz.
    .
    Además su “ceguera”, condecendencia o sometimiento ante el líder de los LC. Quién además de trasgredir el evangelio, los 10 mandamientos, las normas canonícas, la tradición de Magisterio, el espíritu del cristianismo, etc, además era casado, bígamo, violador, homsexual y pederasta…. todo lo opuesto a lo defendido por JPII.
    .
    Será posible que un hombre santo, tenga la capacidad y el Don de percibir a éste tipo de personas pecadoras y falsas ? La santidad atribuída y reconocida en JPII era una herramienta capáz de describir la mentira y la traición de MM ? Un santo tan quitado de la pena puede convivir tan cercanamente, y tener como consejero, a ser tan perverso que se confunde con el mismo demonio ?

  3. martes 18 de enero de 2011
    El milagro de Juan Pablo II, Hitler en Bariloche y el pensamiento crítico
    .
    Roxana Kreimer
    .
    Carlos Perciavalle contó ayer por la radio que en la década del setenta él y China Zorrilla vieron a Hitler y a Eva Brown en una reunión en Bariloche, a orillas del lago Nahuel Huapi. “Por esa época Hitler debería tener como ochenta años”, comentó el periodista. “Sí –respondió Perciavalle- le quedaban tres pelos locos en la cabeza”.
    .
    L…os diarios nos informan que el papa Juan Pablo II será canonizado porque superó tres instancias que estipulan las leyes de la Iglesia, una de las cuales exige demostrar la validez de un milagro. El Vaticano comunica que Marie Simon-Pierre, una monja francesa de Arles, se curó repentinamente del mal de Parkinson después de que sus hermanas le rezaran a Karol Wojtyla. Setenta médicos del Vaticano habrían llegado a la conclusión de que, como la enfermedad desapareció inexplicablemente, se trataría de un milagro.
    .
    ¿Qué tienen en común el relato de Perciavale y el anuncio del Vaticano?
    .
    En primer lugar, aparecen en los medios de difusión bajo la pretensión de verosimilitud, y aunque para muchos ambas noticias sean poco creíbles, tienen la estructura de gran cantidad de razonamientos menos estrambóticos aunque igualmente falaces. Algunos de estos argumentos avalan las pseudociencias, otros salen de la boca de políticos que prometen soluciones milagrosas tras años de austeridad, de la de banqueros que auguran dividendos fabulosos, o de la de periodistas que nos hablan de sucesos extraordinarios en remotas comarcas.
    .
    En segundo lugar, son contrarios a nuestra experiencia personal y a toda la evidencia disponible. En su “Ensayo sobre el entendimiento humano”, David Hume postuló un argumento sencillo y elocuente para enfrentar la pretensión de que creamos en milagros. La vida nos enseña a todos, escribe Hume, que hay muchas personas que se engañan a sí mismas, que son engañadas por otras, o que quieren engañar a las demás. Como no hemos visto el milagro o no tenemos evidencias suficientes para creer en él, es más razonable suponer que los demás se engañan, son engañados, o quieren engañarnos a nosotros. Lo que hay que explicar, sigue Hume, no es el supuesto milagro, sino el hecho de que se nos diga que un milagro se ha producido. No es que no debamos creer en lo que no vemos, ni que sea imposible que algo contrario al sentido común un buen día muestre evidencias de ser verdadero, sino que es necesario exigir al interlocutor que sostiene algo que contradice nuestra experiencia inmediata y el conocimiento consensuado, que aporte pruebas que sean más creíbles que la experiencia en sí misma, argumentos no falaces para que resulte más racional creer en lo que el otro dice en vez de suponer que se engaña, es engañado, o quiere engañarnos.
    .
    Si alguien por ventura creyera en el relato de Perciavalle, probablemente lo haría por la cantidad de detalles consignados (“fue una reunión de alemanes después de la representación de una obra de teatro”, “había unas escalinatas blancas”, etc), ninguno de los cuales es evidencia de que haya visto a Hitler, porque está predispuesto a juzgar como verdadero cualquier relato excéntrico, porque otros nazis se refugiaron en el sur de la Argentina (cosa que no prueba que se tratara de Hitler), porque detesta a Hitler y el hecho de que no hubiera muerto lo tornaría aún más repudiable, etc, etc.
    .
    Si alguien asume que Juan Pablo II realizó el milagro, probablemente lo haga también porque desea creer (no hay método más eficaz para pensar que algo es cierto), porque sigue a pie juntillas los preceptos del catolicismo, porque simpatiza con los ideales de Juan Pablo II, o porque acepta el argumento de los médicos. ¿En qué consiste tal argumento? En que como los médicos no pueden explicar la remisión del Parkinson, se trata de un milagro. Este error de razonamiento es conocido como “falacia de la falsa dicotomía”, y consiste en plantear sólo dos opciones contrarias allí donde hipótesis alternativas podrían explicar un fenómeno. Otros ejemplos: “O están con el gobierno, o están en contra del gobierno”. “O hacés lo que te pedí, o no me querés”. El hecho de que los médicos no sepan por qué se produjo la remisión del Parkinson, no prueba que se trate de un milagro, apenas nos informa sobre la ignorancia de los médicos. Por otra parte, el Parkinson puede desaparecer por diversas causas, entre ellas, por dejar de tomar ciertos medicamentos (la lista es enorme, destaco solamente el Reliverán, ingerido en grandes cantidades, o la flurnarizina, que se toma para los mareos y el dolor de cabeza) o por la remisión de otras enfermedades.
    .
    Borges refirió al exceso de credulidad en el “Informe de Brodie”, donde el narrador cuenta que el vulgo atribuye a unos hechiceros el poder de transformar en hormigas o en tortugas a quienes así lo desean. Al advertir la incredulidad del narrador, un individuo le muestra un hormiguero, como si se tratara de una prueba contundente de la metamorfosis.
    .
    Años atrás una amiga tuvo un retraso en su ciclo femenino. Estábamos mirando televisión cuando me comentó:
    .
    -Hace cinco días que debería haberme indispuesto.
    .
    De inmediato salió una voz de lo más profundo del televisor e inquirió:
    .
    -¿No será que estás embarazada?
    .
    Era Grecia Colmenares entorpeciendo nuestra educación sentimental desde alguna telenovela venezolana. Quedamos consternadas por la coincidencia y, sonriendo, nos preguntamos si el televisor era sensible a nuestras preocupaciones más íntimas.
    .
    Necesitamos establecer nexos causales para sobrevivir, pero tengamos cuidado cuando asociamos ideas porque pueden llevarnos a ver fantasmas o introducirnos en un hormiguero, y quizá los caminos del dislate sean muchos más que dos.
    .
    Foto: Iglesia Católica – El papa Juan Pablo II recibe en audiencia al fundador de los Legionarios de Cristo, Marcial Maciel, en 2004. / Fuente: REUTERS
    .
    Roxana Kreimer es Licenciada en Filosofía y Doctora en Ciencias Sociales por la Universidad de Buenos Aires.

  4. EL 22 DE OCTUBRE MEMORIA DEL BEATO JUAN PABLO II

    CIUDAD DEL VATICANO, 12 ABR 2011 (VIS).-La Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos ha emanado un decreto en el que establece que en el calendario de la diócesis de Roma y de las diócesis de Polonia, la celebración del Beato Juan Pablo II, papa, se inscriba el 22 de octubre, y se celebre cada año como memoria.

    En el texto, firmado por el cardenal Antonio Cañizares Llovera y el arzobispo Giuseppe Agostino Di Noia, O.P., respectivamente prefecto y secretario del dicasterio, se lee que “en el arco del año sucesivo a la beatificación de Juan Pablo II, o sea, hasta el 1 de mayo de 2012, es posible celebrar una santa Misa de acción de gracias a Dios en lugares y días definitivos. La responsabilidad de establecer el día o los días, así como también el lugar o lugares de congregación del pueblo de Dios, compete al obispo diocesano para su diócesis. Consideradas las exigencias locales y las conveniencias pastorales, se concede que se pueda celebrar una santa Misa en honor del nuevo Beato en un domingo durante el año como, también, en un día comprendido entre los números 10-13 de la Tabla de los días litúrgicos”.

    “Análogamente, para las familias religiosas, compete al Superior General ofrecer indicaciones sobre los días y lugares significativos para toda la familia religiosa”.

    Por otra parte, continúa el decreto, “en cuanto a los demás calendarios propios, la petición de inscripción de la memoria facultativa del Beato Juan Pablo II podrá ser presentada a esta Congregación por las Conferencias Episcopales para su territorio, por el obispo diocesano para su diócesis, por el Superior General para su familia religiosa.

    “La elección del Beato Juan Pablo II como titular de una iglesia prevé el indulto de la Sede Apostólica (cfr. Ordo dedicationis ecclesiae, Praenotanda n. 4), excepto cuando su celebración esté ya inscrita en el Calendario particular: en este caso no se requiere el indulto y al Beato, en la iglesia de la que es titular, se le reserva el grado de fiesta (cfr. Congregatio de Cultu Divino et Disciplina Sacramentorum, Notificatio de cultu Beatorum, 21 de mayo de 1999, n. 9).
    CCD/

  5. Gracias TT. por el texto de la Sagrada Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, acerca de las celebraciones en el calendario al Beato JPII.
    .
    El segundo párrafocon disposiciones y formalismos al estilo de la burocracia suena un poco complicado.
    Burocracia Vaticana.

  6. En cuanto a Papas yo prefiero a Pablo VI y a Bendito XVI a Juan Pablo II y al leer las dos cartas que publicó alabando a MM me produjeron revulsión, pero no veo razón para cuestionar con tanta saña los milagros. El concepto de milagro ha variado a lo largo de la historia y San Agustín tuvo un concepto mucho más amplio que el de la suspensión de las leyes de la naturaleza. Es indudable que Jesucristo tuvo fama de tuamaturgo y sería muy difícil defender la tesis de que no hizo milagros, aunque sus milagros eran ante todo signos de fe, de la llegada del Reino de Dios en los Sinópticos, y de quién es en San Juan. Nuestro conocimiento de la naturaleza y sus supuestas leyes es muy limitado, de manera que habría que dejar de lado eso de la suspensión de las leyes de la naturaleza. El mismo Jesús, incluso en la cruz no hizo milagros para agradar a sus enemigos y se enfadó porque la gente pedía signos y prodigios. Sin embargo, los milagros tienen su importancia. Se puede discutir la necesidad de los milagros para las beatificaciones y canonizaciones, pero no creo que se puedan reducir a “milaguería” proveniente de la Edad Media. De paso, los que desprecian la Edad Media generalmente la conocen poco.
    He leído una entrevista al médico jefe del equipo que examina los milagros para las causas de los santos y ciertamente proceden con extrema rigorosidad. Lo mismo dígase de los milagros de Lourdes, de los que hay tan sólo 66 aprobados oficialmente. En Lourdes hay casos de grandes conversiones como producto de los milagros. En fin, no seamos tan contrarios a los milagros.
    Siendo Papa, una persona muy pública, es obvio que la beatificación de Juan Pablo II produzca cierto rechazo. A mi parecer había que esperar que pasara más tiempo. Aunque no es exactamente santo de mi devoción, creo que era una persona santa sin duda. Entiendo que algún Cardinal del Vaticano ha insistido que la beatificación trata de sus virtudes Habrá que esperar el juicio de la historia. El caso de Papa que fue beatificado, Pío IX, a mi juicio era un caso más sorprendente, debido a la época que vivió y mucho de lo que hizo, como defender a ultranza el poder temporal de los Papas etc.
    En cuanto a Juan Pablo II y Maciel, si a todos nosotros nos engañó y estábamos más cerca y durante más años, pues tampoco el Papa tenía ciencia infusa, sobre todo en su caso cuando su secretario personal estaba vendido a MM y a Álvaro Corcuera.

  7. Emilio te copio:

    Si lo aplicamos al proceso de canonización de JPII, y sin detenernos en si lo merece o no lo merece, advertimos que: a- En su entierro un grupo organizado clama “Santo Subito” haciendose pasar por una manifestación espontánea del pueblo. b- No se respetan los plazos requeridos c- Se falta al respeto a otros papas anteriores a este, al adelantar su causa sin justificación. d- El milagro no es obvio por dos motivos, hay casos de parkinson que se quitan con el tiempo, y no hay evidencia de que esa mujer tuviera previamente párkinson (pues podría tener otra enfermedad son sintomatología parecida) es decir hay que entrar en un debate médico que solo está AL ALCANCE DE UNOS POCOS…

    Milagro sería que pasado un tiempo razonable, como ha sido en la historia de la Iglesia, la justicia-caridad, triunfaran y reflejaran una verdadera transformación de la institución, a partir de los hechos nefandos que se vivieron durante el pontificado de JPII.

    Humanamente no se entiende el por qué, a alguien con tanta ceguera y cerrazón hacia un buen número de temas fundamentales en el tiempo histórico que le tocó vivir, ahora de repente, y sin ninguna reflexión en éste sentido, se le proclama, Santo Súbito.

    Lo dicho antes en otros posts: UNA VERGUENZA

  8. Ex Tipazo
    Te acabo de enviar un correo.
    Un abrazo

  9. Es curioso la cantidad de sandeces, por calificarlo suavemente, que pueden decirse para justificar lo injustificable. Miren estos fragmentos de la entrevista que les adjunto al P Santiago Martínez Saéz

    Juan Pablo II desconocía los actos de pederastia (resumen de entrevista)

    GUADALAJARA, JALISCO (11/ABR/2011).- El capellán más reconocido de la Universidad Panamericana (UP), padre Santiago Martínez Sáez,
    http://www.informador.com.mx/internacional/2011/284426/6/juan-pablo-ii-desconocia-los-actos-de-pederastia.htm

    ¿Qué elementos hay para desvincular a Karol Wojtyla de los actos pederastas de Marcial Maciel?

    — “Uno sencillísimo, es que esos actos son pecado y los pecados se dicen al confesor y no se hacen públicos (…) Normalmente los pecados no llegan a Roma, salvo que los pecados sean gravísimos como puede ser el ataque al Papa, el pisar las hostias, y ahora la pederastia. Hay que recordar que estas cosas siguen siendo del obispo en primer lugar, es un obispo el que tiene que cuidar a sus sacerdotes y a sus religiosos (…) como éste (Maciel) era el superior no lo cuidaba nadie, ése es el gran problema.

    Se tiene mucho cuidado cuando llegan cosas de obispos y de todo esto, es algo muy delicado, hay que comprobarlo, porque de hecho se sustituyen obispos por razones de este tipo, y de vez en cuando sucede.

    Se lleva siempre con mucho cuidado con las almas, porque son enfermedades muy graves, hay que tener mucha delicadeza a la hora de tratarlas (…) Ahora hay un nuevo sistema a la hora de tratar todas estas cosas. En primer lugar, todos estos casos ahora ya llegan a Roma, antes no llegaban; cuando hay una cosa así, inmediatamente el obispo tiene que parar al sacerdote y ver qué pasa (…) hay que tener cuidado porque a veces denuncian falsamente.

    ¿Por qué los casos de pederastia son destapados una vez que muere Juan Pablo II?

    — “Hay muchas razones. Una de ellas es que el problema de los pederastas empieza en 1970, cuando en Estados Unidos los médicos tienen una reunión de la comisión psiquiátrica internacional, y por votación se define si es enfermedad o no.

    Por presión de los homosexuales decidieron sacarla (la pederastia) del libro que estudian los médicos en Estados Unidos, que es el que se ha estudiado universalmente. Entonces se dijo ‘no hay ningún problema con la pederastia y son iguales a todos los demás’, incluso en las iglesias en Estados Unidos se hizo un local para poder atenderlos, y tenían sus reuniones, sus retiros independientes (…) realmente sacerdotes son poquísimos, son un 0.7% de los que hubo en todo esto.

    Los casos fuertes han sido en Alemania e Irlanda, que ahí sí se vio que en algunos detalles sí estuvo muy bien cuidado, y en Estados Unidos, que tenían miedo por la fuerza que tienen los homosexuales (…)

    La idea era que ‘no es malo’, incluso los pederastas eran los que decían ‘tú puedes tener relaciones con un niño de 12 o 13 años, ¡es bueno!’, y lo siguen diciendo todavía. ¿La Iglesia qué hace? ¡Si no hacen caso! (…) el problema no está en la Iglesia, estadísticamente tienen muchos más los anglicanos y los luteranos, los protestantes tienen mucho más problema que nosotros, también los judíos”.

  10. A MI ME PARECE QUE NI SIQUIERA EL PAPA TIENE PODER EN ESTA TIERRA PARA “PERDONAR” A LOS PEDERASTAS DE ESTE MUNDO. YO PIENSO QUE EL PODER DE PERDONAR A TODAS LAS PERSONAS Y JUZGARNOS POR NUESTROS ACTOS A TODOS ES EL QUE ESTA EN EL CIELO ,POR QUE CREO QUE ES EL UNICO QUE NOS CONOCE BIEN A TODOS INTERIORMENTE. YO SOY UNA SIMPLE PERSONA DE ESTE MUNDO SIN PODER ALGUNO , PERO LAS COSAS QUE VEO A DIARIO EN LAS NOTICIAS ME HACEN PENSAR QUE MUY POQUITA GENTE, MUY POQUITA ES REALMENTE CRISTIANA.

  11. YO CREO QUE JUAN PABLO II CUANDO PERDONO A LA PERSONA QUE QUISO QUITARLE LA VIDA. AHI SI OBEDECIO A DIOS COMO SEGUIDOR DE CRISTO POR QUE ERA UN ATENTADO HACIA SU PROPIA VIDA, PERO LO DE PERDONAR A PEDERASTAS DE LA IGLESIA O NO IGLESIA CREO QUE EL NO TIENE ESE PODER. A LAS PERSONAS SOLO LAS PERDONA DIOS SI SE ARREPIENTEN DE VERDAD. YO NO CREO QUE NINGUN PEDERASTA DE LA TIERRA SEA DE LA IGLESIA O NO LO SE. SE ARREPIENTAN ALGUNA VEZ DE ESE ACTO . ES UN ACTO BRUTAL, ESA ES UNA DE LAS COSAS DE ESTA TIERRA QUE NO TIENE PERDON. ALGUNAS COSAS EN LA VIDA NO TIENEN PERDON. EL MAYOR ERROR ES VER AL PAPA COMO SI FUERA DIOS O ALGO ASI. EL UNICO REPRENTANTE DE DIOS EN LA TIRRA FUE CRISTO, SU UNICO HIJO HECHO DE EL CON SUS PODERES, TENDRIAMOS QUE TENER EN CUENTA MAS SUS PALABRAS TAL Y COMO EL LO DIJO NO COMO MILES DE PERSONAS EN ESTE MUNDO HAN INTERPRETADO SUS PALABRAS SEGUN SU CONVENIENCIA. INCLUIDO LA IGLESIA Y LA GENTE DE PODER EN LA TIERRA. VAMOS LOS “RICOS CRISTIANOS”. SI DE VERDAD CREYERAN EN CRISTO SABRIAN QUE DIOS NO ES TONTO Y HARIAN TODOS LO QUE CRISTO DIJO BIEN CLARO. ¿ACASO ALGUNO DA TODA SU RIQUEZAS A LOS POBRES?. SI FUERAN CRISTIANOS ¿ TODOS LO HARIAN NO?. EN CUANTO A LAS NULIDADES MATRIMONIALES LA LEY DE DIOS DICE CLARAMENTE QUE: SOLO AQUELLOS QUE NO CONSUMAN EL ACTO SON NULAS. TODAS LAS DEMAS SON INVENTOS DE LA IGLESIA PARA FAVORESER A LA GENTE ADINERADA COMO SIEMPRE. MATRIMONIOS CON HIJOS 2,3 INCLUSO MAS QUE TIENE DINERO PARA PAGAR ABOGADOS PARA QUE SE LO CONCEDAN. SE INVENTAN CUALQUIER EXCUSA QUE NO SE LO CREEN NI ELLOS. Y POR TENERLA DESPUES ENCIMA SE CREEN MAS CRISTIANOS QUE LOS DEMAS!!. YO SOLO CONOZCO UN CASO VERDADERAMENTE NULO Y LA CHICA ES CRISTIANA DE VERDAD. EL MUNDO ES UN ABSURDO EN EL QUE MANDA EL DINERO Y EL QUE SE VENDE A ELLO NO ES NINGUN CRISTIANO. MARIA TERESA DE CALCUTA ME PARECE UNA VERDADERA CRISTIANA A LA QUE EL VATICANO LA PUSO MUCHAS TRABAS . DECIAN QUE SE QUERIA PONER AL MISMO NIVEL QUE CRISTO O ALGO ASI. ACASO NO SABE LA IGLESIA QUE CRISTO ES INIGUALABLE? SI FUERAN CRISTIANOS DE VERDAD NO LA TENIAN QUE HABER PUESTO NUNCA” TRABAS” ME PARECIO UNA MUJER ADMIRABLE DE VERDAD . EL VATICANO DEBERIA HABER DEDICADO SU PODER UNICAMENTE A HACER OBRAS COMO LAS DE ELLA Y NO A LA POLITICA Y A OBTENER PODER ADQUISITIVO O PODER ESPIRITUAL , POR QUE ESO ELLOS NO LO TIENEN . SU DEBER EN LA TIERRA ERA HACER QUE TODOS CREAMOS EN DIOS NO EN ELLOS, Y ME PARECE UAN BURRADA QUE LA IGLESIA TENGA TAN ENCUENTA LOS ACTOS SEXUALES Y SIN EMBARGO NO VEAN EL CALIBRE DEL MAL QUE TIENEN LOS PEDERASTAS. EN FIN. COMO NOS DIJO CRISTO: LOS PECADOS DE LA CARNE NO SON NADA EN COMPARACION CON LOS DEL ALMA. HABER SI ELLOS SE LO APLICAN!!!. NADA MAS , MUCHAS GRACIAS .

  12. Estoy feliz, quisiera compartir mi Fe, por el Beato Juan Pablo II, ha intercedido por mi y mis necesidades de inmediato, antre el Dios Padre Todo Poderoso; pido a Dios que le conceda la Santidad pronto. No sè en donde publicar los milagros hechos por èl. Gracias.

  13. gracias beato juan pablo II por el milagro que me hiciste el dia 19 de marzo del 2013 ya que mi mama salio bien de la operacion y se le quito la hemorragia,ella se recupera satisfactoriamente y con tu ayuda se va a mejorar cada vez mas.tambien estoy en espera del otro milagro que la masa que le sacaron no sea maligna te lo pido con mucha fe y se que tu me haras el milagro…gracias papa juan pablo II por el favor recibido,estoy muy agradecida y feliz.

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)