Mensajeros de la Paz: La solidaridad no consiste en dar aquello que te sobra, sino en compartir lo que tienes

Rodríguez Maradiaga durante la celebración del 50 Aniversario de Mensajeros de la Paz: Este es el mensaje de la Iglesia para el mundo y el de Mensajeros de la Paz, “decididos a cambiar la faz de la Tierra con el amor traducido en obras, más allá del duro y frío concepto de crisis, que tanto nos amordaza y cuestiona”. 

Madrid, 12 de octubre de 2012 (Por Trastevere).- Mensajeros de la paz, la Ong fundada por el P. Ángel García Rodríguez, acaba de celebrar en Madrid su 50 aniversario acompañada de cientos de amigos y colaboradores, y con la misma vitalidad y compromiso con los más débiles y necesitados con la que nacieron por el impulso de este sacerdote asturiano, considerado “profético” por muchos, en 1962.

Con una misa multitudinaria de “acción de gracias” en la iglesia de San Jerónimo el Real el pasado día 2 por la mañana, que abrió los actos del cincuentenario para proseguir, por la tarde, con una asamblea extraordinaria de la ong y una cena solidaria en el Palacio de Congresos madrileño, Mensajeros de la Paz y el P Ángel recibieron el cariño, el reconocimiento, el agradecimiento y el respeto de innumerables amigos eclesiásticos y laicos, y de personalidades de la política, la cultura, el espectáculo y organizaciones solidarias y sociales.

El cardenal de Tegucigalpa y presidente de Cáritas Internationalis, Oscar Andrés Rodríguez Maradiaga, afirmó durante su intervención en la asamblea extraordinaria que “La pobreza es el mayor enemigo de la paz, y la solidaridad es la salida del problema de la pobreza”.

El cardenal dio la enhorabuena al P Ángel y a Mensajeros de la Paz resaltando que son “50 años de amor, de servicio, de verdad, de solidaridad. Enhorabuena por los primeros 50 años de solidaridad, porque las obras de Dios siguen adelante. Ser Mensajeros es estar construyendo de la paz. Y hoy estamos reunidos para celebrar más que una efemérides, un proyecto a favor de la fracción más delicada de la sociedad del bienestar: la de los pobres, los abatidos, los desposeídos, los que necesitan un hilo de esperanza para sobrevivir“.

Maradiaga –que definió al fundador de los Mensajeros como un hombre cercano a los humildes que siente como deber tender puentes y que se niega a ver a la humanidad como la marcha irreconciliable de dos mundos, y que lucha para que la convivencia sea posible- insistió en que “la solidaridad en tiempos de crisis es más actual que nunca, es un tema reiterado que se esconde y reaparece”.

El purpurado denunció la escandalosa cifra de hombres y mujeres que mueren de hambre y de sed, que mueren por falta de vacunas, y afirmo que son gentes que en muchas partes del mundo “han vuelto a habitar las cavernas”. Hay millones de seres humanos que no sueñan, que no tienen proyectos, porque a duras penas logran sobrevivir”, agregó para reivindicar la fuerza de los sueños para lograr aliviar esta situación siguiendo el el mensaje de Cristo “Tuve hambre y me disteis de comer. Tuve sed y me disteis de beber. Era un extraño y me hospedasteis. Estaba desnudo y me vestisteis, enfermo y me visitasteis. En la cárcel y vinisteis a verme“.

Este es el mensaje de la Iglesia para el mundo y el de Mensajeros de la Paz, “decididos a cambiar la faz de la Tierra con el amor traducido en obras, más allá del duro y frío concepto de crisis, que tanto nos amordaza y cuestiona”, señaló Maradiaga.

Tras recalcar la necesidad que hacer frente al desafío de la pobreza, el cardenal dijo que lo que hace falta es la voluntad necesaria para saber que se puede crear seguridad luchando contra el hambre y la indignidad del prójimo. Vivir es un derecho, y a este derecho debe contribuir la política con todo el poder que le ha sido atribuido, afirmó para destacar los “testimonios silenciosos que van dando esperanza, como los de Mensajeros de la Paz”.

“Hemos entrado en la solidaridad, donde es imperativo cuidar del prójimo, hacerle corresponsable de su propio destino”, también y sobre todo entre los cristianos, que a veces viven “un cristianismo de ‘guerra fría‘, en el que no hemos dado el paso del amor al prójimo. Los pecados de omisión son más graves que los de obra. Por eso es preciso iniciar de urgencia a un llamado a una nueva evangelización, que no es simplemente transmitir ideas a otras ideas”.

“La demora mata”, denunció, Maradiaga, quien abogó por la necesidad de luchar para conseguir “la globalización de la solidaridad” para salir de la crisis. “Si ésta no tiene lugar, todas las demás pueden llevarnos al fracaso. La globalización económica sin globalización de la solidaridad es el suicidio para los pobres, y por lo tanto para la mayoría de la humanidad.”

El Evangelio en el que el padre ángel creyó sigue vigente y lleno de desafíos. Es preciso renacer, vivir el amor en Jesús imitándolo, mirando a los ojos del prójimo. “Todos lo que hicieron a uno de estos pobres, a mí me lo hicieron”. Y debemos darle gracias al Señor por haber puesto al padre ángel entre nosotros: todavía no es demasiado tarde, la solidaridad es el camino de salida de la crisis, concluyó.

Tras agradecer a todos su presencia, el padre Ángel dijo que “es una gozada trabajar por los demás, estar cerca de vosotros. A uno le anima y le da alegría especial y cogemos fuerzas cuando vemos tantas personas que somos Mensajeros de la Paz. Esos más de 50.000 niños y miles de ancianos que están detrás de cada uno de nosotros, lo están también de cada uno de vosotros. Queremos seguir estando en esta sociedad”.

“Sólo os quiero transmitir la felicidad, la alegría, el cariño por que estemos todos en este barco. A veces este barco hace agua, pero cuando creemos en Dios y creemos en los hombres, se puede resolver todo”, recalcó el fundador de la ong quien repasó la labor social que viene realizando Mensajeros de la Paz en 48 países.

El mensaje del Papa

Durante la misa de acción de gracias celebrada por la mañana, se dio lectura a la bendición apostólica que Benedicto XVI, a través de su Secretario de Estado, el cardenal Tarcisio Bertone hizo llegar al padre Ángel con motivo de está onomástica:

“Su Santidad Benedicto XVI saluda cordialmente al Rvdo. Sr. D. Ángel García Rodríguez, Presidente de Mensajeros de la Paz, a los miembros acogidos y bienhechores de la benéfica Asociación, con ocasión de la celebración del 50 aniversario de su fundación.

El Santo Padre, uniéndose a la acción de gracias a Dios por tantos años en la atención de cuantos se encuentran en situación de soledad, abandono, exclusión social y escasez de recursos, alienta a los miembros de esta Asociación a renovar su generosidad perseverando en el espíritu de servicio y caridad; y pide al Señor, en la coincidencia de este evento con el inicio del Año de la Fe, que renueve en sus corazones esta virtud teologal.

Teniendo en cuenta que “la caridad sin la fe sería un sentimiento constantemente a merced de la duda” (Porta fidei, 14), el Santo Padre les invita a imbuir siempre su actuación benéfica de motivos firmes, que sólo los da la Revelación de Jesucristo, sabiendo que solamente Él ama a los hombres desinteresadamente. Así serán testigos de su amor llevando el consuelo y esperanza de Cristo a todas las personas, especialmente a las más necesitadas, y constructores de paz comprometidos en el mundo.

A la vez que invoca la intercesión de la Santísima Virgen María, Madre de la Fe y Reina de la Caridad y de la Paz, el Santo Padre les imparte de corazón la implorada bendición apostólica que extiende complacido a los Mensajeros, a todos los atendidos, a los bienhechores de esta reconocida Institución y a cuantos participan en la celebración de la Santa Misa en acción de gracias por la feliz efeméride”

Qué es Mensajeros de la Paz

La Asociación Mensajeros de la Paz fue fundada en el año 1962 por el Padre Ángel García Rodríguez. Es una organización no gubernamental declarada de utilidad pública y de ámbito nacional e internacional. Ha recibido entre otros galardones el Premio Príncipe de Asturias de la Concordia.

En sus inicios, la principal actividad fue la creación de hogares funcionales para acoger a niños y jóvenes privados de ambiente familiar o en situación de abandono, proporcionándoles el medio más parecido al de una familia, en el que desarrollan su vida y formación integral de un modo eficaz, garantizando su presencia en la sociedad sin discriminación y sin marginación. Con el paso de los años ha ido ampliando sus actividades a otros sectores sociales desprotegidos: las mujeres víctimas de violencia doméstica, los discapacitados físicos y psíquicos y las personas mayores que viven en soledad, abandono o indigencia.

Ante la realidad social y demográfica de España y otros países, donde la población envejece a ritmo creciente, se ponen de manifiesto las necesidades sociales de las personas mayores: soledad, abandono, exclusión social y escasez de recursos. Es entonces cuando Mensajeros de la Paz crea la Asociación Edad Dorada en busca de una respuesta adecuada a este colectivo. A través de Edad Dorada se atienden numerosas residencias de mayores y Centros de Día en España y algunos países extranjeros. También se llevan a cabo proyectos numerosos proyectos destinados a la mejora de la calidad de vida de nuestros mayores y a su plena integración social.

Mensajeros de la Paz está legalmente constituida en numerosos países y trabaja de forma directa, o en colaboración con organizaciones locales, en distintos programas sociales, de cooperación al desarrollo, asistencia social o de ayuda humanitaria que se desarrollan en 50 países: Afganistán, Angola, Argelia, Argentina, Bélgica, Benin, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Costa de Marfil, Cuba, Ecuador, El Salvador, Estados Unidos, Etiopía, Guatemala, Guinea Ecuatorial, Haití, Holanda, Honduras, Irán, Iraq, Italia, Jordania, Kenia, Kosovo, Líbano, Mali, Marruecos, México, Mozambique, Níger, Panamá, Pakistán, Paraguay, Perú, República Dominicana, República del Congo, Sahara Occidental, Senegal, Sri Lanka, Sudáfrica, Tanzania, Territorios Palestinos, Uganda, Uruguay, Venezuela, Yemen, y Zimbawe.

Una gran familia

Según los datos oficiales de esta ong, Mensajeros de la Paz es una gran familia formada por:

  • 51.150 niños y jóvenes que han      pasado por las numerosas casas de familia
  • 11.700 personas mayores      atendidos en nuestras residencias y centros.
  • 4.200 voluntarios repartidos en      los distintos países donde estamos establecidos
  • 3.900 trabajadores en      plantilla, de los cuales el 92% son mujeres
  • 8.725.000 de llamadas de      ancianos atendidas a través del Teléfono Dorado para paliar su soledad

Su visión

Mensajeros de la Paz trabaja por la integración de los más vulnerables. El desarrollo humano tiene un decisivo carácter ético y cultural y aspiramos a que a través de la solidaridad, y con el esfuerzo de todos, se produzcan los cambios necesarios para el auténtico progreso social, de una manera decisiva en los países en desarrollo, con especial atención a la infancia y a las mujeres, impulsando procesos de empoderamiento individual y colectivo y generando condiciones de vida dignas y autosostenibles para toda la humanidad.

Para saber más:

http://www.mensajerosdelapaz.com/

(Fotografías facilitadas por Mensajeros de la Paz)

 

 

2 Responses to “Mensajeros de la Paz: La solidaridad no consiste en dar aquello que te sobra, sino en compartir lo que tienes”

  1. Aunque el P Ángel tiene sus “luces y sus sombras” y no siento especial simpatía por él, quiero unirme a esta celebración y reconocer el trabajo que Mensajeros de la Paz viene realizando entre los más desfavorecidos.

    Enhorabuena y adelante!

  2. Sabe Caritas que lo que a alguien le sobre le pertenece al que lo necesita? Y que el que lo necesita puede legítimamente apropiarse sin que lo traten de ladrón?

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)