La asamblea general de Cáritas alerta sobre los graves efectos de un proceso de fractura social en España legitimado por una desigualdad creciente

Logo Caritas webEl Consejo de Ministros del pasado día 26 concedió a Cáritas Española la Gran Cruz de la Orden Civil de la Solidaridad Social de 2012, junto a la ONCE y, a título póstumo a la política Mercedes de la Merced y a la periodista Concepción García Campoy, recientemente fallecidas.

Madrid, 28 de julio de 2013 (por Trastevere).- Los representantes de las 70 Cáritas Diocesanas de la Confederación Cáritas Española, reunidos en la 70ª Asamblea General celebrada en El Escorial del 28 al 30 de junio de 2013, manifestamos públicamente nuestra profunda preocupación y rechazo ante las dramáticas situaciones que estamos viviendo en la sociedad española y que afectan a millones de personas, afirma el comunicado final hecho público al final de la Asamblea General.

La agenda de trabajo de la Asamblea –cuya ponencia marco corrió a cargo del jesuita Elías Royón, presidente de la Conferencia Española de Religiosos (CONFER), entidad confederada a Cáritas–, incluyó, además, la presentación del informe anual del secretario general, Sebastián Mora, y la aprobación de cuentas y resultados del ejercicio 2012 y del Presupuesto para 2014.

En el documento, Cáritas recuerda que  está acompañando a diario situaciones desesperadas y desesperanzadoras, cada una de las cuales tienen detrás vida, rostro y nombre concretos: miles de caras y miles de vidas de quienes son víctimas de modelo injusto que, bajo el argumento de la racionalización del gasto y la sostenibilidad económica, es incapaz de anteponer el bien común al beneficio individual. Creemos, dice la declaración final,  que la pobreza es evitable siempre, también en tiempos de crisis. Este es el objetivo de nuestro trabajo en cada uno de los ámbitos territoriales de Cáritas, donde, en el seno mismo de la Iglesia y de las comunidades cristianas, trabajamos cada día por la justicia.

Como recuerda el Papa Francisco, “la deuda social exige la realización de la justicia social. Juntas, nos interpelan a todos los actores sociales, en particular al Estado, a la dirigencia política, al capital financiero, los empresarios, agropecuarios o industriales, sindicatos, las Iglesias y demás organizaciones sociales”.

Denunciamos, por ello, la adopción de decisiones políticas, legislativas y económicas que están generando ya, ahora mismo, el sufrimiento de las personas afectadas, tal como pone de manifiesto la realidad cotidiana de nuestra acción y los informes que hemos elaborado y presentado públicamente. Esta falta de horizontes y perspectivas podría tener unas consecuencias muy negativas para el futuro de la sociedad española, incluso a corto plazo.

Proceso de fractura social

“Las personas empobrecidas no son responsables de una crisis económica que las castiga con tanta intensidad. No queremos resignarnos a un modelo de vida caracterizado por la precariedad y un retroceso en el reconocimiento y disfrute de los derechos humanos. Tampoco aceptamos un proceso de fractura social legitimado por una desigualdad creciente.

En el último año hemos asistido a un importante número de reformas legislativas que, lejos de avanzar en la solución a la crisis, han supuesto una pérdida de derechos sociales inherentes a la dignidad de la persona. Algunos ejemplos de ese retroceso afectan a la vivienda, sosteniéndola como un bien de inversión antes que como un derecho; a la salud, transformándola en una mera contraprestación y excluyendo a los migrantes en situación irregular; al acceso a la justicia, imponiendo tasas judiciales; o al trabajo, con medidas que no estimulan la contratación y sí, en cambio, perjudican el empleo, como muestran los datos de la última Encuesta de Población Activa.

Las reformas legislativas pendientes de aprobación agravan aún más este panorama. Un ejemplo claro es la anunciada reforma de la Administración local, que, bajo los criterios de racionalización y sostenibilidad, supondrá alejar de las personas servicios tan esenciales como la salud, la educación o los servicios sociales. De producirse, estaríamos asistiendo a una involución social y a la adopción de modelos de intervención basados en la emergencia y en el asistencialismo, que ya hemos conocido en otras épocas y que fracasaron.

Otros ejemplos similares son las reformas relacionadas con el sistema de justicia, en especial, las que afectan al Código Penal y al Código Procesal Penal, que, de mantener su redacción actual, daría lugar a situaciones injustas, como, por ejemplo, la sanción a quienes acojan a personas inmigradas en situación irregular, y la de la justicia gratuita, que supondría dejar fuera del sistema de protección a una parte importante de la población.

Junto a ello, la prioridad económica que se marca en los Presupuestos Generales del Estado para 2013 añade un motivo más de preocupación, al consagrar la reducción del gasto para garantizar, supuestamente, el principio de estabilidad, pero sin que se aborden con igual intensidad la aplicación de unas adecuadas políticas fiscales redistributivas, la lucha contra la evasión fiscal o la tasa para las transacciones financieras.

De igual forma, mostramos nuestra honda preocupación ante el drástico recorte de la Ayuda Oficinal al Desarrollo (AOD) en España, que pone en peligro el sistema de cooperación internacional y nos aleja del objetivo de lograr un cambio cualitativo global y de mejorar la atención a las personas y sus derechos, ya vivan en nuestro país o en regiones empobrecidas.

Este conjunto de decisiones tienen un importante impacto en la garantía de los derechos, las políticas sociales y la lucha contra la pobreza y la exclusión. Y lo que debería entenderse como una inversión social y el estímulo de una política de prevención por parte del Estado, garante de derechos, se reduce drásticamente y pone en riesgo la cohesión social al permitir que el escándalo que supone la brecha cada día mayor entre las capas más ricas y las más pobres de nuestra sociedad siga creciendo.

“Nos acostumbramos a levantarnos cada día –ha dicho Francisco– como si no pudiera ser de otra manera, nos acostumbramos a la violencia como algo infaltable en las noticias, nos acostumbramos al paisaje natural de la pobreza y de la miseria caminando por las calles de nuestra ciudad”.

Nosotros, desde la unidad y la realidad compartida cada día en Cáritas con los últimos y no atendidos que llaman a nuestras puertas, queremos decir que no nos acostumbramos a la violencia de la pobreza, de la desigualdad y de la injusticia. Es más, llamamos a la responsabilidad personal y comunitaria para asumir un papel cada vez más activo y participativo en los procesos de transformación social, desde un estilo de vida basado en la austeridad y la sencillez evangélicas, como inspiración de una sociedad más acogedora, fraterna y accesible.

Desde esta convicción, los participantes en esta 70ª Asamblea de Cáritas trasladamos a todos un mensaje de esperanza y una propuesta renovada de compromiso, de trabajo y de consenso social para construir un modelo generador de oportunidades y garante del pleno acceso a los derechos de los más vulnerables, que sitúe a las personas empobrecidas en el centro de la toma de decisiones y que asuma como principios éticos de gobierno la dignidad de la persona y la búsqueda del bien común por encima del beneficio económico y el provecho de unos pocos”, concluye la Declaración Final de la Asamblea General de Cáritas Española.

Reconocimiento del Gobierno

La Cruz de la Orden Civil de la Solidaridad Social, cuya concesión propone el Ministerio, está considerada como el reconocimiento más importante de España al trabajo desinteresado a favor del desarrollo, profundización y consolidación de los derechos sociales. Estas distinciones se conceden en las categorías de Gran Cruz, Cruz de Oro y Cruz de Plata, pero sólo la primera se otorga por Real Decreto del Consejo de Ministros.

Este año, el Consejo de Ministros del pasado día 26, decidió que se otorguen cuatro grandes cruces, dos a entidades del Tercer Sector de Acción Social de prestigio y otras dos a personalidades relevantes de la vida social.

Cáritas

A Cáritas Española (Confederación Oficial de las Entidades de Acción Caritativa y Social de la Iglesia Católica en España) se le reconoce la labor de apoyo y promoción social a personas y grupos en situación de exclusión social y su dilatada labor de lucha contra la pobreza. Con sus programas de desarrollo social da respuesta a las demandas de alimentación, vivienda, acceso al empleo, a la salud y a la educación de las personas que más lo necesitan. Además, su red de voluntariado permite realizar tareas de acogida y asistencia a personas en situaciones de especial vulnerabilidad.

La ONCE

La ONCE, de cuya creación este año se cumple el 75º aniversario, recibe el reconocimiento por haber contribuido, en su larga trayectoria, a mejorar la calidad de vida de las personas ciegas y con discapacidad visual, y a su plena integración social. Su labor solidaria también se refleja en el impulso de su Fundación ONCE, que cumple su 25º Aniversario.

Mercedes de la Merced

A Mercedes de la Merced Monge, ex teniente de alcalde de Madrid y ex presidenta de la Confederación Nacional de Mujeres en Igualdad, fallecida el pasado 5 de mayo, se le reconoce por su trabajo hacia los más desfavorecidos, que impulsó desde el Ayuntamiento de la capital. También su defensa de las libertades, los derechos y los intereses de las mujeres en todos los ámbitos, el fomento de su participación en la vida pública y su defensa de las víctimas de la violencia de género.

Concha García Campoy

A Concepción García Campoy, reconocida profesional del periodismo fallecida el pasado 10 de julio, se le reconoce su defensa de las causas sociales y los derechos humanos, que impulsó con su trabajo en la ONG Mensajeros de la Paz; también su compromiso con los valores de igualdad de oportunidades y su contribución a fomentar una sociedad más participativa, justa y solidaria.

 

One Response to “La asamblea general de Cáritas alerta sobre los graves efectos de un proceso de fractura social en España legitimado por una desigualdad creciente”

  1. ¡Hola!

    He iniciado la petición “Sr. Presidente de la Conferencia Episcopal Española, monseñor Rouco Varela.: Su más firme condena de la politicas neoliberales, intrinsecamente anticristianas, del gobierno de Mariano Rajoy.” y necesito que me ayudes a hacerla despegar.

    ¿Tienes medio minuto para firmarla ahora mismo? Puedes hacerlo aquí:

    http://www.change.org/es/peticiones/sr-presidente-de-la-conferencia-episcopal-española-monseñor-rouco-varela-su-más-firme-condena-de-la-politicas-neoliberales-intrinsecamente-anticristianas-del-gobierno-de-mariano-rajoy

    Es importante por todo esto:

    Los católicos no podemos ser cómplices silenciosos de las injusticias de todo orden que provocan las políticas liberales, intrínsecamente anticristianas, aplicadas indecentemente por el gobierno de Mariano Rajoy contra una mayoría silenciosa que provocan sentimientos de temor y exasperación en los que tenemos la suerte de poder comer todos los días; indignación a los cautivos, los más, de una nómina congelada o minorada al capricho de una clase empresarial alta; la misma que sienten los funcionarios al ver congelados sus ingresos por cuarto año consecutivo; impotencia y desesperación en todos aquellos, y sus familias, que perdieron su empleo y no ven un futuro a sus vidas, lo mismo que nuestros mayores, último refugio de hijos y nietos en paro, que no entienden que es eso de desindexación, término usado por los trileros del lenguaje para esconder la pérdida de poder adquisitivo en la propuesta envenenada de incremento de las pensiones.
    No acierto a imaginar lo que pueden sentir los enfermos crónicos de las familias en paro condenados a una muerte segura por falta de recursos, lo mismo que los jóvenes universitarios que deberán abandonar sus carreras por falta de becas. o los padres que no pueden pagar los libros para sus hijos.
    Por contra, los banqueros que provocaron la crisis realizan mejores resultados en los balances de sus cuentas de resultados, al igual que las grandes empresas cuyos beneficios se gravan una décima parte de lo que aporta cualquier trabajador.
    Termino mencionando a la casta política , por encima de la crisis, del bien y del mal y de la Justicia extendida cual alfombra a su paso, que aupados por nosotros en las urnas cometen tamañas tropelías de las que habrán de avergonzarse nuestros propios nietos.

    Puedes firmar mi petición haciendo clic aquí.

    Gracias.
    Raúl Ibáñez Martinez

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)